Becas en materia de pesca y economía.

– Becas de formación práctica para diplomados universitarios y titulados superiores en materia de pesca marítima y de economía financiera
– El Campus do Mar inicia la formación de 55 nuevos investigadores en su programa de doctorado
– La acuacultura es una oportunidad para combatir el hambre en México

Becas de formación práctica para diplomados universitarios y titulados superiores en materia de pesca marítima y de economía financiera

Orden AAA/2025/2013, de 22 de octubre, por la que se convocan becas de formación práctica para diplomados universitarios y titulados superiores en materia de pesca marítima y de economía financiera. La presente orden tiene como objeto la convocatoria en régimen de concurrencia competitiva de un total de nueve becas para titulados universitarios, con el fin de contribuir a la formación teórico práctica en materia de pesca marítima y economía financiera de la Secretaría General de Pesca en las siguientes áreas de conocimiento: a) Siete becas en el área de conocimiento de la pesca marítima. b) Dos becas en el área de conocimiento de economía financiera. Cada candidato sólo podrá optar a una de las dos áreas de conocimiento. Duración: 12 meses Localización: Madrid Fecha de expiración de la oferta 11/11/2013 Mas informacion

El Campus do Mar inicia la formación de 55 nuevos investigadores en su programa de doctorado

El programa de doctorado es una de las principales banderas del Campus do Mar, un sueño de cooperación inteligente y una firme apuesta por la formación de los investigadores del futuro que se convertirán, como destacó el rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato, en los “embajadores” del Campus de excelencia. Mato fue el encargado de abrir este miércoles la segunda edición del programa y darles la bienvenida a sus 55 alumnos y alumnas, 34 de ellos de la Universidade de Vigo, ocho de la Universidade da Coruña, cinco de Santiago de Compostela y ocho de Aveiro, que pudieron seguir el acto celebrado en Vigo por videoconferencia. Mato hizo hincapié en que con esta nueva edición se va consolidando el programa y las tesis que se presenten en su marco (las primeras serán en 2015) pueden servir para “romper barreras del conocimiento en un mundo tan poco conocido como es el de los océanos”. El rector puso de relieve la vertiente internacional del programa de doctorado en Ciencia, Tecnología y Gestión del Mar, con estudiantes procedentes de cuatro universidades y 14 países en estos dos primeros años del docencia. De los 87 estudiantes de estos dos cursos, 63 proceden de España, ocho de Portugal, cuatro de Cabo Verde, dos de Angola y su respectivo representante de Alemania, Argelia, Argentina, Bangladesh, Brasil, Chile, Cuba, Italia, Polonia y Senegal. De este doctorado también destaca su multidisciplinaridad, ya que tiene como objetivo formar investigadores que desarrollen y apliquen el conocimiento científico en el campo marino desde diferentes perspectivas científicas, para lo cual ofrece cuatro orientaciones, que coinciden con los cuatro clústers del Campus do Mar: observación del océano y cambio global; uso sostenible de los recursos marinos; gestión integral del mar y progreso tecnológico, ingeniería y gestión empresarial. Esto se traduce también en una amplia variedad en lo que respeta a la formación de los estudiantes, que van desde titulaciones del campo científico hasta el tecnológico o el jurídico social. Todos ellos desarrollarán su tesis de doctorado en un contexto como es el del Campus do Mar, que aglutina a cerca de 3000 investigadores de alto nivel, una oportunidad única, como indicaba el rector de la Universidade de Vigo “para comenzar la carrera científica, sobre todo en un tiempo en el que la vieja Europa se está equivocando al dar la espalda a la investigación y al conocimiento”. En esta primera jornada de la segunda edición del programa, los estudiantes pudieron seguir presencialmente o por videoconferencia la presentación del programa de la mano de Elsa Vázquez, directora del área de Captación de Talento del Campus do Mar y Manuel Varela, coordinador del programa de doctorado. Tras el acto de apertura tuvo lugar una mesa redonda en la que jóvenes doctores les contaron a los estudiantes cómo fue para ellos el paso por un programa de doctorado. Finalmente, la jornada se completó con una conferencia de Stephen Olsen, director del Coastal Resources Center de la Universidad de Rhode Island, considerado una de las principales autoridades del mundo en el campo de la acción costera, que ha participado en un gran número de proyectos en América Latina, África oriental y el sudeste asiático. Olsen impartió una ponencia sobre la gestión de zonas costeras como materia interdisciplinar, un campo en el que ha trabajado con el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. Los estudiantes de doctorado desarrollarán su actividad en los diferentes centros adscritos al programa, vinculados a los grupos de investigación especializados y bajo la supervisión de los respectivos directores de los proyectos de tesis. Los directores pertenecen las instituciones de Campus do Mar, de modo que de la Universidade de Vigo son 31, de la Universidade da Coruña seis, de la de Santiago dos, de Aveiro dos, de la Universidad de Minho uno, del Instituto de Investigaciones Marinas siete, del IEO-Vigo nueve e IEO-Coruña otros dos. En algunos casos la dirección de las tesis se refuerza con la presencia de investigadores destacados ajenos al Campus do Mar. Los matriculados completarán su formación en este programa de doctorado con una docena de cursos avanzados, al igual que se hizo en la pasada edición, a lo que hay que añadir un curso específico de inglés científico. Estas actividades formativas están impartidas por expertos internacionales y pueden seguirse presencialmente en la universidad en la que se imparte o bien a través de videoconferencia para las otras universidades que tengan alumnos en el curso. Adicionalmente, los estudiantes completan su formación como investigadores con estancias en centros especializados, campañas oceanográficas, asistencia a congresos científicos, publicaciones científicas y otros cursos avanzados.

La acuacultura es una oportunidad para combatir el hambre en México

La acuacultura se presenta como una gran oportunidad de combate contra el hambre que padecen 37 millones de mexicanos, pero también de inversión y negocio que puede llegar a producir mil millones de dólares, por lo que esta actividad será uno de los principales ejes de desarrollo en México. Así lo afirmaron especialistas de la FAO, académicos y autoridades de la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), al participar en el Foro de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de una Pesca y Acuacultura Sustentables, convocado por la Comisión de Pesca y Acuacultura. Ante el presidente y secretario de dicha comisión, senadores Salvador López Brito y Sofío Ramírez Hernández, destacaron que para lograr aprovechar el gran potencial de México en la materia, se requiere de promover una gran inversión en ciencia y tecnología, tal como se realiza en países como Chile, Noruega y Nueva Zelanda. La representante de la FAO en México, Nuria Urquía Fernández, hizo énfasis en la importancia de que se realice esta inversión, pues la acuacultura se presenta como una alternativa para resolver la situación de 11 millones de mexicanos que enfrentan inseguridad alimentaria severa, “esto significa que se van a dormir con hambre”, acotó. A éstos se suman 26 millones de mexicanos que registran deficiencias moderadas de alimentación, “es decir, algunas veces tienen hambre y su dieta es muy pobre, basada en sólo dos alimentos”. El mayor problema, subrayó, se destaca en zonas indígenas, donde uno de cada tres niños registra problemas muy serios de desnutrición. Por su parte, Roberto Flores Aguilar, investigador y director técnico Baja Sea México, destacó el riesgo de que pese a su gran potencial, México se convierta en importador de productos del mar, pues existe una tendencia mundial por el incremento del consumo de pescados y mariscos, del cual no se sustrae nuestro país. Por eso es necesario que se impulsen los fondos de investigación y desarrollo, pues estudios internacionales revelan que los niveles de investigación en México en acuacultura se encuentran en los mismos niveles que en la década de los 70’s. Flores Aguilar lamentó lo anterior pues de emprenderse grandes proyectos de acuacultura, “México puede alcanzar los mil millones de dólares, esto es sumamente factible, pero se requiere de inversión en ciencia y tecnología para lograr el desarrollo y evitar dificultades en la producción”. Explicó que los avances más importantes de genómica se usan en acuacultura para la prevención de enfermedades y nutrición de los pescados y mariscos a producir, “por ello se requieren de fondos”. En este contexto, el director general de de Organización y Fomento de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Víctor Arriaga Haro, aseguró que el Gobierno Federal contempla como una política prioritaria la consolidación del sector pesquero y acuícola como un detonador del crecimiento productivo y generador de empleos y oportunidades, “pero, sobre todo, productor de alimentos en cantidad y calidad nutricional que requieren los mexicanos”. Ello, puntualizó, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria y la atención de los problemas de obesidad y desnutrición que afectan a un amplio sector de la población. Para ello se impulsará el desarrollo y consolidación del sector pesquero mexicano, que implica 11 mil 500 kilómetros de litoral y un mar patrimonial de aproximadamente tres millones de kilómetros cuadrados y seis mil 500 kilómetros cuadrados de aguas interiores. El funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), delineó los 5 ejes de trabajo del responsable de la política pesquera del país, Mario Aguilar Sánchez, para fomentar el desarrollo del sector pesquero y acuícola: ordenamiento real de la pesca y la acuacultura; impulso decidido a la actividad acuícola, en mar y agua dulce; el cumplimiento de la normatividad; impulso a la capitalización del sector y fomento permanente al consumo de pescados y mariscos.