China y Uruguay firmaron acuerdo sobre oceanografía; montar un laboratorio en un barco de la Armada solucionará “cuello de botella”.

Durante las conversaciones, los chinos llegaron a plantear a Uruguay la propuesta de crear una universidad específicamente para abordar el tema oceanográfico (una disciplina muy cara), algo que Uruguay descartó y definió que aprovecharía las instituciones que ya tiene y que están vinculadas al tema, como la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos y la Udelar.

 

Los trozos de hielo se cortan en grandes bloques del río congelado Songhua para montar enormes esculturas. Las heladas obras de arte atraen cada enero a un millón de personas a la ciudad de Harbin, al norte de China. Con más de cinco millones de habitantes, es un lugar de fuerte influencia rusa y su población creció a partir de que en el siglo XIX ingenieros constructores de uno de las ramales del tren transiberiano se instalaron allí. Hasta el lugar llegaron en abril representantes uruguayos de la misión oficial a China, para tratar temas de educación y ciencia. A Harbin fueron para hablar de temas de economía azul. Azul, no verde. Es la que reconoce la importancia de los océanos y mares como fuentes de recursos que mueven la economía. En intercambios previos, el presidente Tabaré Vázquez y su par chino, Xi Jinping, habían coincidido, desde la asociación estratégica de 2016, en que el desarrollo de la economía azul era de mutuo interés. Ahora, durante la gira por China que culminó a fines de abril, la delegación acordó crear un laboratorio conjunto que tendría sede en el Centro Universitario Regional Este de la Universidad de la República (CURE), en Maldonado.
También quedó sobre la mesa un proyecto para adaptar al barco ROU 04 para que pueda hacer tareas de investigación en el mar. Del viaje participó la ministra de Educación, María Julia Muñoz, el vicerrector de la Universidad de la República (Udelar), Álvaro Mombrú, el secretario de Ciencia y Tecnología, Eduardo Manta, y autoridades de varias instituciones. Uruguay tiene más superficie marina que terrestre (350 millas marinas) desde que en 2016 se le autorizó una extensión de su territorio. Pero tiene una debilidad: el conocimiento que posee sobre esta enorme porción de mar que le corresponde. “Queremos estudiar cómo no depredar las especies. En esto los chinos están teniendo especial cuidado porque estuvieron al borde, y ahora están cuidado mucho la reproducción de los peces. Vázquez tomó la preocupación porque tenemos el triple de superficie marítima que la terrestre y es una fuente de recursos muy importante y no bien estudiada: para saber cómo no depredar, saber qué pescas, en qué época, cómo, con qué, estudiar las algas, el plancton, todo lo que se puede transformar en alimento”, dijo Muñoz a Búsqueda. El viernes 12 de abril, Muñoz le presentó a las autoridades de la Universidad de Ingeniería de Harbin un proyecto de cooperación que busca la transformación del buque nacional ROU04, para funcionar como Laboratorio de Oceanografía. Como resultado de las conversaciones firmaron un memorándum de entendimiento para el área de oceanografía entre la universidad china y la Udelar. Fue una firma “entre dos candidatos a trabajar desde el punto de vista académico en esta transformación”, explicó Mombrú a Búsqueda, y destacó que esa universidad es muy fuerte en la construcción de equipos navales e incluso drones submarinos. Por iniciativa de Vázquez, un grupo de trabajo se reúne desde 2018 para preparar un plan de desarrollo y líneas sobre cómo abordar el desafío de la ampliación del mar territorial. “Para poder desarrollar prácticas de uso racional, de prospección, de pesca, necesitas líneas de base, parámetros físicos, químicos y biológicos de tu jurisdicción. Eso en Uruguay en parte está hecho, pero falta una parte de la foto”, dijo a Búsqueda Juan Cristina, exdecano de la Facultad de Ciencias. “A Uruguay le hace falta tener una plataforma; es un cuello de botella para el desarrollo de la oceanografía. Sin barco, estamos fritos”, afirmó. En 2014, Cristina comenzó a llamar la atención sobre la necesidad de “llenar enormes agujeros” de información en el mar (Búsqueda Nº 1.793). En 2016 surgió la oportunidad de lograr un acuerdo con la Universidad de San Pablo, que tiene sus barcos de investigación, pero no se concretó. “Siempre insisto” con la necesidad de tener laboratorios de oceanografía en un barco, aún más después de reclamar las 350 millas de soberanía, y “ahora se dio con la cooperación china”, celebró Cristina. Durante las conversaciones, los chinos llegaron a plantear a Uruguay la propuesta de crear una universidad específicamente para abordar el tema oceanográfico (una disciplina muy cara), algo que Uruguay descartó y definió que aprovecharía las instituciones que ya tiene y que están vinculadas al tema, como la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos y la Udelar. En este tema también podrá participar la Marina, que tiene una flota de barcos que podrían permitir estudiar el fondo del mar territorial uruguayo. Consultado por Búsqueda, Manta aclaró que el barco continuará cumpliendo sus funciones en la Armada. La idea es aprovechar cuando la embarcación entre a dique con el objetivo de realizar tareas de mantenimiento, para montar allí un laboratorio y aprontar camarotes para que se alojen científicos durante los recorridos, que llegan a lugares tan extremos como la Antártida. “La ampliación del mar territorial requiere articular las capacidades de infraestructura e investigación en oceanografía y costa”, destacó Manta. El martes 7, durante el Consejo Directivo Central de la Udelar, Mombrú repasó los logros del viaje en el área de la oceanografía, y habló del convenio bilateral para transformar parte del buque uruguayo ROU04 como laboratorio móvil de estudio oceanográfico y antártico. En ese momento, la decana de Ciencias Mónica Marín levantó la vista y alzó las cejas, como sorprendida por lo que escuchaba. Consultada por Búsqueda, Marín dijo que desconocía detalles de la propuesta y que se había enterado de primera mano en ese instante. Ello a pesar de que es la Facultad de Ciencias la que tiene un departamento para la investigación en esta área y trayectoria en el país en la formación de oceanógrafos. Sin embargo, en los últimos años la descentralización llevó a que estos temas sean prioridad para el CURE.

Laboratorio conjunto

“China está muy interesado en tener un laboratorio para el desarrollo de la economía azul. Hay que enviarles el proyecto pero tienen mucho interés”, dijo Muñoz. “Surgió porque, en una de las comisiones, China planteó cómo estudiábamos nosotros la pesca y la depredación que hacíamos, porque Uruguay tiene el triple de superficie marítima que terrestre, y afirmaron que había que estudiar esos recursos”, explicó. “China tiene un desarrollo en áreas que a Uruguay le importan mucho”, destacó la ministra. La propuesta es, en los próximos dos años, avanzar para lograr un laboratorio conjunto de oceanografía con la Udelar en el que participará el Cure. Eso incluye acuerdos bilaterales, intercambios y becas. El 18 de abril, durante la visita de las autoridades uruguayas a la Universidad de Oceanografía de Qingdao, la Udelar firmó con esa institución un memorándum de entendimiento para la cooperación en oceanografía que permitirá el intercambio de científicos, profesionales y estudiantes. La estación uruguaya en la Antártida es vecina de la de China, un trayecto de unos 25 minutos por un sinuoso terreno los distancia. Que Uruguay tenga capacidad para fortalecer su investigación en oceanografía y poder trabajar en conjunto para sumar conocimiento es de interés para China. “Ellos lo ven desde un punto de vista amplio. En Qingdao nos mostraron que a través de productos marinos habían desarrollado medicamentos y podrían desarrollar nuevos materiales”, planteó Mombrú. El 16 de abril tuvo lugar la tercera comisión mixta entre Uruguay y China, primera en la que participa la Udelar. Esta reunión para Mombrú fue “el punto central de la misión”, en el que se definieron las líneas de trabajo conjuntas de los próximos dos años: serán oceanografía, ciencias agrícolas, bionanofarma y Tics. La reunión de la comisión mixta de ciencia y tecnología se realizó con la participación del ministro de Ciencia y Tecnología de China, Wang Zhigang. Se prevén en un mes visitas de China a Uruguay para seguir avanzando en estos temas. Fuente: https://www.busqueda.com.uy

Anuncios