Declaración conjunta CONICYT, UNIVERSIDAD DE LA REPÚBLICA Y ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS DEL URUGUAY.

13/02/2020

“La importancia de seguir fortaleciendo las capacidades en ciencia, tecnología e innovación de Uruguay y su aprovechamiento para el desarrollo nacional”.

Ante la coyuntura electoral que vive el país y los desafíos que se abren hacia el futuro inmediato, las tres instituciones firmantes consideramos relevante reiterar nuestra firme convicción sobre la necesidad de seguir fortaleciendo las capacidades de Ciencia Tecnología e Innovación (CTI) en Uruguay e incrementando su uso efectivo para avanzar en el desarrollo humano y cultural, la sostenibilidad y la capacidad del país de pensarse a sí mismo.

El Uruguay en su actual proceso de desarrollo requiere hacer un uso efectivo de CTI, incluyendo fuertemente la desarrollada en el país, para lograr la resolución eficiente de problemas, para incrementar sus capacidades de competir y progresar en un mundo con cambios acelerados, seguir profundizando la democracia y la agenda de derechos, la equidad y la sostenibilidad ambiental, así como para reforzar el desarrollo humano en todas sus dimensiones, incluyendo la educación, la salud y la formación de cuadros profesionales y técnicos altamente capacitados.
Uruguay aumentó en las últimas décadas su inversión en investigación y desarrollo (I+D) en relación al PBI. Sin embargo, los indicadores nacionales de inversión están lejos de los países altamente industrializados. El análisis sectorial, esto es, el análisis de quién financia la investigación, muestra también una notable diferencia entre Uruguay y estos países, ya que en nuestro caso, la financiación privada es muy insuficiente.

En materia de número de investigadores tiempo completo equivalente (TCE), sea por millón de habitantes o por mil de la población económicamente activa, Uruguay está en una posición intermedia en América Latina: por debajo de Argentina y Brasil, por encima de Chile, Colombia y México. La comparación con los países con mayores niveles de ingreso per cápita de la OCDE resulta sin embargo muy poco alentadora.
Dos problemas son acuciantes: la dificultad para retener a los investigadores formados y las dificultadas para su inserción y distribución en diferentes ámbitos laborales.

En Uruguay el porcentaje del total de investigadores que trabaja en empresas públicas o privadas es marginal. Si se desea que el conocimiento, a través del desarrollo tecnológico y la innovación, impacte en el desarrollo nacional, se requiere que los investigadores trabajen en diversos ámbitos donde hacer investigación contribuya a diferentes fines, sea en el ámbito académico o no académico, tanto público como privado.
Los datos recientes disponibles indican que el 35% de las empresas productoras de bienes y servicios (privadas y públicas) han realizado actividades de innovación. Dentro de estas actividades, la compra de equipamiento es ampliamente mayoritaria y las relacionadas con la producción de conocimiento nacional ocupan un lugar muy menor. Ello señala la necesidad de fortalecer los vínculos entre el sector productivo y el sector generador de ciencia y tecnología.
Por otra parte, dado el importante papel del sector público como usuario de CTI, en todo el mundo y en especial en el Uruguay, esa necesidad de fortalecimiento de vínculos abarca también al conjunto de ministerios, empresas públicas, intendencias. Este es un aspecto de mucha importancia y que ha mostrado ser difícil de mejorar, lo que sugiere la necesidad de abordarlo con enfoques fuertemente innovadores y voluntad de experimentación.

LA CARP Y LA CARU.

11/02/2020

Comisiones Administradoras del Río de la Plata y Río Uruguay, Fueron creadas en el Tratado del Río de la Plata y Estatuto del Río Uruguay, para la administración de los asuntos que se plantearan en las relaciones de Uruguay y Argentina, en sus cursos.

Las Delegaciones uruguayas de 5 delegados, que fueron primariamente, designados entre funcionarios del Estado, que prestaban servicios en oficinas del mismo, cuyos cometidos incidían en temas relacionados con actividades en los ríos.

Estos funcionarios, no recibían ningún salario extra por estas tareas, más allá de viáticos si debían salir de su lugar habitual en cumplimiento de misiones.

Por disposiciones posteriores, los delegados fueron nombrados por designación política, dejándose de lado el principio de que debían guardar una relación de conocimiento y experiencias vinculadas a sus tareas en organismos del Estado.

Los nombramientos tuvieron origen en compensación y reconocimiento de adhesión política a quienes no lograban ubicación por carecer de votos suficientes para ello. A su vez se comenzó a darse retribuciones por servicio, en moneda dólares americanos, por ser comisiones internacionales,

Este proceso, cambió experiencia y conocimientos, por soluciones personales de políticos fracasados, u otros casos de amiguismo o compromiso político.

El avance de este sistema, fue interesante para el político de turno, como fuente de poder resaltar sus virtudes y resurgir en la arena política con posibilidades que superar magros resultados electorales anteriores.

Esta modalidad, fue haciendo necesaria la independencia mayor posible, para tener libre opción en sus aspiraciones, mediante su participación en las Comisiones. Ello provocó incluso, la eliminación de la Dirección que centralizaba las actuaciones de las Comisiones, quedando así liberadas en su funcionamiento, bajo la batuta de los propios delegados.

La llegada del Frente Amplio al gobierno, en su apetito de participación remunerada en cargos políticamente designados, agravó este proceso.

A punto tal que la CARP por auto decisión en 2013, se declara administradora directa de las recaudaciones por peaje en el Canal de Martín García, a tiempo de que sus integrantes en la Delegación uruguaya, se perpetúan en sus cargos, o se suplantan por integrantes de esa ideología política.

Desde ese tiempo, ha sido dificultoso conocer estadísticas de paso de buques, así como montos de las recaudaciones, que si se refieren a movimientos del Gran Rosario, donde la cantidad de buques tiene relación directa, en parte, con el paso por Martin García, permite obtener cifras de recaudación muy importantes, utilizando el costo del peaje publicado en página web de la CARP. Cifras millonarias en dólares.

En tanto en la CARU con igual forma de designación de los delegados, aparece un crecimiento en asesorías y servicios de apoyo, con nombramientos de funcionarios, con vinculación frenteamplista normalmente conocida, sustituyendo tareas normales que eran proporcionadas por organismos del Estado, o sea duplicando las tareas, hasta llegar a separarse de los organismos del Estado y remplazarlos por sus propios seudo organismos creados.

Últimamente, prensa argentina reiteradamente hace fuertes cuestionamientos a sus representaciones en ambas comisiones señalando auto salarios de 8.500 dólares y 10 mil para presidentes, lo que he considerado no un abuso, sino una indecencia.

A ello se agrega faltante de pagos por dragado en cifras millonarias en dólares e intriga con manejo de fondos.

En el caso de Uruguay, esos dragados tienen cuestionamientos no divulgados, tanto en el Plata como en el Uruguay, que será motivo de otro análisis, a lo que suma una interrogante: Quien entonces pagó los dragados?

Y como frutilla de la torta, el Presidente del Frente Amplio, reclama ofendido, que en acuerdo con el grupo formado dentro de ese partido para analizar la participación ofrecida, donde actúan Topolanski, Juan Castillo y otros, no se incluyen estas Comisiones.

El cometido de las mismas, no es justamente de contralor económico como los Entes del Estado.
Sólo se pretende mantener participación en cargos bien remunerados, y de privilegiada actividad.
A la vergüenza del reclamo, se suma una pretensión de evidente lujuria política.

Fuente: Por Uruguay Visión Marítima –
Nota: * (Capitán de Navío (R) Yamandú E. Flangini, Promotor, redactor y negociador del Tratado del Río de la Plata, del Estatuto del Río Uruguay, Delegado ante NNUU en Convención del Mar, Experto en temas marítimos y, de soberanía y límites, ex titular de DINARA)

Propuesta al presidente electo uruguayo crear un “ordenamiento ecosistémico” de la pesca.

11/02/2020

La organización Océanos Sanos se refiere al territorio acuático uruguayo como el “departamento 21”, y asegura que hay 400 kilómetros de océano que “no conocemos”.

“La mitad de nuestro país es acuático, y tenemos a 100 millas de nuestra costa una reserva marina, ya identificada desde hace más de diez años con estudios científicos muy robustos, donde hay corales de profundidad y donde la biodiversidad marina es tremenda, y que necesita de conservación y de un manejo de ordenación pesquera. Y ese es el planteo que acabamos de hacerle”, explicó Rodrigo García, de la organización Océanos Sanos. La propuesta trasladada esta semana al presidente electo, Luis Lacalle Pou, no prohibiría la pesca, sino que la reordenaría. “Si bien ya existe una ordenación, con vedas temporales y espaciales, esto va más allá: una ordenación más profunda, ecosistémica, es un abordaje un poco más completo. Esto alcanzaría una meta importante de compromiso internacional, pero algo muy importante también: atraería inversión y un modelo económico distinto, que tiene que ver con atraer inversiones de la ‘economía azul’. Por eso hoy le presentamos una especie de agenda oceánica también”, sentenció García. Océanos Sanos es una organización que va a cumplir 20 años en Uruguay, enfocada en políticas para la conservación de cetáceos, y en defensa del patrimonio natural marino. Fuente: http://oceanosanos.org

CARU elevó niveles admisibles de contaminación en el río Uruguay.

11/02/2020

La comisión argentino-uruguaya que administra el río Uruguay redujo requisitos de calidad de las aguas, adaptándolos al nivel de contaminación existente, y rebajó sus propios objetivos
Víctor L. Bacchetta

La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) fue creada el 26 de febrero de 1975 por el estatuto que estableció las obligaciones de Argentina y Uruguay por el Tratado de Límites del Río Uruguay, firmado el 7 de abril de 1961. Este estatuto fijó las funciones de la CARU en materia de navegación y obras, puertos, salvaguarda de la vida humana y aprovechamiento de las aguas, recursos del lecho y subsuelo.

El artículo 41 del estatuto dispuso que las partes se obligaban a “proteger y preservar el medio acuático, y en particular, prevenir su contaminación, dictando las normas y adoptando las medidas apropiadas, de conformidad con los convenios internacionales aplicables y con adecuación, en lo pertinente, a las pautas y recomendaciones de los organismos técnicos internacionales”.

En el mismo artículo se expresó el compromiso de ambos países de “no disminuir en sus respectivos ordenamientos jurídicos … Las exigencias técnicas en vigor para prevenir la contaminación de las aguas” (sic).

Para dar cumplimiento a estas disposiciones, la CARU debe definir los objetivos y estándares de calidad de las aguas, sedimentos y componentes biológicos del río, así como los estándares mínimos de los efluentes y otros vertidos en el río. Estos estándares son reunidos en el Digesto sobre el Uso y Aprovechamiento del Río Uruguay, publicado por la CARU y actualizado cada tres años.

El pasado 5 de diciembre la CARU comunicó, a través de la resolución N°28/19, que se modificaron varios capítulos del digesto vigente, en particular las directrices sobre Calidad de Aguas y Prevención de la Contaminación que integran el Libro Cuarto. El conocimiento de la decisión de la CARU llamó la atención tanto por los cambios realizados, como por las reacciones surgidas en diversos medios.

Debe recordarse que, si bien el fallo del Tribunal de La Haya puso fin en 2010 al litigio por la instalación de la planta de celulosa de Botnia (hoy UPM), la controversia sobre la contaminación de la planta se remitió a evaluaciones posteriores. Para cumplir esta tarea, la resolución de La Haya recomendó la creación de un comité científico binacional bajo la órbita de la CARU como instancia natural de cooperación entre ambos países.

Pero las diferencias de criterio surgidas en la CARU hicieron que hasta noviembre de 2016 no se conocieran las primeras conclusiones de ese comité. La “inmunidad de jurisdicción” otorgada por ambos países a la CARU, en el acuerdo firmado en 1979, determina que sus actuaciones y documentos sean reservados y, si no existe acuerdo entre las partes, no pueden ser divulgados públicamente.

Entre 2010 y 2015 los gobiernos se acusaban uno al otro por la no divulgación de los informes del comité científico, lo que hizo pensar que ninguno de ellos quería hacerlo realmente. El cambio de gobierno en Argentina, luego de las elecciones nacionales de diciembre de 2015, posibilitó la superación del “impasse” en la CARU, pero no significó que se llegara a conocer toda la información sobre el estado del río.

“De acuerdo a lo que está previsto en los protocolos que ambos países han suscrito solo se pueden publicar las conclusiones”, dijo en mayo de 2016 el nuevo presidente de la delegación argentina en la CARU, Mauro Vazón, aludiendo al acuerdo entre los presidentes Mauricio Macri y Tabaré Vázquez. Y agregó: “También hay una política de ambos Estados en referencia a que los informes previos no son públicos”.

¿Contamina o no contamina?

Cuando se cuestiona la contaminación ambiental de una actividad, sus defensores suelen decir que “toda actividad humana contamina”, lo cual es cierto, aunque no son iguales los efectos de distintos grados de contaminación. Otras veces dicen que “no contamina”, lo cual no contradice a la anterior sino que significa que esa actividad es aceptable porque no supera los niveles de contaminación admisibles.

Es muy importante entonces conocer cuáles son y cómo se determinan los estándares de calidad admisibles, porque de ellos se deduce luego si un proyecto o actividad es aceptable. Las diferencias en la CARU sobre Botnia/UPM se relacionan, precisamente, con la definición y la aplicación de los estándares que forman parte del Digesto del Río Uruguay y las acciones a realizar frente a las violaciones del mismo.

La primera visita del comité científico a la planta de celulosa constató que mezclaban el efluente con agua del río antes del vertido, algo prohibido por la normativa vigente. UPM suspendió la dilución, pero Uruguay modificó la norma por su cuenta, elevando la temperatura admisible del vertido a 37 grados. Por el digesto, el efluente debía “mantener las condiciones naturales” del río, cuya temperatura promedio no supera los 20 grados.

Argentina consideró violaciones del digesto el cambio de temperatura, la carga de fósforo del efluente y otras transgresiones, como el uso un vertedero clandestino de efluentes. El aumento en 2013 de la producción de UPM a 1,2 millones de toneladas anuales, autorizado por el gobierno de José Mujica a cambio de mantener el efluente por debajo de los 30 grados, también fue rechazado por la delegación argentina.

Pero desde 2016 en adelante, los informes del monitoreo conjunto afirmaron que la planta de UPM “no contamina”, o sea que, más allá de apartamientos puntuales, la instalación estaría cumpliendo con la normativa vigente. Sin embargo, la rebaja de las exigencias en el digesto anunciada ahora por la CARU indica que se está buscando adaptar la norma a una realidad de deterioro creciente del río Uruguay.

La proporción de fósforo total (PT), un indicador clave de la eutrofización de las aguas, fue elevada de 25 microgramos por litro, máximo admisible en la norma uruguaya vigente fijada por el Decreto 253/79, a 100 microgramos por litro.
En la temperatura de vertido de los efluentes, se mantuvo la norma de que no se deben alterar las condiciones naturales, pero se especificó un rango admisible entre 13 y 30 grados, cuando antes el máximo eran 20 grados.
Una rareza es que se mantenga el parámetro del agrotóxico endosulfán, admitiendo un máximo de hasta 0,02 miligramos por litro en las aguas del río Uruguay, cuando fue prohibido en Uruguay en el año 2012 y en Argentina en 2013.

El promedio del fósforo en el río Uruguay en los últimos cinco años ha sido de 96,4 microgramos por litro. En lugar de buscar mejorar la situación del río, la elevación del estándar se adapta simplemente a la realidad. Además, se viola la disposición del artículo 41 del estatuto de la CARU de no disminuir las exigencias técnicas. ¿Se usará este cambio como antecedente para modificar la norma uruguaya vigente?

Al disminuir las exigencias, se dirá que una actividad “no contamina” o que el grado de contaminación es “aceptable”, cuando en los hechos ha empeorado.

Situación del río Uruguay

La CARU inició un plan de monitoreo integral del río Uruguay, con un subprograma sobre calidad del agua, sedimento y biota del río. En noviembre de 2019, el comité científico divulgó el primer informe de monitoreo, entre junio y noviembre de 2018, en nueve sectores, desde Monte Caseros-Bella Unión, en el norte, hasta La Concordia, en el sur, a partir del muestreo en ambas márgenes y al centro del canal.

Para resumir la información, el comité utilizó el índice de calidad del agua del Consejo Canadiense de Ministros del Ambiente (CCME, la sigla en inglés), que con un puntaje de 0 a 100 define cuatro categorías: Excelente (95 a 100), Buena (80 a 94), Aceptable (65 a 79), Marginal (45 a 64) y Pobre (0 a 44). Se tomaron 13 parámetros relevantes en función del cumplimiento del digesto y/o normativas internacionales.

El índice de calidad del agua adoptado arrojó valores entre 60 y 77 en el tramo común del río Uruguay, “Aceptable” en la mayoría de los casos y “Marginal” en seis lugares. En la zona de Punta Las Rosas, en la costa argentina tras la desembocadura del río Gualeguaychú, se registró las más altas concentraciones de bario, sólidos totales, carbono orgánico disuelto y fósforo total, con 395 microgramos por litro en setiembre.

El otro punto muy comprometido es más al sur, en La Concordia, que refleja la carga proveniente de la desembocadura del río Negro. De acuerdo con el informe del comité científico de la CARU “la media de cianobacterias potencialmente tóxicas para el período analizado es de 33 cel/mL; registrándose el valor máximo en el sitio La Concordia centro durante el mes de julio de 2018 con 537 cel/mL”.

Algunos parámetros presentaron una gran cantidad de incumplimientos con respecto al digesto de CARU y se detectó un gran número de plaguicidas, con al menos 20 de estos compuestos en más del 10 % de las muestras. Además de la variedad de plaguicidas, se detectaron 10 compuestos de alta peligrosidad potencial para los organismos del río, cinco superando niveles de toxicidad aguda en peces.

Promedio anual de fósforo total, en miligramos por litro

A los cambios resueltos por la CARU en algunos parámetros del digesto, se sumaron modificaciones en sus objetivos. Según el digesto anterior, el objetivo de la comisión era “prevenir” la contaminación, entendiendo por esto “el conjunto de medidas que permitan evitar la contaminación”. En el nuevo digesto, los objetivos son “prevenir y mitigar” , alterando sensiblemente el significado de estas funciones.

Según las nuevas definiciones, prevenir sería “el conjunto de medidas precautorias tendientes a reducir los riesgos” y mitigar, que no figuraba antes, es “la adopción de medidas para contrarrestar o minimizar los efectos negativos” de cualquier actividad. No es lo mismo evitar la contaminación que reducir los riesgos o minimizar sus efectos, porque esto admite la contaminación.

“De lo que se trata y se establece taxativamente en los tratados internacionales en el río Uruguay es de evitar la contaminación de las aguas y no de mitigarla ”, declaró el ex presidente argentino de la CARU Hernán Orduna frente al cambio. Y explicó que “la CARU no tiene facultades para modificar el Tratado de Límites en el río Uruguay, ni el estatuto del río Uruguay, ni los demás acuerdos celebrados por los Estados”.

Orduna y el también ex representante en la CARU, Horacio Melo, señalaron que esta resolución fue tomada cinco días antes del nuevo cambio de gobierno en Argentina y la consideraron una concesión de la delegación macrista a sus pares uruguayos. Hasta que el gobierno de Alberto Fernández designe la nueva delegación argentina no se sabrá si se reanudará o no el conflicto en la CARU.
Fuente: Sudestada https://www.sudestada.com.uy/

El Río Negro y sus represas al servicio de la planta de UPM
Vecinos enfrentan el plan de UTE para ampliar el lago de Rincón del Bonete
La luz verde de Vázquez para UPM y la cautela finlandesa
Argentina quiere participar en controles ambientales conjuntos por nueva planta de UPM

De Miami a Shanghai: con 3°C de calentamiento se inundarán las ciudades costeras.

30/01/2020

Un nivel elevado de cambio climático bloquearía los aumentos irreversibles del nivel del mar que afectan a cientos de millones de personas, según muestra el análisis de datos de Guardian

Cientos de millones de habitantes urbanos de todo el mundo enfrentarán inundaciones en sus ciudades debido al aumento de las aguas marinas si las últimas advertencias de la ONU de que el mundo está en curso para un calentamiento global de 3C se hacen realidad, según un análisis de datos de Guardian.
El mundo de los tres grados: las ciudades que se ahogarán por el calentamiento global

Famosas playas, distritos comerciales y franjas de tierras de cultivo se verán amenazadas por este elevado nivel de cambio climático, que esta semana la ONU advirtió que es una posibilidad muy real a menos que las naciones reduzcan sus emisiones de carbono.

Los datos del grupo de científicos de Climate Central analizados por los periodistas de Guardian muestran que 3C del calentamiento global en última instancia, se traducirá en aumentos irreversibles del nivel del mar de tal vez dos metros. Las ciudades de Shanghai a Alejandría y de Río a Osaka, se encuentran entre las más afectadas. Miami estaría inundado, al igual que todo el tercio inferior del estado estadounidense de Florida.

The Guardian ha encontrado, sin embargo, que los preparativos locales para un mundo 3C son tan irregulares como los esfuerzos internacionales para evitar que suceda. En seis de las regiones costeras con mayor probabilidad de verse afectadas, los planificadores del gobierno apenas se están dando cuenta de la enormidad de la tarea que tienen por delante y, en algunos casos, no han hecho nada.

Esto viene antes de la última ronda de conversaciones climáticas en Bonn la próxima semana, cuando los negociadores trabajarán en formas de monitorear, financiar y aumentar los compromisos nacionales para reducir el CO2 para que las temperaturas puedan subir en un camino más seguro de entre 1,5 y 2C, que es el objetivo del acuerdo de París alcanzado en 2015.

Actualmente, el impulso para el cambio es demasiado lento, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. En su informe anual de brecha de emisiones, publicado el martes, el organismo internacional dijo que los compromisos del gobierno eran solo un tercio de lo que se necesitaba. Los actores no estatales, como las ciudades, las empresas y los ciudadanos, solo pueden llenar parcialmente este vacío, lo que hará que el calentamiento se eleve al 3 ° C o más hacia fines de este siglo, según el informe.

El jefe de medio ambiente de la ONU, Erik Solheim, dijo que el progreso en el año desde la entrada en vigor del acuerdo de París ha sido inadecuado. «Todavía nos encontramos en una situación en la que no estamos haciendo lo suficiente para salvar a cientos de millones de personas de un futuro miserable», dijo.

La capacidad de la naturaleza para ayudar también puede estar disminuyendo. El lunes, la Organización Meteorológica Mundial dijo que las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera aumentaron el año pasado a una velocidad récord para alcanzar 403.3 partes por millón, un nivel no visto desde la era del Plioceno hace tres o cinco millones de años.

Un aumento de 3C daría lugar a sequías más prolongadas, huracanes más feroces y bloqueos en los aumentos del nivel del mar que redibujarían muchas costas. Dependiendo de la velocidad a la que se derriten los casquetes polares y los glaciares, esto podría llevar décadas o más de un siglo. Colin Summerhayes, del Instituto de Investigación Polar de Scott en Cambridge, dijo que un calentamiento de tres grados derretiría el hielo polar y glacial mucho más lejos y más rápido de lo esperado, lo que podría elevar los niveles del mar en dos metros para el 2100.

Al menos 275 millones de habitantes de las ciudades viven en áreas vulnerables, la mayoría de ellos en megaciudades costeras asiáticas y centros industriales como Shanghai, Shenzhen, Bangkok y Tokio.

Se proyecta que la segunda ciudad más grande de Japón, Osaka, perderá sus distritos de negocios y entretenimientos de Umeda y Namba a menos que se reduzcan las emisiones globales o se construyan las defensas contra inundaciones. Los funcionarios aceptan a regañadientes que ahora deben esforzarse más en esto último.

«En el pasado, nuestra respuesta se centraba en reducir las causas del calentamiento global, pero dado que el cambio climático es inevitable, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), ahora estamos discutiendo cómo responder a los desastres naturales que seguirán «, Dijo Toshikazu Nakaaki de la oficina de medio ambiente del gobierno municipal de Osaka.

En Miami, que se encontraría casi por completo bajo el nivel del mar incluso a los 2ºC, el sentido de urgencia es evidente en el ayuntamiento, donde los comisionados piden a los votantes que aprueben un bono «Miami Forever» en la votación de noviembre que incluye $ 192 millones, expandiendo sistemas de drenaje, elevando carreteras y construyendo diques.

En otros lugares, hay menos dinero para la adaptación y un sentido de urgencia más débil. En Río de Janeiro, un aumento de 3 ° C inundaría playas famosas como Copacabana, el aeropuerto nacional frente al mar y muchos de los sitios para los Juegos Olímpicos del año pasado. Pero la ciudad con problemas de liquidez ha tardado en prepararse. Un informe compilado para la presidencia de Brasil encontró «situaciones en las que los cambios climáticos no se consideran dentro del alcance de la planificación».

En Egipto, se prevé que incluso un aumento del nivel del mar de 0.5m sumerja playas en Alejandría y desaloje a 8 millones de personas en el delta del Nilo a menos que se tomen medidas de protección, según el IPCC. Pero los activistas locales dicen que las autoridades lo ven como un problema distante. «En lo que a mí respecta, este tema no figura en la lista de prioridades del gobierno», dijo Ahmed Hassan, de Save Alexandria Initiative, un grupo que trabaja para crear conciencia sobre los efectos del cambio climático en la ciudad.

Los impactos también se sentirán en la economía y la producción de alimentos. Entre las zonas más vulnerables del Reino Unido se encuentra Lincolnshire, donde es probable que se pierdan franjas de tierras agrícolas en el mar.

«Somos conscientes de que el cambio climático está ocurriendo y tal vez más rápido de lo esperado, por lo que estamos tratando de mitigar y adaptarnos para proteger a las personas y la propiedad. No podemos detenerlo, pero podemos reducir el riesgo «, dijo Alison Baptiste, directora de estrategia e inversión de la Agencia Ambiental del Reino Unido. Ella dijo que las medidas implementadas deberían proteger a la mayoría de las comunidades en el corto y mediano plazo, pero dentro de 50 años la situación será más desafiante. «Si las proyecciones del cambio climático son precisas, tendremos que tomar algunas decisiones difíciles».
Fuente: Ecoportal.net  Reporte adicional de Justin McCurry, Dom Phillips y Ruth Michaelson

Alarmante: El calentamiento de los océanos es el “más grande” de la historia.

30/01/2020

Los océanos absorben alrededor del 90% del calor atrapado en la atmósfera por los gases de efecto invernadero y, por lo tanto, al medir la temperatura del agua podemos determinar el grado de calentamiento planetario.

Y ese grado es alarmante. Cada año en la última década se encuentra entre los 10 años más cálidos registrados en lo que respecta a las temperaturas oceánicas. Y el año pasado las temperaturas oceánicas fueron más altas que nunca, lo que indica que este año serán aún más altas.

Así dicen los científicos detrás de un nuevo estudio en el que advierten que el calentamiento de los océanos se está acelerando. «Descubrimos que 2019 no solo fue el año más cálido registrado, sino que mostró el mayor aumento en un solo año de toda la década, un recordatorio aleccionador de que el calentamiento causado por los humanos de nuestro planeta continúa sin disminuir», dijo el profesor Michael Mann, un científico del clima de la Universidad Penn State en los Estados Unidos.

Los hallazgos demuestran que a medida que los gases de efecto invernadero causados por el hombre se acumulan en la atmósfera, los mares en todo el mundo continúan calentándose. La velocidad con la que ocurre el calentamiento debería ser motivo de grave preocupación.

Entre 1987 y 2019, los océanos se calentaron cuatro veces y media más rápido que entre 1955 y 1986. De hecho, el calor agregado a los mares por el calentamiento mundial alimentado por gases de efecto invernadero equivale a que cada ser humano en la Tierra opere 100 hornos de microondas todo el tiempo, observaron los expertos.

El calentamiento de las temperaturas del agua está destinado a asestar golpes a los frágiles ecosistemas marinos, muchos de los cuales ya están al borde del colapso. Incluyen arrecifes de coral en batalla que albergan gran parte de las criaturas marinas de los océanos.

«Las capas superiores del océano son vitales para la biodiversidad marina, ya que soportan algunos de los ecosistemas más productivos y ricos de la Tierra, y el calentamiento de esta magnitud tendrá un impacto dramático en la vida marina», dice Dan Smale, un biólogo marino en los Estados Unidos.

El calentamiento de las temperaturas del agua también hace que el hielo se derrita, lo que aumentará el nivel del mar en todo el mundo. A finales de este siglo, el nivel del mar probablemente aumentará en 1 metro, inundando las zonas costeras de todo el mundo. La situación es grave. Para empeorar las cosas, los patrones climáticos también están a punto de cambiar, causando estragos en los ecosistemas terrestres.

«Cuando el mundo y los océanos se calientan, cambia la forma en que llueve y se evapora el agua», explicó el profesor John Abraham, profesor de ciencias térmicas en la Universidad de St Thomas en Minnesota.

«Existe una regla general que dice que las áreas más secas se volverán más secas y que las áreas más húmedas se volverán más húmedas, y que la lluvia ocurrirá en tormentas más grandes», cerró.

Fuente: Ecoportal.com Daniel T. Cross. Artículo en inglés
Cheng l. et al. (2020). Record-Setting Ocean Warmth Continued in 2019. ADVANCES IN ATMOSPHERIC SCIENCES, VOL. 37, FEBRUARY 2020, 137–142

De Cerro Mosquito al Triángulo de las Bermudas de Canelones

21/01/2020

*La región está incluida en la “zona de protección ambiental” por la propia Intendencia Municipal de Canelones* Es rica en agua pura en su superficie y en manantiales que fluyen permanente, aún en tiempo de seca*Es el único lugar de Canelones donde hay un monte serrano* Todas las corrientes de agua confluyen en el Arroyo Solís*

Mientras hay países que se quedan sin presos o sin basura, en Uruguay las cifras en estos temas crecen. Un movimiento mundial contra el cambio climático, o mejor expresado en defensa del planeta, instrumenta día a día medidas para evitar el desecho malo, que es sinónimo de contaminación. Ponen en marcha el verbo reciclar, el verbo ahorrar, el verbo clasificar, el verbo concientizar. Eliminar todo lo inútil y reciclar todo lo posible es menos basura acumulada. Nuestro país se auto “vanguardiza” con los $5 por bolsa biodegradable, que realmente se degrada fácilmente ya que no llegás a tu casa con ella sana.
En Canelones se va a implantar un megabasurero para el departamento, por los iluminados de la Intendencia Departamental encabezada por el Profesor Orsi y la DINAMA, justo en un lugar limpio, con plantaciones naturales, con aguas puras y subsuelo casi virgen. Llegarán 700 toneladas diarias.
Para lograr su objetivo, pasan por arriba de la información verdadera a la población, e incluso no marcan los cursos reales de la zona en la cartografía oficial.
Indignados por el tema, recabamos la opinión de un Colono de la zona, tambero, productor de queso artesanal, con 130 años de trabajo de la familia en el medio. Daniel Suárez activo luchador por la zona y su gente. Nos mostró la zona, mucho a pie un poco en camioneta. Una maravilla paisajística desconocida, cerros, manantiales, cañadas.

Un contrato con privados.
La Intendencia no se hace cargo de la basura, paga a privados que hacen su negocio. Un emprendimiento sin ningún tipo de tratamiento, aunque inicialmente se pensaba en un reciclaje quedó en basurero, sitio de disposición final. Para bajar los costos ( de 36 dólares a 22 la tonelada) el tratamiento de los residuos, solo se fija una planta de tratamiento de los lixiviados, mínimo . No hay aprovechamiento del gas para generar energía eléctrica, por ejemplo.
En el mapeo de la empresa, solo ubican dos pozos de agua que quedaban dentro del límite de contaminación posible. Tenían mal el mapa seguramente, porque el Instituto Nacional de Colonización les mando el mapa real. Eran 52 pozos.
La Intendencia “se ve que no nos tiene registrados como seres humanos” reflexiona Suarez, al igual que la DINAMA .
“Las autoridades están empeñadas en destruir esa riqueza” afirma con rabia. Considera que las autoridades conocen todo, la riqueza del subsuelo, la gente y el tipo de trabajo de la zona.” Es un atropello a la biodiversidad”.
La empresa afirma que por 5mil metros a la redonda no puede existir ningún tipo de pozos para consumo humano, por el riesgo de contaminación.
Un contrato con Aborgama que viene detrás de un negocio de 150 millones de dólares.
“Otra perla más es que la empresa, luego de 22 años de funcionamiento de relleno sanitario, tapan con tierra la basura y se van”, afirma Suarez. Durante 15 años los lixiviados y gases no tendrán tratamiento.
Contaminación de futuro para advertir a la población, ante el secretismo de las autoridades.

Pureza del agua.
“Acá no hay glifosato ni pesticidas, no hay plantaciones de cultivos transgénicos” nos dice Suaárez. Una maravilla no solo de paisaje sino de pureza, un corredor natural con agua que emana de los manantiales sin conocer escases de agua. Todo ello implica una forma de vida particular, otra forma de producir.
Recorriendo la zona se ven los manantiales, que manan constantemente agua, nutriendo las cañadas. “La empresa desconectó todos los acuíferos, el agua está a escasos metros de la superficie”., ironiza el productor. La empresa pretende perforar 15 metros en celdas, la más chica de 4 hectáreas y la más grande 10. Dicen que no se van a conectar con las napas subterráneas.De cómo borrar del mapa lo que molesta.
Una cañada en polémica, que fue borrada de los mapas, por los interesados: la Intendencia, la empresa, la consultora. Los vecinos fueron con un mapa de la cartografía del Instituto Geográfico Militar. En definitiva el Director Nario se está dejando mentir por la empresa privada al ver mapas que no son tales. El Director General de Medio Ambiente, trajo un mapa que era una vergüenza, nos dice el colono, porque parecía pintado por un niño de tercer año de escuela. Era la foto de un papel calcado. Y lo presento en el mes de mayo en la Sociedad Fomento de Tapia ante 70 productores y autoridades el Ministerio de Ganadería!.
“No puedo creer cómo pueden mentirle a los que nos criamos en estos lugares, sobre la existencia de un curso de agua. Conocemos perfectamente la zona”. “Les dijimos al Ingeniero Tarigo y al Director de Medio Ambiente, que compraran botas de goma que los invitábamos a venir a conocer”. Se ve que no encontraron el número de calzado porque nunca fueron.

Los vecinos se movilizan.
“Con el tipo de atropellos que se ha hecho al medio ambiente en los últimos años, se podía esperar cualquier cosa”. El primer proyecto era en el predio donde OSE tiene fijado desde el 2013 un reservorio, en el Solís Chico (firmado por decreto de Presidencia).
La Intendencia dice que es la DINAMA quien fijó el “cuadrilátero” y viceversa. Habrá que juntar a los dos, que se informen cara a cara.
Se debe agregar en el daño, el tema turismo, en la zona de Parque del Plata. –el problema de cianobacterias que hay, el aporte de los corredores biológicos de los arroyos es lo que frenan y pueden mitigar la persistencia de ellas.
Tratando de informar contrala negación de las autoridades, los vecinos entregan volantes a la gente de Canelones, en distintos puntos, reconociendo que hay una absoluta desinformación sobre el tema, así como una nueva filosofía de “me chupa un huevo”, al responder por ejemplo, no me importa compro agua en bidones y es “de marca”, o que en algún lugar hay que tirar la basura.

Cerro Mosquito.
“Allá se ve un Cerro que tiene un mojón arriba. Lo que usaban los ejércitos con banderas, con el cerro señalero de frente a Araminda” nos comenta el vaqueano Suarez. “La cañada que está atrás, es lo que en las ruralidades canarias es el bosque serrano, el único de estas características que hay en el departamento de Canelones”. Esta es una zona definida de protección ambiental (límite oeste la ruta 11, al este el Solís Grande), determinado por la Intendencia de Canelones.
OSE va a estar aguas debajo de este emprendimiento. La zona es una cuenca lechera que remite más de 2millones y medio de litros de leche a Conaprole. Hay 8mil animales vacunos, 5 mil lanares, mil 700 yeguarizos. Los pozos de agua van a ser afectados. Productores de horticultura de la Colonia Bernardo Prudencio Berro (primera colonia del Instituto Nacional de Colonización, 1948), 3mil hectáreas con pequeñas fracciones (de 20 hectáreas), 45 familias viviendo en el medio rural. La Colonia se encuentra a 400 metros de la disposición final de residuos.
El viernes 7 de febrero vecinos de la zona de influencia del Arroyo Solis Chico llegarán hasta la Junta de Soca, donde se realizará una audiencia pública sobre este emprendimiento municipal y ministerial.
Fuente: https://www.diariolajuventud.com

Alarma Mundial: Los Grandes Bancos se apoderan del Agua de todo el Planeta.

30/12/2019

Una tendencia preocupante en el sector del agua se está acelerando en todo el mundo. Los elitistas multimillonarios y los grandes bancos de Wall Street están comprando agua por todo el mundo a un ritmo sin precedentes.
Grandes conglomerados bancarios como Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Citigroup, UBS, Deutsche Bank, Credit Suisse, Macquarie Bank, Barclays Bank, Blackstone Group, Allianz y HSBC, entre otros, están consolidando su control sobre el agua de todo el planeta.
Magnates ricos como T. Boone Pickens, el ex presidente George HW Bush y su familia, Li Ka-shing de Hong Kong, Manuel V. Pangilinan y otros multimillonarios filipinos, así como muchos otros, están comprando miles de hectáreas de tierra con acuíferos, lagos, derechos sobre el agua, servicios sanitarios y acciones en empresas de tecnología e ingeniería del agua de todo el mundo.
Lee el resto de esta entrada »

Advertencia de la Comunidad Científica Mundial a la Humanidad!

30/12/2019

Segundo Aviso:  William J. Ripple, Christopher Wolf, Mauro Galetti, Thomas M Newsome, Mohammed Alamgir, Eileen Crist, Mahmoud I. Mahmoud, William F. Laurancey 15.364 co-signatarios de 184 países (la lista completa de co-signatarios puede consultarse en los materiales suplementarios.)

Lee el resto de esta entrada »

AGUA: diferencia entre Finlandia y Uruguay. “Rechazan moderna planta de celulosa en Finlandia”.

27/12/2019

El sueño de las multinacionales finlandesas: ver los continentes del sur del planeta todos forestados.
Mientras las condiciones para expandir el modelo celulósico son cada vez más permisivas para Uruguay, la industria forestal en Finlandia enfrenta crecientes exigencias ambientales.
Lee el resto de esta entrada »

La pesca amenaza a los tiburones oceánicos.

22/12/2019

Un estudio internacional advierte que son necesarias medidas de conservación para proteger a estos animales, cuyos hábitats se encuentran en zonas de pesca con palangre
Lee el resto de esta entrada »

El emisor subacuático del Riachuelo – Río de la Plata.

09/12/2019

Se encuentra en un proceso avanzado de construcción el emisor subacuático que verterá en el Río de la Plata las aguas cloacales de los cursos fluviales argentinos Riachuelo y Matanzas que refiere a una población de la ciudad de Buenos Airees y aledaños de 4.300.000 habitantes y de alrededor de 2000 establecimientos industriales. Se trata de una túnel que tiene un diámetro aproximadamente de 4,3 metros y que, sin duda alguna, con los vertimientos que el mismo realizará, puede ser una enorme fuente de contaminación del Río de la Plata. Lee el resto de esta entrada »

Uruguay: La historia de la floración extraordinaria de cianobacterias tóxicas.

08/12/2019

La proliferación de cianobacterias en la costa del Río de la Plata en el verano de 2019 ha sido calificada de excepcional, aunque siguen estando presentes los factores que la favorecieron

“Las floraciones de cianobacterias ocurridas en la costa estuarina y atlántica de la República Oriental del Uruguay en el verano de 2019 tuvieron características que nos llevan a calificarlas de extraordinaria”, concluyó un estudio realizado por un equipo de investigadores de las facultades de Ciencias, Veterinaria, Química y el Centro Universitario Regional del Este (CURE) de la Universidad de la República (UdelaR), la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) y el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable. Lee el resto de esta entrada »

Fenómeno de cianobacterias de 2019 se generó en el río Negro

22/11/2019

El intenso fenómeno de cianobacterias que afectó a casi toda la costa uruguaya en el verano de 2019 se generó en la cuenca del río Negro, según un estudio de la Facultad de Ciencias. 27 de enero de 2019 la bandera sanitaria apareció en la mayoría de las playas de Montevideo y también algunas de Canelones. Y las manchas verdes en el agua, por las intensas floraciones de cianobacterias, estaban presentes en buena parte de la costa capitalina. Lo que pudo ser un episodio aislado terminó convirtiéndose en el denominador común durante el resto del verano. En los primeros días de febrero las cianobacterias ya habían llegado a Punta del Este y La Paloma y el evento terminó siendo emblemático y objeto de estudio de los científicos. El 5 de febrero la gran mancha verde en el Río de la Plata tenía 1.000 kilómetros cuadrados de superficie de floración, según el estudio “Evaluación de una floración algal masiva en el Río de la Plata” que realizaron los académicos Luis Aubriot, Bernardo Zabaleta y Marcela Achkar. Una imagen satelital realizada para ese trabajo acompaña este artículo. “Para tener una idea, a los uruguayos nos gusta comparar con canchas de fútbol: estamos hablando de 100.000 canchas de fútbol de superficie de floración”, afirmó Aubriot, doctor en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias, durante una charla sobre las cianobacterias realizada ayer en la Intendencia de Montevideo (IMM). Lee el resto de esta entrada »

Los microplásticos llegaron a la Antártida.

18/10/2019

Microplastics in gentoo penguins from the Antarctic region. Bessa F., Ratcliffe N., Otero V., Sobral P., Marques J.C., Waluda C.M., Trathan P.N. & Xavier J.C. Scientific Reports volume 9, Article number: 14191 (2019).

Lee el resto de esta entrada »

Relacionan incremento de algas tóxicas en agua dulce con el calentamiento global

18/10/2019

J. C. Ho, A. M. Michalak & N. Pahlevan (2019). Widespread global increase in intense lake phytoplankton blooms since the 1980s. Nature.

Floraciones de algas más intensas proliferan en lagos de todo el mundo. Lee el resto de esta entrada »

UPM: Facultad de Arquitectura registra graves omisiones en el trámite del proyecto

16/10/2019

Informe del Instituto de Teoría de la Arquitectura y Urbanismo señala que la planta en el río Negro y sus anexos ferroviario y portuario se aprobaron al margen de la Constitución y la ley. Lee el resto de esta entrada »

Río Paraná: encontraron microplásticos en sábalos, rayas y armados

12/10/2019

Hay tres especies acuíferas que presentan gran cantidad de microplásticos en sus organismos, según un estudio. ¿Existe solución para frenar esta contaminación? El tipo de material más frecuente que apareció fueron fibras provenientes fundamentalmente, suponen los investigadores, de prendas de vestir que pasaron por el lavarropas. Tres de las especies más representativas de la fauna del río Paraná padecen de primera mano las consecuencias del lugar que los plásticos conquistaron en las formas de producción y de consumo capitalistas: un grupo de sábalos, rayas y armados estudiados por científicos del Conicet presentaron microplásticos en sus aparatos digestivos que pueden haber sido ingeridos a través del agua, del sedimento o de otros peces usados como alimentos. Así se desprende de una investigación que desde hace un tiempo llevan adelante científicos del Instituto Nacional de Limnología (Conicet/UNL) liderados por Martín Blettler (del laboratorio de Hidro-ecología del Inali) en colaboración con la Universidad francesa de Tours. Un trabajo cien por ciento ecológico ya que, según contaron desde el equipo de trabajo, “todos los muestreos y salidas de campo se hacen en kayaks sin ruidos ni contaminación”. Lee el resto de esta entrada »

La reducción en la talla media de los peces causada por las pesquerías en el Río de la Plata beneficia al delfín franciscana

12/10/2019

Drago, M., Franco-Trecu, V., Segura, A.M., Valdivia, M., González, E.M., Aguilar, A., et al. (2018). Mouth gape determines the response of marine top predators to long-term fishery-induced changes in food web structure. Sci Rep, 8, 15759. Lee el resto de esta entrada »

Ballenas Francas alimentándose y fertilizando costas de La Paloma y Punta del Este (Maldonado): un registro único en 25 años de investigación.

23/09/2019

Al menos un grupo de casi 30 Ballenas Francas entre playa de zanja honda y La Pedrera (La Paloma) y  playa mansa (Pta. del Este – Maldonado), se registra desde hace más de una semana (10 de Septiembre), en comportamientos inusuales para estas latitudes: alimentación. Los sub-adultos son los que más se están alimentando, fenómeno nunca antes registrado en 25 años de investigación, cuando en 1995 se iniciaban los estudios de comportamiento y uso del hábitat por jóvenes investigadores de la actual Org. Conservación de Cetáceos-OCC. Lee el resto de esta entrada »

Los efectos de la zona caliente en la costa de Rocha.

22/09/2019

Biólogo explica qué es la “mancha tibia” descrita por The Post que afecta los ecosistemas marinos. Un informe del diario estadounidense Washington Post señala que una “misteriosa” mancha de agua tibia, que se extiende desde la costa uruguaya hasta el Atlántico Sur, se ha calentado extremadamente rápido durante el siglo pasado, en concreto, en más de 2 grados Celsius, el doble del promedio mundial. Y en su centro, la temperatura ha subido hasta 3 grados. La dimensión de esa zona es de 336.698 kilómetros cuadrados de océano, casi dos veces más grande que el territorio nacional. Este punto caliente fue identificado por primera vez en 2012 y los científicos han visto cómo ha influido en la extinción masiva de almejas, así como también en la aparición de floraciones de algas, entre otros cambios en el ecosistema marino. Respecto a las almejas, el artículo escrito por Chris Mooney y John Muysken indica: “El hecho de que estén muriendo en masa mientras las aguas se calientan en la costa de Uruguay es una de las muestras más vívidas de los impactos del cambio climático”. Lee el resto de esta entrada »

Investigadores INCAR participarán en proyecto para evaluar vulnerabilidad del camarón rosado al cambio climático

22/09/2019

Se trata del proyecto ‘Fortalecimiento de capacidades para evaluar vulnerabilidad de la pesca del camarón rosado al Cambio Climático en zonas costeras de Uruguay’, con participación del Centro Universitario Regional del Este (CURE, Uruguay) y del Centro Interdisciplinario para Investigación Acuícola INCAR de la UdeC (Mundo Acuícola). Lee el resto de esta entrada »

Científicos detectaron la presencia de fármacos de uso humano en peces del río Uruguay.

22/09/2019

Investigadores de Argentina, Uruguay y España hallaron rastros de psicofármacos, analgésicos, diuréticos y otros medicamentos en muestras de sábalos, bogas y dorados, aunque los niveles encontrados no implicarían un riesgo para el consumo Lee el resto de esta entrada »

Tiburones y rayas en peligro de extinción serán especies protegidas.

22/09/2019

El tiburón mako de aleta larga es muy similar al mako de aleta corta, aunque tiene aletas pectorales más largas. Dado que ambas especies se comercializan por su valiosa carne, es difícil de diferenciar esta especie del Isurus oxyrinchus por lo que esta especie también fue incluida en el Apéndice II. Lee el resto de esta entrada »

Cuidar biodiversidad en alta mar; Uruguay estudia proteger sus zonas marinas y la Antártida.

08/09/2019

Alta mar no le pertenece a ningún país, por lo tanto la responsabilidad de cuidarla es de todos. Así quedó establecido en 1982 en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Por allí pasan peces migratorios que se pescan en un punto del planeta, pero nacen en otro, y hay microorganismos que las empresas ahora usan tras años de investigación para resolver los más diversos problemas e incluirlos en productos hasta cosméticos y medicamentos. Pero en alta mar también hay problemas, hay pesca que ocurre con escasos controles, hay contaminación por plástico y hay áreas de valiosa biodiversidad que muchos entienden deberían ser protegidas. De la negociación de 1982 surgió un acuerdo vigente hasta hoy y también quedó establecida una cuenta pendiente: la necesidad de contar con un acuerdo específicamente para el tema alta mar. Las décadas pasaron y finalmente en 2018 se dio el primer paso. Ocurrió la primera reunión que abrió camino a una nueva etapa, la negociación en el marco de la Organización de Naciones Unidas (ONU) por un tratado sobre alta mar y sus recursos genéticos marinos. Las negociaciones tienen lugar en la Conferencia Intergubernamental sobre Biodiversidad Marina de las Naciones Unidas sobre Áreas más allá de la Jurisdicción Nacional en Nueva York (comúnmente conocida como BBNJ). La última fue en abril y la agenda trazada resulta ambiciosa para muchos. En solo cuatro sesiones, para 2020 se pretende contar con un documento final y vinculante. La importancia de estas negociaciones es “su naturaleza vinculante” y el plazo es “ambicioso”, dijo a Búsqueda Carlos Mazal, miembro titular del Centro Uruguayo de Relaciones Internacionales (Curi) y exdirector para América Latina de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual. Otros intentos antes han tratado temas como los que aquí se discuten, pero resultaron en recomendaciones y propuestas voluntarias. Estas negociaciones no son un hecho aislado, vienen impulsadas por la necesidad de llenar huecos en varias áreas de la política internacional. Por ejemplo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU en su Objetivo 14 tratan sobre la “vida bajo el mar”. Lee el resto de esta entrada »

La sobrepesca y el cambio climático aumentan los niveles de mercurio en el pescado!

16/08/2019
  • La temperatura del mar y los cambios en la estructura de la cadena alimentaria también influyen en los niveles del tóxico en el pescado
  • En el caso del atún rojo del Atlántico, el calentamiento podría estar detrás de un aumento del 56 % en la acumulación de mercurio

Lee el resto de esta entrada »

Festival de cine ambiental Camina (1+1)

05/08/2019


El festival, que se lleva adelante en las salas Movie de Montevideo Shopping, fue declarado de interés por la Intendencia por su aporte a la reflexión sobre los desafíos que enfrentamos en relación al medio ambiente.
Lee el resto de esta entrada »

Buque de investigaciones “Aldebarán”: una estrella en el suelo

01/08/2019

Andrés Domingo lamenta que hay “una descoordinación brutal” y que “uno de los graves problemas es la relación institucional”. Ante una especie de grito o expresión con vehemencia y clamor en palabras del actual director de la DINARA publicadas en dicho semanario, queda literalmente expuesto el estado del Aldebarán: “le falta todo”.

Lee el resto de esta entrada »

Uruguay recibirá casi 1,7 millones de dólares del programa Euroclima para gestión en cuenca del río Santa Lucía

01/08/2019

Las variaciones del régimen de precipitaciones, acentuadas por el cambio climático y la intensificación en el uso del suelo, comprometieron en varias oportunidades el suministro de agua potable a localidades de la cuenca y a Montevideo Lee el resto de esta entrada »

La basura puede ser hasta casi el 40% de la captura pesquera en áreas cercanas a ciudades

20/07/2019

Un trabajo –Waste Management dirigido por el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC revela la densidad y tipo de basura en aguas a poca profundidad del mar Mediterráneo, comparando dos zonas, una urbana y otra rural. En los resultados del estudio, que se publica en la revista Waste Management, desde un 5% hasta casi un 40% de la captura total en la red es basura.
Lee el resto de esta entrada »

Océanos en Uruguay!

20/07/2019
  • “El océano sólo llega al público con noticias sobre derrame de petróleo o por conflictos derivados de la pesca”.

Lee el resto de esta entrada »

Se aprobó normativa que define el desarrollo sostenible y regula las actividades en la faja costera.

05/07/2019

El proyecto de Directriz Nacional de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible del Espacio Costero del Océano Atlántico y del Río de la Plata, fue aprobado este miércoles 3 de julio en el Parlamento.
Lee el resto de esta entrada »

¿Cuánto plástico comiste hoy? Informe del Fondo Mundial para la Naturaleza hace estimación sobre la ingesta semanal de plástico de los humanos en alimentos y bebidas.

05/07/2019


La información aportada en el contexto del informe es tan alarmante como tristemente.
Lee el resto de esta entrada »

Pesca para el exterior: una actividad que emplea de manera directa a 6.000 personas y exporta 95% de su producción

05/07/2019


Controles, políticas públicas, renovación de flota y caídas de precios son los principales desafíos a abordar de cara a un Plan Nacional. Lee el resto de esta entrada »

Resuelven el misterio de los agujeros en el hielo antártico

29/06/2019

Esta es la primera vez que se observa que incluso agujeros relativamente pequeños, como el de 2016, mueven el agua de la superficie hasta los fondos del océano.
Lee el resto de esta entrada »

Fortaleciendo la Comunidad de Práctica de Living AtlasLiving Atlas

24/06/2019

Los Living Atlas están basados en una plataforma desarrollada originalmente por Atlas of Living Australia (ALA), una infraestructura informática que permite agregar datos de biodiversidad de múltiples fuentes, y apoya el acceso y uso integrado de información biológica y ambiental. Lee el resto de esta entrada »

Chinos frenan proyecto de megapuerto en Uruguay

23/06/2019


La empresa pesquera china que pretendía construir un megapuerto en Uruguay para asistir a la flota china que compite en el Atlántico suroeste con los buques gallegos ha decidido no llevar a cabo el proyecto. Lee el resto de esta entrada »

Pesca ilegal: acuerdo internacional crea fondo para países en desarrollo

23/06/2019

Uruguay es otro ejemplo de la falta de implementación. Fue uno de los primeros países en ratificar el acuerdo, pero aún no lo pone en práctica. Y es más, en 2017 Montevideo fue elegido como el segundo puerto del mundo para la descarga de pesca ilegal.
Lee el resto de esta entrada »

La biodiversidad está disminuyendo a un ritmo sin precedentes a nivel mundia.

15/06/2019

La biodiversidad está disminuyendo a un ritmo sin precedentes a nivel mundial, y la tasa de extinción de especies se está acelerando, así como las probabilidades de graves impactos en las personas de todo el mundo, advierte el nuevo informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES)

 

Lee el resto de esta entrada »

¡¡¡Feliz Día del Biólogo Marino!!!

01/06/2019

  Dr. Marcos Sommer

Es por ello que considero que debemos celebrar el día del Biólogo Marino como el día en que muchos de nosotros nos permitimos soñar con lo que nos agrada, nos marcamos como una meta de vida y representa un verdadero privilegio en un mundo lleno de falta de oportunidades para formarse.

Lee el resto de esta entrada »

Cinemateca estrena documental sobre esclavitud en barcos pesqueros.

01/06/2019

“Montevideo: una parada de piratas”. Desde finales del siglo pasado la pesca comercial se ha concentrado cada vez más en las especies de aguas profundas, debido a la sobreexplotación del ochenta por ciento de las zonas pesqueras del mundo.
Lee el resto de esta entrada »

Dudas y preocupacion por el proyecto del puerto pesquero!

30/05/2019

El 11 de febrero pasado el presidente Vázquez dictó el Decreto 54/19, por el que se amplió el puerto de Montevideo a “las superficies de aguas y álveos entre la Punta Yeguas con la Punta Pedregal y ésta con Punta Canario y las costas correspondientes entre ambas líneas”. “El propósito de habilitar al Consorcio Chino Shandong Baoma Fishery Group a presentar una propuesta para realizar un megapuerto en un predio de 28 hectáreas al oeste de Punta Yeguas habría de disponer una zona franca para facilitar sus operaciones.

Lee el resto de esta entrada »

El puerto pesquero chino y su apertura en Montevideo.

23/05/2019

El puerto de Montevideo ha sido desde los tiempos del siglo XIX el puerto de refugio y abastecimiento de los balleneros, posteriormente de los rusos y polacos y contemporáneamente de los coreanos y españoles. Un comentario más: el proyectado puerto chino en Puntas de Sayago, luego de concretado tendrá que pasar por el Parlamento uruguayo para su aprobación.

Lee el resto de esta entrada »

China y Uruguay firmaron acuerdo sobre oceanografía; montar un laboratorio en un barco de la Armada solucionará “cuello de botella”.

22/05/2019

Durante las conversaciones, los chinos llegaron a plantear a Uruguay la propuesta de crear una universidad específicamente para abordar el tema oceanográfico (una disciplina muy cara), algo que Uruguay descartó y definió que aprovecharía las instituciones que ya tiene y que están vinculadas al tema, como la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos y la Udelar.

 

Lee el resto de esta entrada »

Tras 13 años de intensificación de la agricultura, los suelos del país se han empobrecido significativamente

18/05/2019

Al consultar sobre lo alarmante de las conclusiones a Andrés Beretta, uno de los autores del artículo, el investigador, que ahora trabaja en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, dice con toda humildad: “Lo que afirma el trabajo era bastante predecible. Ya había algunos ensayos anteriores que mostraban esta posibilidad. Había ensayos a escalas reducidas, y faltaba tener observaciones a nivel de campo. Lee el resto de esta entrada »

Investigadores desarrollaron protocolo de apertura de la barra de arena en Laguna de Rocha

18/05/2019

Con el objetivo de su conservación natural, un grupo de investigadores de la Universidad de la República (Udelar), a instancias de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), desarrolló un protocolo que determina las condiciones en que puede procederse a la apertura de la barra y que fue publicado recientemente por la revista científica Estuarine, Coastal and Shelf Science.
Lee el resto de esta entrada »

Nuevo estudio revela alta presencia de microplásticos en playas de La Paloma

16/05/2019

Los resultados permiten sacar algunas conclusiones interesantes sobre la presencia de plástico en esas zonas. Eugenia Fros y Lucia Andrioli, dos de las responsables del proyecto, explicaron a Montevideo Portal que hay muchos más residuos en temporada alta que en la baja.

Lee el resto de esta entrada »

El puerto de Montevideo y el Atlántico sur chino!!!!

18/04/2019

Ahora, el presidente Tabaré Vázquez y sus ministros dictaron el 11 de febrero de 2019 el Decreto 54/19, por el que se amplió el Puerto de Montevideo a «las superficies de aguas y álveos entre la Punta Yeguas con la Punta Pedregal y ésta con la Punta Canario y las costas correspondientes entre ambas líneas», que de concretarse la instalación de un nuevo puerto se estaría violando el Art. 85º inciso 9º (habilitar los puertos) que la Constitución Nacional reserva al Congreso Nacional.
Lee el resto de esta entrada »

“Naciones Unidas” radiografía la salud de la Tierra.

14/04/2019

La humanidad no está en la senda para cumplir las metas fijadas para 2030 y 2050 en los distintos acuerdos internacionales sobre cambio climático, desarrollo sostenible y protección medioambiental. “Se requieren medidas urgentes ahora”, sostiene la ONU. El informe –el sexto que se realiza, el primero data de 1997– sostiene que, aunque en algunos puntos concretos hay alguna mejora, desde que se publicó la edición primera hace más de 20 años “el estado general del medio ambiente ha seguido deteriorándose en todo el mundo”.
Lee el resto de esta entrada »

Jabones, champú y pasta de dientes en los oceanos.

04/04/2019

 

Debemos reflexionar que productos de jabones, champú y pasta de dientes usamos en casá.
La revista Environmental Science and Technology  publicó un artículo firmado por científicos de siete universidad e instituciones de Estados Unidos en el que defendían la prohibición y uso de microesferas de plástico, en productos de uso cotidiano como la pasta de dientes y los exfoliantes, a causa de los graves problemas ambientales que generaban sus residuos.
Lee el resto de esta entrada »

El Sistema Nacional de Investigadores (SNI) cumplió diez años.

04/04/2019

El Sistema Nacional de Investigadores (SNI) cumplió diez años.
Investigadores e integrantes del sistema científico, reunidos en el auditorio de Facultad de Ingeniería, celebraron la primera década del SNI y reflexionaron sobre los próximos diez años.

Lee el resto de esta entrada »

¿Qué rol cumplen los microorganismos en la Antártida?

27/03/2019

 

La investigadora Susana Castro Sowinski, de la Facultad de Ciencias, edita y coordina libro internacional sobre el rol de los microorganismos en la Antártida.

Lee el resto de esta entrada »

Contaminación de ríos Santa Lucía y Uruguay

20/03/2019

Primeras evidencias científicas sobre contaminación de ríos Santa Lucía y Uruguay
Investigaciones recientes en ambas cuencas detectaron la presencia de xenoestrógenos y citotoxicidad asociadas con múltiples fuentes de contaminación.
Lee el resto de esta entrada »

XI SIMPOSIO INTERNACIONAL “TRANSICION ECOLOGICA, UN RETO COMPARTIDO”.

13/02/2019

XI SIMPOSIO INTERNACIONAL “TRANSICION ECOLOGICA, UN RETO COMPARTIDO“. Bajo el lema Gobernanza y Compromiso de la Gestión Ambiental.

Lee el resto de esta entrada »

NASA: la costa antártica está siendo arrasada por el cambio climático.

06/01/2019

A medida que los efectos del cambio climático penetran en el planeta, los glaciares de la Antártida oriental están siendo arrasados y están perdiendo hielo a un ritmo mucho más rápido de lo que se había previsto.
Lee el resto de esta entrada »

El problema del plástico en ecosistemas acuáticos de Uruguay es mayor de lo que se pensaba.

27/12/2018

Un punto azul plástico: el segundo Simposio sobre la Presencia de Plásticos en los Ecosistemas Acuáticos de Uruguay muestra impacto del plástico en playas, fauna y hasta en la Base Antártica.

Lee el resto de esta entrada »

Montevideo puerto Verde, apoyando la Pesca Ilegal!

21/12/2018


En un futuro cercano Montevideo va hacer un puerto Verde, apoyando la Pesca Ilegal! El presidente de la Administración Nacional de Puertos de Uruguay, Alberto Díaz Acosta le hicieron una entrevista donde se muestra satisfecho por el trabajo que están haciendo para lograr la certificación de Puerto Verde en 2020 para Montevideo; pero a la hora de hablar sobre la Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada (INDNR) se vuelve dubitativo en las respuestas y busca escabullirse alegando desconocer incluso los datos oficiales de la Armada de su país respecto de los 53 muertos que llegaron al puerto de su administración en 52 meses.
Lee el resto de esta entrada »

¿Urge reformulación del sector pesquero nacional?

10/12/2018

Desquicio en gasto publico en Dinara

La ciudadanía de la cual salen los recursos económicos que solventan sueldos y todos los gastos de dicha oficina analiza y opina. La ciudadanía que ve, escucha y lee exige explicaciones:

Lee el resto de esta entrada »

Legislation restricts research in Uruguay.

30/11/2018

Uruguay necesita más investigación sobre la calidad de aguas y los recursos acuáticos, entre ellos los pesqueros. Especialmente en un contexto de deterioro de la calidad de los cursos de agua y la presencia de grandes emprendimientos industriales, como las fábricas de pasta de celulosa que arrojan sus efluentes a ríos. También necesita mejorar la protección de sus recursos pesqueros, pero no es la investigación que realiza la Universidad de la República u otros organismos científicos donde radica el problema.

Lee el resto de esta entrada »

Montevideo: el segundo mayor puerto receptor de pesca ilegal en el mundo.

29/11/2018

 

Seguimos vendiendo la patria y sus recursos!
Se dice que el Uruguay se acaba donde uno deja de hacer pie en la playa Pocitos, pero por estos días los uruguayos que damos alerta nos hemos multiplicado: “Empresa china compró terreno en Punta Yeguas para construir puerto pesquero”. China tiene fama de pescar de forma irresponsable e ilegal, y Montevideo se la ha ganado también como parada de los buques que pescan en el Atlántico Sur. El consorcio chino Shandong Baoma Fishery Group compró terrenos en Punta Yeguas y se propone realizar allí un “megapuerto”.

Lee el resto de esta entrada »

Antropobsceno: informe plantea pérdida de biodiversidad sin precedentes

19/11/2018

Llegar a la cima del cerro Arequita, en Lavalleja, significaba sólo una cosa: tomar la foto familiar –con la cámara de rollo– frente al paisaje deslumbrante. Las sierras como leves olas de pasto descansan en los montes, que desde la altura parecen espesos colchones verdes, y, allá a lo lejos, una casita aislada. Una postal magnífica. La aventura era llegar al punto más alto siguiendo las pisadas ajenas grabadas en el suelo y encontrar el camino entre los árboles, arbustos, algunos surcos de agua y enormes muros de piedra.

Lee el resto de esta entrada »

Limpieza Internacional de Costas (24.11.18), en el que vos podés colaborar!

19/11/2018

La actividad se llevará a cabo en varias playas uruguayas. Enterate de cuáles son y cómo inscribirte.

Lee el resto de esta entrada »

Acuerdos de cooperación para mejorar la investigación científica en la Antártida.

12/11/2018

El Instituto Antártico Uruguayo y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) firmaron un convenio para aprovechar las capacidades operativas de la ANII en la concreción de acuerdos de cooperación internacional para la investigación científica.
Lee el resto de esta entrada »

Primeras evidencias científicas sobre contaminación de ríos Santa Lucía – Uruguay.

30/10/2018

Estrogenicity and cytotoxicity of sediments and water from the drinkwater source-basin of Montevideo city, Uruguay, Autores: Luciana Griffero, Mauro Berazategui, Claudia Fosalba, Franco Teixeira de Mello y Javier García-Alonso, del Centro Universitario Región Este de la Udelar; Giselle Gomes y Daniele M. Bila, del Laboratorio de Engenharia Sanitaria, Facultade de Engenharia, UERJ, RJ, y Carlos E. Rezende, del Laboratorio de Ciencias Ambientais, Universidad Estadual do Norte Fluminense, RJ, Brasil. Publicada en la Revista ECOTOX BRASIL, Sociedade Brasileira de Ecotoxicología, v. 13, n. 1, 2018.

Lee el resto de esta entrada »

Desquicio en gasto publico en “DINARA” , urge reformulación del Sector Pesquero Nacional!

30/10/2018

Mientras la comunidad de pescadores artesanales se debate entre la desesperanza y la desaparicion, mientras 15 permisos de la ex FRIPUR ( incluidos en la masa concursal de la ex FRIPUR por decreto express con fecha nov 2015 a mitad del proceso de liquidación.. se ve en adj ) 13 merluceros , 1 almejero y 1 de vieiras encajonados son objeto de especulacion por parte de empresa COOKE (Canadiense pais de residencia con el cual desde el 1997 esta firmado un tratado de proteccion de inversiones.. ). Lee el resto de esta entrada »

La guerra del pescado.

29/10/2018

Aumentan los conflictos por la pesca en todo el planeta. China construye islas artificiales y enormes barcos pesqueros. Rusia intenta dominar el derretido Polo Norte. El Atlántico Sur es uno de los campos de batalla

Lee el resto de esta entrada »

Científicos: prohibido pescar

15/10/2018


Libertad para investigar y comunicar amenazada por un decreto del MGAP. Más allá de los avatares de nuestra coyuntura como país, el desarrollo que logremos en el largo plazo estará dado por el grado de conocimiento científico, investigación y desarrollo que seamos capaces de desenvolver.
Lee el resto de esta entrada »

Investigadores uruguayos lograron producir lenguado en cautiverio.

14/10/2018

Se cría, se puede y se come, esto no es teoría, están los números, las fotos, esto lo hicimos y somos capaces de repetirlo”,  Martín Bessonart, coordinador del proyecto y profesor adjunto del Laboratorio de Recursos Naturales del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de Facultad de Ciencias.
Lee el resto de esta entrada »

Alerta sobre la destrucción de la biodiversidad marina.

22/08/2018

Kendall R. Jones et al. “The Location and Protection Status of Earth’s Diminishing Marine Wilderness”. Current Biology (06.08.2018)

Investigadores de Universidad de Queensland (Australia) han liderado un estudio, publicado en la revista Current Biology, que alerta sobre la destrucción de la biodiversidad marina, los científicos, que han realizado el primer análisis sistemático de los océanos de todo el mundo, advierten que solo un 13% de la vida marina puede clasificarse hoy como salvaje. Las zonas más inalteradas se distribuyen de manera desigual y se encuentran principalmente en el Ártico, en la Antártida o en remotas islas del Pacífico. En las regiones costeras, casi no hay áreas vírgenes, señala el trabajo. “Nos sorprendió lo poco que queda de naturaleza marina”, dice Kendall Jones, investigador en biodiversidad y conservación en la universidad australiana y autor principal del estudio. “El océano es inmenso y cubre más del 70% de nuestro planeta, pero hemos logrado afectar significativamente a casi todo este vasto ecosistema”, añade. En tierra, las rápidas disminuciones de vida salvaje han sido bien documentadas, pero se sabía mucho menos sobre el estado de las zonas vírgenes marinas.“Las áreas salvajes e inalteradas poseen niveles masivos de biodiversidad y especies endémicas, y son algunos de los últimos lugares de la Tierra donde aún se encuentran grandes poblaciones de depredadores”, dice el investigador.

Factores de estrés causados por humanos
En el nuevo estudio, los autores utilizaron los datos globales más completos disponibles para 19 factores de estrés en los ecosistemas causados por los humanos, entre ellos, el transporte comercial, la escorrentía de fertilizantes y sedimentos, varios tipos de pesca y su impacto acumulativo. Luego mapearon sistemáticamente la vida silvestre marina en el mundo. Con el fin de capturar las diferencias en la influencia humana por las regiones oceánicas, los investigadores repitieron su análisis dentro de cada una de las regiones y encontraron una gran variación en el grado de los impactos humanos. Por ejemplo, más de 16 millones de kilómetros cuadrados de áreas silvestres permanecen en el cálido Indo-Pacífico, representando el 8,6% del océano. La situación es peor en la zona templada del sur de África, donde quedan menos de 2.000 kilómetros cuadrados de áreas marinas vírgenes, menos del 1% del océano. El trabajo también muestra que menos del 5% de la vida marina salvaje está actualmente protegida. La mayor parte se encuentra en ecosistemas de mar adentro, con muy pocos espacios protegidos en áreas de alta biodiversidad como los arrecifes de coral. “Esto significa que la gran mayoría de las áreas vírgenes marinas podrían perderse en cualquier momento, ya que las mejoras en la tecnología nos permiten pescar a más profundidad y transportar mercancías cada vez más lejos”, advierte Jones. Además, “con el cambio climático, incluso algunos lugares que antes estaban protegidos por la cubierta de hielo, que permanecía durante todo el año, ahora se pueden pescar”.

Océanos la irresponsabilidad humana. Por Marcos Sommer

Breve Historia de la Pesca en Uruguay.

06/08/2018


Existen muchas definiciones de pesca, pero los efectos de este artículo podemos decir que es toda acción humana tendiente a extraer del agua peces, invertebrados o vegetales acuáticos a efectos de su aprovechamiento directo o indirecto. También se considera pesca a todos los actos previos o posteriores relacionados en forma inmediata con dicha extracción, así como la acuicultura.

El desarrollo de la pesca ha sido históricamente y lo continúa siendo, una forma de ejercer la soberanía del país, tanto en aguas bajo su jurisdicción como en aguas internacionales.

La pesca constituye lo que denominamos, una actividad pre-primaria donde el hombre toma los peces directo de la naturaleza mediante la pesca, y lo que hace para favorecer la misma es adoptar medidas sobre cómo realizarla. Contrariamente, en las actividades primarias como puede ser la agricultura o la ganadería, el hombre regula su actividad directamente sobre el recurso.

En la pesca se trata de asimilar mecanismos que se usan para producciones primarias, como la ganadería, como por ejemplo determinar el tamaño del stock reproductivo necesario para asegurar cierta producción, definir la edad de extracción, regular la alimentación, separar las áreas de cría de las de engorde y finalización, y proceder a la extracción en el momento más conveniente ya sea por condiciones biológicas o económicas. Para leer el artículo entra aqui: Peces de Uruguay (21)

Sed de mar

05/08/2018

La UDELAR contraria a una universidad del mar.

Regiones del territorio marítimo uruguayo. Fuente: Grupo de Ciencia y Tecnología Marina (Cincytema), Facultad de Ciencias, Udelar
El comercio, las telecomunicaciones, la pesca, la extracción de petróleo y gas, el turismo: el mar es un espacio estratégico fundamental para el desarrollo de la economía mundial. En 2016 la ampliación de su plataforma continental al máximo permitido le dio a Uruguay un gran potencial de explotación de ese territorio, pero también la responsabilidad de controlar e investigar. Semanas atrás la Udelar dio a conocer sus actividades de formación, investigación y extensión en torno al tema. Lo hizo alertada por una idea que ronda en la Presidencia: la creación de una universidad del mar que dé cumplimiento a las obligaciones contraídas.

Durante el Consejo de Ministros que se realizó en Pirarajá (Lavalleja), en noviembre de 2017, un vecino propuso al presidente Tabaré Vázquez la creación de una universidad del mar en el departamento de Rocha. Dijo que hilvanaba la idea desde setiembre del año anterior, cuando las Naciones Unidas concedieron a Uruguay la ampliación del límite de su plataforma continental hasta llegar al máximo permitido de 350 millas. Mediante esta decisión, enmarcada en la Convención de los Derechos del Mar (Convemar), nuestro país adquirió los derechos exclusivos para explotar los recursos naturales vivos y no vivos (minerales) del lecho y subsuelo marino, pero también la obligación de investigar y controlar todas las actividades en esa zona.1 En ese contexto, el presidente Vázquez tomó la iniciativa del vecino –cuya identidad nunca trascendió– como “una excelente idea”, y allí mismo prometió encomendar un estudio de factibilidad al Ministerio de Educación y Cultura (Mec). “Toda la riqueza y el potencial de crecimiento que tiene Uruguay en su territorio marítimo amerita que sea estudiado en profundidad y con seriedad”, remarcó el mandatario. Luego, la ministra María Julia Muñoz destacó a El Observador que Uruguay debe aprovechar las oportunidades “que le brinda la expansión de su plataforma continental, y que los jóvenes uruguayos que quieran realizar actividades vinculadas al mar deben tener dónde estudiar”. Ningún jerarca volvió a hablar públicamente del asunto y todo pareció quedar en otra nota de color, de las que se generan cuando el presidente y su gabinete sesionan en el interior del país. Pero el episodio caló hondo en la Universidad de la República (Udelar), que vio amenazado su papel en la formación, investigación y extensión comunitaria sobre el espacio marino y costero. Y resolvió tomar medidas para no perderlo. “Hasta ese momento la Udelar no tenía muy claro todo lo que estaba haciendo por estos temas a través de sus servicios”, admitió esta semana a Brecha el doctor en ciencias Alvar Carranza, profesor adjunto en el Departamento de Ecología y Gestión Ambiental que funciona en el Centro Universitario Regional del Este (Cure). Con la certeza de que atraviesa un creciente desarrollo en esas áreas, la casa de estudios se propuso cuantificar la magnitud del conocimiento que aporta a nivel nacional y valorarlo a nivel interno, para luego darlo a conocer a la opinión pública. Así, en marzo pasado el Consejo Delegado Académico (Cda) designó un comité de docentes investigadores con dos cometidos: primero, diagnosticar las capacidades académicas en recursos humanos y logística para temas marinos y costeros; en segundo lugar, reconocer las debilidades y fortalezas de las actividades de la Udelar en esos espacios.

El comité –que el profesor Carranza integra junto a otros colegas– procesó esa información en los últimos dos meses y presentó los resultados durante una jornada organizada el 11 de mayo en la sede del Cure de Rocha. El director de este centro universitario, Javier Vitancurt, destacó a Brecha que la actividad fue el corolario de un proceso en el que, por primera vez, todos los servicios de la Udelar se unieron “con el solo objetivo de mostrar las actividades de la Universidad, dejando de lado los intereses propios de cada grupo o servicio”.

De ese encuentro, que definió como “bisagra” para mejorar la articulación entre los servicios universitarios y proyectarse “en la interna”, surgieron datos que entiende relevantes también para reivindicar el papel de la Udelar en esa temática a nivel nacional.

AVANCES Y TRASPIÉS.

En cuanto a recursos humanos, el sondeo del comité académico reveló que 107 investigadores de la Udelar se consideran vinculados con las ciencias del mar y que, entre éstos, 12 se destacan por el impacto de sus publicaciones en la comunidad científica internacional. No obstante, también verificó la falta de una o más carreras de grado para formar recursos humanos específicamente en temas marinos. “Hay unos sesenta cursos dispersos en distintas carreras, pero eso no se ha cristalizado en una oferta académica concreta”, reconoció Vitancurt. Otra debilidad detectada es que la mayoría de los docentes con maestrías y doctorados (obtenidos en el exterior, a falta de esa opción formativa en Uruguay) se dedica a temas costero-marinos (alrededor del 75 por ciento), y son muy pocos los que investigan en la zona oceánica. Sobre los motivos parece haber consenso: en esto inciden las carencias en materia de logística e infraestructura, fundamentalmente, debido al alto costo del equipamiento y de las embarcaciones necesarias. A modo de ejemplo, Alvar Carranza recordó una experiencia del año 2010, cuando extrajeron muestras de barro del fondo marino a 1.500 metros de profundidad. “Un equipo rudimentario costaba 230 mil dólares, y hay que imaginarse los costos de mantenimiento y logística de un barco de investigación. Es prohibitivo”, lamentó.

Instituciones como la Armada o la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos cuentan con navíos para desarrollar algunos proyectos junto a la Udelar y así paliar, en cierta forma, la falta de presupuesto. Pero la Universidad entiende necesaria la existencia de un buque oceanográfico multipropósito (equipado para trabajar en las distintas áreas de la oceanografía: biológica, física, química y geológica) que permita investigar la plataforma y el talud continentales.

Para la doctora Leticia Burone, integrante del grupo de trabajo de Ciencia y Tecnología Marina (Cincytema), de la Facultad de Ciencias, y miembro del comité académico formado por el Cda, lograr este objetivo requiere una “voluntad política traducida en fondos” y un trabajo articulado que aproveche cada oportunidad de mejorar la logística. Por ejemplo, la oceanógrafa recordó a Brecha que hace dos años Uruguay perdió la invalorable donación de uno de esos buques, gestionada ante la Universidad de San Pablo (Brasil). Relató que el navío oceanográfico Profesor Bessnard cubría ampliamente las aspiraciones de la comunidad oceanográfica nacional y su llegada a Uruguay había sido avalada por el propio presidente Vázquez. Sin embargo, por presuntas demoras en los trámites a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores y dificultades para cubrir los costos de traslado de la embarcación, la donación se perdió.

Por otra parte, Burone advirtió sobre los escasos beneficios que reportan al país los acuerdos de cooperación internacional, por los cuales buques científicos de bandera extranjera ingresan a la zona económica exclusiva (Zee) de Uruguay. “Traen un proyecto en mente, investigan y se llevan datos y materiales (muestras) que luego se transforman en publicaciones científicas (de esos países). A veces algún docente consigue que un estudiante nuestro se embarque, pero eso no puede llamarse cooperación. Cooperación científica significa que el grupo de investigadores uruguayos pueda participar en el proyecto de investigación a realizarse en nuestra Zee desde el vamos. En otros países, si los barcos extranjeros no cumplen con ese requisito, no consiguen la autorización para entrar a sus mares territoriales”, enfatizó. A esto agregó otra situación que revela la escasa participación de los investigadores uruguayos en estos proyectos y el grado de desarticulación entre los diferentes organismos estatales abocados a la exploración de nuestro mar: “El Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (Sohma) a veces puede poner un observador en el navío, que no es hacer investigación. Por otra parte, el Sohma tiene el Centro Nacional de Datos Oceanográficos (Cendo), con mucha información que está guardada y sin procesar. Habría que ver cuál es el camino para que la Udelar pueda acceder a esa información, que puede ser publicada por los investigadores”, reclamó Burone.

Para Alvar Carranza situaciones como éstas pueden enmarcarse en la “falta de una visión integrada” sobre la gestión del mar. “¿Dónde hay una política nacional explícita que diga qué haremos con los sistemas marinos, más allá de los acuerdos internacionales que mandatan o de los lineamientos de los ministerios que participan en estos asuntos según sus propios objetivos?”, cuestionó. “Nunca hubo nada explícito, centralizado, sobre cómo debemos interactuar y complementar las capacidades de cada organismo, con un objetivo común que facilite la definición de un modelo de desarrollo y la toma de decisiones estratégicas sobre el mar”, añadió.

Burone coincide con ese diagnóstico: “La región marina uruguaya es relevante desde el punto de vista social y económico, ya que contiene una gran variedad de recursos naturales, así como de ambientes y diversidad biológica. Usos y servicios como la exploración y explotación de hidrocarburos, la pesca industrial, el cableado submarino, entre otros, se desarrollan actualmente en la Zee. Sin embargo, es escaso el conocimiento del funcionamiento integral de los procesos oceanográficos, siendo que éste es clave a la hora de tomar medidas correctas de manejo marino”, argumentó.

UN INSTITUTO EN CIERNES.

En vistas de este panorama, para la Udelar es necesario transitar otros caminos antes de pensar en una universidad del mar. Carranza subrayó que la universidad pública “tiene muchas capacidades instaladas” para formar profesionales vinculados con las diferentes áreas de gestión de los espacios marinos. “Lo mejor es definir cómo potenciamos el desarrollo en función de lo existente, en lugar de crear una entidad nueva”, remarcó. Por eso adelantó que en los próximos meses el comité académico se abocará a diseñar “una hoja de ruta” sobre tres grandes ejes estratégicos:
– primero, potenciar la formación de recursos humanos;
-luego, avanzar hacia una plataforma logística que permita investigar mar adentro; y
– por último, fortalecer la interfaz de ciencia política, es decir, incorporar el conocimiento académico a la toma de decisiones del gobierno. “¿Cuántos barcos pesqueros pueden entrar por año sin que hagan pelota todos los ecosistemas? Determinarlo exige una respuesta técnica, de investigación, que Uruguay no tiene y que la academia puede dar”, graficó Carranza, convencido de la importancia de dialogar con el Poder Ejecutivo hasta encontrar la “sinergia” necesaria.

La postura de la Udelar, contraria a la creación de una universidad del mar, es respaldada, en principio, por el Mec. El jefe de la Dirección para el Desarrollo de la Ciencia y el Conocimiento, David González, aseguró a Brecha que ese proyecto “no está en los planes” de la cartera. “En Uruguay tenemos muchos actores que han hecho interesantes aportes desde su perspectiva, pero con el pasar de los años, como en otros temas relativos a la ciencia, no hemos podido generar un espacio de esfuerzo conjunto. Existen varios organismos, cada uno con su mirada y sin saber lo que hace el otro”, reconoció. Para superar esta situación entiende útil la creación de un instituto que concentre y articule la actividad de todos los actores públicos que intervienen en temas marinos (como la Udelar, el Sohma, la Dinara, la Dinama, Relaciones Exteriores, Cambio Climático), mientras, por otro lado, se fortalece la oferta académica con carreras específicas. En principio, González adelantó que el Poder Ejecutivo potenciará el funcionamiento de la Comisión Uruguaya de Oceanografía (Cuo), creada por ley en 2009 y que funcione en la órbita del Mec. Se trata de un órgano interministerial cuyo cometido es “promover el desarrollo de estudios en el campo de la oceanografía, favorecer la coordinación y la correcta orientación en los estudios de investigaciones oceanográficas, procurando la participación de las instituciones competentes”. Sin embargo, la Cuo ha hecho poco y nada en este sentido: en todos estos años sus reuniones se cuentan con los dedos de una mano. “Muchas veces se hacen leyes o decretos que crean estas comisiones multiorganismos, y después no tienen la dinámica que el legislador esperaba”, admitió el funcionario del Mec, aunque aseguró que desde el mes pasado el objetivo es aumentar la frecuencia de las reuniones. “Estamos haciendo todo lo posible para que el tema comience a rodar”, aseguró, sobre todo ahora que Uruguay ocupa un “lugar preponderante” en la Comisión Oceanográfica Internacional de la Unesco. Además, González informó que la ministra María Julia Muñoz resolvió crear un grupo de trabajo para coordinar con la Udelar y la Secretaría de Ciencia y Tecnología el desarrollo de posgrados y revitalizar la licenciatura en oceanografía que alguna vez existió. El jerarca sostuvo que en estos meses se verifica un “empuje” y una “efervescencia muy grande” de gente que intenta colocar en la agenda nacional el estudio, cuidado, preservación y explotación sustentable del mar territorial y sus costas.

Fuente: https://brecha.com.uy/sed-de-mar/

Glosario

Las regiones marinas con soberanía uruguaya
La plataforma continental de un Estado ribereño “comprende el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su mar territorial a todo lo largo de la prolongación natural de su territorio, hasta el borde exterior del margen continental”, según establece el artículo 76 de la Convención de Derechos del Mar (Convemar) de las Naciones Unidas. Cuando esa plataforma se extiende más allá de las 200 millas marinas, el Estado ribereño puede aspirar a ampliar su límite exterior ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (Clpc). Ese fue el caso de Uruguay, que al cabo de ocho años de estudios e investigaciones, en 2016 logró extender su soberanía sobre la plataforma continental hasta las 350 millas (82.500 quilómetros cuadrados más), alcanzando el máximo permitido y convirtiéndose en el primer país de América Latina en conseguirlo.

Más allá de la definición jurídica de “plataforma continental” planteada en la Convemar, desde el punto de vista científico el margen continental uruguayo se divide en tres regiones: con 180 quilómetros de ancho y una columna de agua de hasta 200 metros de profundidad se encuentra la plataforma continental; luego sigue el talud continental, que se extiende hasta los 4 mil metros de profundidad y presenta una pendiente abrupta; hacia abajo, hasta aproximadamente los 5 mil metros, se encuentra la elevación continental. En estas zonas el Estado tiene derechos exclusivos de exploración y explotación de sus recursos naturales no vivos (minerales, hidrocarburos) y especies del lecho marino (langostas, cangrejo rojo, entre otras), por lo cual Uruguay necesita incrementar la investigación sobre dichos recursos. Paralelamente, debe controlar todas las actividades que se realicen en la columna de agua, que es de uso internacional.

MAR TERRITORIAL Y ZEE. El mar territorial uruguayo se extiende 12 millas náuticas (22,2 quilómetros) contadas a partir de la línea de base normal desde la que se mide su anchura (esta es la línea de bajamar a lo largo de la costa) hasta la línea imaginaria que une Punta del Este (Uruguay) y Punta Rasa (Argentina), en el límite exterior del Río de la Plata. En este sector del océano el Estado ejerce plena soberanía, al igual que en las aguas internas de su territorio (continente).

En tanto, la zona económica exclusiva (Zee) es una franja marítima que ocupa 142.166 quilómetros cuadrados, equivalente al 82 por ciento de la superficie terrestre del país (176.215 quilómetros cuadrados). Se extiende desde el límite exterior del mar territorial hasta una distancia de 200 millas marinas (370,4 quilómetros) contadas a partir de la línea de base. En esta zona Uruguay tiene derechos de soberanía para explorar y explotar los recursos naturales vivos y no vivos, presentes tanto en las aguas suprayacentes al lecho marino como en su lecho y subsuelo. Estos derechos también se extienden a otras actividades, como la producción de energía derivada del agua, de las corrientes y de los vientos.

Por otro lado, Uruguay tiene el deber de promover el manejo y uso sustentable de los recursos renovables y no renovables, y se compromete a proteger y preservar la biodiversidad y el ambiente marino con base en la mejor información científica disponible, tal lo plasmado en el Objetivo de Desarrrollo Sustentable 14 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Fuente: Grupo de Ciencia y Tecnología Marina (Cincytema-Udelar).

Encuentran plástico en la parte más profunda del océano

24/07/2018

Es hora de que la humanidad entera tome acciones contra la crisis global del plástico que, evidentemente, ha sido causada por nuestros propios hábitos de consumo.
La basura producida por la humanidad ha llegado oficialmente a nuevas profundidades: un artículo reciente publicado en la revista Marine Policy detalla la asombrosa cantidad de plástico y otros desechos que se encuentran en el fondo de la trinchera oceánica más profunda del mundo.
Al menos 3.000 pedazos de basura, con algunos que datan de hace 30 años, se pueden encontrar en la llamada Fosa Mariana del Océano Pacífico.
Esta información fue obtenida por investigadores peinando a través de la base de datos Deep-sea Debris
, operada por el Centro Global de Datos Oceanográficos de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología de la Tierra-Mar (JAMSTEC).
Este vasto catálogo en línea, que se lanzó para uso público en marzo de 2017, contiene fotos y videos de escombros recogidos por sumergibles de aguas profundas y vehículos operados por control remoto de más de 5.000 inmersiones.
Según el documento, creado por los investigadores de JAMSTEC, más del 33% de los desechos observados son macroplásticos, de los cuales el 89% eran productos de un solo uso. El récord más profundo es una bolsa a 11.000 metros de profundidad, en la fosa de Mariana.

Afectación a la vida marina del fondo oceánico
Los investigadores observaron que diversos pedazos de plástico han impactado de forma negativa la vida marina en el fondo.
Otros tipos de desechos que se pueden encontrar en profundidades oceánicas tales como metal, caucho, artes de pesca, vidrio y otros artículos hechos por el hombre, también invaden los ecosistemas, que en esas profundidades son sumamente delicados.
“Los datos muestran que, además de la explotación de recursos y el desarrollo industrial, la influencia de las actividades humanas terrestres ha llegado a las partes más profundas del océano en áreas a más de 1.000 kilómetros del continente”, señalaron los autores del estudio.
La organización sugirió limitar la inmensa cantidad de plásticos que entran en nuestras aguas y limitar las emisiones de dióxido de carbono para ayudar a combatir la acidificación de los océanos.
“Todo lo que podamos hacer por el bien del medio ambiente también ayudará al medio ambiente del océano profundo y a las criaturas marinas de las profundidades”, concluyeron.
Fuente: LaRed21

Libertad para investigar y comunicar amenazada por un decreto del MGAP

15/07/2018

Científicos: prohibido pescar
Eduardo Blasina

Más allá de los avatares de nuestra coyuntura como país, el desarrollo que logremos en el largo plazo estará dado por el grado de conocimiento científico, investigación y desarrollo que seamos capaces de desenvolver. Adoptar sistemáticamente una aproximación científica a la solución de los problemas permite aceptar la realidad tal cual es, así entenderla y llegar o al menos aproximarse a las mejores soluciones para corregir problemas e intentar llegar a las mejores soluciones.

Cuán competitivos seamos, qué calidad de ambiente tengamos, cuánta sea la esperanza de vida y la mortandad infantil, cuán bien nos organicemos, todo depende de la ciencia en varios niveles: ser capaces de tomar buenas decisiones, adoptar las mejores prácticas del exterior, y descubrir las mejores soluciones propias.

Propone el biólogo británico Richard Dawkins, en su último libro, Ciencia en el alma que “las decisiones políticas, las decisiones de Estado, las políticas para el futuro, deben derivar de un pensamiento claro, una consideración racional de todas las opciones, la evidencia que las acompaña y sus posibles consecuencias. Las intuiciones, las corazonadas, incluso cuando no surjan de las oscuras aguas agitadas de la xenofobia, la misoginia u otros prejuicios ciegos, deben permanecer fuera de los criterios de decisión”.

Desde esa perspectiva debe causar fuerte alarma el proyecto que intenta reglamentar la investigación científica que ha decretado el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. El Decreto del Poder Ejecutivo 115/018, del 24 de abril, que reglamentó la Ley de Recursos Hidrobiológicos (N° 19.175), aprobada el 20 de diciembre de 2013, en el artículo 44 establece que “Los permisos para la pesca con fines de investigación, científicos o docentes, podrán ser solicitados a la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) por personas físicas o jurídicas con fines de investigación o docencia, mediante la presentación de un proyecto donde deberá indicarse además de las especificaciones establecidas en la Ley que se reglamenta las siguientes”.

Para quienes no somos juristas, parece un poco sorprendente lo de pedir permiso para pescar con un fin docente o de investigación. Pero no se precisa ser abogado para alarmarse con los requisitos adicionales según los cuales debe avisarse a Dinara: “los objetivos generales y específicos que persigue el proyecto de investigación; personal técnico participante, adjuntando currículum de cada uno de ellos”; más grave aún, se debe abrir el espacio a la censura, es decir el “compromiso de no dar a publicidad a cualquier tipo de información especialmente de los datos obtenidos, sin autorización expresa de la Dinara”

Es decir que si Dinara no comparte los objetivos de la investigación, o quién la hará puede no dar el permiso. Y que además hay que asegurar de antemano que se está dispuesto a no dar la información acerca de lo investigado sin que Dinara lo apruebe previamente.

Un decreto que va contra la esencia del trabajo científico, que debe ser abierto, colaborativo, interdisciplinario. Es inadmisible restringir el derecho a pescar con un fin científico. ¿Cómo va a pretender el Minsiterio de Ganadreía que quienes estudian Ciencias, o Veterinaria, o aún Agronomía dejen de hacer algo tan simple como pescar? ¿Quién va a fiscalizar que un científico vaya a una laguna y tire una red? ¿Un funcionario del MGAP? ¿Cómo se va a solicitar a un científico que la divulgación de los resultados no dependa de la calidad de la investigación sino de la autoridad?

En el caso de los científicos que quieran hacer colectas, ¿se les prohibiría acercarse con calderines a los cursos de agua? No solo es un caso de censura, sino que una censura que solo podría causar risa. Si no fuera por la gravedad que conlleva. Porque lo que está en juego no es solo la calidad de la ciencia sino los valores democráticos de libertad de cátedra y circulación transparente de la información.

En este tema el MGAP es como el pez que muerde con ganas un anzuelo: por la boca muere. Que el MGAP o la Dinara se adjudique una exclusividad y un control a la comunidad científica, implica una enorme contradicción. En Uruguay hay pesca ilegal con redes de trama fina, hay pesca con explosivos y según muchos dicen, pesca de arrastre que destruye los comederos de los peces costeros. No lográndose esos controles básicos, ¿se va a intentar controlar a docentes y estudiantes de la facultad de Ciencias para que no investiguen o divulguen los resultados de una investigación?

Por otro lado, el decreto lleva inevitablemente a la conclusión, o al menos a la justificada sospecha de que en nuestros ríos, arroyos y peces hay datos que es mejor que no se divulguen a la población. Una población que toma litros y litros de mate y figura alto en el ranking de cáncer a nivel mundial.
Además de la salud hay una marca de Uruguay Natural a defender. Y ese decreto no lo hace.
Muchos peces tienen residuos de agroquímicos. Como la miel los tiene. Porque abejas y peces van recolectando y porque respirar agua es pasar agua por un filtro que extraiga el oxígeno. Hay que asumirlo tal como es. Mirar el asunto a la cara y con muchos ojos trabajando en equipo. Sin dogmas de ningún tipo.

Tenemos que pensar cómo hacemos nuestra actividad agropecuaria con eficiencia y al mismo tiempo, llevar la incidencia de fósforo, nitrógeno y otros residuos en el agua a los menores posibles con la meta del cero residuo en un plazo razonable.

A veces se proponen soluciones simplistas e inaplicables. Pero también para encontrar las soluciones a una producción de alto rendimiento y menos residuos es imprescindible más ciencia nacional funcionando en plena libertad. Falta muchísima ciencia para llegar a sistemas de producción de gran escala que no aporten residuos.

Seguramente hay que avanzar sobre todo en el manejo sistemático del ecosistema. Hay que agregar precisión a la agricultura, hay que instaurar franjas de cultivos protectores entre las zonas agrícolas y los cursos de agua, seguir controlando la erosión, defender activamente al monte natural y las áreas cercanas a las orillas de los ríos y arroyos, educar respecto al daño que genera tirar un envase en un arroyo, acelerar el uso de productos cada vez más selectivos y basados en el control biológico.

Sabemos poco de nuestras aguas, tanto en lo fluvial como en lo marítimo. Todos los pescadores costeros dicen que cada vez hay menos pescado y lo aceptamos como si se tratase de un agujero negro que hiciera mermar inexorablemente la población de corvinas, brótolas, anchoas y tantos otros peces otrora más abundantes.

La sobreexplotación de los recursos pesqueros y de la pérdida de calidad de aguas es un problema en todo el mundo y Uruguay no es la excepción. Y es de los pocos aspectos del ambiente donde hay resultados positivos allí donde se toman decisiones políticas basadas en ciencia. El Támesis fue declarado biológicamente muerto hace 60 años y hoy bulle de peces, aves y hasta focas.

El intento de la censura debe llevar a un renovado entusiasmo por el pensamiento científico y por las condiciones ambientales en las que vivimos. Que científicos, de todas las disciplinas e instituciones estudien, midan y cumplan con informarnos a los ciudadanos sin vigilancias estatales.

Para algo tenemos una Universidad autónoma que no debe someterse al poder político de turno. Que salgan a recolectar peces y aguas y midan su composición. Que lo divulguen sin control previo de ninguna índole, excepto la revisión entre pares que certifique la ausencia de errores en la medición realizada. Que no paren hasta encontrar soluciones que, sin frenar a la producción, nos devuelvan la tranquilidad de que lo que sale de las canillas es sola y únicamente H2O y que los peces tienen en sus músculos, solamente carne.
Fuente: El Observador 

“Río Negro: A las cianobacterias no les interesan las estadísticas”.

14/07/2018

Las autoridades ambientales uruguayas justifican con argumentos inconsistentes la determinación de UPM de instalar su nueva planta de celulosa en el curso medio del Río Negro

El subsecretario del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma), Jorge Rucks, y el director de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dianama), Alejandro Nario, concurrieron, el 13 de junio pasado, a la Comisión de Industria, Energía y Minería de la Cámara de Diputados para informar sobre la contaminación del Río Negro y el posible impacto de la nueva planta de celulosa de la empresa UPM.

Los miembros de la comisión parlamentaria querían conocer los estudios de impacto ambiental del gobierno que llevaron a aprobar la Viabilidad Ambiental de Localización de la planta “en un tiempo récord en una cuenca de menor caudal, ya contaminada, para una planta del doble de producción de la instalada sobre el Río Uruguay”, según planteó el diputado colorado Walter Verri. Los legisladores también solicitaron información sobre los estudios técnicos que fueron manejados entre la empresa y el Poder Ejecutivo sobre el impacto de esa planta de celulosa sobre el Río Negro.

“Durante un período bastante extenso ellos (UPM) dijeron que pensaban localizarse sobre el Río Negro, pero no definieron el lugar específico hasta el momento en que identificaron el predio y dijeron: Vamos a estar aquí”, explicó Rucks. El subsecretario agregó que las conclusiones de la empresa resultaron “tranquilizadoras” (sic) porque el lugar elegido es la mejor localización posible de la planta sobre el río.

De las explicaciones de las autoridades ambientales se desprende claramente que las negociaciones estuvieron pendientes de las decisiones de UPM y las diferentes áreas del gobierno se adaptaron a las mismas a posteriori. En la comisión parlamentaria, Rucks y Nario expusieron las razones por las cuales la localización de la planta de celulosa frente a Paso de los Toros sería la más apropiada.

Relativizando las condiciones del río.

Al explicar el estado actual de las aguas del Río Negro, el subsecretario del Mvotma procuró relativizar la gravedad del problema comparándolo con lo que sucede en los países vecinos y también con otras cuencas de nuestro país.

“El fósforo es el nutriente más preocupante y es un tema generalizado en todo el sur de América; el mismo problema de los cursos de agua con niveles de fósforo superiores a los óptimos. Tanto en Argentina como en Brasil, como en nuestros cuerpos de agua, el fósforo tiene una presencia importante, por encima de lo que sería óptimo para asegurar la calidad del agua”, dijo Rucks.

Agregó que “si uno compara la presencia de fósforo en esta cuenca con la cuenca del Santa Lucía o con otras, advierte que el Río Negro está muy por debajo en general; hay comportamientos diferenciales a lo largo de todo el río, pero está por debajo de otras cuencas que tienen un uso más intensivo”.

A continuación, el funcionario identificó las fuentes de la contaminación y señaló que el Río Negro entra al país ya con un alto nivel de fósforo y nitrógeno:

“El Río Negro nace en Brasil, donde tiene un área de un 9% y todo el resto está en Uruguay. Esa pequeña parte es muy importante porque juega un rol destacado en la calidad del agua que nos llega desde Brasil”, dijo Rucks. Sostuvo que “la cuenca alta determina el comportamiento general del río, dándose las situaciones más complicadas con relación a la presencia de fósforo y nitrógeno”.

Ya dentro de Uruguay, la calidad del agua mejora en la cuenca media. “Es una zona ganadera más extensiva, con pequeñas explotaciones agrícolas. Por lo tanto, hay un uso diferencial de los agroquímicos en relación a la cuenca alta, lo cual no quiere decir que no se utilicen”, explicó el subsecretario. Pero la contaminación aumenta aguas abajo, por la presencia de los embalses y la ciudad de Mercedes.

“Si en algún momento hubo que tomar definiciones en diálogo con la empresa con relación a la localización sobre el Río Negro, parecía claro que había una zona que tenía mejores condiciones”, dijo Rucks ante los diputados dando a entender que las autoridades ambientales aprobaron la localización de la planta de celulosa en la cuenca media porque allí el río estaría mejor.

El razonamiento oficial es sorprendente, porque el río sigue su curso y si autorizan un mayor vertido de contaminantes en el medio, eso quiere decir que la situación en la desembocadura, ya problemática, será mucho

Minimizando los aportes de la planta.

Para justificar los aportes contaminantes de la planta de celulosa en esa zona del Río Negro, las autoridades recurren a modelos de análisis y a cifras de los vertidos que no se compadecen con los estudios sobre el comportamiento del río.

“Reitero que en la zona central y media la calidad del agua y la presencia del fósforo es menor”, enfatizó el viceministro. “Esta es la situación general -agregó Rucks- Hay situaciones de eutrofización y producciones algales, y muchas veces en las zonas de las presas, donde se retiene el agua, se producen situaciones particulares, pero no son generales”. ¿Cuál es la validez técnica de esta afirmación?
El hecho que el Río Negro contenga tres grandes represas y que el lugar elegido por UPM para la instalación de su planta de celulosa sea en uno de esos embalses -el situado entre las represas de Rincón del Bonete y Baygorria- no permite tratarlos como situaciones particulares.

El investigador del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias, Luis Aubriot, explicó en diálogo con Sudestada que ese enfoque es “un punto de vista muy ingenieril, tomando al río como si fuera un canal homogéneo, pero el Río Negro tiene muchas ramificaciones, sobre todo los embalses son muy heterogéneos, diferentes niveles de retención del agua y tiempo de residencia. Posiblemente los aportes de la empresa se concentren en algunos brazos y algunas zonas donde se generen explosiones de cianobacterias”.

Al exponer a los legisladores cuál sería el aporte de los efluentes de la planta de UPM, el director de la Dinama lo vinculó con el nivel de contaminación existente: “En cargas medias los valores que manejamos siempre son inferiores al 5% para no hablarles de 2% o 3% y brindarles un valor seguro, o sea que el aporte que haría la planta siempre va a estar por debajo del 5% del aporte del resto de la cuenca”.

El argumento central para justificar la autorización ambiental es que la planta de UPM solo agregaría un poco más al estado actual del río. “Lo que quisimos mostrar con la situación de base es lo que significan los aportes de fósforo y de nitrógeno del sector agropecuario al Río Negro. El aporte de la planta cuando lo estudiamos es infinitamente menor, es marginal”, concluyó Rucks en la comisión.

“No se puede afirmar alegremente que será un aporte de un 3% en forma permanente. Eso es solo a nivel estadístico, a las cianobacterias no les interesan las estadísticas y las escalas anuales”, aseguró Aubriot.

“Las cianobacterias no se manejan a escalas anuales, sino a escalas diarias. La cuestión es cuánto tiempo estará el caudal del río por debajo de su nivel medio, por sequía, etc., cuánto representará la contaminación y qué efecto puede tener en las cianobacterias”, agregó el investigador.

Decir que solo se agrega una pequeña porción al grado de contaminación existente es un argumento utilizado en forma reiterada desde la instalación de la planta de celulosa de Botnia en el Río Uruguay y cada vez que aparece un nuevo proyecto. Es claro que, de esta manera, se contribuye a agravar la situación, no a mejorarla.

Artículos relacionados

Transparencia de la opacidad en la información de los acuerdos con UPM
La crisis del agro en el Uruguay del 70’ y hoy, según Astori
La insustentable levedad de UPM
La potabilización del agua rehén de un monopolio privado
Empresa que produce cloro con mercurio elude su responsabilidad ambiental

Fuente: sudestada.com.uy

Alarma científica por decreto se controla las investigaciones marinas.

06/07/2018

La norma exige que las investigaciones sobre el agua sean autorizadas por el Estado. “No hay algo parecido en el mundo”, dicen los científicos.
La comunidad científica está alarmada por un decreto que “amordaza” las investigaciones sobre el agua. La nueva normativa, firmada por el presidente Tabaré Vázquez, exige que se notifique a la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) antes de investigar, algo que desató la preocupación del propio rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian.
El pasado 24 de abril, el Poder Ejecutivo reglamentó la Ley de Recursos Hidrobiológicos que fue aprobada en 2013 a través de un decreto firmado por los ministerios de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; Relaciones Exteriores; Ganadería, Agricultura y Pesca, y Defensa Nacional.
El Capítulo VII del decreto establece que la investigación de pesca quedará centralizada en la Dinara, un organismo que depende del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.
La reglamentación, dada a conocer por el portal Sudestada, señala que esta dirección es la que dará autorizaciones de permisos de pesca “con fines de investigación, científicos y docentes”, a la vez que divulgará los resultados.
En Uruguay son varios los organismos nacionales y departamentales que realizan pesca de investigación. Entre ellos, la Facultad de Ciencias, la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), la Dirección Nacional de Aguas (Dinagua), la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), la Intendencia de Montevideo y la propia OSE.
El Decreto 115/018 establece que los permisos para hacer este tipo de investigación podrán ser solicitados a la Dinara “por personas físicas o jurídicas” mediante “presentación de un proyecto”.
Según se establece, los investigadores deben cumplir una serie de requisitos. Entre ellos: antecedentes técnicos de las personas o instituciones solicitantes; objetivos generales y específicos que persigue la investigación; resultados esperados, personal técnico participante, adjuntando currículum de cada uno de ellos y compromiso de no dar a publicidad cualquier tipo de información —especialmente de los datos obtenidos— sin autorización expresa de la Dinara.
Estas exigencias son resaltadas en varios artículos del decreto. “Los resultados y datos obtenidos en lo que respecta a las competencias de Dirección Nacional de Recursos Acuáticos deberán ser puestos a disposición de este organismo antes de su utilización o divulgación en cualquier medio”, indicó.
Tras la divulgación del decreto, investigadores y científicos de diferentes ámbitos, incluidos de la propia Dinara, manifestaron su sorpresa y preocupación.
Perplejos por la nueva normativa, 15 investigadores y docentes de la Facultad de Ciencias presentaron un recurso administrativo ante el Poder Ejecutivo, donde piden la revocación del Decreto 115/018.
La impugnación señala que el reglamento está “viciado” ya que fue dictado “en clara violación a las reglas de Derecho y/o con desviación, abuso y/o exceso de poder”, informó el portal Sudestada.
La Udelar está preocupada por este tema. A pedido de su rector, Roberto Markarian, hoy se reunirá el decano de la Facultad de Ciencias, Juan Cristina, con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, para conversar sobre el tema. “Hay ciertos formalismos que parecen excesivos en cuanto a la investigación científica”, comentó Cristina a El País.
Si bien la Udelar no lo impugnó, el rector indicó que hará los esfuerzos para que quede en suspenso.
“Que las investigaciones científicas haya que proporcionarlas a un organismo de gobierno antes de divulgarlas no se estila en ningún país del mundo”, comentó el decano de la Facultad de Ciencias.
Cristina añadió que si se hacen investigaciones en áreas protegidas según la consideración del gobierno, es “lógico que se tenga que llenar determinados formularios”. “Pero si por cada proyecto tengo que enviarle el currículum de cada persona que va a actuar, es algo imposible”, se quejó.
Uno de los investigadores que impugnó el proyecto fue Daniel Panario, director del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales y coordinador de la Maestría en Ciencias Ambientales. “No puedo juzgar intenciones si es que las hubo. Hay que preguntarles a los autores de la reglamentación de la ley de pesca. Lo que está claro son las consecuencias que tiene. Es un decreto que amordaza la investigación en recursos acuáticos, que es uno de los temas más importantes del instituto que yo dirijo”, sentenció.

“¿Cuál es el currículum de los que nos van a juzgar?”
El director del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales, Daniel Panario, criticó que este decreto “juzgue” a los profesionales.
“Juzgan a los investigadores como si los investigadores no estuviéramos juzgados por la propia Universidad. ¿Cuál es el currículum de los que nos van a juzgar si somos buenos investigadores o no? ¿Quién tiene esa capacidad? ¿Cuál es el académico que va a juzgar lo que yo hago de acuerdo a mi currículum?”, se preguntó.
El experto dijo que es un decreto “ridículo”. “Quiero creer que pasó desapercibido a quienes lo firmaron (…) Esto no es pesca de investigación. Es cualquier cosa biológica que se investigue en el agua”, indicó.
El científico aseguró que muchos investigadores están molestos con este decreto que “amordaza a muchos organismos del Estado”. “Por ejemplo a OSE, que está monitoreando la calidad de agua para baños, porque dos por tres florecen algas tóxicas”.

Los cuatro puntos de la discusión.
1 – Un decreto polémico
El Decreto 115/018 exige a los investigadores presentar “un proyecto” que solo puede ser divulgado con la autorización de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, organismo del Ministerio de Ganadería.

2 – Antecedentes y más costos
El decreto exige que los investigadores presenten información del “personal técnico participante” del proyecto, “adjuntando currículum de cada uno de ellos”.
Además, deben asumir “el compromiso de embarcar a su costo los técnicos que la Dinara determine durante el desarrollo del programa a fin de controlar las actividades”.

3 – Hubo una impugnación
Un grupo de 15 docentes e investigadores impugnó el decreto bajo la premisa de que provoca “la violación a las reglas de Derecho y/o con desviación, abuso y/o exceso de poder”. Según la impugnación dada a conocer por Sudestada, el decreto “lesiona su interés directo, personal y legítimo, así como viola su derecho subjetivo”.

4 – Presión de la UdelaR
El rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, se mostró preocupado por el tema. Por este motivo, le pidió al decano de la Facultad de Ciencias, Juan Cristina, que convoque una reunión con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, con el objetivo de intentar dejarlo en suspenso.
Fuente: El País

“Es inexplicable que el país no tenga una licenciatura en oceanografía”.

20/06/2018

Este encuentro organizado por la Academia Nacional de Ciencias fue, aunque imperfecto, una buena demostración de que la ciencia, más allá de su valor intrínseco, es uno de los resortes para generar crecimiento genuino. Lamentablemente, nadie del gobierno ni de los tomadores de decisiones, salvo los que tuvieron que honrar su compromiso con la mesa redonda o las ponencias, se dio una vuelta por el Solís.


Tanto por saber… y tan poco dinero
Lee el resto de esta entrada »

Una empresa tiene la mitad de las patentes del mar

13/06/2018

La secuencias genéticas de casi 900 especies marinas ya están sujetas a alguna patente internacional. Son 10 los países del mundo que acaparan el 90% de las patentes de genes marinos, entre los que se incluyen algunos presentes en aguas internacionales, “una cifra muy llamativa” si tenemos en cuenta que esta decena de países posee el 20% de las costas del mundo. Los tres primeros, Estados Unidos, Alemania y Japón, abarcan el 70% de estas patentes y otro de ellos, Suiza, no posee si quiera aguas marinas jurisdiccionales.

Corporate control and global governance of marine genetic resources. Blasiak R., Jouffray J.†, Wabnitz C.†, Sundström E. and Österblom H. Science Advances 06 Jun 2018: Vol. 4, no. 6, DOI: 10.1126/sciadv.aar5237

Junto a un grupo de colegas, Blasiak acaba de publicar un estudio de las patentes relacionadas con la vida marina. El trabajo, aparecido en Science Advances, ha encontrado patentes internacionales que protegen (en el sentido de otorgar derechos exclusivos a su propietario) a casi 13.000 secuencias genéticas pertenecientes a 862 especies marinas. La primera patente, de 1988, afecta a la anguila europea. Desde entonces, otros miles de porciones de especies han sido patentadas. Aunque hay secuencias de animales tan gigantescos como el cachalote o la mantarraya, el 73% de las patentes están asociadas a microorganismos. Además de sus potenciales usos en medicina o en la industria, las minúsculas bacterias o arqueas no están protegidas por el principio de no patentabilidad de la vida. Sin embargo, algunos mamíferos, peces (16% de los registros) o moluscos (3%) no escapan a las patentes.
Una sola empresa acapara el 47% de las patentes internacionales de especies marinas. En el ámbito de los estados, tres países controlan dos tercios de las patentes. El estudio que incluye estos datos muestra también que, a pesar de su cuestionable legalidad, el número de solicitudes de patente internacional de la vida marina no ha dejado de crecer: hoy miles de secuencies genéticas de casi un millar de especies son propiedad de alguna empresa u organismo privado.
En principio, y dejando a un lado la biología sintética, la vida no se puede patentar. Los seres humanos no pueden solicitar una patente que afecte a otro ser vivo que ya está inventado. Sin embargo, los avances de la ciencia, en particular la posibilidad de aislar material genético ha venido debilitando aquel principio. Y desde la última década del siglo pasado el registro de patentes que incluyen secuencias genéticas de organismos ha ido en aumento… también en el mar.
“En algunos países, la legislación permite registrar una patente sobre una secuencia genética”, dice el investigador del Centro de Resiliencia de Estocolmo, un instituto de investigación, independiente dedicado al desarrollo sostenible, y principal autor del estudio, Robert Blasiak. “En otros, como EE UU y Australia se necesita un extra de invención. En estos casos se patenta un proceso concreto en el que interviene una secuencia genética, por ejemplo un proceso de síntesis de un biocombustible en el que participa una determinada porción de ADN de un organismo vivo. En estos casos, tanto el proceso como la secuencia genética asociada son el objeto de la patente”, explica Blasiak.

Concentración
El grado de concentración de las patentes en unas pocas manos es enorme. Aunque los autores del estudio encontraron varios centenares de solicitantes de patentes, la compañía química BASF tiene concedidas el 47% del total. “Creemos que una de las razones para este papel dominante es que el umbral de rentabilidad de este tipo de investigación es muy alto, es caro acceder a los recursos genéticos marinos, es caro investigar y realizar los posibles ensayos clínicos asociados con su uso comercial y en todas estas actividades los plazos son muy inciertos y, en ocasiones, prolongados en el tiempo”, recuerda Blasiak. Pero el caso de la química alemana es tan extremo que escapa a esa lógica.

El estudio también muestra que, por tipo de propietario, el 84% de las patentes son de corporaciones privadas, un 12% de universidades y, el resto, de organismos o institutos públicos. Por países, una decena de ellos controla el 98% de las patentes, con Alemania (49%), EE UU (13%) y Japón (12%) muy destacados. Hay 165 países, muchos de ellos con mucho mar, que nunca han registrado una patente relacionada con una especie marina.

“No es sorprendente que la mayor parte de estas patentes esté en manos de empresas e instituciones basadas en los países más desarrollados” comenta el investigador del Instituto Español de Oceanografía, Jesús M. Arrieta. Son los que cuentan con “las tecnologías necesarias para explotar estos recursos”, añade. Arrieta, que no ha intervenido en este estudio, si analizó la situación en 2010, “Las conclusiones del artículo coinciden con las que obtuvimos entonces, donde veíamos que el 90% de las patentes relacionadas con recursos genéticos marinos estaban en manos de unos pocos (10) países”.

Para los oceanógrafos consultados, el genoma del océano debería ser patrimonio común de la humanidad

Para el oceanógrafo Carlos Duarte, “la patentabilidad de los genes marinos no es mala en sí, en términos de reconocer una contribución intelectual de alguien que ha determinado su función y posible aplicación”. Sin embargo, Duarte, director del Centro de Investigación del Mar Rojo de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (Arabia Saudí), cree que debería ser compatible con “el carácter de patrimonio de la humanidad que el genoma del océano debe tener”.

Blasiak ve estas patentes como un indicador de investigación, desarrollo y progreso. “La consolidación de la propiedad en manos de un pequeño número de empresas es problemática, pero esto podría mitigarse mediante mecanismos voluntarios o regulatorios que provoquen que las empresas compartan más información sobre las patentes: ¿dónde se recolectaron los genes? ¿Cómo se rentabilizarán?” La cuestión de dónde proceden los genes es clave. En las aguas más allá de la jurisdicción nacional, dos tercios del océano, el acceso a los recursos genéticos no está regulado y no existe la obligación de compartir ni la información ni los beneficios.

La ONU iniciará en septiembre negociaciones sobre una nueva convención sobre las aguas internacionales donde el genoma oceánico será uno de sus ejes. Entonces, dice Blasiak “los países tendrán que decidir si los recursos genéticos encontrados en estas aguas serán considerados como patrimonio común de la humanidad o deberían estar bajo el principio de libertad de altamar por el que el primero que llega, se lo lleva”.
Fuente: El País.

Regando el debate!

31/05/2018

RIEGO. Facultad de Química organizó encuentro con académicos para discutir consecuencias ambientales de la ley que se pretende derogadar por referéndum.

Cerrando las ponencias llegó el turno de Luis Aubriot. A diferencia de sus contertulios, que si bien aportaron conocimiento en ningún caso se refirieron a datos concretos obtenidos de la interacción entre represas y medioambiente, Aubriot arrancó diciendo que a su grupo de investigación de la Facultad de Ciencias le preocupa “la construcción de nuevas represas a gran escala”, así como “los efectos sobre el tiempo de residencia del agua junto al aporte de nutrientes en los futuros embalses”.
Luego de investigar un poco los embalses que hay actualmente en Uruguay, temen que la ley no contribuya a resolver problemas ambientales, sino más bien lo contrario.
Aubriot sostuvo que científicamente se sabe muy poco sobre los embalses que tenemos. Afirmó que “en Uruguay hay 1.363 embalses de agua para consumo, uso industrial, riego y otros”.
El biólogo participó en 2015 en una de las pocas investigaciones realizadas en embalses, y dijo que en la mayoría de la treintena que se analizó se constató la presencia de cianobacterias.
También resaltó que de acuerdo al monitoreo de ríos y arroyos, “el fósforo presente supera la normativa en la mayoría de los cursos de agua”, y que “los embalses son reservorios que acumulan lo que sucede en toda la cuenca”. De esta manera, el exceso de nutrientes que circula por nuestros ríos, elevado como consecuencia de las actividades productivas y de los vertidos de hogares y saneamiento, se torna más preocupante cuando se hacen embalses, pues estos son “incubadoras de cianobacterias”.
Luego introdujo el concepto de “hipereutrofización”.
La eutrofización de los cursos de agua es un proceso mediante el cual la acumulación de residuos orgánicos produce un crecimiento desmedido de algas y cianobacterias que termina alterando el equilibrio del sistema. La hipereutrofización es el estado más agudo de ese proceso y, según tablas desarrolladas por científicos brasileños y aplicadas en Uruguay, cuenta Aubriot que “los niveles que detectamos en los embalses ya están en los niveles de hipereutrofización”.
La lógica del planteo del científico fue contundente:
“Mientras no conocemos aún lo que pasa en los embalses que tenemos, se está planteando una mayor cantidad de embalses y una intensificación de su uso”, argumentó, al tiempo que sostuvo que “el monitoreo será muy difícil y el control casi imposible, teniendo en cuenta la escasez de recursos humanos y económicos en el área ambiental”. Sin apelar a un discurso alarmista, con la tranquilidad que da el análisis de los datos obtenidos en el territorio, Aubriot sostuvo que luego de ver lo que pasaba con los otros embalses del país “las tendencias muestran que los nuevos embalses irán hacia la eutrofización”.

Round 4: conclusiones
Luego de las ponencias, hubo espacio para las preguntas del público, que fueron desde temas concretos y consultas a los especialistas hasta la comunicación de posturas personales. Para uno, que iba buscando aportes de la academia para calibrar la dimensión ambiental de la ley de riego, el encuentro dejó gusto a poco. Los disertantes jamás discutieron entre sí las afirmaciones de los demás colegas, y no hubo una síntesis. De los tres disertantes sólo uno trajo consigo datos concretos de lo que pasa en los embalses, y al haber un agrónomo docente en Ciencias Económicas y un ingeniero de mecánica de fluidos involucrado, uno hubiera deseado datos y números concretos del costo-beneficio de la instalación de los embalses de riego o datos de cómo el represamiento de un río afecta a toda la cuenca.
Por su parte, Aubriot contó que, según consideran en su equipo, el episodio de 2013 de agua potable de OSE con mal gusto y sabor se debió al mal manejo de un embalse de la cuenca del Santa Lucía que terminó vertiendo sus aguas, junto con las floraciones de cianobacetrias, al sistema. Ante los recaudos que solicitaban algunos de los asistentes, Terra contestó que los impactos de la ley de riego serán mínimos, escalonados y prácticamente cambiarán muy poco. De hecho, apeló a una metáfora que a uno, que le encantan los aparatos electrónicos, le pareció fantástica: “La ley de riego es una perilla dentro de otra perilla dentro de otra perilla, realmente no mueve la aguja” Entonces uno se pregunta para qué se necesita una ley que cambia muy poco en cuanto a la ecuación cultivos de secano/cultivos con riego. Si el problema productivo de la variabilidad climática tampoco se resuelve con la construcción de más embalses –que cuando esté el dinero para que sean rentables, seguro se van a terminar eutrofizando– entonces no queda claro para qué estamos discutiendo. Eso sí, uno coincide con Terra: esta ley de riego no es peor que la que ya está. Hacia ella es a la que hay que apuntar, porque el control y la causa de los más de 1.000 embalses que ya hay hoy en Uruguay no admite la menor demora.
Fuente: https://ladiaria.com.uy

Problemas que ponen “en riesgo” al sector de pesca”.

27/05/2018

Ya cerraron 26 empresas y se perdieron más de 2.000 empleos. Del 2012 al 2018 hemos sufrido un agravamiento (de los problemas) del sector que pone en riesgo su continuidad”, dijo en el Parlamento Guzmán Acosta y Lara, vocero de la Cámara de Armadores Pesqueros del Uruguay y la Cámara de Industrias Pesqueras. Ambas gremiales acudieron para “exponer la grave situación que está viviendo el sector pesquero”. Según explicó, esto comenzó en 2012 y desde ese momento son 26 las empresas que han cerrado. En ese período disminuyó la flota pesquera nacional de 107 barcos a 45 y los puestos de trabajo cayeron desde 4.116 que había en 2008 a 1.738 en la actualidad (son 2.378 menos). Acosta y Lara detalló que esto se debe básicamente a “dos problemas importantes, uno de origen interno y otro externo”. En la Comisión de Industria del Senado, el vocero de las gremiales indicó que el factor exterior es la caída de las preferencias arancelarias en Europa y China, que dejaron al sector pesquero uruguayo “en desventaja con nuestro principal competidor que es Argentina, que tiene una devolución impositiva mayor a la nuestra, en un promedio de 10% contra 3%, por ende tiene una ventaja competitiva importante”. A esto se suma que “la competencia internacional cada vez es más agresiva por distintos factores lo que lleva a que los volúmenes de exportación hayan caído notoriamente así como los precios”, agregó.

En el plano interno, Acosta y Lara señaló que hay “elementos normativos que hacen que los costos de la producción sean importantes y generen una inequidad en relación a otros sectores del país”. En concreto, se refirió a dos decretos de 2009 y 2010 que establecieron “un aporte patronal diferencial y especial” (se bonifican tres años por cada dos de trabajo) para el personal de cubierta, de maquinas, marineros y patrones. “Esto significa que el sector pesquero es el único del país que tiene el 100% de su personal con un régimen de jubilación especial y bonificada, que genera un costo importante que es muy difícil de afrontar”, dijo el representante empresarial. Incluso en 2017 se firmó un convenio con el Ministerio de Trabajo para “un aumento gradual del aporte patronal hasta abril de 2020”, bajo el compromiso de “buscar una solución definitiva a estos costos laborales” luego de esa fecha. Acosta y Lara también se refirió a un artículo de la última Rendición de Cuentas que obliga a pagar un mínimo de 13 jornales al mes a los trabajadores portuarios —entraba en vigencia en enero y el Parlamento lo postergó a la espera de una negociación entre las partes—. Esto “va a aumentar sustancialmente el costo de la operativa de descarga y aliste de los barcos pesqueros y, por ende, los costos laborales, haciendo menos competitiva y rentable esta industria”, aseguró el vocero. Otro tema en que hizo foco es la “desestabilización del ecosistema marino” que provocaron “las prospecciones de petróleo por sísmica —explosiones con cañones de aire en el lecho marino— que generan una onda expansiva de un radio de 180 kilómetros”, que provoca una merma de aproximadamente 40% en la pesca costera. Algo similar ocurre con las tomas de enfriamiento de la planta de ciclo combinado en Punta del Tigre de UTE (aún en construcción), que tendrá “un gran impacto ecológico y económico que va a afectar en un futuro muy cercano a todas las actividades vinculadas a la pesca”, ya que afecta “especies importantes como la corvina”. Fuente: http://www.visionmaritima.com.uy

Gobernanza internacional de los océanos: una agenda para el futuro de nuestros océanos

10/05/2018

Una nueva agenda para los océanos
La Comunicación conjunta sobre la gobernanza internacional de los océanos es fruto de un amplio consenso sobre la necesidad de mejorar el marco de gobernanza de los océanos, reducir las presiones que sufren estos y utilizar sus recursos de manera sostenible. En ella se destaca asimismo que para lograr estos objetivos es necesario un mayor conocimiento de los océanos.

La Comunicación conjunta propone algunos medios para que la UE pueda intensificar y desempeñar un papel más destacado a nivel mundial y regional en la definición de la manera en que se gestionan y utilizan los océanos. Establece medidas detalladas para configurar la gobernanza internacional en tres ámbitos prioritarios: mejorar el marco de gobernanza internacional de los océanos; reducir la presión humana sobre los océanos y crear las condiciones para que florezca una economía azul sostenible; fortalecer la investigación y la obtención de datos sobre los océanos a escala internacional.
La Comunicación conjunta forma parte de la respuesta de la UE a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, en particular al objetivo de desarrollo sostenible 14, “Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos”. Se basa en el mandato político dado por el presidente Juncker al comisario Vella de participar en la configuración de la gobernanza internacional de los océanos en las Naciones Unidas, en otros foros multilaterales y, bilateralmente, con socios clave a nivel mundial.

¿Qué es la gobernanza internacional de los océanos?
La gobernanza internacional de los océanos consiste en gestionar y utilizar los océanos del mundo y sus recursos, manteniendo al mismo tiempo unos océanos sanos, productivos, seguros, protegidos y resilientes.
En la actualidad, el 60% de los océanos se sitúa fuera de los límites de las jurisdicciones nacionales y eso supone una responsabilidad internacional compartida. Dentro del marco global de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, se han establecido una serie de derechos jurisdiccionales, instituciones y marcos específicos para organizar la utilización de esas aguas.
La acción de la UE en la gobernanza internacional de los océanos pretende basarse en este marco y colaborar con otras partes para mejorar la salud de este recurso, que está abierto a todos los Estados.

¿Por qué hay que actuar?
La salud de los océanos es esencial para la humanidad: son reguladores del clima y una fuente para la seguridad alimentaria mundial y la salud humana y constituyen un motor de crecimiento económico. La OCDE calcula que las industrias cuya actividad está basada en el mar representan aproximadamente 1,3 billones de euros de valor añadido bruto mundial. Los océanos albergan también una biodiversidad rica, frágil y, en buena medida, sin explorar que ofrece una gran variedad de servicios ecosistémicos importantes. Por ejemplo, los océanos producen la mitad del oxígeno de la atmósfera de la Tierra y absorben el 25% de las emisiones de C02.
Sin embargo, es probable que, con una población mundial de 9.000 a 10.000 millones en 2050, la presión sobre los océanos vaya en aumento. Crecerá la competencia mundial por las materias primas, los alimentos y el agua, mientras que la pesca ilegal, la piratería, el cambio climático y la contaminación marina ya están amenazando la salud de nuestros océanos. Además, la economía azul depende en gran medida de la economía mundial y de las normas mundiales.
Tras consultar a los Gobiernos y a otras partes interesadas, la Comisión Europea concluyó que el marco existente de gobernanza internacional de los océanos no era lo suficientemente eficaz para hacer frente a estos retos comunes. Con la Comunicación conjunta, adoptada en noviembre de 2016, se pretende corregir esta situación. Como actor fuerte a nivel mundial, la Unión Europea presenta su respuesta para mejorar la gobernanza de los océanos y reclama un enfoque intersectorial, internacional y basado en la regulación.

¿Qué se ha hecho hasta ahora?
La Unión Europea ha abogado por una acción decidida para defender nuestros océanos antes incluso de adoptar la Comunicación conjunta. Durante los últimos 10 años, la UE ha alcanzado estos logros:

– adopción de un enfoque global para todas las cuestiones marinas y marítimas: la política marítima integrada de la UE;
– establecimiento de un sólido conjunto de normas medioambientales obligatorias para garantizar que los agentes marítimos de la UE utilizan de manera sostenible los recursos marinos dondequiera que operen;

– desarrollo de una estrategia a nivel de la UE para impulsar el crecimiento azul sostenible e integrador que incluye las consideraciones de la economía azul en las políticas exteriores en lo que respecta a los recursos naturales, la energía, el comercio, el desarrollo y la seguridad;

– adopción de estrategias regionales para afrontar los retos y oportunidades comunes, colaborando estrechamente con terceros países y con partes interesadas de la sociedad civil y el sector privado;

– asignación de unos 350 millones de euros al año para investigación marina, mejora de la cooperación y el intercambio de información y puesta a disposición del público de los datos marítimos;

– participación en foros internacionales e intersectoriales para hacer frente al reto común de garantizar la seguridad, la protección, la limpieza y la productividad de los mares y océanos en todo el mundo;

– adopción de la Estrategia de Seguridad Marítima de la UE, una herramienta general común para identificar, prevenir y responder a los retos en materia de seguridad.

Calentamiento Global afecta Océano Atlántico.

18/04/2018

“El océano sólo llega al público con noticias sobre derrame de petróleo o por conflictos derivados de la pesca”.“Necesitamos una ciudadanía informada, algo que no ocurre en la actualidad ante la ausencia de información que sobre los océanos hay en la escuela y en la universidad”.Los océanos juegan un papel esencial en los aspectos de regulación del clima ya que capturan el exceso de calor y de los gases de efecto invernadero y los trasladan a las capas más internas de la Tierra.

Océanos: la Concientización del Cambio Climático. Marcos Sommer

L. Caesar, S. Rahmstorf, A. Robinson, G. Feulner & V. Saba. Observed fingerprint of a weakening Atlantic Ocean overturning circulation
Naturevolume 556, pages 191–196 (2018)

La circulación de la Corriente del Golfo, que lleva agua cálida desde el Golfo de México hacia el Atlántico Norte, se está desacelerando debido al cambio climático, afirmó un equipo de científicos. Una de las consecuencias más temidas del calentamiento de los océanos ya está ocurriendo.
De acuerdo al artículo publicado en Nature, la circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC por sus siglas en inglés) ha disminuido en un 15% desde mediados del siglo 20 a un “nuevo récord histórico”. Eso es una disminución de 3 millones de metros cúbicos de agua por segundo, el equivalente a casi 15 ríos amazónicos.

AMOC lleva agua tibia desde el ecuador hacia el norte del Atlántico, mientras que regresa el agua fría a través del océano profundo. La corriente es, en parte, la razón por la cual Europa Occidental disfruta de un clima templado, y los meteorólogos están vinculando los cambios en las temperaturas del Océano Atlántico Norte con las recientes olas de calor del verano.
Wikimedia Commons

Algunas de las perturbaciones de AMOC pueden ser impulsadas por el deshielo de Groenlandia, otra consecuencia del cambio climático que está alterando la composición del agua de la región e interrumpe los procesos naturales. Esto es “algo que los modelos climáticos han predicho durante mucho tiempo, pero no estábamos seguros de que realmente estuviera sucediendo. Uno de los autores Stefan Rahmstorf del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania manifesto: “creo que son malas noticias”.

Sin embargo aún no se entiende del todo el rol que juega el cambio climático en la desaceleración de la corriente oceánica, y otro estudio arrojó conclusiones algo diferentes. También publicado en Nature, este otro estudio descubrió que AMOC se ha desacelerado en los últimos 150 años y de manera similar ha descubierto que ahora es más débil que en cualquier momento en más de un milenio.

Dos estudios, una conclusión similar!
Los dos estudios tienen sus diferencias: el segundo sugiere que la desaceleración probablemente comenzó por razones naturales alrededor de la época de la Revolución Industrial, en vez de ser estimulada por el cambio climático causado por los seres humanos. Pero al igual que el primer estudio, el segundo encuentra que la circulación se ha mantenido débil, o incluso debilitada aún más, a través de la era actual de calentamiento.
“Estas dos nuevas investigaciones apuntan firmemente al hecho de que el vuelco (AMOC) probablemente se ha debilitado en los últimos 150 años”, dijo Jon Robson, investigador de la Universidad de Reading y uno de los autores del estudio. “Hay incertidumbre sobre cuándo, pero la analogía entre lo que sucedió hace 150 años y la actual es bastante fuerte”.

Las latitudes más norte están recibiendo temperaturas más altas, modificando el comportamiento de la Corriente del Golfo
Jon I. Robson et al

La circulación de AMOC es solo una parte de un sistema global mucho más grande de corrientes oceánicas, impulsado por las diferencias en la temperatura y la salinidad del agua del océano. Las cálidas aguas superficiales fluyen hacia el norte en el Atlántico, eventualmente se enfrían y, debido a que el agua fría y salada es más densa, se hunde y regresa al sur a grandes profundidades.

Pero el derretimiento del hielo marino del Ártico y la capa de hielo de Groenlandia pueden refrescar las aguas del norte e interferir con el hundimiento del agua más densa y cálida. Investigaciones recientes han confirmado que el agua de deshielo de Groenlandia permanece en la superficie del océano, donde podría estar interrumpiendo la circulación.

Las mediciones directas de la circulación tienen poco más de una década. Y aunque esos han mostrado un descenso, es un período de tiempo demasiado corto para detectar una tendencia definitiva. Entonces, los nuevos estudios buscaron inferir el estado de la circulación a partir de evidencia más indirecta.

Temperaturas observadas desde 1870
Levke Caesar/Potsdam Institute for Climate Impact Research

En el primero, los autores destacan un curioso patrón de temperaturas oceánicas que coinciden con lo que esperaría de un AMOC debilitado: un fuerte calentamiento frente a la costa del este de los Estados Unidos, junto con un enfriamiento al sur de Groenlandia. La investigación encuentra que la extraña alineación, que ha producido récords de frío y calor, se ha estado desarrollando desde la década de 1950 y se asemeja mucho a lo que predeciría un modelo climático de muy alta resolución.
El estudio fue dirigido por el Levke Caesar del Instituto Potsdam junto con coautores de instituciones en Alemania, Grecia y España, así como de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU.

El segundo estudio, mientras tanto, se basa en muestras de sedimentos del océano profundo frente al Cabo Hatteras, en Carolina del Norte, para inferir la fuerza de la corriente que se remonta a más de mil años. Debido a que una corriente más fuerte puede transportar granos de arena más gruesos, el estudio pudo detectar un debilitamiento que comenzó hace unos 160 o 170 años cuando terminó la “Pequeña Edad de Hielo” en el hemisferio norte. Esa tendencia ha continuado hasta el presente.

“En términos de esta caída inicial en el AMOC, es muy probable que sea una especie de proceso natural”, dijo Robson. “Es muy probable, basado en otra evidencia, que las actividades humanas puedan haber seguido reprimiendo el AMOC, o tal vez hayan llevado a un mayor debilitamiento”.

Consecuencias imprevistas

Los autores del primer estudio creen que el cambio en la circulación ya puede tener un gran impacto a lo largo de la costa estadounidense. “De todas las aguas de Estados Unidos, esta región definitivamente se ha calentado más rápido en la última década”, dijo Vincent Saba, biólogo marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y uno de sus coautores.

Si la tendencia a la desaceleración continúa, se espera que impulse un fuerte aumento del nivel del mar contra el litoral oriental. Investigaciones anteriores ya han demostrado que de 2009 a 2010, el nivel del mar en la región de repente se elevó más de 12 centímetros, gracias en parte a una breve desaceleración de la circulación. Esto ocurre porque el flujo hacia el norte de la corriente del Golfo empuja las aguas a su derecha, lo que significa que el océano se acumula contra la costa de Europa. Pero a medida que la corriente se debilita, parte del agua fluye hacia la costa este de los Estados Unidos.

En cuanto al futuro, Rahmstorf predice que la circulación solo se debilitará aún más a medida que avance el cambio climático. Puede que no sea lento y estable: existe un gran temor de que pueda haber un “punto de inflexión” en el que la circulación se detenga abruptamente. Si esto ocurriese, afectaría a todos los seres vivos de planeta. Y no necesariamente de manera positiva.
Victor Román. Fuente original: aquí

Nada hemos de esperar… que no venga de nosotros mismos.

13/04/2018

Por Leo Lagos en Ciencia

Un estudio financiado por la Agencia Nacional para la Investigación y la Innovación y llevado adelante por el Institut Pasteur de Montevideo, la Intendencia de Montevideo (IM) y el Laboratorio Tecnológico del Uruguay, permitió determinar que en el saneamiento de la capital, y también en algunas de sus playas, se encuentran genes de resistencia a los antibióticos. Los resultados de esta investigación, adelantados por Gregorio Iraola, de la Unidad de Bioinformática del Institut Pasteur de Montevideo, en una charla abierta para científicos, prensa e interesados, podrían llevar a extraer conclusiones tan precipitadas como equivocadas: que en el saneamiento se hayan encontrado estos genes que confieren resistencia a la acción de los antibióticos no quiere decir que estemos ante una nueva amenaza ni que el peligro nos aceche. La realidad es un poco menos escandalosa y bastante menos glamorosa: la investigación es apenas una muestra de lo que sucede en los intestinos de los montevideanos, que a su vez es una consecuencia de lo que están recetando los médicos en nuestras mutualistas y hospitales. Leer la totalidad del artículo.
Fuente: La Diaria

¿Ministerio de Innovación, Ciencia y Tecnología?

10/04/2018

En la implementación de una política pública, cualquiera sea el área considerada, es imprescindible disponer de arreglos y capacidades institucionales adecuadas y potentes para que la misma resulte efectiva. Transitado más de la mitad del tercer gobierno frentista, y acercándonos a importantes instancias de definición programáticas, revisar y evaluar las gobernanzas actuales en diferentes áreas constituye un imperativo político.

La gobernanza de la ciencia y la tecnología fue siempre fuente de debate en ámbitos académicos, pero recién cobró importancia político-partidaria a inicios del siglo, asociada a la crisis de 2002 y al predecible acceso de la izquierda al gobierno. Además, en esa etapa se generaron nuevas visiones que, superando el modelo lineal del progreso técnico, asumieron una perspectiva sistémica de la innovación que reconoce multiplicidad de actores e interrelaciones complejas sobre las que actuar. Acorde con ello, durante el primer período gubernamental frentista se implementó una importante reforma institucional, que tuvo creciente apoyo y laudó transitoriamente la cuestión.

Sin embargo, en estos últimos años la temática ha vuelto a estar en la agenda política al reconocerse crecientes restricciones en algunos de los niveles del diseño, llegándose incluso a proponer la creación de un ministerio específico por parte de distintos actores políticos (por ejemplo el proyecto colorado en 2015) y sociales. Analicemos en esta nota el tema.
Las tres opciones de 2005

La iniciativa de crear un ministerio no es novedosa dentro de la discusión político-programática. Era una de las opciones planteadas en 2004 en el Frente Amplio (FA), cuando desde su programa electoral se sostenía “en contraposición con la grisura y la improvisación actuales, promovemos y nos comprometemos a impulsar desde el gobierno un conjunto de iniciativas agrupables en cuatro grandes áreas”, siendo la primera “un diseño favorable a la innovación”.

Asumido el gobierno, se definió rápidamente la constitución de un Gabinete Ministerial de la Innovación (GMI) como máximo ámbito político-estratégico. Este estaba conformado por los ministros vinculados a las políticas productivas (Industria, Energía y Minería, Ganadería y Agricultura, y Economía y Finanzas) más el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), y coordinado por el ministro de Educación y Cultura (decreto de abril de 2005). Siendo una de las tres alternativas consideradas, esta decisión tenía la ventaja de permitir en forma inmediata concretar la transversalidad buscada e iniciar la elaboración y definición de políticas con una mirada sistémica. En ese momento se entendió que la creación de un ministerio (segunda opción) circunscribía demasiado la temática, además de implicar un proceso operativo-institucional más lento. También se consideró que la tercera alternativa, que era la instalación de un ámbito específico a nivel de la OPP, minimizaba la reforma, la visibilidad del tema y el propio desarrollo institucional.

El rol y las funciones del GMI fueron definidas en la Ley 18.084 de 2006, que culminó de rediseñar la nueva institucionalidad, creando la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) como nivel político operativo e implementador de programas, al tiempo que se reestructuraba y ampliaba la vieja Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT) para conformar un nuevo ámbito consultivo-participativo de los diversos actores públicos y privados.

La creación del GMI tuvo otras virtudes: 1) mostró el consistente apoyo político que tenían las decisiones adoptadas (lo integraban como ministros los dos principales líderes sectoriales frentistas), algunas de las que podrían generar resistencias, pues implicaban cambios institucionales importantes; 2) permitió elaborar y definir la política de ciencia, tecnología e innovación (CTI) de un modo articulado con otras políticas horizontales y sectoriales, y 3) brindó el fuerte y necesario incremento presupuestal acordado, en un contexto financiero de poscrisis.

En el programa electoral del FA en 2009 se evaluó como adecuado el desarrollo alcanzado, y el foco se puso en otras áreas. Recién en el proceso de discusión programática para la campaña electoral de 2014 emergieron nuevamente propuestas de rediseño, entre ellas la creación de un Ministerio de Innovación, Ciencia y Tecnología (MINCYT), pues comenzaron a observarse problemas en el funcionamiento del ámbito interministerial. Sin embargo, la propuesta no logró concitar apoyo suficiente en el congreso que definió el programa de gobierno 2015-2020, por lo que fue dejada de lado.
Del GMI al MINCYT

Actualmente hay consenso en que el diseño original, eficiente para iniciar e implementar la reforma, dejó luego de ser funcional, particularmente en el nivel político-estratégico. El GMI (ampliado incluso con la participación del ministro de Salud) fue perdiendo capacidad ejecutiva y de articulación con el sistema, y en los hechos dejó de funcionar, quedando un vacío en la conducción política del tema. De ese modo, se generaron condiciones para lo que muchos denominan una paulatina autonomización institucional del nivel operativo e implementador de programas.

Hoy cabe preguntarse cuál es actualmente la referencia institucional para exponer y fundamentar la política pública de CTI en curso, o quién es el interlocutor para una instancia regional de coordinación de dichas políticas. La dificultad para responder estas cuestiones muestra con claridad la acefalía existente desde hace cierto tiempo.

Con las reformulaciones institucionales vinculadas a la “trasformación productiva y la competitividad” emprendidas en este tercer período, y concretadas legalmente en 2017, se trató, aparentemente, de superar esa realidad respecto a la CTI. Sin embargo, en los hechos el resultado fue un incremento de la dispersión institucional y mayor superposición de roles propositivos y de coordinación. Lo opuesto a lo necesario.

La Secretaría de Ciencia y Tecnología, creada en la órbita de Presidencia en 2015 y reglamentada el noviembre pasado, sigue sin estar integrada a la fecha y no pasa de ser una instancia más dentro del sistema, con roles de propuesta y mínima capacidad operativa. No sólo se ha retrocedido en lo conceptual al separar nuevamente la “ciencia y tecnología” de la “innovación”, sino que el diseño para la temática es de menor potencia incluso que la “tercera opción” descartada en 2005.

El necesario relanzamiento de la política de CTI obliga a tener un referente institucional de nivel jerárquico, con atribuciones para liderar, articular y promover la participación de actores públicos y privados del sistema, y que pueda además, en igualdad jerárquica, participar e interactuar con los pares de las instancias desde donde deberían surgir agendas y articulaciones para promover la investigación y la innovación. Es decir, el recién creado Sistema de Transformación Productiva y Competitividad así como los ámbitos de definición de políticas sociales y educativas.

Luego de la experiencia adquirida con la gobernanza anterior, la opción de creación de un MINCYT debería considerarse como el resultado de una maduración institucional natural. En el proceso de rediseño hay aspectos que no pueden perderse: el reconocimiento de la existencia de niveles estratégicos, operativos y consultivos de la gobernanza; la conceptualización del Sistema Nacional de Innovación con sus complejidades e interacciones, y el papel subsidiario que tiene la ciencia y la tecnología para el desarrollo productivo y la competitividad, el desarrollo y la inclusión social, y la expansión democrática.

Su creación no puede implicar una carga onerosa para el Estado. De estructura mínima, correspondería que utilizara para el cumplimiento de sus funciones capacidades operativas ya instaladas y valoradas, como por ejemplo las de la ANII. El riesgo de “captura” por parte de algunos de los actores del sistema, objeción que se ha planteado para su creación, lo tiene como cualquier nueva institucionalidad. Habrá que estar atento a ello. Pero la acefalía en la temática no es un riesgo, es una realidad diagnosticada y presente.
Los interlocutores regionales

Otro elemento para el análisis lo aportan los procesos y las realidades institucionales de la región. En Brasil existe un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación muy activo, creado en 1985. En Argentina se instituyó el mismo más recientemente (2007), tras un decenio de constituida una agencia promotora de CTI, es decir una trayectoria similar a la propuesta aquí. Por su parte, en Paraguay se creó el CONACYT en 1998, con rango ministerial de su presidente. En Venezuela existe también un ministerio, aunque incorpora la rectoría de la educación universitaria, y en Chile, a fines del año pasado la presidenta Michelle Bachelet envió un proyecto de ley para su concreción. Es decir, la creación del MINCYT en Uruguay colocaría al país en un similar nivel de interlocución en el tema, lo que es muy importante considerando las interdependencias productivas y socioeducativas existentes y la posibilidad de consolidar acuerdos en el MERCOSUR y la región.

Partiendo del conjunto de concreciones ya logradas, hoy es necesario alcanzar nuevos consensos para relanzar con potencia la política de CTI. Analizar las opciones y acordar el arreglo institucional adecuado para encarar ese desafío resulta uno de sus aspectos centrales. La propuesta de evolucionar institucionalmente y crear el MINCYT es una opción que tiene fundamentos y debería ser considerada por los distintos actores políticos y sociales vinculados al Sistema Nacional de Innovación. Fuente: Edgardo Rubianes. La Diaria.

Hallaron residuos de plaguicidas en el tejido muscular de 96% de los peces analizados en los ríos Negro y Uruguay

02/04/2018

“Presencia de residuos de plaguicidas en peces de agroecosistemas de secano de América del Sur” se titula el artículo publicado por un grupo de investigadores uruguayos en la revista científica internacional Science of the Total Environment (Occurrence of pesticide residues in fish from south American rainfed agroecosystems). Durante 2015 el equipo analizó 149 muestras de peces silvestres de las zonas de Mercedes, Nuevo Berlín, San Javier y San Gregorio de Polanco; 143 de ellos (96%) tenían residuos de plaguicidas en sus tejidos musculares. En promedio, cada pez tenía rastros de cuatro plaguicidas; el valor máximo se encontró en un pez capturado en Nuevo Berlín, el Salminus brasiliensis, migratorio, en el que se detectaron 21 plaguicidas. En total se identificaron 30 plaguicidas en concentraciones que van desde menos de uno a 194 microgramos por kilo. Los datos fueron difundidos ayer por el Observatorio del Agua en Uruguay, que dirige el periodista Víctor Bacchetta.

El artículo fue aceptado el 27 de febrero por Science of the Total Environment. Los autores son Federico Ernst, Beatriz Alonso, Marcos Colazzo, Lucía Pareja, Verónica Cesio, Alfredo Pereira, Alejando Márquez, Eugenia Errico, Ángel Manuel Segura, Horacio Heinzen y Andrés Pérez-Parada. Pereira y Márquez trabajan en la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, los demás (y también Márquez) se desempeñan en diferentes ámbitos de la Universidad de la República (Facultad de Química, Centro Universitario Regional Litoral Norte, Centro Regional del Este y Facultad de Ciencias).

“La mayoría de los peces han incorporado múltiples residuos de plaguicidas en sus tejidos”, constataron los autores, que señalaron la necesidad de contar con estudios sobre la incidencia temporal de plaguicidas a lo largo de la vida de los peces y que se evalúe el riesgo de esa exposición. Si bien las dosis no llegan a ser letales, los autores mencionan bibliografía que da cuenta de los efectos nocivos que causa la combinación de pesticidas, aunque sea en dosis subletales, en la salud de los peces.

Los plaguicidas que aparecieron con mayor frecuencia fueron los fungicidas trifloxystrobin (84%) y pyraclostrobin (51%), y el herbicida metolacloro. Preocupa principalmente el impacto de los dos fungicidas, porque ambos pertenecen a la familia de las estrobilurinas, altamente tóxicas para los peces. Las estrobilurinas también han aparecido en abejas en Uruguay, por eso los autores indican que es necesario estudiar el destino y el impacto de esos fungicidas en el medioambiente.

Para el artículo se analizaron peces de consumo humano, tanto de especies migratorias como no migratorias, de detritívoros (que se alimentan de detritos o materia orgánica en descomposición, reseña el Observatorio del Agua en Uruguay) y también de especies depredadoras superiores. Los residuos de pesticidas fueron detectados en ambos tipos de especies: migratorias y no migratorias.

El estudio halló diferencias en función de las particularidades productivas de cada región. Mercedes, San Javier y Nuevo Berlín son áreas rodeadas de agricultura de secano (pese a que San Javier y Nuevo Berlín conforman los Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay, que integran el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y son sitios Ramsar, es decir, de protección internacional a los humedales). En tanto, San Gregorio de Polanco es un área de pasturas naturales. “En las zonas de Mercedes, Nuevo Berlín y San Javier, donde predomina el cultivo de soja y de otros transgénicos a gran escala, la cantidad y composición de pesticidas es significativamente diferente de la encontrada en San Gregorio de Polanco, donde las pasturas naturales dominan los usos”, reseña la nota del Observatorio del Agua.

En función de su frecuencia de aparición y de la concentración promedio, los autores clasificaron los plaguicidas en cuatro categorías: dominante, frecuente, ocasional y raro. Entre los dominantes incluyeron los fungicidas carbendazim, epoxiconazol, pyraclostrobin y trifloxystrobin. La atrazina, azoxistrobin, difenoconazol, metalaxil, metolacloro, pirimiphos metil y tebuconazol se clasificaron como frecuentes. Los autores señalan que 28 de los compuestos detectados “están actualmente aprobados para la agricultura de secano, principalmente en cebada extensiva, sorgo, soja y producción de trigo”, y que los plaguicidas pirimiphos metilo y clomazona se utilizan como medicamentos de uso veterinario y en los cultivos de arroz, respectivamente. Los autores recomiendan analizar el tema en función del contexto agrícola y de si se trata de áreas prioritarias de conservación, como son los sitios Ramsar. Fuente: La Diaria.

¿Podemos comer lo que pescamos en Montevideo?

02/04/2018

Por Leo Lagos en Río Abierto

La Intendencia de Montevideo monitorea permanentemente la calidad de las aguas del Río de la Plata, vigilancia que cobra más relevancia con la llegada de la temporada estival y el interés de la población por bañarse en las playas. Sin embargo, hay tres que están inhabilitadas durante todo el año: la del Gas, la del Puerto del Buceo y Miramar. Mientras que el primer caso se debe a que “presenta riesgo físico para baños debido a la presencia de rocas y corrientes”, la inhabilitación de las otras dos es explicada en los informes de la comuna de la siguiente manera: “Los antecedentes históricos indican que no presentan condiciones homogéneas durante la temporada, pudiendo aparecer eventualmente valores puntuales muy superiores a los límites que indica la reglamentación vigente”. Dicho con otras palabras: la contaminación en el Puerto del Buceo y la que aporta el Arroyo Carrasco hace que esas playas sean poco recomendables, desde el punto de vista sanitario, para que uno se sumerja en sus aguas. Esta presencia de contaminantes se da también en otros puntos de la costa capitalina que, como no tienen arena ni costa amigable, no son mencionados en la lista de lugares donde la salud del bañista corre riesgo. Entre ellos se destaca la Bahía de Montevideo, que concentra no sólo una gran actividad portuaria sino la descarga del Miguelete y el Pantanoso, dos arroyos trágicamente deteriorados. Tanto en el Puerto del Buceo como en la Bahía de Montevideo es frecuente ver a pacientes pescadores que sueñan con corvinas y pejerreyes pero que también se contentan con bagres, lisas y dientudos. Y entonces surgen las preguntas: ¿los peces que viven en aguas contaminadas también están contaminados? En caso de estarlo, ¿es aconsejable comer lo que se pesca en aguas que no son aptas para baño? ¿Hay alguien estudiando esto seriamente?
Acumuladores biológicos

El tema de qué hacer con el pescado en un mundo que atenta un día sí y otro también contra el medio ambiente ha sido tratado con frecuencia. Por ejemplo, en 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) llamaron a expertos de todo el mundo a discutir sobre los riesgos y beneficios del consumo de pescado teniendo en cuenta la presencia del metilmercurio y dioxinas. Entre otras conclusiones, la consulta a expertos señaló que “el consumo de pescado aporta energía, proteínas y otros nutrientes importantes, entre ellos, los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga n-3”, y que los beneficios de consumo superaban a los riesgos, incluso durante el embarazo, siempre y cuando los contaminantes no superen los valores aceptados en la ingesta mensual tolerable provisional (IMTP).

Es que los peces son sensibles a la contaminación del medio en el que viven. Al estar en contacto con el agua, absorben los distintos compuestos tóxicos mediante dos vías: ya sea por las agallas al respirar, o por el canal alimenticio a través del alimento y los sedimentos que ingieren. A su vez, los contaminantes que no son eliminados mediante la respiración y la excreción se alojan en distintos tejidos. Se conoce como bioacumulación a este proceso en el que los seres vivos acumulan en los tejidos, a lo largo de la vida, sustancias en concentraciones que superan a las que están presentes en su medio o alimentos. Y resulta que los peces son grandes bioacumuladores. El problema es mayor a media que se avanza en la cadena alimenticia: mientras que los peces pequeños, que se alimentan de algas y pequeños animales, bioacumulan los contaminantes del agua y las escasas cantidades a su vez bioacumuladas por sus alimentos, los peces que son predadores de otros peces ingieren mayores cantidades de elementos tóxicos, ya que que estos, justamente por estar bioacumulados, están en mayor concentración. A ese fenómeno se lo llama biomagnificación, un aumento de la bioacumulación debido a la transferencia de las sustancias en los sucesivos niveles de la cadena alimentaria (ver ilustración). Este fenómeno es importante para el tema aquí tratado, ya que los peces más codiciados por los pescadores de nuestra costa, la corvina negra (Pogonias cromis) o la más frecuente corvina rubia (Micropogonias furnieri), son predadores que consumen otros peces. ¿Debería un pescador que vuelve de la escollera Sarandí con un par de corvinas preocuparse por las sustancias tóxicas que puedan haber bioacumulado, o tal vez biomagnificado, semejantes peces?

Desde la academia el tema se ha abordado algunas veces. En 2001 Federico Viana presentó su tesis de maestría en Ciencias Biológicas en la Facultad de Ciencias titulada “Metales pesados en peces de la costa de Montevideo y Piriápolis”. En ella analizó la concentración de cobre (Cu), mercurio (Hg) y cinc (Zn) en el músculo y el hígado de varias especies costeras de consumo humano, entre ellas, pejerrey, lisa, corvina, brótola, pescadilla y burriqueta. Si bien el trabajo detectó “indicios de bioacumulación de mercurio y de cinc”, Viana señaló que “los peces estudiados presentan niveles de cobre, mercurio y cinc en músculo aceptables para consumo humano”. Sin embargo, su investigación encendió una pequeña luz de alerta: la presencia de cobre y cinc en el hígado de la lisa superaba lo aconsejable, y Viana ensayaba que tal vez eso se debiera a que la lisa es un iliófago, o sea, un detritívoro, un animal que se alimenta de detritos y sedimentos. Entonces en su tesis considera “conveniente evitar consumir el hígado y aquellos ejemplares de gran porte”, ya que cuanto más grande y longevo es el animal, más chances hay de que haya bioacumulado ambos elementos.

La posta –y no de pescado– la tomó en 2013 Diego Corrales (tesis descarga, Brazilian Journal of Oceanography. Print version ISSN 1679-8759On-line version ISSN 1982-436X. Braz. j. oceanogr. vol.64 no.1 São Paulo Jan./Mar. 2016) quien, orientado por Alicia Acuña y Enresto Brugnoli, realizó su tesina para la licenciatura de Ciencias Biológicas bajo el nombre “Estudio de metales pesados en dos especies de peces de la zona costera de Montevideo”. Allí Corrales indica que los metales pesados en los ambientes marino costeros proceden de fuentes naturales, como el drenaje continental, la deposición atmosférica o la erosión de los suelos, así como de fuentes antopogénicas relacionadas con la producción agrícola-ganadera (fertilizantes, fungicidas, pesticidas y aguas residuales), los sistemas de desagüe de los centros urbanos e industriales y los derrames de combustibles y dragado en los puertos. Como cualquiera puede ver, los factores causados por el hombre están todos presentes en Montevideo: un puerto que trabaja con intensidad, una interesante cantidad de industrias y producción hortícolo-frutícola, a lo que se suma la condición de “semicerrada” de la Bahía de Montevideo. La investigación bibliográfica de Corrales arroja que “la Bahía de Montevideo presenta una elevada carga orgánica y elevadas concentraciones de cromo, plomo e hidrocarburos derivados del petróleo, mientras que la porción externa y la zona costera adyacente muestran un nivel de contaminación moderado”.

Con todo este marco, Corrales se concentró en el estudio de la corvina rubia y la lisa, realizando muestreos con pescadores artesanales de cuatro zonas: oeste (Santiago Vázquez y Pajas Blancas), Bahía de Montevideo y este (Punta Carretas, Buceo y Punta Gorda). Las muestras fueron analizadas en el Laboratorio de Oceanografía y Ecología Marina de la Facultad de Ciencias. Las conclusiones del trabajo fueron relevantes. En primer lugar, no hubo diferencias entre las concentraciones de metales pesados en las distintas zonas muestreadas, lo que para Corrales “puede relacionarse a la movilidad existente en ambas especies estudiadas”. Dicho de otra forma: el pique en el Puerto del Buceo, por más que esa playa no esté apta para baños, no tendría mayores niveles de metales pesados que el pique que uno pueda tener en otra parte de la costa capitalina. Por otro lado, coincidiendo con el trabajo realizado más de una década antes por Viana, Corrales encontró que las concentraciones de cobre, cinc y mercurio en músculo, tanto de la corvina rubia como de la lisa, estaban por debajo de los niveles máximos permitidos, por lo que no representan “riesgos respecto a su consumo”. Pero lo que en el estudio de Viana era una luz de alerta, ahora ya era una confirmación: el total de las muestras de hígado de la lisa presentaba concentraciones de cobre y arsénico superiores a los máximos permitidos, lo que lo llevó a afirmar que “no es recomendable consumir este órgano, ya que puede presentar grandes cargas de metales pesados”, y extendió el consejo también al hígado de la corvina.

¿Cómo estamos hoy?
Diego Corrales ya no está en el país, pero la importancia de desarrollar unidades y equipos de investigación que permanezcan en el tiempo queda en evidencia cuando llamo a uno de los orientadores de su tesina. Ernesto Brugnoli, del área de Oceanografía y Ecología Marina del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias, cuenta que junto a Alicia Acuña, también orientadora de Corrales, y más investigadores de esa repartición, entregaron hace diez días “una síntesis de cuatro muestreos realizados entre 2016 y 2017 y las tendencias son las mismas: niveles bajos de metales en el músculo y por debajo también del límite máximo permitido para consumo humano”. La investigación se realizó en el marco de los estudios de línea de base para la regasificadora Gas Sayago que corren por cuenta de la consultora Estudio Ingeniería Ambiental, que a su vez contrató los servicios de la Facultad de Ciencias. “Esta vez trabajamos con cadmio, plomo, cinc, arsénico y mercurio”, comenta Brugnoli, que, junto al equipo, analizó músculo e hígado de peces de la zona oeste de Montevideo y de Punta Carretas. El resultado no los sorprendió: “las tendencias son las mismas”, dice, “niveles bajos de metales en el músculo y por debajo del límite máximo permitido para consumo humano”.

Entonces uno se anima a contestar las preguntas planteadas en la nota. Según las mediciones de metales pesados realizadas durante más de 16 años por científicos e investigadores, los peces que se pescan en la costa de Montevideo no representan un riesgo para la salud, por más cromo que las curtiembres arrojen al Pantanoso, por más hidrocarburos que se derramen en el puerto o por más metales pesados que se muevan durante el dragado. Eso sí: ante lo notado en tres investigaciones, quitarles las vísceras, en especial el hígado, a los peces antes de consumirlos parece ser no ya sólo razonable y prudente, sino casi obligatorio.
Pescando en el río

No sólo se han hecho estudios sobre metales pesados en los peces de nuestra costa marítima. La Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) realiza los controles de estos elementos para la pesca en aguas más profundas, al tiempo que otras investigaciones estudiaron qué pasa en nuestros ríos. José Pedro Dragonetti, del Instituto de Investigaciones Pesqueras de la Facultad de Veterinaria, señala que “cuando la Facultad empezó a dar clases en el Litoral Norte, el Instituto se propuso, además de investigar los peces marinos, profundizar en los de agua dulce”. Fue entonces que en conjunto con la Dinara y la Escuela de Nutrición estudiaron la calidad de los peces comerciales de río. “En la Escuela de Nutrición estudiaron los ácidos grasos, nosotros estudiamos cuándo están frescos y cuándo se pueden comer, y la Dinara hizo la parte de bioacumulación de metales pesados”, cuenta Dragonetti. La investigación, que se centró en el estudio de sábalos (Prochilodus lineatus), patí (Luciopimelodus pati) y dorados (Salminus brasiliensis), fue presentada en 2016 en el 19º Seminario Latinoamericano y del Caribe de Tecnología de los Alimentos y no encontró “niveles de plomo, mercurio ni cadmio por encima de los parámetros considerados seguros”. Por otro lado, en 2015, Macarena Simoens presentó su tesis para obtener el Magíster en Ciencias Ambientales en la que estudió si las microcistinas, las sustancias tóxicas de las cianobacterias, se acumulaban en las tarariras (Hoplias sp.) del embalse de Rincón del Bonete. Dado que nuestras aguas tienden a tener floraciones de cianobacterias, la investigación era necesaria, ya que hasta entonces nadie había estudiado si los peces de nuestros ríos pueden bioacumular esas sustancias tóxicas y representar un riesgo para la salud de los que los ingieran. Si bien el resultado fue negativo -no se encontró microcistina bioacumulada en las tarariras-, la científica señala la importancia de seguir monitoreando el fenómeno. Por último, un estudio titulado “Residuos de pesticidas en recursos hídricos del Bajo Río Negro y Esteros de Farrapos”, llevado adelante por Andrés Pérez y otros investigadores de la Facultad de Química, el Centro Universitario Regional del Este, Centro Universitario Regional y la Dinara, si bien comprueba el fenómeno de bioacumulación de pesticidas en tarariras, bagres, viejas de agua, dorados, bogas y sábalos, no constata que se produzca la biomagnificación, al tiempo que señala que “las concentraciones encontradas corresponden a dosis subletales”. Fuente: La Diaria

Malas señales

30/03/2018

Los puertos uru- guayos dependen de la exportación de ser- vicios a la región. Por algún tiempo nos hemos beneficiado de las ineficiencias de las políticas portuarias de Argentina y Brasil.
Pero, si adoptamos una perspectiva de largo plazo, veremos que esos períodos de crisis en los países vecinos suelen ser sucedidos por otros de dinamismo y, en cualquier caso, tienen la ventaja del gran volumen de comercio marítimo propio.
Por mucho tiempo, los puertos de la región tuvieron una posición dominante sobre su hinterland nacional. Desde la década de 1990, la integración de esos espacios en una escala regional, disminuyó la posición de dominante de los puertos “nacionales”. Ahora las compañías navieras pueden elegir entre varias terminales portuarias para llegar al mismo hinterland; los usuarios están en la posición de optar entre varios puertos para llegar a sus clientes en ultramar.
No es una posición confortable para los puertos que deben aprender a competir. Especialmente los puertos uruguayos que trabajan con un alto porcentaje de cargas provenientes o dirigidas a terceros países de la región.
La Ley de Puertos de 1993 puso énfasis en que “la prestación de servicios portuarios eficientes y competitivos constituye un objetivo prioritario para el desarrollo del país”. El decreto reglamentario incluyó entre los principios de la política portuaria nacional “la búsqueda de una mejor posición de los puertos uruguayos en el contexto regional y mundial, mediante la oferta de servicios libres, eficientes, seguros y competitivos, que inserten a nuestro sistema portuario en el máximo interés de los circuitos internacionales de transporte”.
Pero no basta con legislar. Muchas veces sucede que se toman pequeñas decisiones que contradicen aquellos objetivos. Son medidas casi rutinarias y, aparentemente, inocuas. Pero todos esos goles en contra se suman, fijan precedentes, agregan costos evitables, y nos alejan de los sanos principios.
Un ejemplo de esos errores, es el artículo 116 de la última Rendición de Cuentas que concede determinados beneficios a los trabajadores eventuales portuarios. La medida ha sido objeto de críticas por las empresas vinculadas a la actividad marítima y los usuarios del puerto, incluyendo la Cámara de Agentes de Pesqueros Extranjeros, la Cámara de Armadores Pesqueros del Uruguay, la Cámara de la Industria Pesquera del Uruguay, la Cámara Mercantil de Productos del País, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, el Centro de Navegación, la Gremial de Molinos Arroceros, los Operadores Portuarios de la Pesca y la Unión de Exportadores. No han tenido éxito.
Parecería que la poca disposición del gobierno a escuchar al sector productivo no se limita solamente a la actividad agropecuaria… Otra señal preocupante son los reclamos del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos paraguayo por las demoras debidas a problemas operativos que deben enfrentar las barcazas paraguayas que acuden al Puerto de Montevideo. Es bueno recordar que existen otros puertos en la región, incluyendo a Buenos Aires, que estarán muy complacidos de recibir esos negocios.
El Puerto de Montevideo ha hecho grandes esfuerzos y obtenido muy buenos resultados.
Sería un error muy grave dormirnos en los laureles del pasado y perder el futuro.
Por Juan Oribe Stemmer Fuente: El País

Agua: Despilfarro, escasez y contaminación!

22/03/2018


La necesidad apremiante de hacer frente a la progresión geométrica de la demanda de agua dulce en América Latina y el Caribe se ha complicado en forma terrible debido a que los recursos se deterioran a una velocidad cada vez mayor.

Dr. Marcos Sommer

El secretario general de la ONU, António Guterres resaltó que líderes mundiales reconocen que estamos frente a una crisis global del agua. “Un cambio fundamental es necesario para evitar consecuencias devastadoras” según el Panel de Alto Nivel del Agua en un comunicado extendido a la población mundial elaborado por las 11 cabezas de estado que conforman el panel y un consejero especial en el marco de una Nueva Agenda para “Gestionar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”.  Ayer 14 de marzo de 2018 el Panel entregó en Nueva York su reporte, donde se reitera una vez más la urgencia del actuar sobre la creciente escasez del agua a nivel mundial. La crisis del agua es un riesgo global para la erradicación de la pobreza, el desarrollo sustentable y el progreso económico de las naciones. El Panel propone una agenda en los siguientes tres niveles:

Base sólida para la acción que permita “entender la importancia del agua con la que contamos”. Entre las recomendaciones propuestas se incluye una mayor inversión en la generación de datos; realizar acciones que apunten a valorar el agua en sus dimensiones socio-culturales, económicas y medioambientales y fortalecer los mecanismos de gobernanza del agua. Agenda a nivel local, nacional y regional que trascienda los límites políticos y se oriente al acceso universal al agua potable segura y asequible mediante inversiones en infraestructura para asentamientos humanos sustentables. Alianzas y cooperación internacional a nivel mundial que fomenten la innovación, nuevas asociaciones, incrementar el financiamiento, mayor apoyo institucional.

El secretario general de la ONU, António Guterres expresó que “los líderes mundiales ahora reconocen que estamos frente a una crisis global del agua y necesitamos reconsiderar como valoramos y gestionamos el agua”. Resaltó que las recomendaciones extendidas por el panel apuntan a “salvaguardar los recursos acuáticos y hacer que el acceso al agua potable y saneamiento una realidad para todos”.

Escasez del agua a nivel mundial

  • 4 de cada 10 personas en el mundo padecen la escasez de agua.
  • 700 millones de personas se quedarán sin hogar en 2030 por hallarse en zonas que no cuentan con fuentes de agua.
  • Más de dos billones de personas deben tomar agua no potable cada día.
  • Más de 4.5 billones de personas no cuentan con saneamiento adecuado, siendo doblemente expuestas a contraer enfermedades peligrosas.

Leer la totalidad del artículo Agua: Despilfarro, escasez y contaminación! Por Dr. Marcos Sommer

El mundo de las medusas.

22/03/2018

Cuando vivimos en un lugar como La Paloma, en el que la naturaleza surge a cada paso, es preciso el conocimiento para comprender la importancia del medio que nos rodea.

En esta sección, recorreremos junto a especialistas, la naturaleza que nos rodea para conocerla mejor y, a través de ello, crear conciencia en las nuevas generaciones, y compromiso en quienes tenemos la responsabilidad de abogar por el cuidado del medioambiente.

En este segundo capítulo, Valentina Leoni y Fabrizio Scarabino, ambos docentes del Centro Universitario de la Región Este (CURE), nos nos invitan a sumergirnos en el mundo de las medusas.

En La Paloma es común encontrar varias especies de medusas o aguavivas, principalmente en verano, debido a la mayor presencia de aguas cálidas que favorecen la aparición de ciertas especies.

La principal característica de estos animales, los cnidarios, es la presencia de pequeñas estructuras en sus células (cnidas), que funcionan como agujas microscópicas que pueden inyectar toxinas y sirven para paralizar las presas o como mecanismo de defensa. Las medusas y animales parecidos son organismos muy frágiles, no tienen gran capacidad de nado y son arrastradas por las corrientes formando parte del zooplancton. Son grandes predadoras de larvas de peces o pequeños crustáceos, pero también forman parte de la dieta de tortugas marinas, peces y moluscos.

¿Qué especies podemos encontrar en la costa de Rocha?

En la costa uruguaya podemos encontrar diversas especies con formas y tamaños variados, inclusive dentro de una misma especie. Forman parte de distintos subgrupos: las aguavivas o medusas verdaderas (escifomedusas), las tapiocas y medusas reloj (hidromedusas), la fisalia y afines(sifonóforos) y las cubomedusas.

Tapioca común (Liriope tetraphylla): es una medusa muy pequeña que no supera los 3 cm de diámetro y puede ser muy abundante en nuestras costas durante los meses de verano. El contacto directo con esta especie puede provocar picazón, sensación de hormigueo en la piel e irritación en zonas cutáneas sensibles. Varias otras especies de tapiocas (hidromedusas) pueden aparecen en menor proporción o en forma más ocasional (Obelia spp. y Clytia spp.).

Aguaviva de la cruz (Lychnorhiza lucerna): Puede medir de 5 a 38 cm de diámetro, tiene 8 brazos orales pero sin tentáculos. Se pueden observar individuos con el borde violeta azulado en la campana, lo que es característico de esta especie. Se recomienda no entrar en contacto con la zona de los brazos, donde se encuentran las células urticantes.

Aguaviva común (Chrysaora lactea): Es una medusa grande que puede llegar medir hasta 20 cm. Presenta 4 brazos orales y una boca central, con muchos tentáculos largos en el borde de la campana. Los colores son muy variados, desde transparentes, rosas o violetas. El contacto con los tentáculos puede causar irritaciones y ardor en la piel.

Aguaviva reloj (Olindias sambaquensis): Esta especie puede tener diámetros de 6 a 8 cm, no presenta brazos orales, y tiene muchos tentáculos de colores intensos. Es una especie muy urticante.

Cubomedusa (Tamoya haplonema): es de las especies más urticantes que llegan a Uruguay, ya que es más típica de aguas tropicales. Es la única especie de cubomedusa registrada en Uruguay, y aparece principalmente en verano. Se caracteriza por tener la campana de forma prismática, de unos 6 a 15 cm de alto y 4 a 8 cm de ancho, más rígida que las otras especies, y con cuatro tentáculos (uno en cada extremo).

Finalmente, la medusa gigante (Chrysaora plocamia) es una especie de gran tamaño (¡hasta 1 m de diámetro!) que se encuentra tanto en las costas de Chile y Perú, como de Argentina, y ha sido registrada en Uruguay únicamente dos veces, asociada a condiciones de agua fría en la costa rochense.

Además de las aguavivas se pueden observar otros organismos que forman parte del plancton gelatinoso. Dentro de ellos están los ctenóforos o peines de mar, organismos que no poseen células urticantes (no son cnidarios) y son totalmente inofensivos para el ser humano. Algunas especies de peines de mar son bioluminiscentes presentan gran fragilidad imposibilitando su conservación lo cual dificulta su conocimiento.

En Uruguay se han registrado tres especies ctenóforos o peines de mar, dos de las cuales son comunes en la costa rochense: Beroe ovata y Mnemiopsis leidyi.

Las salpas son los terceros integrantes del plancton gelatinoso que podemos observar. Estos son tunicados (urocordados) muy alejados de los cnidarios. Tienen aspecto de un fragmento de aguaviva, de consistencia rígida, de hasta unos 3 cm. A diferencia de los peines de mar (ctenóforos) y las aguavivas, que son organismos carnívoros, las salpas se alimentan principalmente de fitoplancton.

Desde hace siete años existe la Red de Avistamiento de Medusas (RAM), en la cual está trabajando en el relevamiento de las especies de aguavivas que llegan a nuestra costa. Es un trabajo liderado por Alicia Dutra y Gabriela Failla, en colaboración con los guardavidas de la costa uruguaya. Gracias a este proyecto, los guardavidas son capacitados para identificar las distintas especies, conocen su toxicidad y el tratamiento a realizar en el caso de lesiones. Cuentan además, con material gráfico para informar a los bañistas.
Fuente: http://lapalomahoy.uy

Ecosistemas costeros uruguayos.

20/02/2018

Ecosistemas costeros uruguayos.
Una guía para su conocimiento.
Proyecto Arena

Cuando comenzamos este viaje por la costa no sabíamos todo el camino que teníamos por recorrer para llegar a
consolidar nuestro trabajo en este libro. Hoy, esperamos que lo reciban como una herramienta que contribuya a promover el conocimiento, entendimiento y valoración de los ecosistemas costeros de Uruguay… ¡Nuestra costa!
Pretendemos que nuestro trabajo sea un canal que impulse a los usuarios a percibir el ambiente de una forma íntegra. La comprensión de los procesos que suceden en el ambiente que nos rodea surge como resultado de integrar
la información con que contamos previamente y la que percibimos a través del uso de los sentidos. El trabajo que realizamos intenta brindar la mínima información necesaria sobre el funcionamiento de la costa para que, con los
sentidos bien despiertos, el lector pueda cambiar la mirada al encontrarse frente a un paisaje costero.
Este libro surgió como resultado de un viaje que emprendimos en el año 2006 un grupo de biólogos amigos, con distintas formaciones, que veníamos trabajando por separado en temas de educación ambiental. Dos grandes motivos nos impulsaron a embarcarnos juntos en este proyecto. Primero, el hecho de que estábamos trabajando con un fin común y en los mismos ecosistemas. Segundo, el haber identificado la necesidad que tenían los educadores de contar con información y metodologías para el desarrollo de temáticas ambientales, particularmente sobre nuestros ecosistemas, tanto en las aulas como en el campo.
Así surgió lo que denominamos “Proyecto Arenas”, llevado a cabo en conjunto por las tres organizaciones donde
trabajamos: Averaves, Cetáceos Uruguay y Karumbé. La misión que nos propusimos fue contribuir a la formación
de ciudadanos responsables en la comunidad, promoviendo en ellos un sentido de identidad y pertenencia hacia
el ecosistema costero del cual forman parte, estimulando actitudes favorables para su conservación. Entendimos
que para esto era fundamental generar ámbitos de intercambio entre científicos y educadores, que contribuyeran a
la construcción de una conciencia colectiva para abordar los problemas ambientales. Si bien sabíamos que nuestro
aporte sería solo un pequeño paso para alcanzar esta gran meta, nos propusimos algunos logros que nos ayudaran a
acercarnos a ella. Éstos fueron:
Capacitar a docentes de Educación Primaria sobre las características de los ecosistemas costeros uruguayos, incluyendo sus componentes bióticos y abióticos, así como su conservación y uso sustentable, con el fin de que sean una pieza esencial en la multiplicación de conocimientos.
Estimular a los docentes para que incorporen la educación ambiental en sus actividades escolares.
Elaborar un libro educativo y didáctico sobre los ecosistemas costeros uruguayos dirigido a docentes, como una herramienta para facilitar el abordaje de temáticas ambientales en el ámbito escolar.
El proyecto estuvo orientado por una propuesta pedagógica enfocada a la educación de las ciencias naturales, y en
particular a la ecología. La propuesta Enseñanza de la Ecología en el Patio de la Escuela (EEPE) se basa en una forma sencilla de visualizar el método científico, un camino en el cual nuestro querido Peter Feinsinger nos introdujo. A partir de reconocer la necesidad de conservar las distintas formas de vida y procesos naturales en medio de la presente crisis ambiental, esta propuesta plantea que, proveer a los educadores y sus alumnos con el apoyo para formular y responder preguntas acerca de su entorno podría ser una extraordinaria herramienta para la conservación a largo plazo.
La consolidación del libro significa el cierre de un trabajo en conjunto realizado entre biólogos y educadores, en
varias etapas del proceso.
Por un lado, se trabajó en conjunto con los maestros en talleres, y por otro, acompañando las actividades llevadas
adelante por ellos en sus escuelas. Para ello, trabajamos durante el año 2007 con maestros de diversas escuelas costeras, formando cuatro grupos (Colonia-San José, Montevideo-Canelones, Maldonado y Rocha), con cada uno de los cuales compartimos un taller inicial. En este taller les presentamos el proyecto, realizamos actividades de campo y les entregamos una versión preliminar -borrador- del libro con el fin de que lo leyeran, utilizaran, le hicieran aportes, críticas y sugirieran temas que consideraban necesario incluir. Luego de esa instancia de encuentro y conocimiento, les propusimos que llevaran a cabo, a lo largo del año, actividades con sus alumnos de acuerdo a la metodología que les estábamos presentando y quedamos a disposición para acompañarlos en una o dos actividades en sus escuelas.
Fue así que recorrimos toda la costa, acompañando los trabajos que se hicieron en 33 escuelas, con 65 educadores y
más de 1300 niños. Al terminar el año, hicimos un cierre con todos los maestros participantes en un único taller de
dos días para intercambiar entre todos experiencias, sensaciones y emociones. A su vez, en esta instancia recogimos
los aportes, ideas y críticas acerca del libro, los cuales fueron incorporados, en la medida de lo posible, a esta versión
definitiva que aquí presentamos.
¿Como usar el libro?…. como un manual, una guía de campo, de todas las formas posibles y creativas que se les
pueda ocurrir. Este libro puede leerse de atrás para adelante, de adelante para atrás, o en capítulos. En cada capítulo se 11 desarrolla el marco conceptual necesario para conocer de forma general la información existente sobre cada tema. Se presentan entrevistas para dar a conocer las realidades de personas que trabajan directamente en nuestra costa. Y al final de cada capítulo se incluyen varias actividades en base a los conceptos presentados. Algunas de estas actividades y sus metodologías fueron propuestas y realizadas por los maestros durante el período del proyecto, otras, surgieron de nuestra experiencia como educadores ambientales. Por último, se incluye un glosario de terminologías y definiciones que permite un práctico y rápido acceso a las definiciones o conceptos tratados en el libro.
Es importante resaltar que el libro se generó por la elaboración inicial y continua de los integrantes del Proyecto
Arenas, fue enriquecido por los aportes de los maestros que participaron de la propuesta y tuvo importantes contribuciones de especialistas de diversas instituciones involucrados con las distintas temáticas abordadas. Todas las personas a quienes recurrimos buscando una respuesta, se brindaron siempre con la mejor disposición para realizar aportes al trabajo.
Por último, sepan que este libro es más que un conjunto de sensaciones, realidades e información científica compilada… ¡es nuestro grano de arena! Les proponemos que simplemente disfruten de este viaje y lo tengan presente en cada momento que les toque tomar una decisión, dar una opinión o comenzar un emprendimiento en nuestra querida costa uruguaya. ¡No olviden que es la única costa que tenemos!
Si llegaron hasta acá, ahora los invitamos a recorrer los capítulos sobre nuestros ecosistemas costeros. Es más
disfrutable el viaje cuando todos buscamos un fin común. Utilicemos nuestros sentidos al máximo para percibir de
forma íntegra y dejémonos maravillar por las pequeñas cosas de este mundo que son grandes para nosotros… ¡Buen
viaje!
Ecosistema Costero Uruguayo (2010).Trimble M., Ríos M., Passadore C., Szephegyi M., Nin M., García Olaso F., Fagúndez C., Laporta . P. A.Monteverde & Cía. S.A. 337 pág. ISBN: 978-9974-98-056-3

Descargar el libro: Ecosistemas costeros uruguayos. Una guia para su conocimiento.

Tortugas muertas en el verano 2018 (Uruguay).

26/01/2018

En lo que va del año ya aparecieron 30 tortugas muertas en la costa uruguaya.

La última fue una tortuga de unos 500 kilos que tenía marcas de redes en el cuello y fue encontrada en la playa de Solymar. Expertos llaman a conservar estas especies, que aunque no son buscadas por los pescadores, se ven afectadas por el uso de las redes.
Una tortuga de “entre 400 y 500 kilos” de peso y 1,62 metros de caparazón, de la especie Siete Quillas (Dermochelys coriácea), fue encontrada muerta el martes de esta semana en la playa de Solymar. Alejandro Fallabrino, director de la ONG Karumbé, informó a la agencia EFE que con este hallazgo son ya 30 las tortugas marinas de diferentes especies que han aparecido muertas en las playas uruguayas en lo que va de año. “La causa de muerte lo más probable es que sea la pesca”, explicó Fallabrino, que además informó que el animal “tenía marcas de red en el cuello” ya que la pesca comercial y deportiva es muy común en esa zona. “No están buscando (los pescadores) a las tortugas sino a los peces, pero lamentablemente se ahogan en las redes y después las tiran de cubierta y aparecen varadas en la costa”, agregó. Fallabrino explicó que en esta época las tortugas migran desde África hacia aguas del Río de la Plata, “tanto del lado argentino como del lado uruguayo”, para alimentarse de una especie de medusa llamada Olindias sambaquiensis, comúnmente conocida como aguavivas. El director de la ONG informó que “hay muchas tortugas frente a San Clemente de Tuyu (Buenos Aires) y en el balneario Kiyú (Uruguay) porque allí aparecen muchas aguavivas”. “Necesitan comer miles de kilos por día porque son animales que pesan 500 kilogramos comiendo solo aguavivas”, agregó Fallabrino. El director aclaró que hay que concienciar a la población del peligro que está corriendo esta especie, considerada “vulnerable”, y lo importante que es en las playas. “Tenemos que conservar esta especie que es importante para evitar picaduras de aguavivas”, concluyó.
Fuente: https://www.elpais.com.uy

Sistema Nacional de Áreas Protegidas: 10 años

26/01/2018

“El Sistema Nacional de Áreas Protegidas cumple 10 años y queremos evaluar y repensar qué cosas deberíamos cambiar o mejorar, basados en las acciones retrospectivas”, explicó el titular de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), Alejandro Nario.

Las declaraciones fueron realizadas a la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) se plantea para este año como objetivo en las 14 áreas bajo su órbita continuar conciliando el cuidado ambiental con el desarrollo económico y social de Uruguay, reforzando la tarea de los 48 guardaparques presentes en cada una de ellas, según informó.

Las próximas incorporaciones serán Paso Centurión y Sierra de los Ríos, en Cerro Largo, y posteriormente la isla de Flores, frente a Montevideo.

Nario comentó que la profesión de guardaparque fue formalizada hace pocos años y los que se desempeñan actualmente provienen del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y de las intendencias departamentales, y sus tareas están asociadas a los planes de manejo de cada área. “Hemos ido en un proceso de formalización y trabajo fuerte”, aseguró.

Añadió que desde hace pocos meses estos trabajadores cuentan con nuevas potestades para actuar como “policía en el territorio, en lo relativo a los aspectos ambientales”, lo cual les permite requisar elementos que puedan considerar nocivos para el ambiente.

El SNAP posee bajo su protección casi 280.000 hectáreas de superficies terrestres y marinas, lo cual significa cerca de 0,9 % del territorio nacional. A pesar de que ese valor pueda parecer bajo, el porcentaje de paisajes representados supera el 70 % del total del país, y el de ecosistemas y especies prioritarias para la conservación amenazadas supera el 30 % del total.

Las áreas que conforman el SNAP son:
Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos (Treinta y Tres)
Parque Nacional Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay (Río Negro)
Parque Nacional Cabo Polonio
Paisaje Protegido Laguna de Rocha
Parque Nacional San Miguel
Área de Manejo de Hábitat o Especies Cerro Verde e Islas de La Coronilla (las cuatro en Rocha)
Área de Manejo de Hábitat Especies Laguna Garzón (Maldonado y Rocha)
Paisaje Protegido Valle del Lunarejo (Rivera)
Paisaje Protegido Localidad Rupestre de Chamangá
Monumento Natural Grutas del Palacio (estas dos en Flores)
Área Protegida con Recursos Manejados Montes del Queguay (Paysandú)
Área de Manejo de Hábitato Especies Rincón de Franquía (Artigas),
Área Protegida con Recursos Manejados Humedales de Santa Lucía (Canelones, Montevideo, San José)
Área de Manejo de Hábitato Especies Esteros y Algarrobales del Río Uruguay
UYPRESS

Uruguay, el país que registra más muertes de tortugas por plástico

01/01/2018

DEGRADANTE Y NO DEGRADABLE

Uruguay es el país del mundo que registra más muertes de tortugas por plástico en base a su extensión de costa, dijo a Montevideo Portal el director de Karumbé,  Alejandro Fallabrino. “Desde 2007 este fenómeno es increíble”, aclaró.

La escala de contaminación del plástico en los océanos alcanza hoy a todo el mundo, desde las regiones polares al ecuador, asegura un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Las bolsas de plástico, en especial, llegan a todos los rincones del globo y cubren buena parte del lecho marino cerca de las costas.

Las tortugas marinas están entre los animales más afectados por esta situación, que en nuestro país se vive en forma especialmente intensa.

Según datos que maneja la organización Karumbé, Uruguay es el país del mundo que registra más muertes de tortugas por plástico, ranking hecho en base a un cálculo entre la cantidad de kilómetros de costa de las naciones estudiadas y los ejemplares encontrados que sufren este problema.

Su director, Alejandro Fallabrino, dijo a Montevideo Portal que desde que comenzó a trabajar la organización (en 1999) hubo un cambio dramático en la cantidad de plástico encontrado en tortugas.

“Al principio, cuando encontrábamos tortugas muertas en la costa, hacíamos una necropsia y había sólo algas en el estómago e intestinos. A partir del 2007 empezó a aparecer el plástico con mucha fuerza y ahora es increíble, es exponencial; no paran de aparecer tortugas vivas que luego mueren, o tortugas ya muertas, que están llenas de plástico. Hemos llegado al récord -te diría mundial- de una tortuga con 100 % de plástico, no tenía ni algas”, comentó.

El especialista explicó que la especie que más come plástico es la tortuga verde (que puede llegar a medir un metro de largo). Contó que los ejemplares juveniles en el invierno van para Brasil y vuelven en el verano a Uruguay a comer algas. En esa migración, que no es pegada a la costa, encuentran plástico con frecuencia. “Como la tortuga es muy oportunista, no lo diferencia y lo come. Así se tapa el intestino y aparece lo que se llama fecaloma, que es la muerte del intestino; sin embargo, el animal puede estar tres meses vivo, con un sufrimiento horrible. Es una animal muerto en vida”, contó Fallabrino.

El director de la ONG explicó que es claro que no es un problema únicamente de Uruguay y que el plástico que está en el mar proviene de todas partes del mundo, pero aseguró que se debe estudiar porque creció tanto en el sur de Brasil y Uruguay.

“En el 2011 murieron más de 150 tortugas verdes en tres meses solamente por plástico. Hacíamos las necropsias y todas estaban tapadas de plástico”, dijo.

En Karumbé trabajan con una veterinaria especialista, la doctora Virginia Ferrando, con la que analizan a cada ejemplar vivo que hallan para ver si sufre este problema (generalmente lo perciben por la delgadez). Allí deciden si hay que hacer una eutanasia, en caso de que no pueda salvarse, en base a una radiografía. Si no contiene mucho plástico y el intestino no está muerto, se les hacen enemas y pasan laxantes para que expulsen el material.

“Cuando aparecen tortugas nosotros las dejamos un tiempo en unas piletas y es increíble cómo defecan plástico”, dijo Fallabrino, cuya organización difunde un video ilustrativo sobre este problema. Fuente: Montevideo Portal

DINAMA autoriza destruir playas en Maldonado

28/12/2017

La Intendencia de Maldonado está destruyendo las playas con autorización de la DINAMA.
La denuncia de los vecinos de Manantiales, es que la semana pasada la Intendencia envió maquinaria pesada a destruir parte de las dunas en la playa “Las Olas”.
La intendencia hace una obra que implica movimientos de arena, aplanando las dunas para realizar un estacionamiento, dicen los vecinos y alertaron que “cuando el cordón dunar es afectado, ya no tiene retorno”.
La Intendencia y la DINAMA dicen que no hay afectación medio ambiental, sin embargo esto es claro que sí ocurre, y los ejemplos sobran.
En la desembocadura del arroyo Maldonado ya no hay playa y queda muy poco de la playa del centro de Piriápolis.

Daniel Panario, ingeniero agrónomo, profesor grado 5 de la Facultad de Ciencias dedicado a nivel universitario a las Ciencias Ambientales, señalo que “la duna es la única defensa de los temporales, pero parece que eso no se entiende”. Lo que haría falta es preguntar quién fue el funcionario que autorizó eso, dijo Panario quien además calificó de inescrupuloso a quien desde la DINAMA permitió este daño ambiental.
La DINAMA no solo está al tanto, sino que ha inspeccionado a raíz de las denuncias, lo que la Intendencia está realizando y hasta el momento han permitido que continúen adelante con la destrucción de la playa.
A continuación, transcribimos la entrevista a Daniel Panario realizada por Diego Martínez para Radio Centenario y diario La Juventud.
¿Qué está pasando en Maldonado con las dunas? Hemos visto imágenes de maquinaria pesada rompiendo las dunas. ¿Qué afectación puede tener esto tanto a nivel medioambiental como de las propias playas?
Sobre todo de las propias playas. La duna es la principal defensa (o más bien) la única defensa que tenemos de los temporales. Pero parece que eso no se entiende… Los gobiernos miran las cosas a su tiempo en el poder, y eso es lo que está pasando en Maldonado.
Lo que más me extraña realmente es que la DINAMA haya autorizado eso.
Si fuera uno de los vecinos, yo lo que haría sería preguntar por Habeas Data quién fue el funcionario de la DINAMA que autorizó eso; porque la Intendencia no lo puede hacer sin autorización de la DINAMA. La Intendencia ya tuvo la experiencia de cuando en la fiesta de Corona le pusieron una multa… así que seguramente pidió autorización de la DINAMA. Pero entonces hay algún funcionario inescrupuloso de la DINAMA que autoriza ese tipo de cosas.
¡Que los vecinos pidan Habeas Data, que les informen, y después escrachen a quien corresponde! Porque realmente es increíble.
Me sorprende a su vez la directora de Gestión Ambiental de la Intendencia de Maldonado -que fue alumna mía-, me extraña que autorice esas cosas; ya van varias que ha autorizado.
Estoy extrañado con lo que está pasando en Maldonado. El fraccionamiento que autorizaron en las marítimas en Sierra de Ánimas… se está haciendo cualquier disparate en Maldonado en materia ambiental.
Se está hablando de pérdida de playas en Piriápolis y también en la zona de la desembocadura del Arroyo Maldonado. ¿Tiene que ver con ese tipo de prácticas?
Por supuesto, es llevar la urbanización hasta el borde del agua. Eso está explícitamente prohibido, salvo con una autorización especial de la DINAMA, que aparentemente la dio… hubo algún funcionario que la dio, la firmó y la mandó. No es la primera cosa que ocurre; han autorizado construir casas que después se cayeron inclusive, porque las autorizaron tan cerca del mar que se cayeron.
Yo vivo en San Luis, al ladito en La Tuna. Acá autorizaron una casa arriba de la duna… ahora quedó palafito la casa, porque la duna se fue…
Es una barbaridad lo que se está haciendo, más teniendo en cuenta que el nivel del mar viene subiendo. Mientras todos los países toman precauciones y empiezan la retirada estratégica del borde del mar, resulta que nosotros no; avanzamos sobre el borde del mar que viene subiendo. ¡Es una cosa de locos, realmente!
Desde el punto de vista de la DINAMA, yo tengo la más alta estima por los técnicos que tiene; entonces quiere decir que hay alguien que no consulta los técnicos, o que consultando los técnicos igual autoriza.
Fuente: https://www.diariolajuventud.com/

“ARRASAN SUS DUNAS” Punta del Este. Por el Dr. Marcos Sommer
“Dunas Costeras en Venta”. Uruguay . Por el Dr. Marcos Sommer

La incansable búsqueda de la almeja

15/12/2017

“UN AZAROSO NEGOCIO”.

En Rocha hay una comunidad de pescadores que no se mete al agua: arranca almejas en la orilla. Es una difícil tradición de décadas que consiguió volverse un buen negocio. Pero, ahora que los mejores restaurantes quieren almejas, el cambio climático podría arruinarles el futuro.

La almeja amarilla esperó durante siglos que llegara su momento de gloria. Enterrada en la arena de las playas de Barra del Chuy y, sobre todo, de La Coronilla, primero la pisotearon indios y piratas. Luego fue testigo de los primeros colonos, que en 1863 llegaron para integrarse a una colonia agrícola, creada para darles servicios a los obreros de una futura obra majestuosa: un puerto de aguas profundas que nunca se construyó. Los pobladores, desanimados por el abandono de las autoridades, se fueron yendo. Un tiempo más tarde, a comienzos del siglo XX, el Estado lanzó otra promesa: la construcción de un ferrocarril que atravesaría el país desde La Coronilla hasta Bella Unión. Pero este proyecto también cayó en el pozo del olvido.

A pesar de un destino signado por el naufragio de sus ilusiones, La Coronilla se mantuvo erguida como el único balneario de Rocha además de La Paloma, y vivió su época dorada desde la década de 1940 hasta fines de 1970 con sus siete hoteles colmados, un camping sin cupos y el éxito de un casino y una discoteca donde cada fin de semana se reunían unas 500 personas de Montevideo, Argentina, Brasil y Paraguay. Dicen que las temporadas se extendían por cinco o seis meses. Fue allí, entre bronceadores y un glamour añejo, que la almeja comenzó a ser arrancada de la arena para convertirse en carnada, pulpa de conservas y platillos típicos del lugar.

Todo era esperanza, pero aquellos que soñaban con alcanzar el estatus de Piriápolis vieron cómo el esplendor se apagó durante la dictadura militar, cuando se tomó la decisión de ampliar la cuenca del canal Andreoni, llenando el mar de agua dulce y arrastrando, con las tormentas del invierno, vacas y caballos muertos en el campo, a las playas en las que antes se tomaba sol.

Nino Agüero, nacido hace 68 años en este balneario, trabajó junto a su padre y sus cinco hermanos colocando césped en los hoteles, pelando almejas para la fábrica de conservas y como obrero de esta tarea maldita. Fue a él que un maquinista, tras ordenar el mordisco inaugural de la pala de una retroexcavadora, le anunció: “Bueno Agüero, a partir de este momento La Coronilla deja de existir”. Agüero, que se presenta como “el decano de esta costa”, dice que desde ese día su pueblo “fue ahogado”. De la Ruta 9 hacia el norte se multiplicaron las arroceras y hacia el sur las playas se vaciaron.

Sin turistas no había clientes y de a poco los hoteles cerraron, dejando sobre las dunas un cementerio de cimientos destruidos y fastuosas piscinas de agua estancada. Pero, a pocos metros de este escenario decadente, bien cerca de donde muere la ola, las almejas empezaron a abundar como nunca antes, como si fueran una ofrenda para los 2.000 pobladores que se habían quedado con las manos vacías. Durante la década de 1980 y comienzos de 1990, era tanta la cantidad y tan grande su comercio como carnada, que El Cuarteto de Nos les dedicó una canción que decía: “El primero fue un buen año/ y el segundo también/ prosperaba día a día/ crecía mes a mes”.

Desde La Coronilla hasta Barra del Chuy, a lo largo de 23 kilómetros de playa, un grupo de familias pasaba el día con la espalda doblada: tres generaciones hundiendo la pala en la arena y juntando almejas en pilas, hasta contar 1.000 y marcar una raya en la arena. Y así se trabajaba hasta que el sol se iba y subía la corriente. Por aquel entonces, cada balde con 30 kilos se vendía por 10 pesos a los intermediarios de Maldonado y de Montevideo, “que se iban con dos camiones repletos”, cuenta Agüero. En esa época la playa se parecía a una chacra con la tierra removida.

En la pesca de la almeja hay tres apellidos que son tradición: Rocha, Pereyra —que habían sido dueños de la única fábrica de conservas— y Agüero. Ahora, 40 años después, con los pies sobre la misma arena que pisa desde niño, Gabriel, hijo del primer Rocha, asegura que para él la almeja “lo es todo”, y para explicar qué es todo dice que arrancarlas es el primer recuerdo que conserva de su niñez. Es la imagen que se repite en las pocas fotos familiares. Y es la materia prima de un pequeño negocio que desde 2012 lleva adelante con Nancy Schuch, su mujer. Juntos quieren darle valor agregado a este regalo del mar y convertirlo en un bocado de lujo: para ellos, vender almeja para carnada es darles margaritas a los cerdos.
Cuestión de vocación.

La de la almeja es una historia pasional y uno de sus protagonistas es Omar Defeo, investigador grado 5 de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) que lleva 30 años —toda su vida profesional— recopilando información sobre este molusco y ensayando una gestión novedosa de manejo del recurso, compartida entre los pescadores y el Estado. Esta vocación se la transmitió a un grupo de biólogos jóvenes que hoy trabajan en mitigar los problemas que generan los cambios del clima en este animal. Es que la alme- ja amarilla es el tema de estudio más longevo de la Facultad de Ciencias, lo que además de una curiosidad es una excepción: nadie en el mundo se interesó tanto tiempo por una pesquería artesanal. Y menos por una tan pequeña, que se extiende desde Río de Janeiro hasta el Golfo de San Matías en Argentina.

Defeo desembarcó en Palmares de La Coronilla en los 80, cuando la almeja era una vedette voluptuosa en las playas que habían quedado desiertas. En ese entonces hubo un pico de extracción de 219 toneladas. Su pesca se había convertido en un buen ingreso para los pobladores más humildes, aunque no alcanzaba a constituir un ahorro para el invierno. Francia Ambrosi, una mujer de 62 años miembro de la familia Pereyra, explica que si cobraba $ 250 por una jornada de ocho horas cocinando en la escuela, esa misma suma la juntaba “en un rato” llenando un balde de 30 kilos.

Ante la ausencia de control, la Dinara consideró que para no agotar el recurso —como había sucedido unos años antes en Argentina— había que regularlo. A fines de esa década, cuando empezó a disminuir, prohibió que se arrancara por dos años. A partir de ese momento, la cuota y el período de captura lo determina el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y, en cada estación, la Facultad de Ciencias toma muestras para evaluar su población. Defeo conoce a los Rocha, a los Pereyra y a los Agüero desde que era un estudiante. Los observó. Los estudió. Se hicieron amigos. Por eso dice que la almeja para esta comunidad es mucho más que una changa de verano: “Es una identidad”.
Suspicacias.

Como toda historia pasional, este relato está lleno de idas y vueltas. En 1989 la almeja volvió, y desde 1991 hasta 1994 se arrancó bajo el primer sistema de co-manejo que se aplicó en la pesca nacional. “Los 300 kilómetros que separan Montevideo de La Coronilla hacen imposible una fiscalización cotidiana, entonces se quería lograr que los pescadores se autorregularan, identificando cómo cuidar su recurso”, explica Ignacio Gianelli, biólogo de la Unidad de Ciencias del Mar de la Facultad de Ciencias. Y aunque cumplieron, un nuevo maleficio pareció caer cuando en 1993 la almeja comenzó a morir debido a un aumento de la temperatura del agua y, posiblemente, la presencia de algún virus y parásito.

La mortandad fue total en Brasil, Argentina y Uruguay. Duró 14 años. Las playas de La Coronilla y Barra del Chuy parecían un cementerio de moluscos amarillos, hasta que en 2007 Nino Agüero golpeó la puerta del despacho de Defeo y le anunció: “Están volviendo las almejas”.

La que empieza en 2009 es la prueba de que la comunidad de la almeja es fiel e invencible. Para reiniciar la explotación, la Dinara habilitó un permiso a 37 pescadores. Sin embargo, se calcula que cada uno de ellos suma al menos a otros dos integrantes de su familia a la tarea: solamente entre los Rocha, son 19. Así que a los primeros brazos ahora se agregaron los de sus nietos, y los de los hijos de estos, y los de los hijos de estos últimos: cinco generaciones hundiendo la pala en la arena.

La extracción se reanudó con una nueva gestión de co-manejo que, según Defeo, “por sus buenos resultados inspiró que en 2013 se aprobara una nueva ley de pesca” que en un apartado promueve el desarrollo de la pesca artesanal con consejos zonales. “De esta forma los pescadores tienen representantes y pueden discutir la toma de decisiones, aunque la última palabra la tiene la Dinara”, explica Gianelli.

En esta segunda vida la almeja varió su abundancia. Si en 1985 se arrancaron 219 toneladas, en 2015 —la mejor temporada hasta el momento— apenas se superaron las 23. Y para el verano que se viene se estima que habrá entre dos y siete. Como es poca, a la almeja se la busca siguiendo la huella de los agujeritos que deja en la superficie cuando se entierra. Por ahí absorbe el agua para alimentarse y por ahí respira, y en ese intento de supervivencia, se delata.

No solo cambió de cantidad y de generaciones, también fue a parar a otras bocas. Esta parte de la historia tiene intriga policial: codo a codo con Gastón Martínez, científico de la Dinara, Gabriel Rocha y su esposa Nancy se pusieron a investigar a dónde iba a parar la almeja que los intermediarios se llevaban al Este. “Era un verso lo de la carnada”, dice Nancy. Los intermediarios les pagaban $ 250 el balde con 30 kilos de almejas, pero en lugar de terminar en un anzuelo, les quitaban la arena sacudiéndolas en una bolsa de arpillera en el puerto de Punta del Este, en el agua sucia de combustible, “y se lo vendían a los restaurantes a $ 500”, cuenta Gabriel.

Para tomar las riendas del recurso y darle un valor agregado, esta pareja y algunos almejeros más decidieron abrir una planta y purgar la almeja con el asesoramiento de la Dinara y la Facultad de Ciencias. Es decir: procesarla hasta sacarle toda la arena, para así venderla viva a los mejores restaurantes, como en otras partes del mundo sucede con las langostas. Sin embargo, el enojo de aquellos que no estaban de acuerdo creció, y un grupo ocupó la planta. Estos conflictos internos siguen ocurriendo: uno denuncia al otro por arrancar almeja fuera de la fecha permitida, “pero nadie controla al que realmente lo hace”, dice Nancy.
La gran apuesta.

Convencidos de que el camino a seguir era el de la planta de purgación, los Rocha construyeron con sus manos una propia en el fondo de su casa: la primera y única que existe en Uruguay. Redactaron un manual de uso y en 2012 consiguieron la habilitación de la Dinara. El procedimiento es así: los permisarios pueden vender la almeja como carnada —que según Agüero se paga $ 150 el kilo— o vendérsela a la planta, que paga $ 90 pero compra todo lo recolectado. En la planta la purgan durante al menos 48 horas, haciendo dos cambios de agua —que se extrae del mar— y luego, una vez que está limpia, la distribuyen entre sus clientes de José Ignacio, Punta del Este, La Pedrera, La Paloma y Montevideo. Por cada kilo piden $ 300 y, en temporada, si es que hay almejas, venden unos 100 kilos semanales.

Para transportar la mercadería, la pareja cambió una casa por un auto, y para ahorrar lo que se gana se descansa “un par de horas en la ruta”, “se come tuco” y “con lo que sobra del tuco se hace guiso”, cuentan. Luego de que Nancy insistiera, la novedad de la almeja se expandió entre los chefs más famosos del Este, que desde 2013 la incluyen en el menú. Y así, casi sin imaginarlo, los chefs cambiaron el negocio y los sueños de los almejeros. Nancy cree que si pudiera extraer todo el año, podrían vivir de la venta de este molusco y ponerle fin al multiempleo.

—¿Ustedes probaron algún platillo?

—Nunca. Una vez perdí un cliente porque me negué a comer una almeja a la provenzal que me preparó —dice ella.

—¿Por qué no quisiste?

—Porque no soporto el olor. Me da ganas de vomitar. Me pasé la niñez lavando almejas y tragando arena. Ese jugo con el que hacen sopas deliciosas, para mí es el infierno. Se me chorreaba por el cuerpo y se me pegaban los bichos, era un asco.

—¿Y cómo hacés para trabajar con cientos de kilos de ellas acá, en la planta?

—Es lo opuesto a trabajar en la playa. ¿Vos acá ves una sola mosca? —dice extendiendo el brazo por el ambiente blanco, pulcro, impecable de su local.

Que lleva un año vacío.
Pendientes de un hilo.

Nancy creció en la pobreza, trabajó desde que era niña, vivió en un rancho de lata en la playa, se casó a los 15, se divorció a los 16, a los 18 le dijeron que debido a una peritonitis mal curada nunca tendría hijos y a los 19 le advirtieron que podría desarrollar cáncer en el útero, pero dice que nunca en su vida lloró tanto como por la falta de almejas. “Es mucha la presión de tener tantas familias esperando que suene el teléfono para trabajar”, dice. Tampoco sabe qué decirles a chefs como Juan Pablo Clérici o Alejandro Morales cuando le preguntan si van a poder contar o no con el producto el próximo verano. Los almejeros aguardan el llamado de la Dinara que los autorice a arrancar el resto del ínfimo cupo que todavía les queda pendiente de 2016. Por los cambios del clima llevan dos temporadas sin trabajar, y esta podría ser la tercera.

Desde la Dinara, la oceanógrafa Arianna Masello dice que las incesantes lluvias de 2016 afectaron la salinidad del agua matando las almejas. “A esto se suman las mareas rojas, cada vez más frecuentes y más largas que prohíben su consumo”, dice Gianelli. Otro problema es el cambio de los vientos: “Los que llegan del sur hacen que suba la corriente y sea muy difícil arrancar almejas”.

Hace una semana, cuando por fin sonó el teléfono de Nancy, eran malas noticias: después de un mes de espera, el permiso de extracción no estaba listo, pero sí le confirmaron una nueva marea roja. Omar Defeo, el primero de los científicos apasionados por esta comunidad, opina que “hay que generar alertas tempranas y estrategias para mitigar los efectos del cambio climático”, que en este rincón del mundo se manifiesta complicándoles la vida a las almejas.

Una solución es investigar el funcionamiento de una planta que las mantenga en cautiverio, y además de purgarlas las depure de las toxinas de la marea roja. De esta manera se podría stockear el producto en tiempo de abundancia. Los almejeros creen, también, que la Dinara “debería responder más rápido al pedido de extracción fuera de fecha”, ya que según su punto de vista, “almejas hay”. Pero esta es una sugerencia que para Masello aún no es viable: “La cantidad de recurso que hay hoy no amerita abrir la pesquería todo el año”, opina.

Cuando Nancy tocó la puerta de Lo de Tere para ofrecer su tesoro, la chef María Marfetán la recibió, abrió el caparazón y se tragó la almeja cruda. “A mí se me paró el corazón. ¿Y si tiene arena?, pensaba yo. Pero no tenía. La chef me abrazó y me felicitó”, cuenta con los ojos brillantes de orgullo.

Le pregunto a Marfetán qué sabor tiene una almeja. Dice: “Es como comerse la playa de una bocanada”.
El proyecto que podría asegurar un “buen futuro”.

Hay microorganismos que están en el agua siempre, pero a veces se dan las condiciones para que su cantidad aumente, llenándola de toxinas que al ser humano pueden causarle vómitos, diarrea y hasta parálisis: eso es la marea roja. “Para multiplicarse, estos organismos necesitan calor y nutrientes y eso pasa más seguido cuando la temperatura del agua aumenta”, explica el biólogo Ignacio Gianelli. Debido al cambio climático, las mareas rojas son más frecuentes y más extensas. Si la de 2011 estableció una veda de la pesca que representó el 13% de la temporada, la de 2016 y 2017 fue del 100%. “A esto hay que sumarle el daño que genera en la pesca la abundancia de las lluvias y el cambio del rumbo de los vientos”, agrega. Debido a la suma de todos estos factores, desde hace dos años no se venden almejas, lo que pone en riesgo la continuidad de la demanda que se había conseguido. Pero hay una solución a la que el almejero Gabriel Rocha llama “el buen futuro”: generar una planta que, además de purgar, depure a la almeja de las toxinas. En ello está trabajando el biólogo Diego Lercari. “Hace cerca de cuatro años que estamos haciendo pruebas, y ya conseguimos mantener a la almeja en cautiverio hasta por cinco meses. Lo que resta es investigar si efectivamente se eliminan las toxinas y cuándo”. Este proyecto tiene sus similitudes con otros que se están realizando en España, “donde el efecto de las mareas rojas en las almejas es infernal”, dice. La respuesta local para este problema mundial depende de conseguir los fondos para una investigación profunda. “Hay que ir probando con variar temperaturas, filtros de agua, con la dieta o dejarlas con más o menos cantidad de arena”, adelanta. El proyecto aspira a ganar un premio de un millón de pesos que otorga la Agencia Nacional de Investigación e Innovación.
Las rarezas de una pesquería con identidad.

“Este es un recurso en el que el clima está muy metido y su explotación puede ser muy azarosa”, explica el biólogo Ignacio Gianelli. La relación entre los pescadores, los investigadores de la Dinara y los de la Facultad de Ciencias es muy sólida debido a los 30 años de estudios que los unen hasta el día de hoy.

Cumplir las reglas que fija la Dinara puede ser un sacrificio. Eso pasó en 2016, cuando la poca almeja se concentró en una zona de baño en Barra del Chuy y los salvavidas denunciaron a los almejeros por “taparles la visual” y los turistas “por romperles la vista al mar”. Ese verano solo tuvieron permitido arrancar antes de las nueve de la mañana y el 40% del cupo no se completó.

Brian, pescador joven, dice que de sus cinco trabajos arrancar almejas es el que más le gusta porque el dolor “le entra menos” en el cuerpo que cortando leña o cargando frutas. Para los pobladores de La Coronilla esta tarea siempre fue lo más cercano a ser sus propios jefes, aunque las secuelas se sienten en los dolores de los huesos, los tobillos y en las recurrentes insolaciones.

Las mujeres abundan en esta pesquería: según un relevamiento de la Facultad de Ciencias, representan el 40% de la mano de obra. “No es lo habitual, pero al no tener que meterse en el agua, participan en todo el proceso. Nunca vi entre ellos problemas de actitudes machistas”, dice Gianelli.
LOS CHEFS
La pirámide de un negocio que puede crecer

“A todos les daba vergüenza ir a vender almejas a los restaurantes donde van a comer los ricos”, cuenta Nancy, dueña de la planta Almejas Palmares. Ella, que nunca había pisado Punta de Este pero sí había vendido comida durante su niñez, se animó. No fue fácil: golpeó varias veces las puertas y regaló kilos y kilos de frascos con almejas vivas “para estimularlos a probar el producto”. Dice que a La Huella tuvo que ir “como 15 veces” y una vez pensó que iban a llamar a la Policía, hasta que el chef Alejandro Morales las probó y desde entonces se convirtió en uno de sus mejores clientes. Morales ahora cocina en Montevideo, en Escaramuza y en Manzanar. “Es un sabor explosivo, imposible de sustituir, y es un producto versátil. Lo que pasaba es que nadie sabía cómo quitarles la arena”, cuenta. Asegura que en la cocina “mueren por tener almejas”, y anuncia: “Yo ya le dije a Nancy que si consigue tener el producto todo el año y viene con 200 kilos, yo en una semana se los vendo”.
Venta para carnada.

El destino de la almeja genera discordia entre los pescadores. Están los que quieren venderla a los intermediarios como carnada (unos 12) y los que prefieren darle un valor agregado y apostar a desarrollar un comercio distinto (unos 25). Para carnada el kilo se paga $ 150; en la planta de purgación, $ 90. La almeja tiene cuota de captura y suele extraerse de noviembre a marzo, pero no todos lo respetan.
Un plato de lujo.

Desde que un par de almejeros asumió la distribución del producto, “el precio de la almeja fue aumentando año a año”, dice Ignacio Gianelli. En 2012 la planta pagó $ 45 el kilo de almeja sucia (sin pelar), pero al ir sumando clientes su valor se multiplicó y hoy paga $ 90. Se calcula que en un día de trabajo, un pescador puede arrancar unos 30 kilos, cantidad que representa una ganancia de $ 2.700.
Fuente: El País. 05.11.2017 https://www.elpais.com.uy

Científicos denuncian que ley de riego constituye “una amenaza a la salud pública y al ecosistema”

11/12/2017


El Ing. Agrónomo Tabaré Aguerre, Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca desde hace siete años y principal promotor de la nueva Ley de Riego, afirmó el pasado viernes 27 de octubre de 2017 que “es tener falta de conciencia agropecuaria cuando se dice que una ley que promueve, facilita, estimula las construcciones que van a hacer más eficientes desde el punto de vista ecónomico, más saludable desde el punto de vista ambiental. Porque los 35 tambitos, cada uno hace su tajamarcito, en el pedacito de la cañadita que tiene más baja, y termina siendo, dijera el presidente Mujica, el expresidente Mujica, un revolcadero de chanchos. Porque esas son las que están verdes por cianobacterias. Porque tienen 2 metros de profundidad. Ahora, recorran las 1200 represas que tiene este país construidas para regar arroz básicamente y me avisan y yo voy a ver si hay alguna represa que esté verde por cianobacterias. No están. ¿Y saben porqué no están? Porque como la inversión es privada y tiene que tratar de garantizar la rentabilidad, porque es una inversión privada, hay un mínimo de eficiencia entre metro cúbico embalsado y metro cuadrado inundado. Porque la tierra vale, y porque la obra es una inversión. Y eso garantiza una profundidad mínima, que hace que los rayos del sol no estén permanentemente llegando al fondo, que es lo que origina entre otras cosas las floraciones algales. Ahora, si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando, o con una visión estereotipada, es difícil.”
Aunque lo desconozca el Sr. Ministro, los lagos y embalses profundos sufren problemas derivados de la contaminación por nutrientes tanto como los poco profundos, e inclusive como los ríos grandes y profundos, estuarios y algunas regiones marinas. Cada ecosistema a su manera, con particularidades. Los lagos llanos son más vulnerables que los lagos profundos, y los lagos y embalses son más vulnerables que los cursos de aguas corrientes. Esto quiere decir que con menos nutrientes, experimentan el mismo proceso de deterioro. Pero ningún ecosistema acuático se salva cuando el ingreso de nutrientes supera su límite de tolerancia. Eso no es un descubrimiento nuevo. Mencionaremos un ejemplo fácilmente verificable en una búsqueda rápida en internet. El Lago Erie se encuentra en el límite entre Estados Unidos y Canadá, es uno de los llamados “grandes lagos”. Mide 340 km de largo y alcanza profundidades de 64 metros (dentro de la disciplina científica que los estudia, con más de 5 metros un lago es considerado profundo). Desde hace aproximadamente 50 años las cianobacterias dominan el funcionamiento del lago, debido a la falta de eficiencia del uso de nutrientes en su cuenca. Su situación ambiental es desastrosa y su calidad de agua, pésima. Sin duda, la comunidad científica internacional aprendió mucho de la experiencia del Lago Erie, y de los muchísimos lagos y ríos del mundo que sufren eutrofización. Lamentablemente, la mayoría de los gestores y tomadores de decisión en nuestro país, no parecen haber aprendido de la experiencia internacional.

Tampoco se ha logrado aprender al respecto mirando más cerca. No se ha aprendido mirando el profundo embalse de Salto Grande, los embalses del Río Negro, lagos de canteras en Ciudad de la Costa, o el mismo Río de la Plata, sistemas con altos niveles de nutrientes y floraciones recurrentes de microalgas y cianobacterias potencialmente tóxicas. También se sabe desde hace décadas que muchas especies de cianobacterias controlan su flotación y pueden elegir la posición en la que se ubican en la columna de agua. Es por esto que, el hecho de que la luz llegue o no llegue al fondo, poco tiene que ver con que las cianobacterias puedan desarrollarse. Son otros los mecanismos que explican este proceso. El problema ambiental que genera la actividad tambera, al igual que otras actividades agrícolas, no deriva de que los embalses sean poco profundos. Deriva de que los ecosistemas de agua dulce se encuentran entre los ecosistemas más frágiles del planeta y ya soportan décadas de modificaciones e impactos que han debilitado su resistencia natural a nuestras acciones. Deriva de que se usa más fertilizante del que se debería, de que éste se dispone sobre la superficie del suelo donde satura los primeros centímetros y es fácilmente transportado por el agua que escurre, de que el ganado accede a los cursos de agua y allí defeca y orina, y muchas otras razones, sobre las que abunda la literatura científica especializada. Y sobre todo, de que lo que es una pérdida de nutrientes casi despreciable para la actividad agropecuaria, es un problema serio para la calidad del agua.

Lamentablemente, las floraciones de cianobacterias no son la única consecuencia de la contaminación por nutrientes. En lagos eutrofizados también son frecuentes las mortandades masivas de peces. Por otra parte, la eutrofización es solo una de las consecuencias ambientales que genera la construcción de embalses. Tanto la fragmentación longitudinal de los cursos de aguas corrientes (es decir, de las nacientes a la desembocadura), como la desconexión del curso respecto de su zona de inundación, generan pérdidas muy significativas de biodiversidad. La fragmentación de estos ecosistemas, seguida por la eutrofización, son los mayores impactos a los ecosistemas de agua dulce a nivel mundial. Esta ley promoverá ambos.

Las consecuencias de la contaminación por nutrientes se expresan frecuentemente en otros sitios y otros momentos (ej. aguas abajo del sitio de origen de los nutrientes, y en ocasiones mucho más tarde). Los cambios que generan en el funcionamiento de los ecosistemas se retroalimentan positivamente, haciendo que revertir la problemática, o incluso sólo tratar sus consecuencias, sea mucho más costosa o hasta inviable, a medida que avanza la gravedad de la situación. Como sociedad deberíamos ser más exigentes con el conocimiento que manejan nuestras autoridades a la hora de tomar decisiones tan trascendentales como la aprobación de esta ley. En las decisiones políticas pueden primar otros criterios por sobre los criterios ambientales, pero no es válido que se usen argumentos técnicamente equivocados para justificar esas decisiones.

Es preocupante darse cuenta que los impulsores de la modificación de la Ley de Riego, minimizan y desconocen las consecuencias ambientales de esta actividad, y ver que se pretende sustentar un proyecto de intensificación productiva con costos ambientales tan altos, sobre la base de argumentos errados.

Aspiramos, desde nuestro rol como científicos, a aportar a la construcción de un modelo de desarrollo que se centre en la defensa del patrimonio colectivo de ésta y de las futuras generaciones. Una visión de largo alcance debe apostar fuertemente a la educación y a la ciencia, y lograr posicionar en la frontera del conocimiento a cada política que afecte la sustentabilidad de nuestro proyecto como país. Estamos de acuerdo con la última afirmación del Sr Ministro: si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando, o con una visión estereotipada, es difícil.

Los científicos abajo firmantes, reunimos una prolífica producción científica sobre temas de ecología de ecosistemas acuáticos y contaminación por nutrientes (eutrofización), siendo autores de cientos de artículos en revistas internacionales y de varios capítulos de libros sobre la materia.

Además de nuestro rol como investigadores, nuestro compromiso con la sociedad se expresa en la participación, generación o coordinación de múltiples convenios de cooperación y asesoramiento a distintos organismos estatales con responsabilidad directa en la gestión de nuestros recursos naturales (intendencias, DINAMA, DINAGUA, OSE, etc.), así como participación en comisiones de cuenca, entre otras actividades.

Agradecemos considere su difusión en el medio de prensa que Usted dirige. Quedamos a las órdenes para profundizar los temas si lo considera pertinente.

Enlace al audio al que se hace referencia:

https://www.dropbox.com/s/jr2au4bwej0uh9h/Aguerre.mp3?dl=0

Dr. Guillermo Goyenola (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Franco Teixeira de Mello (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Carlos Iglesias (Doctor en Ciencias. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dra. Mariana Meerhoff (Doctora en Ciencias. Máster en Biología. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
Dra. Cecilia Alonso (Doctor en Ciencias Naturales. Master en Biotecnología. Licenciada en Ciencias Biológicas)
Dra. Natalia Venturini (Doctora en Oceanografía Biológica. Master en Oceanografía Biológica. Licenciada en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Hugo Inda (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Antropología. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
MSc. Jun Pablo Pacheco (Máster en Biología. Licenciado en Ciencias Biológicas).
Dr. Danilo Calliari (Doctor en Oceanografía, Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
MSc. Federico Quintans (Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas).
MSc. Lucía Gaucher (Máster en Biología. Licenciada en Ciencias Biológicas).
Dra. Sylvia Bonilla (Doctora en Ciencias Biológicas, Máster en Biología, Licenciada en Ciencias Ambientales, Investigadora Asociada del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Dermot Antoniades (Doctor en Geología, Licenciado en Ciencias Ambientales, Investigador Asociado del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Daniel Conde (Doctor en Ciencias Biológicas, Licenciado en Oceanografía Biológica, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Rafael Arocena (Doctor en Ciencias Naturales, Magister en Biología, Lic. en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dra. Gissell Lacerot (Doctora en Ciencias, Master en Ciencias Ambientales, Licenciada en Ciencias biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores)
Dra. Laura Rodríguez‐Graña (Doctora en Oceanografía, Licenciada en Ciencias Biológicas, Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
MSc. Anahí López (Master en Geociencias, Licenciada en Ciencias Biológicas).
Lic. Claudia Fosalba (Licenciada en Ciencias Biológicas).
Dra. Carolina Crisci (Doctora en Oceanografía, Licenciada en Ciencias Biológicas).
Dr. Nicolás Vidal Carcavallo (Doctor en Ciencias. Máster en Ecología. Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
MSc. Juan Clemente. (Master en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas).
Dr. Iván González. (Doctor en Ciencias, Master en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador Activo del Sistema Nacional de Investigadores)
Dra. Lorena Rodríguez Gallego (Doctora en Biología. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
Dr. Luis Aubriot (Doctor en Ciencias Biológicas, Máster en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Dra. Carla Kruk. (Doctora en Ciencias de la Vida. Magister en Biología. Licenciada en Bioquímica. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
Dra. Claudia Piccini. (Doctora en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores)
Dr. Javier García (Doctor en Ciencias Naturales, Máster en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Fuente: Red Filosófica del Uruguay

Uruguay: Investigadores reclaman!

22/11/2017

Investigadores reclaman a Vázquez recursos prometidos y la “urgencia” de una política científica.

El descontento de los científicos uruguayos por la “falta” de una política de ciencia y tecnología, así como con los “escasos recursos” que el país invierte en investigación y desarrollo (I+D), viene en aumento. En declaraciones a la diaria en octubre de este año, el presidente de la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay, Rafael Radi, había dicho que se está “transitando por un camino muy peligroso en el que puede llegar a haber un enfrentamiento importante de la comunidad científica con el gobierno”. Tal vez como forma de no llegar a ese enfrentamiento, un grupo de investigadores ha decidido enviar una carta abierta al presidente Tabaré Vázquez con el objetivo de “hacer visible las dificultades de la Investigación en Uruguay y la necesidad de construir una nueva institucionalidad que apuntale lo logrado y permita el diseño y concreción de nuevas metas”.

La carta dirigida al primer mandatario, que ya está en la bandeja de entrada de las casillas de correo de investigadores del país, busca hacer notar, tanto al presidente como a la población en general, “la complicada situación que atraviesa la Investigación Científica en nuestro País, producto de las decisiones presupuestales del Gobierno y de gestión de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación [ANII]”, una situación que “amenaza con hacer retroceder de forma importante los avances logrados en los últimos años”. Luego de repasar los esfuerzos que se han realizado para apuntalar el sistema científico en Uruguay, desde la Universidad de la República y del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas al principio, y luego como política de Estado con el “establecimiento del Sistema de Investigadores, la creación de la ANII y el Gabinete de la Innovación”, la carta señala que “la política nacional de Ciencia Tecnología e Innovación se volvió impredecible”, al tiempo que da cuenta de cosas que han empeorado, como “el congelamiento de los fondos en pesos corrientes y la división de esos fondos en un sinnúmero de instrumentos parcelados que imponen la fragmentación y multiplicación de los esfuerzos para conseguir financiamiento”. También denuncia que, pese al compromiso firmado en agosto de 2014 entre todos los candidatos presidenciables y la Academia Nacional de Ciencias de destinar a Ciencia y Tecnología (CyT) 1% del Producto Interno Bruto (PIB), “nada de eso ocurrió. Por el contrario y contra el acuerdo mencionado, la inversión en CyT no pasó de 0,4% del PIB”, al tiempo que en “los países que apuestan al desarrollo Científico-Tecnológico de tamaños comparables al Uruguay, invierten entre un 2% y un 4% de su PIB”.

La carta también denuncia que “sólo una pequeña parte de los proyectos de investigación es financiada” y que “estamos montados sobre una maquinaria perversa que impulsa a formar más investigadores pero no prevé ningún mecanismo de retención y financiación de su trabajo”, con la consecuente “exportación de investigadores en los que el país ha invertido una gran cantidad de recursos”. En la revisión del panorama de recursos e incentivos para la investigación, los autores de la carta abierta al presidente señalan que además del “estancamiento presupuestal, hay que sumarle la política de la ANII”. Al respecto, señalan que “su presidente, el Ingeniero [Fernando] Brum, ha sostenido repetidamente que la ANII no toma decisiones políticas”, pero aseguran que eso no es cierto. “A modo de ejemplo, el Fondo Clemente Estable, uno de los más importantes instrumentos de apoyo a la investigación fundamental, pasó de financiar proyectos por algo más de 56 millones de pesos corrientes en 2015 a algo menos de 37 millones en 2017”, lo que para los investigadores “implica definiciones políticas por parte del directorio de la Agencia, definiciones que quitan fondos a un programa exitoso y lo distribuyen entre otros de temáticas diversas”. Por eso, denuncian que “las decisiones políticas del directorio de la ANII implican desvestir un santo para vestir a otro”.

Finalmente, la misiva afirma que “Uruguay debe hacerse cargo de su política científica” e identifica que “parte de los problemas que evidenciamos son producto de que el diseño institucional, que comenzó con la creación de la ANII y el Gabinete de la Innovación, precisa hoy de una profunda revisión y actualización”. No obstante, se saluda “la constitución de la Secretaría de Ciencia y Tecnología” como parte de la nueva institucionalidad necesaria para que la ciencia avance en el país, al tiempo que se valora como relevante “que se haya designado a un destacado académico para su conducción”. Cabe recordar que el secretario, si bien no es oficial, ya está designado: se trata del ex decano de la Facultad de Química Eduardo Manta. Por otra parte, el 28 de junio, en un evento realizado por el Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología en el Palacio Legislativo, el prosecretario de presidencia, Juan Andrés Roballo, dijo públicamente que la Secretaría de Ciencia y Tecnología se definiría en 15 días. Sin embargo, aún no hay ni decreto rubricado ni presupuesto asignado para su funcionamiento. Ante lo desalentador del panorama, los investigadores concluyen que “como siempre” están “dispuestos a colaborar en la creación de un nuevo marco que asegure la sostenibilidad de las políticas y su impacto sobre el bienestar de todos los integrantes de la Nación”. Al momento de cierre, y con apenas unas pocas horas de circulación, la carta ya contaba con más de media centena de firmas de científicos de distintas instituciones del país. Fuente: La Diaria

“Si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando”.

08/11/2017

Conciencia Agropecuaria, Sin Ciencia


Pocas horas demoró la grabación de las palabras del Ministro Tabaré Aguerre en volverse viral entre los que nos dedicamos profesionalmente al estudio de ecosistemas acuáticos y contaminación por nutrientes. No es para menos.

El Ing. Agrónomo Tabaré Aguerre, Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca desde hace siete años y principal promotor de la nueva Ley de Riego, afirmó el pasado viernes “es tener falta de conciencia agropecuaria cuando se dice que una ley que promueve, facilita, estimula las construcciones que van a hacer más eficientes desde el punto de vista ecónomico, más saludable desde el punto de vista ambiental. Porque los 35 tambitos, cada uno hace su tajamarcito, en el pedacito de la cañadita que tiene más baja, y termina siendo, dijera el presidente Mujica, el expresidente Mujica, un revolcadero de chanchos. Porque esas son las que están verdes por cianobacterias. Porque tienen 2 metros de profundidad. Ahora, recorran las 1200 represas que tiene este país construidas para regar arroz básicamente y me avisan y yo voy a ver si hay alguna represa que esté verde por cianobacterias. No están. ¿Y saben porqué no están? Porque como la inversión es privada y tiene que tratar de garantizar la rentabilidad, porque es una inversión privada, hay un mínimo de eficiencia entre metro cúbico embalsado y metro cuadrado inundado. Porque la tierra vale, y porque la obra es una inversión. Y eso garantiza una profundidad mínima, que hace que los rayos del sol no estén permanentemente llegando al fondo, que es lo que origina entre otras cosas las floraciones algales. Ahora, si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando, o con una visión estereotipada, es difícil.”

Aunque lo desconozca el Sr. Ministro, los lagos y embalses profundos sufren problemas derivados de la contaminación por nutrientes tanto como los poco profundos, e inclusive como los ríos grandes y profundos, estuarios y algunas regiones marinas. Cada ecosistema a su manera, con particularidades. Los lagos llanos son más vulnerables que los lagos profundos, y los lagos y embalses son más vulnerables que los cursos de aguas corrientes. Esto quiere decir que con menos nutrientes, experimentan el mismo proceso de deterioro. Pero ningún ecosistema acuático se salva cuando el ingreso de nutrientes supera su límite de tolerancia. Eso no es un descubrimiento nuevo. Mencionaremos un ejemplo fácilmente verificable en una búsqueda rápida en internet. El Lago Erie se encuentra en el límite entre Estados Unidos y Canadá, es uno de los llamados “grandes lagos”. Mide 340 km de largo y alcanza profundidades de 64 metros (dentro de la disciplina científica que los estudia, con más de 5 metros un lago es considerado profundo). Desde hace aproximadamente 50 años las cianobacterias dominan el funcionamiento del lago, debido a la falta de eficiencia del uso de nutrientes en su cuenca. Su situación ambiental es desastrosa y su calidad de agua, pésima. Sin duda, la comunidad científica internacional aprendió mucho de la experiencia del Lago Erie, y de los muchísimos lagos y ríos del mundo que sufren eutrofización. Lamentablemente, la mayoría de los gestores y tomadores de decisión en nuestro país, no parecen haber aprendido de la experiencia internacional. Tampoco se ha logrado aprender al respecto mirando más cerca. No se ha aprendido mirando el profundo embalse de Salto Grande, los embalses del Río Negro, lagos de canteras en Ciudad de la Costa, o el mismo Río de la Plata, sistemas con altos niveles de nutrientes y floraciones recurrentes de microalgas y cianobacterias potencialmente tóxicas.

También se sabe desde hace décadas que muchas especies de cianobacterias controlan su flotación y pueden elegir la posición en la que se ubican en la columna de agua. Es por esto que, el hecho de que la luz llegue o no llegue al fondo, poco tiene que ver con que las cianobacterias puedan desarrollarse. Son otros los mecanismos que explican este proceso.

El problema ambiental que genera la actividad tambera, al igual que otras actividades agrícolas, no deriva de que los embalses sean poco profundos. Deriva de que los ecosistemas de agua dulce se encuentran entre los ecosistemas más frágiles del planeta y ya soportan décadas de modificaciones e impactos que han debilitado su resistencia natural a nuestras acciones. Deriva de que se usa más fertilizante del que se debería, de que éste se dispone sobre la superficie del suelo donde satura los primeros centímetros y es fácilmente transportado por el agua que escurre, de que el ganado accede a los cursos de agua y allí defeca y orina, y muchas otras razones, sobre las que abunda la literatura científica especializada. Y sobre todo, de que lo que es una pérdida de nutrientes casi despreciable para la actividad agropecuaria, es un problema serio para la calidad del agua.

Lamentablemente, las floraciones de cianobacterias no son la única consecuencia de la contaminación por nutrientes. En lagos eutrofizados también son frecuentes las mortandades masivas de peces. Por otra parte, la eutrofización es solo una de las consecuencias ambientales que genera la construcción de embalses. Tanto la fragmentación longitudinal de los cursos de aguas corrientes (es decir, de las nacientes a la desembocadura), como la desconexión del curso respecto de su zona de inundación, generan pérdidas muy significativas de biodiversidad. La fragmentación de estos ecosistemas, seguida por la eutrofización, son los mayores impactos a los ecosistemas de agua dulce a nivel mundial. Esta ley promoverá ambos.

Las consecuencias de la contaminación por nutrientes se expresan frecuentemente en otros sitios y otros momentos (ej. aguas abajo del sitio de origen de los nutrientes, y en ocasiones mucho más tarde). Los cambios que generan en el funcionamiento de los ecosistemas se retroalimentan positivamente, haciendo que revertir la problemática, o incluso sólo tratar sus consecuencias, sea mucho más costosa o hasta inviable, a medida que avanza la gravedad de la situación. Como sociedad deberíamos ser más exigentes con el conocimiento que manejan nuestras autoridades a la hora de tomar decisiones tan trascendentales como la aprobación de esta ley. En las decisiones políticas pueden primar otros criterios por sobre los criterios ambientales, pero no es válido que se usen argumentos técnicamente equivocados para justificar esas decisiones.

Es preocupante darse cuenta que los impulsores de la modificación de la Ley de Riego, minimizan y desconocen las consecuencias ambientales de esta actividad, y ver que se pretende sustentar un proyecto de intensificación productiva con costos ambientales tan altos, sobre la base de argumentos errados.

Aspiramos, desde nuestro rol como científicos, a aportar a la construcción de un modelo de desarrollo que se centre en la defensa del patrimonio colectivo de ésta y de las futuras generaciones. Una visión de largo alcance debe apostar fuertemente a la educación y a la ciencia, y lograr posicionar en la frontera del conocimiento a cada política que afecte la sustentabilidad de nuestro proyecto como país.
Estamos de acuerdo con la última afirmación del Sr Ministro: si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando, o con una visión estereotipada, es difícil.
• Dr. Guillermo Goyenola (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Franco Teixeira de Mello (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Carlos Iglesias (Doctor en Ciencias. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Mariana Meerhoff (Doctora en Ciencias. Máster en Biología. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Cecilia Alonso (Doctor en Ciencias Naturales. Master en Biotecnología. Licenciada en Ciencias Biológicas)
• Dra. Natalia Venturini (Doctora en Oceanografía Biológica. Master en Oceanografía Biológica. Licenciada en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Hugo Inda (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Antropología. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Jun Pablo Pacheco (Máster en Biología. Licenciado en Ciencias Biológicas).
• Dr. Danilo Calliari (Doctor en Oceanografía, Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Federico Quintans (Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas).
• MSc. Lucía Gaucher (Máster en Biología. Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Dr. Sylvia Bonilla (Doctora en Ciencias Biológicas, Máster en Biología, Licenciada en Ciencias Ambientales, Investigadora Asociada del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Dermot Antoniades (Doctor en Geología, Licenciado en Ciencias Ambientales, Investigador Asociado del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Daniel Conde (Doctor en Ciencias Bioloìgicas, Licenciado en Oceanografía Biológica, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Rafael Arocena (Doctor en Ciencias Naturales, Magister en Biología, Lic. en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Gissell Lacerot (Doctora en Ciencias, Master en Ciencias Ambientales, Licenciada en Ciencias biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores)
• Dra. Laura Rodríguez-Graña (Doctora en Oceanografía, Licenciada en Ciencias Biológicas, Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Anahí López (Master en Geociencias, Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Lic. Claudia Fosalba (Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Dra. Carolina Crisci (Doctora en Oceanografía, Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Dr. Nicolás Vidal Carcavallo (Doctor en Ciencias. Maìster en Ecología. Licenciado en Ciencias Bioloìgicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Juan Clemente. (Master en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas).
• Dr. Iván González. (Doctor en Ciencias, Master en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador Activo del Sistema Nacional de Investigadores)
• Dra. Lorena Rodríguez Gallego (Doctora en Biología. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Luis Aubriot (Doctor en Ciencias Biológicas, Máster en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Carla Kruk. (Doctora en Ciencias de la Vida. Magister en Biología. Licenciada en Bioquímica. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Claudia Piccini. (Doctora en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores)
• Dr. Javier García (Doctor en Ciencias Naturales, Máster en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Fuente: Guillermo Goyenola
Tel. (598) (0)95655636……………………………………………………………….
Ecología y Rehabilitación de Sistemas Acuáticos
Departamento de Ecología Teórica y Aplicada
Centro Universitario Regional Este-Facultad de Ciencias
Universidad de la República
tel. (+598) 42255326 ext.613<tel:+598%204225%205326>
Tacuarembó entre Saravia y Bvar. Artigas.
Maldonado. CP 20000
Uruguay, América del Sur

Playa Capurro-Montevideo: 170 toneladas de basura.

24/09/2017

El sábado 16 de setiembre el movimiento Limpieza de Costas (que integran las ONG Conservación de Especies Nativas del Uruguay, Karumbé y Sea Shepherd Uruguay) convocó a voluntarios para realizar otra jornada de limpieza en la playa de Capurro, considerada la más contaminada del Uruguay.
Cada algunos meses se realiza esta jornada de limpieza realizada exclusivamente por voluntarios. En marzo, por ejemplo, se levantaron 170 toneladas de basura.
El movimiento decidió encargarse de la limpieza de esta playa debido a que uno de sus integrantes trabaja cerca de la refinería y ve a diario la acumulación de la basura. Contó que en diez años sólo se limpió a fondo una vez, con motivo de un evento de Ancap. Sus miembros tuvieron ya dos reuniones con autoridades de la IM para solicitar que se solucione la situación endémica de esta playa, que hace no tantas décadas era usada aún como lugar de recreo.
Este sábado, un hecho llamó la atención a los voluntarios y participantes del evento, entre los que se encontraba el director de Sea Shepherd Brasil, con amplia experiencia en limpieza de playas. Se encontraron cerca de 3.000 bolsas de productos lácteos (en las fotos se aprecian las marcas Conaprole y Calcar). Si bien en comienzo parecían en su gran mayoría sin abrir, ante la trascendencia pública que tomó el tema miembros del movimiento Limpieza de Costas fueron hoy a chequear las bolsas y constataron que todas las revisadas, incluso las que parecían totalmente cerradas, tenían pequeños orificios en una de sus puntas.
Mauricio Álvarez, presidente de Coendú e integrante del movimiento, dijo a Montevideo Portal que presentarán una denuncia ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente ante la posibilidad de que se trate de residuos empresariales. Además, otro hecho llamó la atención de los ambientalistas. Enterrados en la arena había cerca de 80 metros cuadrados de plástico compactado, pronto para reciclar.
De todos modos, “no deja de llamar la atención encontrar miles de bolsas del mismo producto en un mismo lugar”, tal cual señaló personal de Sea Shepherd, indicó el conservacionista. Una de las teorías es que se trate sí de un volcado empresarial, pero en el que se vaciaron antes los envases.
Álvarez contó que en marzo, cuando se limpió la playa (aunque no exactamente esa zona) no se encontraron bolsas de leche en esta cantidad. Ahora volverán a inspeccionar los otros tramos para ver si también hay productos lácteos, lo que confirmaría que fueron arrojados o arrastrados por la corriente luego de ese mes. En total, este sábado fueron levantados 30.000 kilos de residuos .
El conservacionista contó que en la reunión que mantuvieron con el intendente Daniel Martínez, el jerarca contó que el sitio se convirtió en un lugar de disposición final naturalmente, ya que acumula mucha basura del Miguelete, que entra en la bahía y queda allí. Por lo tanto, señaló que es complicado usar recursos para limpiar un lugar que se ensucia rápidamente.
“Con ese criterio no se limpia un solo contenedor en Montevideo”, le respondió Álvarez. Explicó que uno de los problemas de no limpiar con frecuencia es el daño medioambiental que provoca la permanencia de los residuos, que terminan en el mar en forma de micro-partículas. “Eso complica la situación de la fauna en el mar”, dijo.
Fuente: http://www.montevideo.com.uy

Comprueban la toxicidad de un herbicida en ejemplares de sábalo

24/08/2017


Un grupo de investigadores de la facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste (Corrientes) demostró la genotoxicidad del herbicida glifosato en especímenes de sábalos (Prochilodus lineatus) en una ponencia presentada durante el III Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología Ambiental realizado hace pocos días en la ciudad de Santa Fe.
“Los agroquímicos utilizados en la producción agropecuaria liberan compuestos que constituyen una de las consecuencias más graves de su uso. Estos derivados son considerados responsables de afectar el medio ambiente no sólo alterando las reservas acuíferas, sino también introduciéndose en las cadenas alimentarias y generando una estrecha interacción entre los agentes xenobióticos y la biota” explica el trabajo de las investigadoras Cynthia Caramello y Lilian Jorge.

La investigación
Las autoras explicaron que el objetivo de su investigación fue evaluar el efecto genotóxico del Roundup Full II en ejemplares de Prochilodus lineatus a través del test de micronúcleos.
“Esta interacción entre herbicida y peces traería como resultando un perjuicio de estos últimos por favorecer la aparición de alteraciones genéticas, sobre todo en los organismos acuáticos que actuarían como centinelas del ecosistema” menciona la investigación.
Caramello y Jorge argumentaron que el Roundup es uno de los plaguicidas mas empleado en la agricultura y que se trata de una formulación comercial que además de su principio activo (el glifosato) presenta otros químicos conocidos como coadyuvantes que de acuerdo a la literatura científica “tienen un potencial tóxico diferente al observado en los componentes por separado. En la actualidad el sector agrícola incrementó el uso de herbicidas en los cultivos con el fin de controlar la expansión de plantas arvenses. Como consecuencia de este accionar el medio ambiente podría verse afectado”, estimaron las expertas.
Desde lo metodológico las especialistas explicaron que utilizaron en el ensayo ocho ejemplares juveniles de sábalo que fueron distribuidos aleatoriamente en dos tratamientos según la adición del herbicida Roundup Full II: un grupo denominado “Control” sin adición, y otro grupo llamado “T1” con una adición de 0,1 g/L de glifosato.

Setenta días
El ensayo tuvo una duración de 70 días, y al culminar ese período se procedió a la extracción de sangre periférica por punción de la vena caudal para la preparación de los frotis sanguíneos.
Los resultados indicaron un aumento en la frecuencia de MN y alteraciones nucleares como núcleos arriñonados, evaginados, lobulados, bilobulados, segmentados y vacuolados en el grupo T1 (el que resultó expuesto al herbicida) con respecto al grupo Control.
“El análisis estadístico de los datos (Test de Chi Cuadrado y Prueba no paramétrica de Mann Whitney) mostró diferencias significativas entre los grupos control y tratado. De esta manera, según los resultados se demostró la genotoxicidad del glifosato en especímenes de Prochilodus lineatus” concluyeron las científicas.

Pesticidas

En enero de este año un grupo de científicos argentinos de la Universidad de La Plata publicó el estudio “Presencia y destino de pesticidas en el tramo argentino de la cuenca de los ríos Paraguay-Paraná”, una investigación que fue publicada en inglés (su título original es “Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin”) en la revista científica internacional Environmental Monitoring and Assessment.
Allí constatan que la cuenca del río Paraná está contaminada con pesticidas cuyas concentraciones encontradas en sedimentos y cursos de agua están por encima de los niveles recomendados para la protección de los ambientes acuáticos.
Ese estudio era la segunda parte de una investigación cuya primera parte fue revelada en julio de 2016 y que dejó en evidencia la presencia del herbicida glifosato en aguas del Paraná, según denunció en ese momento Damián Marino, del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (Cima) y uno de los cinco expertos que llevaron adelante el trabajo.
Fuente: Jorgelina Hiba / La Capital

ETCHEGOYEN, M. A., et al. Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin. Environmental monitoring and assessment, 2017, vol. 189, no 2, p. 63.

The Argentine stretch of the del Plata basin crosses regions devoted to extensive and intensive agriculture mostly with chemical pest control. The utilization of pesticides in the region has increased 900% in the last two decades associated with the introduction of biotech crops and direct-seeding techniques. Our objective was to study the occurrence, concentration, and fate of pesticides in surface water and bottom sediments of the principal tributaries and main watercourse of the Paraguay-Paraná River. We sampled 22 sites in the distal positions of the main affluents and main watercourse of the Paraná and report here results from two monitoring campaigns (2010–2012). Surface water and bottom sediments were analyzed according to standardized methods by matrix-solid-phase dispersion and liquid-liquid extraction, respectively. Twenty-three pesticide compounds were analyzed by gas chromatography. The results from both campaigns indicated a generalized but variable distribution in the concentrations detected throughout the basin. The ranges of total measured pesticide concentrations in water and sediments were, respectively, 0.004–6.62 μg/l and 0.16–221.3 μg/kg dry weight. Endosulfans, cypermethrin, and chlorpyrifos were ubiquitous compounds in both environmental compartments and quantitatively the most relevant. All concentrations detected in water were over the recommended guidelines for the protection of aquatic biota. The partitioning indicated a higher affinity for the sediments. Agricultural activity is the source of pesticide-pollution loads, transported by tributaries that reach the main watercourse and alter the quality of the aquatic ecosystem.

Hallan microplásticos en varias especies del Río de La Plata.

24/07/2017

Pazos, R. S., Maiztegui, T., Colautti, D. C., Paracampo, A. H., & Gómez, N. (2017). Microplastics in gut contents of coastal freshwater fish from Río de la Plata estuary. Marine Pollution Bulletin.

Peces recogidos en zonas costeras del Río de la Plata, tales como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa, albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético que eventualmente podrían afectar su calidad para el consumo humano. Así lo alertaron científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y del CONICET, quienes revelaron que es la primera vez que se detecta ese material contaminante en la fauna ictícola de ese estuario.

Los llamados “microplásticos” tienen un tamaño menor a 5 mm y, en el caso de este estudio, la mayor parte se trata de fibras sintéticas cuyo origen más frecuente es el lavado de ropa y productos de higiene personal, como pañales y toallas higiénicas, indicó a la Agencia CyTA-Leloir la bióloga Rocío Pazos, quien becaria doctoral del CONICET en el Instituto de Limnología “Dr. Raúl A. Ringuelet”.
Aunque sería poco probable que los microplásticos hallados tengan un efecto tóxico directo sobre los consumidores, este riesgo no se puede descartar.

De acuerdo con los investigadores, sería poco probable que los microplásticos hallados tengan un efecto tóxico directo sobre los consumidores, dado que aparecen en el tubo digestivo de los peces, el cual usualmente se extrae antes de prepararlos. “Sin embargo, la literatura documenta que pueden absorber contaminantes orgánicos, por lo que podrían funcionar como vehículos para el ingreso de esas sustancias a los peces”, subrayó Pazos.

El trabajo fue publicado en la revista “Marine Pollution Bulletin”. Y confirma una asociación entre la cantidad de microplásticos presentes en los peces y la proximidad a una fuente de descarga cloacal, en este caso, de Berisso.

“Es necesario realizar un mejor tratamiento de los residuos urbanos tanto líquidos como sólidos, que impidan o disminuyan el ingreso de este contaminante”, puntualizó Pazos, quien también destacó la importancia de promover el adecuado reciclado de aquellos productos que desprendan este material.

Otros autores del trabajo fueron Nora Gómez, Tomás Maiztegui (becario postdoctoral del CONICET), Darío Colautti y Ariel Paracampo, todos investigadores del CONICET en el mismo instituto de La Plata. Fuente: ElDía.com