Alarmante: Expertos avizoran un futuro incierto para el Río Santa Lucía

Luis Aubriot.Dr. Luis Aubriot, profesor adjunto de la sección Limnología del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias, advirtió que las industrias, los tambos y los poblados sin adecuados sistemas de saneamiento “vierten sus desechos diariamente al cauce del río Santa Lucía, todos los días a todas las horas”.

Daniel Panario 02.05.13El director de dicho instituto, el Profesor Ing. Agr. Daniel Panario, dijo a Montevideo Portal: “Sobre todo algunos de los afluentes como el Canelón Chico, que es un desastre absoluto y que desemboca cerca de Aguas Corrientes, tiene un porcentaje muy alto de industrias que vuelcan sus desechos ahí”.
“La mayor parte de las plantas industriales no tienen tratamiento ni siquiera secundario, cuando se precisará un terciario para eliminar el fósforo, que ya de por sí es muy difícil de diluir”, explicó.

Marcos SommerDr. Marcos Sommer. “El reto de proporcionar agua y saneamiento a todo el Uruguay, ahora y en el futuro, requiere un gran esfuerzo y se ha de abordar en el contexto mas amplio de una gestion integrada de los recursos hidricos que resulta sostenible (que incluya, por ejemplo, los aspectos naturales de los sistemas de recursos hidricos, los usos del agua en todos los sectores de la economia y con cualquier fin, el marco institucional de gestion de un recurso finito, la variacion espacial de los recursos y la demanda y la contaminacion del agua)”.

La preocupación por el futuro del río Santa Lucía se viene intensificando, dándole forma a una problemática que no presenta una solución fácil ni rápida.

En recientes declaraciones al diario El País, el ingeniero químico Alejandro Nario, quien asumirá en marzo como nuevo director de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), manifestó su extrema preocupación por el agua del rio Santa Lucia, que abastece de agua potable a más de un millón de personas en el sur del país.
En la entrevista, Nario reconoce que hay que hacer más y que es necesario que la próxima administración implemente una política que permita rescatar a un río en crisis. Además, advierte que el principal problema es la acumulación de fósforo y nitrógeno que hay en el agua, en los sedimentos y en el arrastre de los suelos. Esto, unido a la erosión, hace que la contaminación termine en el río. Afirma que los niveles de fósforo y nitrógeno son “muy altos” y que arreglar el problema no será algo que pase de la noche a la mañana. “Hay que profundizar lo que se ha hecho y hacer más. Si seguimos así vamos a tener problemas. Sobre todo en los temas asociados a los nutrientes. El primer paso es investigar. Si yo voy a hacer un proyecto, necesito saber la línea base. Tengo que saber cómo son los cursos. Se necesita conocimiento”, declaró Nario.
Al mismo tiempo, el futuro director de la DINAMA asegura que no es un tema sencillo y que su intención es tomar mayores medidas. “El camino recorrido hasta ahora es bueno, pero hay que mejorarlo. Para eso hay que dotarlo de recursos: tanto humanos como económicos. Hay que buscar fuentes de financiamiento para transformaciones tecnológicas para poder actuar y mejorar la calidad del curso”, señala.
Palabra autorizada

Desde hace varios años, muchos expertos han advertido sobre el exceso de nutrientes (especialmente fósforo y nitrógeno) en los cursos de agua. A raíz de esto, se ha dado un fenómeno llamado ‘floración de cianobacterias’, que podrían potencialmente perjudicar la salud de la población. La situación se debe al mal manejo de los desechos industriales, efluentes urbanos, deposiciones de la ganadería, y especialmente, a la erosión de los suelos y la destrucción del monte nativo debido a las malas prácticas agrícolas.
Uno de los científicos que conoce de primera mano la situación crítica del Rio Santa Lucia es el doctor en Ciencias Biológicas Luis Aubriot, con quien dialogó HOY CANELONES sobre el tema. Aubriot coincide totalmente con las declaraciones de Nario. “Realmente es una situación alarmante. El diagnóstico es muy acertado y es muy bueno que quien va a asumir la presidencia de la DONAMA tenga este tema como prioridad en su agenda”, señaló.
Mucho por hacer

“Creo que como se vienen dando las cosas, gracias a los avances que se han producido en la Comisión de la Cuenca del Rio Santa Lucia, a los avances del plan de acción de la Dinama y a cómo están reaccionando los actores que contaminan la cuenca, considero que es bastante acertada la visión de Nario y concuerda con lo que nosotros venimos diciendo desde hace tiempo”, afirmó Aubriot.
Al mismo tiempo, reconoce que falta mucho por hacer y que el tema exige un gran compromiso por parte de todos los actores. “La cosa viene muy lenta y tímida. Si bien se están dando algunos pasos a nivel de saneamiento, tratamiento terciario de las ciudades, se necesita mucho más. Aunque la reacción de los privados es otra; si bien sabemos que está habiendo mayores exigencias por parte del Estado, hay que ver hasta qué punto se está logrando presionar a las grandes industrias para generar grandes cambios en el suelo, que implique una disminución del aporte de nutrientes y materia orgánica”, precisó.
Seguimiento

Luis Aubriot destaca que la Facultad de Ciencias realiza permanentemente un monitoreo de la calidad del agua de la cuenca. “En convenio con OSE estamos haciendo un monitoreo constante, estudiando la calidad del agua del rio Santa Lucía y nos encontramos con la misma imagen de siempre: siguen habiendo fuentes puntuales de contaminación muy importantes e industrias que tiran grandes cantidades orgánicas al curso de agua. Constatamos que no hay un cambio significativo. La contaminación del agua es altísima y si no generamos un cambio radical esto va a empeorar cada vez más”, manifestó.
Medidas

Aubriot subraya la necesidad implementar medidas más severas. “Las autoridades tendrían que exigir a rajatabla del uso de tratamiento terciario de los afluentes, que es la reducción de las cargas de nitrógeno y fósforo de los afluentes y de la materia orgánica como la aplican los países desarrollados”, comentó. Agregó que “es fundamental la reducción de los aportes de fertilizantes a los campos y solo hacerlo cuando es estrictamente necesario. Se sabe que muchos de los suelos de la cuenca del rio Santa Lucia están saturados de fosforo y no es necesario porque eso no aumenta la producción”.
El especialista asegura que hasta ahora el gran debe de la DINAMA es la definición de las áreas de amortiguación de la cuenca. “La cuenca del Santa Lucía necesita urgente definir las áreas de amortiguación, la protección de las áreas primarias. No se tiene que cultivar en las orillas de los ríos, arroyos y tributarios; esta delimitación no se ha podido implementar e implica un compromiso muy grande por parte del gobierno”, observó.
“Canelones ha tomado una decisión muy saludable y ha marcado sus propios límites”, destaca.
“Lo mejor que se puede hacer es informar a la gente para que esté al tanto de lo que pasa y que la presión venga de la propia gente. Por suerte la población está cada vez más informada sobre la calidad del agua. La presencia de cianobacterias en las playas es parte del mismo fenómeno y la gente está en contacto con eso que pasa. Nosotros, desde la Facultad de Ciencias, siempre estamos abiertos para colaborar pero también necesitamos más apoyo”, concluyó diciendo.
Fuente: Ma. Eugenia Núñez