asistencia_tecnica  Acuicultura en Uruguay.

Aunque se empezó a desarrollar a principio del siglo XX, la acuicultura en Uruguay se realiza sólo a baja escala.En Uruguay, la acuicultura está casi en pañales. Porque a pesar que en la segunda década del siglo pasado se introdujeron las primeras especies para el cultivo en aguas interiores, actualmente la producción acuícola charrúa no supera las 20 toneladas.

Bastante poco, si lo comparamos con otros países latinoamericanos que también comienzan a desarrollar esta actividad productiva.- A pesar de las exiguas cifras, la acuicultura uruguaya puede resultar muy interesante para quienes no están acostumbrados a escuchar nombres como el esturión, el bagre o la carpa. Aunque se trata de peces que no se producen a gran escala, se perfilan como el futuro económico para varias zonas del país oriental. Es así como los ríos Uruguay y De La Plata aparecen como zonas ideales para la cría de carpas, especie que habita de manera natural esas aguas. Por otra parte, la ranicultura aparece como una alternativa real, ya que varios departamentos poseen lugares muy aptos para su cultivo, mientras que el yacaré, un reptil similar al caimán, se presenta como una excelente opción por su cuero y carne. TODO PARTIÓ CON EL PEJERREY.-Los primeros intentos por cultivar peces en Uruguay se realizaron en la segunda década del Siglo XX. Fue en esa época cuando el recién creado Instituto de Pesca introdujo el pejerrey Odontesthes bonariensis en la Laguna del Sauce, ubicada en el Departamento de Maldonado. Pero ésa era una práctica que se realizó sólo con el objeto de mejorar o incrementar la población de peces en lagos y embalses. En las décadas posteriores se continuó con la introducción del pejerrey desde Córdoba, Argentina, en lagunas de los departamentos de Artigas, Canelones y Montevideo. A fines de los 50 en Uruguay se levantó la primera estación de piscicultura, en la Laguna del Sauce, instalación construida por el entonces Servicio Oceanográfico y de Pesca SOYP de Uruguay. Dicho centro estuvo por muchos años centrado en el cultivo del pejerrey. No obstante, recién en 1975 se le comenzó a dar una mayor relevancia a la acuicultura uruguaya. En ese año se creó la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, DINARA, organismo que desde ese entonces tiene la responsabilidad de establecer las políticas relacionadas con los sectores pesquero y acuícola.- Actualmente es responsabilidad de la DINARA promocionar y fomentar la acuicultura en el país oriental. Por ello, a partir de 1995 comienza una etapa un tanto más dinámica en la difusión y el desarrollo acuícola en el ámbito privado. Esto ha generado una creciente demanda de solicitudes de concesiones acuícolas. ESPECIES MÁS IMPORTANTES.- Con casi 13 toneladas anuales de producción, el esturión siberiano Acipenser baerii es la principal especie que se cultiva en Uruguay. Se trata de un pez que se caracteriza principalmente por lo apetecido de su caviar, por sus cuatro barbas anteriores y, tal como lo indica su nombre, propio del hemisferio norte. Es una especie de agua dulce, aunque dentro de esta familia existen especies de mar anádromas, es decir, que migran al agua dulce para reproducirse.-En Uruguay el engorde de la especie se realiza en jaulas en ambiente natural, por lo que se necesita una importante inversión en infraestructura. Es una especie de lento crecimiento, pero que otorga un alto rendimiento económico por la excelente calidad de su carne. Esto, sumado al valor que posee su principal subproducto, el caviar, hace del esturión siberiano un pez muy atractivo para su cultivo. * El bagre negro Rhamdia quelen es otro pez que se cultiva en aguas uruguayas. Es una especie nativa que se distribuye en ríos, arroyos y lagos de la región central de Argentina, la región sudeste de Brasil y en todo Uruguay. En cuanto a sus ventajas para el cultivo destaca la buena calidad de su carne, la resistencia a la manipulación y a las condiciones adversas del medio. Aunque se empezó a desarrollar a principio del siglo XX, la acuicultura en Uruguay se realiza sólo a baja escala y a nivel de investigación. Sin embargo, como en el resto de los países de la región, la actividad tiene un futuro muy promisorio.- (Fuente: Mundo Acuícola.-Chile).