Playa Capurro-Montevideo: 170 toneladas de basura.

El sábado 16 de setiembre el movimiento Limpieza de Costas (que integran las ONG Conservación de Especies Nativas del Uruguay, Karumbé y Sea Shepherd Uruguay) convocó a voluntarios para realizar otra jornada de limpieza en la playa de Capurro, considerada la más contaminada del Uruguay.
Cada algunos meses se realiza esta jornada de limpieza realizada exclusivamente por voluntarios. En marzo, por ejemplo, se levantaron 170 toneladas de basura.
El movimiento decidió encargarse de la limpieza de esta playa debido a que uno de sus integrantes trabaja cerca de la refinería y ve a diario la acumulación de la basura. Contó que en diez años sólo se limpió a fondo una vez, con motivo de un evento de Ancap. Sus miembros tuvieron ya dos reuniones con autoridades de la IM para solicitar que se solucione la situación endémica de esta playa, que hace no tantas décadas era usada aún como lugar de recreo.
Este sábado, un hecho llamó la atención a los voluntarios y participantes del evento, entre los que se encontraba el director de Sea Shepherd Brasil, con amplia experiencia en limpieza de playas. Se encontraron cerca de 3.000 bolsas de productos lácteos (en las fotos se aprecian las marcas Conaprole y Calcar). Si bien en comienzo parecían en su gran mayoría sin abrir, ante la trascendencia pública que tomó el tema miembros del movimiento Limpieza de Costas fueron hoy a chequear las bolsas y constataron que todas las revisadas, incluso las que parecían totalmente cerradas, tenían pequeños orificios en una de sus puntas.
Mauricio Álvarez, presidente de Coendú e integrante del movimiento, dijo a Montevideo Portal que presentarán una denuncia ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente ante la posibilidad de que se trate de residuos empresariales. Además, otro hecho llamó la atención de los ambientalistas. Enterrados en la arena había cerca de 80 metros cuadrados de plástico compactado, pronto para reciclar.
De todos modos, “no deja de llamar la atención encontrar miles de bolsas del mismo producto en un mismo lugar”, tal cual señaló personal de Sea Shepherd, indicó el conservacionista. Una de las teorías es que se trate sí de un volcado empresarial, pero en el que se vaciaron antes los envases.
Álvarez contó que en marzo, cuando se limpió la playa (aunque no exactamente esa zona) no se encontraron bolsas de leche en esta cantidad. Ahora volverán a inspeccionar los otros tramos para ver si también hay productos lácteos, lo que confirmaría que fueron arrojados o arrastrados por la corriente luego de ese mes. En total, este sábado fueron levantados 30.000 kilos de residuos .
El conservacionista contó que en la reunión que mantuvieron con el intendente Daniel Martínez, el jerarca contó que el sitio se convirtió en un lugar de disposición final naturalmente, ya que acumula mucha basura del Miguelete, que entra en la bahía y queda allí. Por lo tanto, señaló que es complicado usar recursos para limpiar un lugar que se ensucia rápidamente.
“Con ese criterio no se limpia un solo contenedor en Montevideo”, le respondió Álvarez. Explicó que uno de los problemas de no limpiar con frecuencia es el daño medioambiental que provoca la permanencia de los residuos, que terminan en el mar en forma de micro-partículas. “Eso complica la situación de la fauna en el mar”, dijo.
Fuente: http://www.montevideo.com.uy

Anuncios