Se hace evidente el rol de Uruguay en la pesca INDNR en el Atlántico Sur

El reporte de Google sobre pesca mundial muestra al vecino como el segundo puerto receptor de la pesca ilegal en ese sector. Al mismo tiempo la Argentina negociaba entre el Mercosur y la UE el límite de la plataforma continental y firma acuerdo de trabajo conjunto con los uruguayos.

Al mismo tiempo que la Argentina y Uruguay celebran 40 años de la CARP con anuncios de trabajo conjunto en el Río de la Plata y por otro lado se llevan a cabo negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea sobre el límite de la plataforma continental argentina, se da a conocer un reporte global de la pesca en el que se ubica a Uruguay como el segundo puerto más importante en la logística de la pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada (INDNR). La situación que se genera en el Atlántico Sur con la Argentina como principal damnificado y Uruguay como facilitador de la pesca ilegal comienza a ser tan evidente, que nuestro país no podrá pasar mucho tiempo más sin pronunciarse al respecto.

La canciller Susana Malcorra y su par del Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, se reunieron el lunes en la Isla Martín García con motivo del 40° Aniversario de la Instalación de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP).

“Este aniversario nos encuentra compartiendo proyectos sobre el río, trabajando de manera coordinada y conjunta, con el dragado y una serie de iniciativas importantes que tienen que ver con los puertos de ambos países”, afirmó Malcorra en el acto.

“Desde el momento en que se encontraron por primera vez, los presidentes Macri y Tabaré Vázquez dijeron ‘esto es simple: vamos a trabajar juntos’. Porque creemos que no hay otra forma de vernos que no sea integrados y trabajando coordinados. Lo cual no significa que estemos siempre 100% de acuerdo en todo, pero cuando es así, nos sentamos y lo resolvemos”, explicó la jefa de la diplomacia argentina.

La Argentina y Uruguay dragarán los ríos De la Plata y Uruguay y pondrán en valor la Isla Martín García; Uruguay modificará la traza del canal de acceso a los puertos argentinos y la CARP deberá establecer los límites de ambas islas en el marco del Acuerdo del Río de la Plata y Frente Marítimo. Todo esto ocurre mientras se evita hablar de un grave e importante problema que existe entre ambas naciones: el Atlántico Sur y la pesca INDNR.

La depredación de peces y mamíferos en el Atlántico Sur es un tema de la política mundial, al que comúnmente se hace alusión cuando se aborda la problemática de pesca Ilegal No Declarada y No Reglamentada (INDNR). La FAO ha hecho de la pesca ilegal uno de sus temas centrales ante el agotamiento de los mares del hemisferio norte y la proliferación de flotas que pescan sin control en el hemisferio Sur.

Hasta Google (GFW) ha intervenido en el tema poniendo a disposición en tiempo real las maniobras pesqueras, el uso de puertos y trasbordos en alta mar. A ese nivel llega el conocimiento de la problemática que enfrenta la Argentina en este tema y el rol de facilitador de la pesca ilegal que juega Uruguay.

El blog Punto Verde difundió el último reporte del sitio de Observación de la Pesca Global (GFW) en el que presenta los casos de transbordos pesqueros en alta mar o transshipping, revelando las regiones en que esta práctica es más frecuente, los puertos y los estados involucrados en esta maniobra, que como señala el autor, es utilizada para encubrir la pesca no regulada y abusos a los derechos humanos.

“Para determinar si se ha realizado transbordo en altamar se analizan los casos en los que un barco de carga refrigerado o ‘reefer’ y un barco pesquero se mantienen a una distancia menor a 500 metros durante un mínimo de tres horas y a una distancia de más de 20 millas náuticas de la costa. De los 86 mil casos analizados, se detectaron más de 5 mil eventos que cumplen con estas características”.

“Esta maniobra, además de permitirles permanecer un año o más sin regresar a puerto, imposibilita conocer el origen de la captura y sus impactos ambientales, realizar controles sanitarios, laborales, o de seguridad a la navegación, y es común en embarcaciones involucradas en pesca ilegal, narcotráfico y tráfico de personas”.

Uruguay, que proyecta la construcción de un megapuerto en Montevideo con fondos chinos, ya es, según el estudio de la GFW, el segundo puerto a nivel global más frecuentado por los ‘reefers’ de pesca INDNR. De acuerdo al análisis individual de cada barco, los estados predominantes en el Atlántico Sur son China, Taiwán, Corea del Sur y España.

La función del puerto uruguayo no sería únicamente abastecer y reparar los barcos que operan en el Atlántico Sur sino también legalizar la captura obtenida de forma ilegal al exportarla como producto uruguayo, denuncia Milko Schvartzman. Un dato curioso, en este sentido, surge de consultar la estadística oficial uruguaya: año tras año las exportaciones superan a las capturas en volumen.

La pesca INDNR que barcos extranjeros realizan en el Atlántico Sur es un problema para el mundo que afecta directamente los intereses nacionales. Los planes de manejo que se busca aplicar para especies en peligro como el abadejo y la merluza negra, entre otras, pierden eficacia cuando no puede controlarse ni limitarse lo que ocurre fuera de la milla 200. Por supuesto que esta práctica ilegal también representa un grave perjuicio económico para la industria pesquera nacional con especies como el calamar con la que inundan los mercados y bajan los precios.

Luego de un año y medio de gestión la canciller Susana Malcorra no se ha pronunciado al respecto; la diplomacia se maneja con tácticas, estrategias y tiempos que muchas veces son difíciles de entender. Una explicación pude buscarse en la aprobación definitiva del nuevo límite exterior de la Plataforma Continental Argentina que se está discutiendo por estas horas en Buenos Aires entre el Mercosur y la Unión Europea.

Sobre estas negociaciones por la plataforma, Macorra había adelantado que el trabajo era intenso y con una gran cantidad de reuniones; pero que había interés en avanzar y hasta incluso cerrarlo, lo que finalmente ocurrió. Al cierre de esta edición se comunicó desde Cancillería que felizmente se había logrado definir el límite. Una vez concluida esta negociación ya no quedaría espacio para rehuir la cuestión Atlántico Sur, pesca INDNR y Uruguay.

Cuando los ojos del mundo se posan sobre nuestra región por cuestiones repudiables como la pesca INDNR y todo lo que ello implica, como abusos laborales, violaciones a los derechos humanos y deslealtad comercial, comienza el tiempo del reconocimiento de los graves problemas que tenemos con nuestros vecinos. Evidentemente ha llegado la hora de conversar sobre ese porcentaje en el que no estamos de acuerdo al que hizo referencia la Canciller durante la celebración.

Nuevo límite de la Plataforma Continental Argentina

“Hoy celebramos que se ha definido todo el límite de la Plataforma, lo cual nos da certidumbre, confirma cuál es el límite de la Argentina sobre el Océano y agrega una cantidad importante de kilómetros ya totalmente definidos a nuestro país, con toda la riqueza que subyace en el Continente debajo de las aguas”. Así se expresó, ayer por la noche, la canciller argentina Susana Malcorra.

Por su parte Frida Armas Pfirter, coordinadora de COPLA, afirmó que la Comisión de las Naciones Unidas que se ocupa de este tema no se había pronunciado el año pasado por su disidencia con nuestro país, pero que gracias al trabajo de la Cancillería, el Servicio de Hidrografía Naval, el Ministerio de Economía y todos los organismos que colaboran con COPLA, “se termina el análisis de todo lo que no está bajo controversia. El límite de lo presentado por la Argentina en 2009 ha cambiado positivamente en comparación con la superficie, aproximadamente en 1633 kilómetros cuadrados más de plataforma de lo que estaba presentado”, dijo Armas Pfirter.

A modo de conclusión, la coordinadora que ha sido parte de este proceso desde su inicio, señaló: “Hemos conseguido más del 100% y ahora viene la etapa de implementar en el ámbito interno con la adopción de la norma jurídica. O sea, hacer que nuestro país implemente este límite realmente como lo que es, y con la cantidad de riquezas que eso tiene: especies, hidrocarburos, gases de metano, vieiras”.  Fuente: RevistaPuerto.com.ar

Anuncios