Redes de la Oceanología

Por el Dr. Marcos Sommer (Kiel Alemania).

ENCORA-Hispacosta Europa


HISPACOSTA
Fundador e integrante activo de varias redes de la Oceanología en Europa y Latinoamérica como Marinet y Oceanógrafos Sin Fronteras. Cuenta con una experiencia profesional de veinticuatro años como consultor internacional en diferentes trabajos en la problemática ambiental, primero como investigador en universidades y empresas públicas, para posteriormente pasar a la consultoría ambiental en la planificación, dirección técnica de proyectos y transferencia de tecnología ambiental.

¿Qué te motiva a participar de forma tan activa en la formación de redes?

Para algunas personas las Redes de Internet no son nada, no existen. Para otros son algo peligroso. Y otros las consideran un canal de venta, un sitio para vender más.

El principal uso de las Redes de Internet de la Oceanología está relacionado con el aprendizaje, la creación, la aportación y la búsqueda de información.
Las redes han cambiado la forma en que entendemos la información de la Oceanología. Ahora la información es un flujo en movimiento, como la electricidad: cuando la necesitamos accedemos a ella a través de las redes de Internet.

Las Redes de la Oceanología en Internet son una de las herramientas de este milenio con mayor capacidad de información a distancia que ha traído consigo la tecnología electrónica mundial. Estas redes se han convertido en el medio idóneo para impartir una enseñanza de calidad y de progreso, no sólo para la empresa de hoy en día, sino también para las organizaciones ambientales marinas, educativas o estatales, que desarrollan proyectos de información pública.

Las redes de Internet-aprendizaje en la Oceanología son, sobre todo, un proceso continuo, y como tal, permanente, que agrega –exige un ambiente que capacite a los ciudadanos, políticos, estudiantes y profesores, a desarrollar la postura de quienes se disponen, de forma desinteresada, pero atenta, a aprender. Esto nos lleva a reflexionar sobre el “aprender a aprender en las Redes de la Oceanología”, expresión tantas veces escuchada, cuyo significado aparentemente tautológico, tiene un atributo de método, ya que es en si mismo un proceso. Pero, ¿aprender cuándo? ¡Aprender a lo largo de la vida y de toda la vida! Siempre.

Las redes de Oceanología nos permiten aprender:

– los nuevos conceptos científicos y tecnológicos
– la importancia de una actitud abierta y de permanente aprendizaje
– el significado de ser un agente activo del proceso de aprendizaje frente a los ecosistemas marinos y los cambios climatológicos actuales

Cada vez con más rapidez los conocimientos adquiridos se tornan inútiles y se requiere de su inminente actualización. De forma interrumpida, se incrementa la cantidad de veces que cada persona tendrá que enfrentarse a cambios de trabajo. Y eso, no solamente hoy, ¡sino también a lo largo de toda la vida!

El incremento del conocimiento y su acumulación, como el desarrollo tecnológico que hace obsoleto a los procesos de producción vigentes, exigen el aprendizaje de nuevas técnicas y nuevos métodos que respondan a las exigencias individuales y colectivas del trabajo y de la sociedad.

Por lo tanto, ¡es necesario aprender, de forma continua y permanente, a aprender a través de las Redes de Internet de la Oceanología!

Estamos en un momento de transición en las redes de Internet. Todo ha cambiado en poco tiempo. La primera web es la web de las páginas. Ahora estamos en la etapa de la Web 2.0 o la web de las personas, donde los científicos, ciudadanos, estudiantes, escolares y políticos, suben fotos y videos, participan en blogs y foros.

¿Cómo crees que ha influido la existencia de redes on-line en tu actividad diaria, y en tu campo profesional en general?

Las Redes de Internet me permiten, por primera vez en la educación en el campo de las ciencias marinas, utilizar métodos pedagógicos con los que el estudiante puede aprender más y mejor: ya no se trata de retener grandes cantidades de información, sino de centrarse en los procesos de la dinámica marina en los cuales la información está encuadrada.

Ahora los docentes podemos concentrar nuestro esfuerzo en desarrollar más las capacidades mentales de los estudiantes para “comprender adecuadamente” la información disponible, y “elaborarla creativamente”, produciendo así un nivel superior de razonamiento.

Cada día más centros de enseñanza superior relacionados con la Oceanología están conectados a Internet. Los profesores y los estudiantes utilizamos esta conexión al mundo de diversas formas.

En primer lugar, las redes son una fuente inagotable de: información y datos de primera mano para proyectos de investigación; documentos para uso del profesor en la preparación de sus actividades de enseñanza/aprendizaje; materiales para cualquier nivel educativo preparados por otros profesores; archivos de programaciones y experiencias en proyectos. Estudiantes de universidades a distancia pueden utilizar las redes como medio de comunicación para realizar proyectos en común, intercambiar datos y experiencias, estudiar las diferencias y semejanzas intersectoriales en las diferentes áreas del estudio de países.

Las universidades o institutos aquí en Alemania utilizan la red para romper su aislamiento del mundo. Existen organizaciones como, por ejemplo, Oceanógrafos Sin Fronteras (www.oceanografossinfronteras.org) dedicadas a facilitar el contacto entre estudiantes y profesores de cualquier parte del mundo y a ayudarles en sus actividades telemáticas proporcionando formación, ideas y experiencias anteriores exitosas.

Otro concepto clave actual de gran influencia es el de AULA VIRTUAL -un entorno de enseñanza/aprendizaje basado en un sistema de comunicación mediada por ordenador; un espacio simbólico en el que se produce la interacción entre los participantes.

Se trata de ofrecer a distancia posibilidades de comunicación que sólo existen en un aula real. La metáfora del aula virtual comprende espacios cibernéticos para las clases, la biblioteca, el despacho del profesor para la tutoría, el seminario para actividades en grupos reducidos, el espacio de trabajo cooperativo e incluso la cafetería para la charla relajada entre los alumnos.

Las tecnologías empleadas en diversas experiencias varían en función de los medios disponibles: desde la videoconferencia para algunas clases magistrales, el correo electrónico para la tutoría personalizada, el chat para la comunicación en la coordinación de pequeños grupos o para la charla informal entre estudiantes en el bar, las herramientas de trabajo cooperativo, los servidores de información tipo WWW como bibliotecas de recursos.

La Red-Internet desempeña varios papeles en foros y aulas virtuales: como canal de comunicación multidireccional de la comunidad educativa del campo de las ciencias marinas, como fuente de información de apoyo y como entorno de integración de facilidades y recursos.

La información científica marina disponible en la red puede ser muy útil si los profesores son capaces de identificarla y de facilitar el acceso a los estudiantes. En este sentido es necesaria la creación de redes temáticas que seleccionen y proporcionen acceso a materiales relevantes.

¿Qué servicios crees que se pueden crear o mejorar para que este tipo de redes cubran mejor tus propias actividades o, en general, las de tu campo profesional?

Vivimos en una época en la que los conocimientos y las innovaciones científico-técnicas marinas cambian y se transforman rápidamente. Salvo contadas excepciones, tales avances no son parte de las noticias cotidianas.

El público -esa masa anónima consumidora de los medios de comunicación-, permanece al margen de tales progresos y más aún de la formulación de políticas sobre ciencia y tecnología de la oceanología.

La atención de ese público es atraída, la mayor parte del tiempo, por temas intrascendentes, por debates que no conducen a ninguna parte. De esta manera, los medios manipulan las prioridades del público.

Y todo ello, en un contexto global donde se acepta sin discusión que “el conocimiento es poder”, lo que equivale a decir que aquellos con acceso al conocimiento y las nuevas tecnologías marinas podrán ejercer una influencia mayor sobre quienes no lo tienen.

Resulta muy lamentable que, en plena era de la globalización, aún se escuche de parte de los medios de comunicación argumentos tales como “la ciencia marina no es noticia”, “es aburrida”, “la ciencia marina no vende” o “no le gusta a la gente”.

La inconsistencia de tales argumentos ha quedado demostrada en innumerables ocasiones. Los avances en investigaciones científicas y tecnológicas marinas deberían ser noticia. Las REDES de la OCEANOLOGIA deberían informar sobre dichos avances de forma regular, esforzándose por hacerlos asequibles al público general, para que sean asimilados y se les saque el mejor provecho posible.

Asimismo las redes, deberían fomentar corrientes de opinión en torno a los temas de ciencia y tecnología marina, sus aplicaciones, su vinculación con la realidad y el papel que pueden cumplir en impulsar el desarrollo SOSTENIBLE, la innovación y, por ende, la disminución de las inequidades sociales.

En suma, las nuevas funciones de las Redes de la Oceanología pueden resumirse en:

– Adecuar la información científica a un lenguaje fácilmente comprensible por los periodistas y el público con miras a su difusión. Esta adecuación o “traducción” tiene diversos matices, dependiendo del tipo de público al que va dirigida, el formato del medio y el tipo de información del que se trate. En este sentido, hay que tener presente que no es lo mismo difundir una noticia científica que un contenido científico.

– Asesorar a los científicos de la oceanología en diversos aspectos de comunicación, que van desde la forma correcta de responder a los requerimientos de la prensa, el uso del lenguaje corporal, la transmisión de mensajes, el comportamiento frente a diversos formatos periodísticos hasta la edición de notas de prensa, artículos de opinión y una serie de aspectos puntuales que conlleva la relación con los medios.

– Facilitar las relaciones de los científicos con la prensa.

– Construir nexos entre la entidad científica y el público, y dentro de la misma organización.

– Mejorar la comunicación entre los profesionales de la oceanología y gobiernos, e Identificar posibles áreas o temas de conflicto que eventualmente podrían dañar o perjudicar a ambas partes, o provocar una crisis, y elaborar planes de contingencia para su manejo.

Otras acciones en las que las Redes de la Oceanología deberían concentrarse son:

– Hacer una declaración a favor del acceso abierto a la información erudita, como la BudapestOpen, que edita revistas electrónicas a precios académicos sostenibles.

– Desarrollar una estrategia de difusión de resultados de las investigaciones de la Oceanología, iniciativas y proyectos científicos e, incluso, de las opiniones de sus representantes.

– Crear una Oferta de servidores abiertos donde los autores y grupos de investigación depositen de forma gratuita sus artículos para la consulta de otros científicos.

– Crear consorcios de bibliotecas para comprar conjuntamente revistas electrónicas a precios más estables y sostenibles.

Resumiendo las Redes de la Oceanología debe fomentar espacios de reflexión, corrientes de opinión y debate en torno a los temas de ciencia y tecnología, sus aplicaciones y sus vinculaciones con la realidad. También es importante el rol que pueden cumplir en impulsar el desarrollo, la innovación y, por ende, en la disminución de las inequidades sociales, al colocar en la agenda pública la discusión de políticas nacionales, regionales y locales sobre ciencia y tecnología de la oceanología.

¿Cuáles crees que son las ventajas e inconvenientes de darle una dimensión europea a este tipo de redes?

En este milenio tenemos acceso a un volumen extensísimo de información oceanológica. Mucha de esta información no puede ser canalizada en Europa; no pasa a ser conocimiento.

A no ser que se disponga de una metodología adecuada para extraer de toda la información marina aquello relevante, difícilmente podremos aunar, por ejemplo, acciones emprendidas en los últimos años orientadas a hacer llegar las ventajas del uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones a todas las regiones y ámbitos sociales.

El Consejo Europeo determinó en marzo del 2000 en Lisboa que Europa debería convertirse, en el año 2010, en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de un crecimiento económico sostenible con más y mejores empleos y mayor cohesión social.

La acción clave de mejorar la base del conocimiento marino y generar mayor potencial humano de investigación oceanológica, busca como objetivo el llegar a un mejor entendimiento de las principales transformaciones estructurales que se están produciendo en los ecosistemas marinos, a fin de determinar el modo de hacer frente a los cambios y lograr que los ciudadanos participen más activamente en la conformación de su futuro.

En este sentido, sí que resulta importante, y cada vez más, la labor del documentalista y de la gestión de los documentos marinos que pueden encontrarse a través de la red. Y no sólo de los documentos, también de las REDES y portales marinos y de los buscadores que tendrían que ofrecer una adecuada disposición de diseño y contenidos que facilitase la búsqueda. Pero por supuesto, lo que un documentalista no puede hacer es que el destinatario de la información sepa hacer de ella conocimiento. Ése es otro proceso totalmente distinto y que no se improvisa.

Por otro lado, podemos pensar en las múltiples posibilidades que ofrece la educación marina on-line para la igualdad de oportunidades en materia educativa, pero nunca debemos perder de vista que sus planteamientos deben evitar el ensanchar la brecha digital.

Si atendemos a los principios económicos de las teorías del capital humano, según las cuales la formación amplía el «recurso» social que es el individuo, comprobaremos que una mayor formación se traduce, a posteriori, en un incremento de los beneficios económicos del país que la ha potenciado. Desde la optimización de la educación marina, sería interesante aunar intereses y esfuerzos desde el sector público y privado, fomentando la inversión de capital hacia un proyecto que beneficia a unos y a otros en términos generales.

Terminando está charla me permito presentar a la comunidad de Hispacosta y ENCORA una reflexión en voz alta:

La Oceanología avanza más rápido que nunca; los descubrimientos importantes se suceden. Sin embargo, los profesores de las Universidades, por ejemplo, en América Latina, así como los políticos, los ciudadanos o los escolares, ¡tienen dificultades para estar al corriente de los últimos descubrimientos!!!

Para responder a esta contradicción, las Redes de Hispacosta y Oceanógrafos Sin Fronteras, son el primer portal internacional multidisciplinar de habla hispana que tiene como objetivo una enseñanza sostenible e innovadora usando los foros y aulas virtuales como transportador del conocimiento marino para lograr las metas de este milenio.

Es necesario tomar conciencia que las Redes de la Oceanología tiene un papel muy importante en la elaboración de una estrategia de comunicación que supere los recelos y desconfianzas entre científicos y políticos y contribuya a la difusión y popularización de la ciencia de la OCEANOLOGÍA.

Etiquetas: , , , ,