Archive for the ‘Desarrollo sostenible’ Category

La basura puede ser hasta casi el 40% de la captura pesquera en áreas cercanas a ciudades

20/07/2019

Un trabajo-Waste Management dirigido por el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC revela la densidad y tipo de basura en aguas a poca profundidad del mar Mediterráneo, comparando dos zonas, una urbana y otra rural. En los resultados del estudio, que se publica en la revista Waste Management, desde un 5% hasta casi un 40% de la captura total en la red es basura.
El pesquero es uno de los principales sectores económicos afectados por la basura en el mar. No es sólo la cantidad de basura que queda atrapada en las redes, sino que puede dañar barcos y aparejos. Un estudio del Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del CSIC, ha evaluado la cantidad y el tipo de basura que hay en aguas a poca profundidad de dos áreas de pesca, el Delta del Ebro (Tarragona) y Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Ambas áreas forman parte de la red Natura 2000.
El estudio, codirigido por Eve Galimany, científica del ICM-CSIC, y Elena Marco-Herrero, científica del ICM-CSIC entonces y ahora en el IEO de Baleares, se ha realizado con la colaboración de pescadores artesanales de ambas localidades.
Los resultados revelan que en el área de Vilanova i la Geltrú, cercana a áreas muy pobladas y a rutas de navegación muy transitadas, la basura puede llegar a ser de hasta el 38% de la captura en la red. La densidad de basura en esos caladeros va desde 198 hasta 393 kg por km cuadrado. El tipo de basura hallada es variada: desde escoria (residuo de carbón quemado de los barcos de vapor), hasta textiles, plásticos y madera procesada (restos de muebles y similares).
Por su parte, el área rural, la del Delta del Ebro, presenta mucha menos basura (entre 34 y 56 kg por km cuadrado), lo que supone “sólo” un 5% en el total de las capturas de las redes.
Las investigadoras destacan que es difícil decir cómo se traducen esos porcentajes en kilogramos en cada tipo de pesquería, porque depende del arte, la época del año, profundidad, estado del mar, entre otros. No obstante, añaden, “en nuestros muestreos en ambas áreas, comparando superficies de tamaño similar, en la zona del norte llegamos a extraer un total 33 kg de captura comercial y 61 de basura, mientras que en la zona del sur, extrajimos 74 kg de fracción comercial y 5 de basura. La modalidad de pesca estudiada fue el marisqueo a poca profundidad.”
Los resultados hacen patente la alta densidad de desechos marinos acumulados en áreas urbanas pobladas y su posible efecto negativo en la pesca, explica Eve Galimany. Por ejemplo, dice, “los plásticos y las telas pueden causar enredos y daños en los engranajes de los barcos, mientras que la madera puede romper las redes o dañar las embarcaciones por el impacto”.
“Proponemos establecer mecanismos para que los profesionales de la pesca ayuden a eliminar la basura reduciendo los costos de pesca y los peligros potenciales para los ecosistemas marinos”, añaden Eve Galimany y Elena Marco-Herrero.
“La basura marina puede causar un gran impacto en los ecosistemas, ya que su degradación natural precisa de largo tiempo. De ahí la importancia de una mejora en la gestión de residuos, que incluya un programa de recompensa a los pescadores por devolver a tierra la basura marina, como antiguamente se nos recompensaba por devolver los envases de cristal”, dice Elena Marco-Herrero.
Miquel Illa Sagarra, pescador de la cofradía de Vilanova i la Geltrú, y participante en el estudio, explica que han visto un gran incremento de la basura en los últimos años. “La gente no es consciente de todo lo que se tira al mar, tarda una infinidad de años para disolverse y no hay ningún plan de limpieza del medio”.
Por su parte, Casimiro Cabré Forné, pescador de la Cofradía Verge del Carme de St. Carles de la Ràpita, y participante del estudio, comenta que “aunque en la pesquería que hacemos no lo hemos notado tanto, sí vemos que en playas y costa, sobretodo cuando hay temporal, cada vez llegan más plásticos, botellas, basura…”.
“Los pescadores somos los primeros interesados en tener el mar limpio”, añade Cabré. “Yo diría que la mayoría de nosotros aquí en St. Carles de la Ràpita, si no todos, metemos en un rincón del barco todo el plástico y basura que sale en cada jornada de pesca, y al llegar a tierra lo tiramos en los contenedores”.
Aunque ya se sabía que áreas cercanas a zonas muy pobladas acumulan más basura, este es el primer trabajo que cuantifica la basura marina en las capturas pesqueras.

Artículo de referencia:
E. Galimany, E. Marco-Herrero, ,S. Soto, L. Recasens, A. Lombarte, J. Lleonart, P. Abello & M. Ramón. (2019). Benthic marine litter in shallow fishing grounds in the NW Mediterranean Sea. Waste Management. 95. 620-627. 10.1016/j.wasman.2019.07.004.

Anuncios

Océanos en Uruguay!

20/07/2019
  • “El océano sólo llega al público con noticias sobre derrame de petróleo o por conflictos derivados de la pesca”.
  • “Necesitamos una ciudadanía informada, algo que no ocurre en la actualidad ante la ausencia de información que sobre los océanos hay en la escuela y en la universidad”.
  • Los océanos juegan un papel esencial en los aspectos de regulación del clima ya que capturan el exceso de calor y de los gases de efecto invernadero y los trasladan a las capas más internas de la Tierra.

No obstante, los millones de toneladas de dióxido carbono que todos los años absorben los océanos están alterándolos de manera que sus aguas cada vez son “más ácidas” lo que provoca, por ejemplo, que el calcio se diluya y sea cada vez más difícil la formación de los arrecifes de coral.

Los gobiernos no pueden esperar a que ocurran los primeros efectos catastróficos de los cambios climáticos para reaccionar porque entonces será demasiado tarde, ya que la inercia térmica de los océanos prolongará los efectos del calentamiento global haciendo irreversibles las consecuencias para varias generaciones de gobernantes.
Dos equipos independientes del NCAR (National Center for Atmospheric Research) han modelizado el efecto de la inercia de los océanos sobre el calentamiento climático. Hace dos años, el NCAR formuló otra predicción modelizada de la evolución del clima, señalando que la temperatura global subiría hasta 10 grados este siglo si no se reducen las emisiones contaminantes.

Respecto a la nueva investigación, se basa en que el agua necesita mucho más tiempo que el aire para calentarse, lo que también es válido para la atmósfera y los océanos. Debido a las pautas de tiempo invertidas en estos procesos, incluso aunque las emisiones de gases de efecto invernadero se hubieran estabilizado en el año 2000, la temperatura media del planeta continuaría subiendo medio grado Celsius a lo largo del siglo XXI, según el modelo realizado al respecto por Gerald Meelh y Tom Wigley.
Por la misma razón el nivel del mar continuaría subiendo por efecto de la expansión térmica, ya que los océanos se dilatan al aumentar su temperatura. Aún sin contar con la fundición de los hielos terrestres, continentales y del mar, el nivel de los océanos subirá inevitablemente al menos 10 centímetros este siglo.

El nivel del mar se ha incrementado ya 9 centímetros en el último siglo y podría aumentar entre 9 y 88 centímetros en el presente. Si el hielo de Groenlandia se derrite completamente, se sumarían 7 metros al nivel global del mar y si se suma la capa del Antártico, se aumentaría otros 5 metros.

Dr. Marcos Sommer

Referencias.

Sommer M. (2010). Océanos Agonia Sin Retorno. Agencia Brasileira de Gerenciamento Costeiro 19 pp.

Sommer M. (2009). Océanos, la sombra del hombre. Worldwide Ciruclation Magazine.  Vol 102 N. 09-10. 17 pp.

Sommer M. (2009).  Fertilización INSOSTENIBLE  de los océanos. Worldwide Ciruclation Magazine.  Vol 99.  N. 02-03. 14 pp.

Adaptación al Cambio Climático y Gobernanza Costera en Uruguay. ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO Y GOBERNANZA

Uruguay: El cambio climático aquí y ahora.

Uruguay acciona proyecto sobre Cambio Climático Territorial con cooperación internacional.

La Zona Costera: Patrimonio Natural y Recurso Estratégico del Uruguay Sostenible.
La gestión de la zona costera está enmarcada en un conjunto de principios fundamentales dirigidos a asegurar la formulación, concertación y adopción de políticas orientadas al ordenamiento ambiental del territorio costero y del recurso acuático adyacente. Estos son temas de inaplazable consideración en los procesos de toma de decisiones tanto en el ámbito público como privado. Descargue:  Plan Estratégico 2010-2015

Se aprobó normativa que define el desarrollo sostenible y regula las actividades en la faja costera.

05/07/2019

El proyecto de Directriz Nacional de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible del Espacio Costero del Océano Atlántico y del Río de la Plata, fue aprobado este miércoles 3 de julio en el Parlamento. La normativa definirá los permisos de construcción de viviendas e infraestructura pública y habilitará emprendimientos turísticos de manera más realista y en función de las características de cada zona, explicaron las autoridades.
Un nuevo instrumento de política pública para el cuidado y la gestión planificada de las costas uruguayas fue aprobado por el Parlamento, lo cual supone un salto cualitativo en la protección de las costas que estimula la coordinación y cooperación público-privada.
Se trata de la Directriz Nacional de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible del Espacio Costero del Océano Atlántico y del Río de la Plata, aprobado este miércoles 3 de julio, según informó el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.
El proyecto determina la accesibilidad y el uso público de las playas y costas, al legislar sobre esta área tan valiosa. “Esta es la primera norma nacional que sienta de manera explícita el carácter y acceso público a todas las playas del país”, señaló el director nacional de Ordenamiento Territorial, José Freitas.
Con la normativa se da respuesta a un problema de aplicación de la protección costera, ya que establece que se podrá extender la faja de defensa, definida por el Artículo 153 del Código de Aguas, hasta el límite de los componentes vulnerables de los ecosistemas identificados en cada uno de los planes y proyectos.
“Ahora la demarcación de la zona de protección costera deja de ser una franja estática y formal y comenzará a ser definida de manera más realista, en función de las características específicas de cada zona, así como a cada uso o proyecto propuesto”, dijo Freitas.
A modo de ejemplo, el jerarca indicó que en los casos en que las dunas o cárcavas se extiendan tierra adentro más allá de los 150 o 250 metros, los permisos de ocupación del suelo costero deberán respetarlas como características naturales del paisaje de ese lugar.
La normativa promueve el desarrollo en consonancia con la protección de la costa, teniendo en cuenta que el espacio costero constituye un recurso natural limitado y un bien común para la sociedad, que se encuentra sometido a abusos y presiones, como el turismo, el sector inmobiliario y la infraestructura, como rutas, ramblas, estacionamientos, puertos, muelles, equipamientos comerciales y deportivos.
Así, ese texto, una vez promulgado, será considerado en la planificación de nuevas urbanizaciones, grandes infraestructuras y equipamientos que se implementen en ese ámbito e introducirá un escenario de reglas bien claras de cómo actuar respecto de la costa.
Especialmente, de sus componentes vulnerables, como playas, dunas, lagunas, barras, cuencas, desembocaduras, deltas, humedales, barrancas, costas, puntas rocosas y sitios arqueológicos, entre otros, para lograr un mayor grado de protección.
Asimismo, se busca evitar el continuo urbanizado a lo largo de la costa, se propone alternar los centros urbanos densos con áreas de baja intensidad de uso y con espacios naturales que permiten esa dinámica de los ecosistemas costeros, por ser un contexto de alta vulnerabilidad ante el cambio climático.
Esa ley será complementaria del conjunto de normas vigentes que intervienen sobre la costa, en especial, la Ley N° 18.308, de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible, y la N° 16.466, de Evaluación de Impacto Ambiental, así como el Código de Aguas.
Fuente: Maldonado Noticias

Chinos frenan proyecto de megapuerto en Uruguay

23/06/2019

La empresa pesquera china que pretendía construir un megapuerto en Uruguay para asistir a la flota china que compite en el Atlántico suroeste con los buques gallegos ha decidido no llevar a cabo el proyecto. Pese a que ya se habían asegurado un terreno de 28 hectáreas en Punta Yeguas (un área a menos de 10 kilómetros al oeste de Montevideo) y a que la zona de influencia del puerto de Montevideo fue ampliada hasta allí para impulsar la obra, Shandong Baoma Fishery Group anunció que la inversión de USD 250 millones (unos EUR 222 millones de al cambio actual) no se va a realizar por el momento.

La zona no es apta para puertos

El gerente de Shandong Baoma Fishery Group habló para el medio local El País, en el que aseguró que «el proyecto en Punta Yeguas no se va a realizar» debido a que «el Municipio de Montevideo declaró el área zona rural natural y no es apta para puertos». Aclaró que si bien recibieron del gobierno uruguayo el ofrecimiento de otra zona para ubicar el megapuerto, el mismo carece de las especificaciones necesarias. «Ni la extensión del área, ni en qué lugar preciso se ubicaría, ni cuanto frente de costa ni otros datos valiosos», avisó. «Así que de aquel primitivo proyecto no tenemos nada», insistió. Sobre este último punto, el regidor del Municipio A de Montevideo (uno de los ocho distritos en los que se divide la capital), Gabriel Otero, confirmó a otro medio del país que Punta Sayago figura como una de las opciones de futuro para el megapuerto chino.

Era un proyecto gigantesco

Lo que sí tienen claro desde Shandong Baoma Fishery Group es que no van a llevar a cabo el proyecto inicial, que incluía un muelle de 800 metros, un astillero de reparación, una factoría de transformación de pescado, otra de harina, una más de hielo, un depósito de combustible de 20.000 toneladas, un campo de estiba para contenedores, edificio de oficinas y habitaciones para la plantilla. Ahora, la firma china tendrá que ver las opciones que ofrece el terreno de Punta Sayago, un cabo situado a menos de 8 kilómetros en línea recta del puerto de la capital uruguaya y que ya cuenta con otras instalaciones (el Puerto Logístico Punta Sayago), no como Punta Yeguas.


El megapuerto generó mucha polémica

Por otro lado, Julio López, gerente de Shandong Baoma Fishery Group en Uruguay, se mostró molesto con la polémica creada en torno al puerto, y aseguró que parte de las críticas son «fantasías sin fundamento», porque el puerto atendería a «pesqueros de cualquier país» y que estaría principalmente enfocado al «mantenimiento, sea de casco, máquinas, equipos de pesca, cámara frigorífica, cabos y para provisiones». El puerto se encontró con oposición en Uruguay y Argentina desde que se hizo pública la inversión. ONG como Oceanosanos criticaron fuertemente el proyecto por la pesca irregular de la flota asiática en la llamada milla 201 -es decir, en el límite marítimo de Argentina- y en el entorno de Malvinas. De hecho, el periódico El País de España publicó un informe el pasado noviembre que recogía que desde 2013 el puerto de Montevideo había recibido una media de un cadáver al mes procedente de la flota asiática que faena en el Cono Sur: 53 muertos en 52 meses. Fuente: https://lu17.com

Pesca ilegal: acuerdo internacional crea fondo para países en desarrollo

23/06/2019

Uno de cada cinco pescados que se comercializan en el mundo provienen de la pesca ilegal, esto es, en promedio unas 26 millones de toneladas por año, lo que equivale a aproximadamente US$23.000 millones de dólares. En América Latina, si bien no hay cifras exactas, se estima que anualmente llegan 900 barcos pesqueros ilegales provenientes en su mayoría de China, Taiwán, Corea del Sur, España y Portugal. A principio de mes (6 de junio), los representantes de los países firmantes de un acuerdo internacional puesto en marcha en 2016 —que busca frenar esta actividad— se reunieron en Santiago de Chile y anunciaron la creación de un fondo para que los países en desarrollo puedan implementar las medidas necesarias para hacer valer el acuerdo.

El Acuerdo sobre las Medidas del Estado Rector del Puerto (AMERP), impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y firmado, hasta ahora, por 60 países, busca disminuir la pesca ilegal fiscalizando a los barcos pesqueros que están fuera de la ley e impidiendo que descarguen en los puertos. La pesca ilegal no solo considera las capturas hechas en las zonas comerciales exclusivas, sino también en las zonas protegidas y con vedas, además de la captura no regulada o declarada. Ahora, en la segunda reunión del AMERP, los miembros aprobaron, entre otras medidas, la creación de un fondo para que los países en desarrollo puedan establecer un marco jurídico que permita poner en marcha el acuerdo.

El fondo también busca facilitar la participación en reuniones y actividades relativas a la aplicación de medidas del acuerdo, capacitar recursos humanos, dar asistencia técnica a administradores portuarios, inspectores y personal encargado de la ejecución y los aspectos jurídicos. Noruega, informó en el plenario, aportará US$ 2,5 millones para la capacitación de los países del AMERB. Otra medida que se acordó fue la implementación de un cuestionario para determinar cómo se está implementando el acuerdo en cada país y cuáles son las brechas entre los miembros. Sobre este último punto hubo una gran discusión, asegura a SciDev.Net Alicia Gallardo, directora nacional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura de Chile (Sernapesca) y presidenta de la reunión que se realizó en Santiago. “Costó que los países se pusieran de acuerdo, pero esta herramienta será fundamental para determinar cómo está funcionando el acuerdo”, agrega. Se espera tener los primeros resultados del cuestionario para la próximo reunión del AMERP en 2020. “Además, dado que Chile tiene experiencia con el uso del posicionamiento satelital, queremos liderar el proceso de intercambio de información electrónica y abogar por la transparencia”, dice la especialista. El objetivo es tener un sitio en línea, a modo de repositorio, donde se puedan encontrar los datos de todo el mundo y, entre otros, los barcos que realizan pesca ilegal. El intercambio de información es fundamental para la lucha contra la pesca ilegal, dice a SciDev.Net Milko Schvaltzman, especialista en conservación marina y coordinador del Proyecto Oceanosanos. “Lo que hace falta es prevención. Hoy los barcos sancionados vuelven a pescar porque si bien hay una lista negra, es consensuada por los países”, explica. En otras palabras, solo un voto basta para que una nave no quede fichada. Sobre las capturas realizadas por los barcos que operan anualmente de manera ilegal en la región, Schvaltzman lamenta que “las fuerzas armadas logran atrapar menos del 1 por ciento cada año”.

La mayor concentración de esta actividad se localiza al borde de la zona económica exclusiva de Argentina y Perú, en donde se pueden contar 500 barcos a la vez; pero también se observan decenas de embarcaciones en las fronteras marítimas de Brasil, Chile, Colombia y Uruguay, en menor medida, continúa el especialista. “Este acuerdo es muy importante porque abre la puerta para que más organismos sean parte del proceso de control”, dice a SciDev.Net Juan Carlos Riveros, director científico de Oceana Perú. Pero el problema, continúa, es la coordinación e implementación, sobre todo a nivel de países. Han pasado casi tres años desde que Perú ratificó el acuerdo y todavía no lo implementa, y aún no hay fecha para ello, ejemplifica el especialista. “Si bien esto es negativo, en Perú tenemos un control bastante fuerte sobre todo lo que sale del país por el tráfico de drogas, lo que nos permite tener cierto registro sobre la pesca”, dice.

Uruguay es otro ejemplo de la falta de implementación. “Fue uno de los primeros países en ratificar el acuerdo, pero aún no lo pone en práctica. Y es más, en 2017 Montevideo fue elegido como el segundo puerto del mundo para la descarga de pesca ilegal”, asegura Schvaltzman. En Latinoamérica, Chile, Costa Rica, Cuba, Bahamas, Dominica, Granada, Ecuador, Guyana, San Vincente y las Granadinas, y Panamá, además de los ya mencionados, han suscrito al acuerdo, mientras que Argentina y Brasil no. Pero estos últimos no reciben barcos pesqueros extranjeros en sus puertos, lo que reduce el riesgo de la pesca ilegal, aunque no todas sus consecuencias. La grandes flotas pesqueras llegan a Sudamérica en busca de recursos porque ya los agotaron en el hemisferio norte. “Por ejemplo, la flota china lo que más pesca es calamar gigante”, dice Schvaltzman. El problema es que aunque no lo haga en las zonas económicas exclusivas, igualmente afectan a las poblaciones. A ello se suman estadísticas imposibles de actualizar para conservar a las especies. Fuente: https://www.scidev.net