Archive for the ‘Pesca’ Category

Cuidar biodiversidad en alta mar; Uruguay estudia proteger sus zonas marinas y la Antártida.

08/09/2019

Alta mar no le pertenece a ningún país, por lo tanto la responsabilidad de cuidarla es de todos. Así quedó establecido en 1982 en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Por allí pasan peces migratorios que se pescan en un punto del planeta, pero nacen en otro, y hay microorganismos que las empresas ahora usan tras años de investigación para resolver los más diversos problemas e incluirlos en productos hasta cosméticos y medicamentos. Pero en alta mar también hay problemas, hay pesca que ocurre con escasos controles, hay contaminación por plástico y hay áreas de valiosa biodiversidad que muchos entienden deberían ser protegidas. De la negociación de 1982 surgió un acuerdo vigente hasta hoy y también quedó establecida una cuenta pendiente: la necesidad de contar con un acuerdo específicamente para el tema alta mar. Las décadas pasaron y finalmente en 2018 se dio el primer paso. Ocurrió la primera reunión que abrió camino a una nueva etapa, la negociación en el marco de la Organización de Naciones Unidas (ONU) por un tratado sobre alta mar y sus recursos genéticos marinos. Las negociaciones tienen lugar en la Conferencia Intergubernamental sobre Biodiversidad Marina de las Naciones Unidas sobre Áreas más allá de la Jurisdicción Nacional en Nueva York (comúnmente conocida como BBNJ). La última fue en abril y la agenda trazada resulta ambiciosa para muchos. En solo cuatro sesiones, para 2020 se pretende contar con un documento final y vinculante. La importancia de estas negociaciones es “su naturaleza vinculante” y el plazo es “ambicioso”, dijo a Búsqueda Carlos Mazal, miembro titular del Centro Uruguayo de Relaciones Internacionales (Curi) y exdirector para América Latina de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual. Otros intentos antes han tratado temas como los que aquí se discuten, pero resultaron en recomendaciones y propuestas voluntarias. Estas negociaciones no son un hecho aislado, vienen impulsadas por la necesidad de llenar huecos en varias áreas de la política internacional. Por ejemplo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU en su Objetivo 14 tratan sobre la “vida bajo el mar”.

Áreas protegidas

Durante la última reunión se avanzó en definir los puntos que se estarán abordando en la negociación y ahora se espera surja la primera propuesta borrador. El proceso está siendo llevado adelante con una “gran influencia” de las organizaciones no gubernamentales (ONG) más poderosas como World Wildlife Fund (WWF) y Conservation International, entre otros, comentó Mazal, quien disertó sobre innovación tecnológica y desarrollo sustentable de recursos oceánicos a fines de marzo en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República. El rol de las ONG está siendo enfático y han logrado un papel más protagónico que en negociaciones anteriores. En torno a esta negociación sobre alta mar y recursos genéticos, se dan algunas posturas radicales. Por ejemplo, un grupo de grandes ONG insisten en cerrar los océanos. La intención es prohibir la pesca e incluso el turismo. Naciones Unidas sugirió un 10% de áreas marinas protegidas y las ONG plantean 30%. ¿Las áreas protegidas permitirán una pesca controlada o estarán cerradas a toda actividad pesquera? Hay muchos temas a resolver. “Conservar quiere decir no gastar, no tirar, no quiere decir no tocar”, planteó Mazal en Facultad de Derecho. Las áreas protegidas son uno de los temas que interesan a Uruguay, que si bien negocia dentro del grupo G77+China, tiene algunos “objetivos particulares”, dijo a Búsqueda Jorge Rucks, subsecretario del Ministerio de Vivenda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. “Una particularidad de Uruguay” es la “necesidad de generar áreas protegidas tanto en la plataforma marina como en la Antártida”, destacó Rucks. El gobierno está trabajando para identificar qué áreas requieren protección y además está destinando esfuerzos a analizar el ordenamiento de las actividades marinas con el objetivo de “compatibilizar las distintas actividades que se dan en la zona”, informó el subsecretario. Es que Uruguay tiene una “proyección antártica” que quiere enfatizar a la “gestión antártica” como un foco de trabajo en el cuidado de la biodiversidad marina, agregó Rucks.

Pesca ilegal

En alta mar ocurren entre el 10% y el 20% de las capturas (pesca), todo el resto se registra dentro de las aguas próximas a la costa, que corresponden a los países. “Alta mar no es de nadie, es lo que se acordó en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (1982), pero hay una obligación de cooperar acordada. Hay que cuidarla. Si bien no hay mucha pesca, es importante porque muchas especies son migratorias”, destacó Mazal. Por ejemplo, el pez jurel se pesca en Chile pero llega desde Nueva Zelanda. Cuidarlo solo en la estrecha franja que le corresponde a estos dos países no es suficiente.La sobreexplotación es un problema porque no vela por el cuidado de los recursos a futuro y va en contra de un desarrollo sostenible. Es otro de los temas sensibles que sobrevuelan al hablar de alta mar. Con la negociación “se busca ordenar lo que va a pasar en alta mar y atacar la pesca ilegal es uno de los objetivos casi escondidos”, opinó Mazal. “Con la sobreexplotación, en gran parte por la pesca ilegal, hay que ser duros, hay que buscar una manera a través de la tecnología de rastrearlos, monitorearlos y encontrarlos”, dijo el miembro del Curi. Los señalados como principales culpables son unos pocos países: China, Taiwán, Corea, Rusia y Japón. El tema también es el control. Durante la negociación los países en desarrollo ya han planteado la necesidad de contar con apoyo económico. El control es uno de los puntos que preocupa a Uruguay que recientemente amplió su territorio marino. La extensión es “un logro enorme” para Uruguay y ahora un desafío porque al país se le “concedió en la medida que podamos también cuidarlo y hacer investigación. Hay que tener posibilidad de fiscalizar esa zona”, planteó Mazal. “Hemos ampliado la soberanía sobre la plataforma continental marina, por lo tanto Uruguay tiene compromisos previos, acuerdos con Argentina como el Tratado del Río de la Plata y Frente Marítimo y la preocupación de defender los recursos marinos en la plataforma continental. Es claro que tener apoyos en el marco internacional para el control y el manejo de las especies de la biodiversidad marina es un tema central y fundamental”, señaló Rucks. Además, compartir un área binacional requiere negociación conjunta. Por otra parte, la transferencia tecnológica y la propiedad intelectual son “temas espinosos en cada negociación”, planteó Mazal. En la ronda de negociaciones de abril ambas cuestiones fueron debatidas aunque aún no hubo avances significativos. Los océanos son fuente de nuevos productos farmacéuticos y de minerales necesarios para la industria. La empresa alemana Basf tiene 5.000 patentes de genes marinos provenientes de especies de microbios, peces y hasta de una ballena. Dow Chemical, Bayer y Monsanto reúnen otro grupo, aunque menor. Fuente: https://www.busqueda.com.uy

Anuncios

La sobrepesca y el cambio climático aumentan los niveles de mercurio en el pescado!

16/08/2019
  • La temperatura del mar y los cambios en la estructura de la cadena alimentaria también influyen en los niveles del tóxico en el pescado
  • En el caso del atún rojo del Atlántico, el calentamiento podría estar detrás de un aumento del 56 % en la acumulación de mercurio

(more…)

La basura puede ser hasta casi el 40% de la captura pesquera en áreas cercanas a ciudades

20/07/2019

Un trabajo –Waste Management dirigido por el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC revela la densidad y tipo de basura en aguas a poca profundidad del mar Mediterráneo, comparando dos zonas, una urbana y otra rural. En los resultados del estudio, que se publica en la revista Waste Management, desde un 5% hasta casi un 40% de la captura total en la red es basura.
(more…)

¿Cuánto plástico comiste hoy? Informe del Fondo Mundial para la Naturaleza hace estimación sobre la ingesta semanal de plástico de los humanos en alimentos y bebidas.

05/07/2019


La información aportada en el contexto del informe es tan alarmante como tristemente.
(more…)

Chinos frenan proyecto de megapuerto en Uruguay

23/06/2019


La empresa pesquera china que pretendía construir un megapuerto en Uruguay para asistir a la flota china que compite en el Atlántico suroeste con los buques gallegos ha decidido no llevar a cabo el proyecto. (more…)

Pesca ilegal: acuerdo internacional crea fondo para países en desarrollo

23/06/2019

Uruguay es otro ejemplo de la falta de implementación. Fue uno de los primeros países en ratificar el acuerdo, pero aún no lo pone en práctica. Y es más, en 2017 Montevideo fue elegido como el segundo puerto del mundo para la descarga de pesca ilegal.
(more…)

Dudas y preocupacion por el proyecto del puerto pesquero!

30/05/2019

El 11 de febrero pasado el presidente Vázquez dictó el Decreto 54/19, por el que se amplió el puerto de Montevideo a “las superficies de aguas y álveos entre la Punta Yeguas con la Punta Pedregal y ésta con Punta Canario y las costas correspondientes entre ambas líneas”. “El propósito de habilitar al Consorcio Chino Shandong Baoma Fishery Group a presentar una propuesta para realizar un megapuerto en un predio de 28 hectáreas al oeste de Punta Yeguas habría de disponer una zona franca para facilitar sus operaciones.

(more…)

China y Uruguay firmaron acuerdo sobre oceanografía; montar un laboratorio en un barco de la Armada solucionará “cuello de botella”.

22/05/2019

Durante las conversaciones, los chinos llegaron a plantear a Uruguay la propuesta de crear una universidad específicamente para abordar el tema oceanográfico (una disciplina muy cara), algo que Uruguay descartó y definió que aprovecharía las instituciones que ya tiene y que están vinculadas al tema, como la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos y la Udelar.

 

(more…)

El puerto de Montevideo y el Atlántico sur chino!!!!

18/04/2019

Ahora, el presidente Tabaré Vázquez y sus ministros dictaron el 11 de febrero de 2019 el Decreto 54/19, por el que se amplió el Puerto de Montevideo a «las superficies de aguas y álveos entre la Punta Yeguas con la Punta Pedregal y ésta con la Punta Canario y las costas correspondientes entre ambas líneas», que de concretarse la instalación de un nuevo puerto se estaría violando el Art. 85º inciso 9º (habilitar los puertos) que la Constitución Nacional reserva al Congreso Nacional.
(more…)

“Naciones Unidas” radiografía la salud de la Tierra.

14/04/2019

La humanidad no está en la senda para cumplir las metas fijadas para 2030 y 2050 en los distintos acuerdos internacionales sobre cambio climático, desarrollo sostenible y protección medioambiental. “Se requieren medidas urgentes ahora”, sostiene la ONU. El informe –el sexto que se realiza, el primero data de 1997– sostiene que, aunque en algunos puntos concretos hay alguna mejora, desde que se publicó la edición primera hace más de 20 años “el estado general del medio ambiente ha seguido deteriorándose en todo el mundo”.
(more…)

El timo del sushi que comes: no es el pescado que te dan

20/03/2017


Los estudios revelan que en ocasiones las especies que se anuncian no son realmente las que se sirven, un fraude que afecta también a otros productos del mar.
¿Apetece un poco de sushi? El pescado crudo al estilo japonés se despacha hoy en innumerables restaurantes y tiendas de alimentación. Sus muchos adeptos pueden elegir entre distintos modos de preparación y diversos tipos de materia prima, como varias especies de atún, jureles, salmón, pargo rojo o fletán. Pero ¿podemos estar seguros de que el pez que comemos es realmente el que debería ser?

Posiblemente algunos pensarán que su fino paladar lo detectaría de no ser así. Pero tal vez se equivoquen, dado que este caso es mucho más frecuente de lo que podríamos sospechar. La última prueba de ello acaba de publicarse en la revista Conservation Biology y es fruto del trabajo de un equipo de investigadores de las Universidades de California en Los Ángeles (UCLA), de California en Santa Bárbara y de Loyola Marymount, todas en EEUU.

El estudio es uno de los más completos elaborados hasta la fecha, ya que en lugar de tomar muestras de forma puntual, los autores llevaron a cabo un seguimiento durante cuatro años, de 2012 a 2015, en 26 restaurantes y tres tiendas de alimentación de alta gama del área de Los Ángeles. En total reunieron 364 muestras de sushi de diez variedades de pescado diferentes. Para el proceso de toma de muestras, contaron con la ayuda de casi 300 estudiantes de biología marina de la UCLA.

Los estudiantes debían acudir a los establecimientos elegidos, pedir una ración de sushi, recoger una pequeña muestra con unas pinzas y conservarla en un vial para su examen posterior en el laboratorio. Para analizar las muestras se empleó la técnica llamada DNA Barcoding, o código de barras de ADN, un procedimiento muy utilizado actualmente para la identificación de especies que consiste en leer un gen mitocondrial (los situados fuera del núcleo de la célula y de los que existen múltiples copias), habitualmente el de una molécula llamada subunidad 1 de la citocromo c oxidasa (COI). La secuencia de la COI permite diferenciar las especies entre sí.
Ni rastro de pargo rojo y fletán

Los resultados del estudio son sorprendentes: el 47% de las muestras de los restaurantes y el 42% de las de los comercios contenían un pescado diferente al anunciado. El fraude afecta a todos los establecimientos, pero no a todas las especies por igual: mientras que el salmón y la caballa o el verdel (en inglés mackerel, género Scomber) eran auténticos en una mayoría de casos, pero no en todos, los errores eran más frecuentes en el jurel japonés o hamachi (yellowtail, género Seriola) y el atún de aleta amarilla (yellowfin tuna, Thunnus albacares). Sólo el atún rojo cumplió en el cien por cien de los casos. Curiosamente, en el otro extremo quedaron el pargo rojo (red snapper, Lutjanus campechanus) y el fletán (halibut, género Hippoglossus): ni una sola de estas muestras era realmente pargo rojo o fletán.

Tampoco todos los engaños son igual de graves. De las 48 muestras de atún, todas excepto una contenían atún, pero de una especie diferente a la anunciada. Más alarmante es el caso del pargo rojo y el fletán: las muestras correspondían a varias especies de lenguados, entre ellas el lenguado japonés (Paralichthys olivaceus), que según el estudio ha causado “brotes descontrolados de gastroenteritis en Japón” por la presencia de un parásito.

Los autores destacan también que la sustitución de una especie por otra puede introducir pescados con mayores niveles de sustancias tóxicas como el mercurio. Pero además del fraude al consumidor y de los posibles riesgos para la salud, el estudio subraya una tercera consecuencia, y es la posibilidad de que las preparaciones de sushi incluyan especies sobreexplotadas o amenazadas, burlando las regulaciones que tratan de conservar la buena salud de las pesquerías.

El resumen del director del estudio, Paul Barber, es que “la mitad de lo que compramos no es lo que pensamos”. Y por si alguien piensa que esto sólo afecta a los habitantes de Los Ángeles, que abandone la idea. Aunque el estudio no investiga en qué momento de la cadena de distribución se introduce el error, Barber y sus colaboradores sospechan que al menos en ciertos casos es deliberado; pero que los culpables no están en los restaurantes o tiendas, sino tal vez en origen, antes de la exportación del pescado a muchos países del mundo.

De hecho, los autores han reunido también datos de estudios previos en diversos países que apuntan hacia un problema generalizado, aunque las tasas de fraude detectadas en Europa suelen ser menores que en EEUU. “Podría ser que el número de especies que pueden venderse bajo distintos nombres específicos de mercado sea mayor en la Unión Europea que en EEUU, o que en Europa los controles de importación o de cadena de custodia sean mayores”, apunta Barber a EL ESPAÑOL.

Sin embargo, los datos varían mucho de unos estudios a otros: en Europa, una investigación encontró niveles de fraude con la identificación del pescado en torno al 5% en varios países, pero en Irlanda se han detectado errores hasta del 25%, y en Italia de hasta el 77%. El autor principal del estudio, Demian Willette, señala a EL ESPAÑOL que para poder comparar unos estudios con otros se necesitaría “un esfuerzo coordinado para tomar muestras de los mismos pescados, de la misma manera, a lo largo del mismo período durante varios años”.
Gato por liebre, en versión marina

En España ya existen investigaciones sobre la autenticidad de algunos alimentos marinos. Por ejemplo, un estudio publicado el pasado julio por la Universidad de Oviedo revelaba que el 15,2% de los crustáceos (como los langostinos) y moluscos (como la sepia) analizados eran en realidad otro animal diferente, en algunos casos especies que no deberían consumirse por la escasez de sus poblaciones. Otro estudio detectó un 20% de errores en el etiquetado de 11 especies de merluzas.

Este último caso ilustra uno de los problemas más complicados de resolver: tener la seguridad de que no nos dan gato por liebre cuando el pescado se presenta en filetes u otras preparaciones procesadas que no nos permiten observar directamente el animal de partida. Esto mismo ocurre con el sushi y el sashimi, pero también con otros productos como el surimi, esas barritas de pescado tan populares en ensaladas y guisos.

Los expertos como Barber y Willette concluyen que el nivel de fraude podría reducirse con regulaciones más estrictas y una mayor vigilancia. Pero hay otra posibilidad que tal vez algún día nos ofrezca un mayor control a los consumidores sobre lo que compramos y comemos. Varios investigadores trabajan en el desarrollo de aparatos portátiles de DNA Barcoding que puedan utilizarse para comprobar in situ si lo que se anuncia es lo que se vende. “No tengo ninguna duda de que estos aparatos llegarán”, afirma Barber.

Willette apunta que “a corto plazo, este tipo de tecnología puede llegar primero a las agencias y departamentos encargados de vigilar nuestra comida, y tal vez a los proveedores de alimentos”. Pero añade que después podríamos tenerla en nuestros bolsillos: “quizá como un dispositivo adicional y una app para el teléfono móvil; ésta sería una poderosa herramienta para el consumidor”.
Fuente: http://www.elespanol.com/

Plástico contaminación de los Océanos.

28/12/2016

Denominada basura marina, constituye uno de los más graves problemas de contaminación de nuestros océanos y lo peor de todo es que es imparable. Más del 60% de la basura que llega son plásticos. Ya en el año 2005 el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente), puntualizaba que por kilómetro cuadrado se encontraban unas 13.000 partículas plásticas, bien flotando, bien en el fondo del mar.

La primera víctima de los depósitos plásticos en el mar es la vida animal. Se calcula que 267 especies, principalmente pájaros y mamíferos marinos se comen los residuos plásticos o llevan el alimento a sus crías. Hace seis años, una ballena blanca fue hallada muerta en las costas de Normandía, Francia, con 800 kilos de desechos plásticos en el estómago. En regiones como California es muy común encontrar tortugas, leones marinos y focas muertos por la ingesta de plásticos. El atolón de Midway, cercano a Hawai, es el símbolo máximo de la tragedia que causa el plástico en los mares.

Por capricho de las corrientes marinas, el atolón recibe diariamente todo el plástico proveniente del Japón y de la costa oeste de Estados Unidos. La basura de Midway provoca la muerte de la mitad de los 500 mil albatros que nacen en el atolón y que confunden el plástico con comida.

El plástico del tipo de PVC, empleado en botellas, juguetes y una infinidad de artefactos domésticos puede contener compuestos de estaño, que resulta altamente tóxico para moluscos y peces. Esas sustancias, que llegan al mar por las lluvias que se han originado en rellenos sanitarios, causan alteraciones hormonales que modifican el sistema reproductivo y disminuyen la tasa de fertilidad de los animales.

El plástico hallado en los océanos no es solo aquel que va quedando en las playas, como vasos y recipientes de bebidas. Una de las principales amenazas proviene de piezas casi invisibles, los llamados “pellets”, bolitas con medio centímetro de diámetro utilizados como materia prima en las industrias. El mundo produce actualmente 230 millones de toneladas de productos plásticos por año, contra cinco millones en la década de los 50.
El mundo produce 10.000 millones de toneladas al año de residuos y no se recoge o trata ni la mitad. El resto queda en el mar, los ríos y en el aire.
La basura va a parar a nuestros mares y océanos. Podemos encontrar plástico, goma, metal, madera y vidrio flotando en nuestros océanos o depositados en nuestras playas. La basura en el mar además de ser peligrosa para los barcos, buceadores y bañistas, pone en peligro la fauna marinos, por lo tanto, a la población humana.

Cada hora se vierten al mar unos 675.000 kilos de basura o cerca de 6 millones de toneladas al año, de las cuales, un 50% son plásticos. Estas basuras matan cada año a unos 100.000 mamíferos y tortugas marinas. De hecho, en los océanos llegan a encontrarse concentraciones de hasta ocho millones de fragmentos plásticos por kilómetro cuadrado flotando en los mares, y se considera que estos sólo representan un 10%-15% de los que existen en los fondos y costas.

Los “pellets” llegan a los océanos por medio de los barcos que los utilizan para limpiar sus tanques. Esas bolitas tienen una gran capacidad de absorción de contaminantes. Sólo una de ellas puede concentrar un millón de veces más contaminantes que el agua donde se depositan, envenenando la vida marina.

Recientemente investigadores de Estados Unidos, Inglaterra y Canadá realizaron un mapa del impacto de la acción humana sobre los mares. De acuerdo al estudio, apenas cuatro por ciento de las regiones oceánicas en el mundo –localizado en los polos– ha sido inmune al destrozo de los hombres. Y nada menos que 40 por ciento de las regiones registran interferencia humana de alta o mediana intensidad.

cubo investigacionDiez tips para ayudar al océano desde tu casa

Aunque no vivas cerca del mar, te sorprendería saber cómo la mayoría de las cosas que haces y consumes lo afecta. Te ofrecemos diez tips para ayudar a su conservación y regeneración desde tu casa.
Tristemente, el océano es el mayor receptáculo de casi toda la basura del mundo. Es en gran medida por ello, además del calentamiento global y la pesca desmedida, que sus ciclos vitales están colapsando. Pero todos podemos ayudar, aunque no vivamos cerca del mar. A continuación algunos consejos para ayudar a su conservación y crecimiento.

1. Compra alimentos del mar sustentables
Asegúrate que los alimentos marinos que consumes sean sustentables. El programa Monterey Bay Aquarium Seafood es un gran recurso para saber qué especies son las mejores en cada temporada.

2. Minimiza tu basura
Desafortunadamente mucha basura termina en los océanos del mundo, donde potencialmente puede tomar millones de años en desintegrarse. En el Océano Pacífico hay unos bancos gigantes de bolsas de basura, y mientras la basura lentamente se desintegra, los animales se la comen y reducen su posibilidad de procrear, o simplemente mueren.

3. Reduce tu uso de electricidad
Investigadores aseguran que la demanda de energía es una de las partes responsables del cambio climático. Considera contactar a un electricista para instalar aparatos de eficiencia energética; deja tu auto en casa si puedes y busca renovaciones ecológicas para tu casa. Al reducir tu demanda de energía ayudaras a bajar tus gastos y ayudar al medioambiente.

4. Cuida de la playa
Si eres tan suertudo como para vivir cerca del mar, ¿por qué no regalarle algunos días del año? Participa en una limpieza grupal o en un programa de conservación de playas. También puedes simplemente recoger toda la basura que encuentres a tu paso y dejarla en un basurero para que no se la lleve el mar.

5. Compra cosméticos, joyas y demás accesorios que sean amigables con el mar
Aléjate del coral, productos hechos con conchas o caracoles u otros materiales que sean parte de la explotación del océano. En lugar de eso puedes explorar el mundo de opciones recicladas que existen. Ten cuidado con el escualeno, un compuesto orgánico comúnmente derivado de los tiburones, aunque también puede derivarse del aceite de olivo. Y ya que esta en eso, evita los empaques de plástico muy aparatosos: busca envolturas naturales o sustentables.

6. Cuidado con el fertilizante
Cuando cuides tu jardín ten cuidado con los fertilizantes. Si aplicas demasiado, no llegará a tus plantas; llegará a una escorrentía que eventualmente entrará al océano, causando un problema conocido como “contaminación de nutrientes”, que lleva a lo que se conoce como “zonas muertas” en el océano que son lugares repletos de brotes de alga que ahogan cualquier otra clase de vida marina.

7. Ya que estás en eso, considera volver orgánico tu jardín
Si estas usando pesticidas, herbicidas y otros químicos en el jardín, considera un cambio. Esos químicos son malos para el jardín, malos para el ambiente, malos para tus mascotas y malos para ti. Y al igual que los fertilizantes, cuando se van en el agua terminan contaminando los acueductos y llegando al océano. Comprométete a hacer el cambio e investiga todos los productos orgánicos que existen para los mismos efectos que los químicos.

8. Vuélvete no-tóxico en casa
Busca productos de limpieza que no tengan ingredientes tóxicos o ahorra dinero usando productos de cocina como el vinagre para limpiar. Estarás haciendo tu parte en evitar que los químicos se vayan al caño y a los sistemas de agua. Asegúrate que tu plomería esté en buenas condiciones también, especialmente si vives en la costa donde se drena directamente al mar.

9. Si vas de vacaciones al mar, demuéstrale un poco de amor
Trata de visitar los lugares respetuosamente. Y si tienes tiempo, trata de limpiar el océano de basura y monitorear el nacimiento de tortugas para que lleguen a salvo al agua.

10. Tira responsablemente toda la basura peligrosa
Quizá tengas un poco de pintura que te sobró de pintar un cuarto, o baterías viejas, o medicamentos caducos. Asegúrate de recolectarlos responsablemente y tirarlos en los lugares específicos para ellos. Recicla también tus teléfonos y computadoras viejas regalándolas a alguien o regresándolas a la tienda de dispositivos eléctrónicos.

“Océanos”. La irresponsabilidad humana.

26/12/2016

irresponsabilidad-humana

“Pesca”: Montevideo, una parada de piratas.

25/12/2016

Barco Pesca
Pesqueros extranjeros depredan los bancos de langostino y calamar del Mar Argentino

Fuente: http://www.elpais.com.uy
Con licencias otorgadas por Inglaterra y el apoyo logístico de Uruguay, chinos, coreanos y españoles devastan la riqueza ictícola.

Cientos de barcos coreanos, chinos, españoles y taiwaneses, con prontuarios de pesca ilegal, capturan toneladas de calamar y langostinos en las aguas del Atlántico sur, especialmente las que rodean a las islas Malvinas, sin controles por contaminación o depredación, con licencias que otorga el Reino Unido y con el apoyo logístico del puerto de Montevideo. La depredación que desde hace décadas hacen estos barcos pesqueros —la mayoría furtivos— someten a una presión extrema a los caladeros de peces y crustáceos.
En las últimas décadas ambientalistas de diversas entidades, como el Centro Nacional de Datos Geofísicos de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera y el Observatorio Terrestre de la Nasa advirtieron sobre la presencia en ese extremo del Atlántico sur de algo más de 300 buques, la mitad de ellos con licencia británica, ubicados a unos 300 kilómetros de la costa argentina con fuertes reflectores para atraer al calamar.
El gobierno británico entrega licencias a barcos chinos, coreanos, españoles y taiwaneses para pescar en la zona de las islas Malvinas sólo a cambio del pago de un canon y sin la obligación de cumplir con normativas ambientales o laborales.
Es el principal ingreso económico que recibe el Reino Unido desde las islas Malvinas, Orcadas y Sándwich del Sur.
Los buques, que se mueven en la zona de influencia de esas islas del sur del continente y en aguas internacionales, intrusan y pescan ilegalmente también en la zona económica exclusiva de Argentina y fuentes no oficiales advirtieron que esos barcos capturan un tercio del volumen total de pesca marítima del país.
La especie más buscada en la región es el calamar illex. Tiene un peso clave en el ecosistema marino porque sirve de alimento a mamíferos, aves y peces. Por eso, su sobrepesca impacta directamente en todas las especies.
Uruguay sirve de punto de descanso, apoyo y aprovisionamiento para barcos extranjeros que operan en el extremo sur del océano. De hecho, este año se conoció que la empresa china ShanDong BaoMa Grupo de Pesquerías presentó un proyecto de inversión para instalar un centro de apoyo logístico a las flotas en el puerto uruguayo de Punta de Sayago.
Según un informe del 2013 del Inidep, pescaron unos 240 buques poteros (para captura de calamar) en el área adyacente de la zona exclusiva argentina, succionando los recursos migratorios argentinos, y otros 100 buques poteros lo hacen con licencias ilegales del gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informó que en el 2010 en el Atlántico Sudoccidental se pescaron 1.800.000 toneladas de especies, en tanto que Argentina capturó sólo 784 mil toneladas en 2014. Se presume entonces que buques extranjeros pescaron el millón de toneladas restantes, con el consiguiente daño al ecosistema argentino en el litoral marítimo de más de 4.700 kilómetros.
Tratativas. En agosto pasado, en Mar del Plata, especialistas de Argentina y Estados Unidos debatieron sobre ciencias del océano para promover la cooperación entre instituciones académicas, gubernamentales y de investigación de ambos países.
Un mes después, Argentina y otros 12 países se comprometieron a iniciar negociaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para eliminar los subsidios considerados dañinos a la pesca. Se trata de aquellos que favorecen la sobrepesca, el exceso de producción o la pesca ilegal.
Además de Argentina, el compromiso involucra a Estados Unidos, Australia, Canadá, Chile, Colombia, Nueva Zelanda, Noruega, Papúa Nueva Guinea, Perú, Singapur, Suiza y Uruguay. No fueron de la partida Japón y los países de la Unión Europea.
“Los subsidios a la pesca, estimados en decenas de miles de millones de dólares anuales, crean distorsiones significativas en los mercados pesqueros globales y son un importante factor que contribuye a la sobrepesca y la sobreproducción y al agotamiento de los recursos”, dijeron los representantes de las naciones.
La iniciativa tiene su correlato en la postura adoptada por Naciones Unidas, que defiende la idea de terminar con los subsidios a la pesca para el año 2020.
Según denuncias de la organización ecologista Greenpeace, China posee 2.500 buques de pesca y los subsidios que entrega a esas flotas de aguas profundas promueven el exceso de esfuerzo.
En el Mar Argentino, además, amparados por la escasez de recursos de la Prefectura y la Armada, incursionan pesqueros españoles y polacos. Pero son los chinos, por lejos, los más agresivos. El 14 de marzo último, el buque guardacostas GC- 28 Prefecto Derbes de la Prefectura Naval hundió a un pesquero chino, el Lu Yan Yuan Yu 010, y detuvo a sus tripulantes luego de que fueran detectados pescando ilegalmente dentro de la zona exclusiva argentina frente a Puerto Madryn.
Pocos días antes del incidente, otro pesquero había protagonizado un encontronazo con un guardacostas, del que escapó adentrándose en aguas internacionales.

Océano Austral, “Sostenibilidad, compromiso ético”.

Por  Dr. Marcos Sommer
Ecoportal.net

Vieja costa que te vas!

15/11/2016

La erosión cambia las playas de Canelones
Por Fernán Cisnero

Playa verano
Si en algo coinciden los viejos veraneantes de la costa canaria, es en qué cambiado está todo por ahí. No se refieren exclusivamente al boom e nuevos lugareños que llenaron de población estable la Ciudad de la Costa y la Costa de Oro en los últimos 20 años. Se refieren a la playa.

En un proceso que muchos aún creen reversible pero los más realistas piensan que eso no va a suceder, la fisonomía de la costa canaria -65 kilómetros de los más transitados y poblados del país, que van desde Shangrilá a Jaureguiberry- está cambiada.

Por ejemplo, el arroyo Pando desemboca casi un kilómetro y medio hacia el este de donde solía hacerlo hace 50 años. Eso ha provocado -además de un notorio cambio del paisaje en la zona playera paralela al primer peaje hacia el este- que una buena parte de Neptunia y Remanso de Neptunia esté amenazada por inundaciones y una erosión que pone en peligro la estructura de las viviendas construidas, legalmente o ilegalmente, entre el Pando y el Tropa Vieja.

En la esquina de enfrente, en El Pinar, vecinos y grupos ambientalistas han intentado frenar el avance de las dunas que invaden la primera línea de casas, cubren de arena las calles y hacen temer por la supervivencia de una de las playas más atractivas de la zona.

Las soluciones son muchas veces improvisadas por los vecinos (un muro de contención sobre Neptunia ha frenado en algo la movilidad del Pando), otras son alentadas por ONGs y tomadas por comisiones de fomentos o ligas de vecinos, y algunas son intervenciones municipales que a veces se limitan a hacer transitables las calles ganadas por la arena a base de camiones y palas mecánicas.

El Estado (en su cara municipal y nacional) está enterado de estas situaciones. De hecho ha pasado la última década en la confección de diagnósticos y posibles tratamientos más que en frenar la erosión constante del frente costero. Quizás no sea posible. En algunos lados, coinciden especialistas, se corre el riesgo de que no haya más playa. Así de serio es el asunto.

Aunque el cambio climático y la normal transformación de la naturaleza tienen parte de la culpa, la principal alteración la aportaron la forestación, el fraccionamiento, la urbanización y finalmente la ola migratoria de una cadena de balnearios convertida en ciudad dormitorio.

La forestación encarada por los primeros emprendedores inmobiliarios a comienzos del siglo pasado, fijaron las dunas con la implantación de especies vegetales exóticas como el pino o la acacia. En algunos balnearios, por ejemplo, se llegaron a plantar dos millones de ejemplares para convertir un gigantesco arenal en un lugar habitable y por lo tanto vendible.

La forestación impidió la circulación de arena y se cortó el equilibrio entre la que sale y la que entra de la playa. Por eso muchas playas de la Costa de Oro tienen la arena siempre húmeda. La arena que se va de la playa no tiende a volver; hay que obligarla a que se quede.

Viejos diagnósticos. En octubre de 2008 la Comuna Canaria realizó un Taller de Erosión Costera donde se identificaban algunos de los principales problemas y su localización. La misma lista se presentó tres años después, en noviembre de 2011, cuando se realizó un “taller de intercambio de experiencias” denominado “Costa Canaria Espacio de transición entre la tierra y el mar, Interfase donde tierra, mar y atmósfera interactúan”.

Así se concluye que la erosión de playas (por sobreextracción de arena por canteras, urbanizaciones, forestación y turismo) se daba en Neptunia, en la franja que va de Balneario Argentino a Jaureguiberry y en toda Ciudad de la Costa; la erosión de barrancas (debida a eventos severos de tormentas) se puede ver en Neptunia, Villa Argentina, La Floresta, Guazuvirá, Santana y Balneario Suizo; la erosión asociada al desagüe de pluviales directamente a la costa (provocada por escurrimientos superficiales, impermeabilización) se ve en varios sectores entre el arroyo Carrasco y el Solís grande; evasión de arenas (debida a entradas y corredores inconvenientes y al tránsito de vehículos sobre médanos) está en varios sectores entre balneario Atlántida y La Floresta y en El Pinar; interferencia a los procesos naturales (por urbanizaciones, represamientos y forestación) está en la desembocadura de los arroyos Pando y Sarandí y en La Floresta.

La lista, más o menos textual, es un poco agotadora y eso que es una selección de problemas. Algunos de esos inconvenientes ya estaban planteados en una serie de talleres organizados por la intendencia de Canelones. La situación en La Floresta ya había sido documentada a comienzos de la década de 1960.

En los talleres de 2011, se concluyó que “la degradación de la costa necesariamente debe ser corregida y protegida, debido a los servicios ecosistémicos que brinda”. Llamados similares se repiten en cada reunión de trabajo entre los involucrados en el tema. Pero las soluciones reales se demoran.

Los problemas concretos, que no han conseguido de los papeles y las buenas intenciones, los padecen los vecinos. Las playas de Solymar, por ejemplo, están ganadas por cursos de agua que rompen la arena y, de paso, la mantienen siempre húmeda. Eso fue provocado por la construcción de la doble vía en la rambla que, de acuerdo a especialista, hizo de embudo para 300 hectáreas de aguas pluviales que bajan desde la interbalnearia. Eso ha generado una degradación clara de las primeras playas canarias.

Aunque los cambios en los cursos de los arroyos son efectos naturales, puede haber ayudado a acelerar el corrimientos de las desembocaduras del Pando o del Solís chico (que ya le sacó un kilómetro de playa a Parque del Plata) y del Solís grande, la disecación de los humedales con fines inmobiliarios. Alrededor del arroyo El Bagre en San Luis, ya no quedan las dunas que disfrutaron otras generaciones y los barrancos siguen llevándose casas cuando se derrumban. En Villa Argentina, en la zona conocida como El Águila, se ha debido intervenir para frenar el derrumbamiento total de la franja costera. Y “debemos olvidarnos de que haya una rambla en El Pinar”, dice el ingeniero Daniel Panario, quien dirige la Maestría en Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias. Reconoce, eso sí, que los cercados que se hicieron en 2005 han conseguido frenar en algo la pérdida de dunas por lo que “la playa de El Pinar está bastante estable”. Muchos de estos casos están retratados en una serie de videos que en 2010 realizaron un grupo de activistas adolescentes, Ecología Costera.

La naturaleza la que degradó a niveles de alta peligrosidad la rambla de La Floresta. Allí, desde 1966 se han perdido 55 metros de barranca, según un estudio de la Facultad de Ciencias. Eso ha generado complicaciones ciertas: la casa de veraneo de una pareja alemana está siendo desde hace años asediada por lo que alguna vez fue un cráter en el medio y hoy ya se ha robado la entrada principal y el frente. Una casa de retiro de los jesuitas ha perdido buena parte de su terreno.

Sin embargo, La Floresta parece ser uno de los pocos lugares donde se está intentando encarar una solución concreta y conjunta a los dos problemas acuciantes de su costa: la pérdida de los barrancos (que también es un efecto natural inevitable) y el problema de los pluviales.

Hay una consultora argentina trabajando en el tema, por ahora en la etapa de informe preliminar. Una vez que se defina el proyecto, habrá que hacer estudios, pedir autorización de Dinama, convencer a la intendencia de Canelones que participe y buscar “cómo lo pagamos”, de acuerdo l ingeniero Jorge Camaño, director de Hidrografía, que se encarga del proyecto.

El jerarca, a pesar de todos esos requisitos, es optimista respecto a que el año que viene ya se podría estar trabajando.

Los mayores esfuerzos en otros lugares han estado centrados en fijar las dunas, ya sea con cercas de malla sombra o madera. En algunos casos, como dice Panario, ha sido eficaz.

Para saber sobre los planes oficiales, tanto del gobierno nacional como del municipal ante una situación que muchos vecinos califican de urgente, Qué Pasa intentó comunicarse con las autoridades correspondientes pero no consiguió respuestas. A su vez, muchos de los activistas e investigadores que alguna vez denunciaron las situaciones de emergencia hoy trabajan para organismos oficiales vinculados a estos temas, por lo que también se excusaron de emitir opinión o trazar un panorama actual. Algunas de la ONGs más activas también están vinculadas a los proyectos oficiales.

“La costa pareciera que fuera un bien infinito y no lo es”, dice Panario. “No hay una política de defensa de la costa y su manejo. Ni hay una visión integral”.

El principal problema es que cualquier proyecto para frenar la erosión suele ser extremadamente caro. Y, es sabido, los recursos no necesariamente van a terminar yendo para ese lado. En muchos casos, vecinos, veraneantes y turistas van a tener que acostumbrarse a que algunas partes de la Costa de Oro no van a ser las mismas. O intentar como puedan frenar el impetuoso avance de la naturaleza. Está difícil.
65 kilómetros es la extensión de la costa de Canelones. Allí viven 150 mil personas.
300 hectáreas de aguas pluviales dan a la costa de Solymar, rompiendo la playa.
55 metros de barrancos se perdieron desde 1966 en La Floresta.
Fuente: http://www.elpais.com.uy

ESPACIO COSTERO y MARINO (invitación).

19/10/2016

Imprimir

DIALOGO SOCIAL 2016: “URUGUAY HACIA EL FUTURO”

BLOQUE 3 – Políticas Transversales | MESA 9 – Cambio Climático y Medio Ambiente

“Algunos aspectos ambientales estratégicos para el Uruguay del 2030 en escenarios de cambio climático”

Sesiones Temáticas

SESIÓN 1.Jueves 27 de octubre ESPACIO COSTERO y  MARINO

La Sesión está directamente alineada con el Objetivo 14 de Desarrollo Sustentable propuesto por Naciones Unidas para el 2030: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
De la convocatoria a la sociedad civil surgieron 5 propuestas relacionadas con la gestión del espacio costero y marino uruguayo. Todas incluyen dentro de su justificación la reciente extensión de la plataforma continental marina, lo que refleja un interés y preocupación genuina de la sociedad por la temática.
Este interés sugiere un punto de inflexión en una sociedad que tradicionalmente le ha prestado poca atención a su , a pesar de que estos espacios poseen vastos recursos alimentarios (peces, moluscos, plancton, entre otros) y recursos energéticos (vientos, mareas, corrientes, entre otros) estratégicos para el desarrollo sustentable del país.
El aumento del nivel del mar –lento pero inexorable – y su impacto en la zona costera es una de las inquietudes paradigmáticas en relación a la adaptación al cambio climático y también nos direcciona en este sentido.
La zona costera alberga un porcentaje muy amplio de la población yconcentra actividad económica, fundamentalmente en servicios y turismo. Es, además, una zona particularmente vulnerable y compleja porque se interrelacionan allí aspectos biofísicos, sociales e institucionales.
En virtud de ello ha surgido la noción de gestión integrada de la zona costera como una herramienta clave para la adaptación al cambio climático y la sustentabilidad de estos ecosistemas
Frente a esta realidad se proponen las siguientes preguntas para abordar la temática:

  • ¿Qué caminos podemos transitar en Uruguay para articular los intereses públicos y privados para manejar de la manera más sustentable posible los recursos costeros de los cuales muchas personas dependen tanto como fuente de ingreso, como espacio de recreación y como provisión de servicios ecosistémicos?
  • ¿Qué elementos considera más importante a proteger en la costa?
  • ¿Cuáles son las tres acciones prioritarias para la gestión del espacio costero y marino para 2030?
  • ¿Quiénes deberían llevarlas adelante, cuenta Uruguay con la institucionalidad adecuada?
  • ¿Cuenta el país con la normativa adecuada para la gestión del espacio costero y marino?
  • ¿Cómo se incorpora el cambio climático, en particular el aumento del nivel del mar, en el manejo de la zona costera?
  • ¿Cuáles son las claves para la gestión de los recursos hídricos del Uruguay del 2030?

SESIÓN 2.- Jueves10 de noviembre – RESIDUOS

El tema de los residuos sólidos es  unalas problemáticas ambientales más visiblesen el ámbito urbano e intrínsecamente ligada a la vida cotidiana de los ciudadanos.
Si bien la gestión integral de residuos requiere de acciones en un amplio espectro de instancias de decisión, muchas de ellas de carácter global, nacional y referidas a las formas de producción, distribución y consumo de bienes y serviciosque el ciudadano medio puede percibir alejadas, otras tantas son más cercanas y refieren a hábitos de consumo y manejo de residuos a escala personal, familiar y barrial.Es en esas escalas donde algunos de los impactos y las relaciones de causalidad son  percibidos por la población en general.
Como tantas otras problemáticas ambientales,  no pueden disociarse de las relaciones sociales y económicas en las que se desarrollan. En este sentido, el impacto de una política y una gestión deficiente de los residuos es mayor, en términos generales, en poblaciones socialmente vulnerables,por ello es imprescindible considerar de forma integral esta vinculación a la hora de buscar soluciones.
Los siguientes cuestionamientos pueden ayudar a pensar en el tema:

  • ¿Qué instrumentos se deben desarrollar para promover el concepto y poner en práctica la responsabilidad compartida en el trayecto de los productos que generan residuos?
  • ¿Cómo imaginamos el futuro del envasado de productos de consumo cotidiano a 2030/50 y cómo llegamos a esa realidad?
  • ¿Cuál es el rol relativo y cómo mejor se articula la sociedad civil, los gobiernos locales y nacionales en la gestión integral de residuos?
  • ¿Qué puede hacer la sociedad civil organizada, en particular en promover una menor generación de residuos, reuso y reciclaje?
  • ¿Qué deberían hacer los diversos actores políticos y autoridades para colaborar en su implementación efectiva?
  • ¿Tienen un rol los clasificadores en un sistema integral de gestión de residuos deseable. ¿Si es así como se viabiliza su promoción social?

SESIÓN 3.- Jueves10 de noviembre – DESARROLLO DE CAPACIDADES

El cuidado del ambiente y la gestión de los recursos naturales requieren de información,del desarrollo continuo de conocimiento y de la traducción del mismo para informar la tomade decisiones y la elaboración de políticas climáticamente inteligentes. Es por tanto necesario contar una estrategia que permita desarrollar dichas capacidades.
Además de las políticas nacionales, es necesario crecer en una cultura ambiental que por un lado exija y respalde las decisiones políticas para el cuidado del ambiente y por otro promueva y genere la participación responsable de la sociedad civil y la ciudadanía en general en las medidas que se tomen.

¿Cuáles son nuestras principales brechas de información ambiental que debemos atender con mayor prioridad?

¿Qué mecanismos podemos generar para financiar el monitoreo ambiental necesario?

¿Qué incentivos debemos generar para promover un mayor conocimiento de nuestros recursos naturales?

¿Cómo promovemos una cultura general del cuidado del ambiente?

¿Cómo debería ser la educación ambiental que reciben nuestros niños, niñas y adolescentes?

¿Cómo podemos promover el desarrollo de las capacidades científico-tecnológicasy educativas para el desarrollo sostenible en Uruguay?

¿En qué debe aspecto debemos cambiar nuestra educación superior para promover profesionales capaces de abordar los complejos problemas socio-ambientales?

SESIÓN 4.- Jueves24 de noviembre– CAMBIO CLIMÁTICO: EFECTOS Y ADAPTACIÓN

El cambio climático es una realidad que ya está modificando el sistema biofísico, condicionando el quehacer humano y amenazando la sostenibilidad del desarrollo. La comunidad internacional está llegando a acuerdos sobre la necesidad de mitigar el impacto de las actividades humanas sobre el ambiente global, en particular reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.
Dichos acuerdos irán modificando las reglas de juego globales que necesariamente condicionarán nuestra relación con el mundo.
Independientemente del éxito de las acciones de mitigación mencionadas, el cambio climático ya se está manifestando y lo seguirá haciendo en formas más o menos evidentes o sutiles. Es imprescindible encaminar un esfuerzo de adaptación a escenarios siempre inciertos para reducir nuestra vulnerabilidad al impacto de la variabilidad y el cambio climático.
Se proponen las preguntas que siguen para fomentar el intercambio de ideas:

  • ¿Cómo introducimos la mirada de largo plazo que requiere el cambio climático en nuestras políticas y decisiones?
  • ¿Qué medidas se deberían tomar ahora para promover el desarrollo de ciudades mejor adaptadas al cambio climático?
  • Frente a un futuro incierto, es necesario evaluar medidas y proyectos que ponderen beneficios presentes con inciertos costos futuros, ¿cómo desarrollamos como sociedad criterios de consenso al respecto?
  • ¿Qué camino se podría seguir para introducir el tema de cambio climático en la agenda de debate público de modo de construir acuerdos nacionales con apoyo de la población que respalden una política de Estado?
  • ¿Cómo logramos la necesaria coordinación intersectorial que las políticas y acciones de adaptación y mitigación al cambio climático requieren?
  • ¿Es necesaria una coordinación o continuidad de las políticas a diferentes niveles, nacional, regional, local, o cada escala debería buscar su desarrollo propio?
  • ¿Cuáles serían los ámbitos de coordinación pertinentes entre los diferentes actores y la ciudadanía?

Zambulléndose en la protección del medio marino

20/06/2016

Plastico costa 
Zambulléndose en la protección del medio marino

Jean-Luc SolandtEl biólogo marino Jean-Luc Solandt habla con Karin Ranero Celius sobre su compromiso con el estudio y la protección de uno de los mayores tesoros del mundo: el océano.

Las preciosas imágenes de Jacques Cousteau sobre la colorida y extraña vida submarina han inspirado a millones de personas en todo el mundo, incluyendo a Jean-Luc Solandt. “Me interesé por la ciencia cuando conocí las exploraciones de Cousteau; éstas hicieron que el mundo submarino pareciera más pequeño, aunque asombroso”. Hoy por hoy, Jean-Luc Solandt ayuda a salvaguardar este asombroso mundo como el agente de política para la biodiversidad en la Sociedad para la Conservación del Medio Marino (Marine Conservation Society)w1.

Como estudiante Jean-Luc encontraba fascinante la ciencia, especialmente la anatomía y el diseño funcional. A medida que su pasión y su interés por la ciencia crecían, obtuvo un título de biología marina en la Universidad de Liverpool, en el Reino Unido, y después pasó un año como voluntario en la Gran Barrera de Coral en Australia, donde estudió los peces de arrecife y controló la fecundidad de los corales, siendo testigo del desove masivo de los corales duros.

“Los arrecifes del trópico son similares a las grandes llanuras del Serengueti, pero en vez de numerosos rumiantes ungulados [con pezuñas], aquí nos encontramos con coloridos peces loro y peces cirujano, que son vitales para controlar la expansión de las algas y permitir que los corales duros crezcan. En un sistema de arrecife sano, el equilibrio entre estos herbívoros y las algas es vital para mantener la salud de los corales”

De vuelta en el Reino Unido, Jean-Luc realizó estudios de doctorado en la Universidad de Londres, efectuando su trabajo de campo en Jamaica, donde la sobrepesca estaba (y todavía está) acabando con los peces herbívoros. En ausencia de peces, el erizo de mar Diadema antillarum era esencial para controlar la expansión de las algas y darle al coral el espacio necesario para crecer. Sin embargo, en 1990 una enfermedad estuvo a punto de acabar con este erizo, dejando el arrecife sin raspar (los erizos raspan las algas del arrecife creando así espacios para que crezca el coral). Entre 1995 y 1998, mientras la población se recuperaba, Jean-Luc estudió la interacción entre los erizos de mar, las algas y otras especies de arrecife.

Su creciente interés en la protección del medio marino lo llevó más tarde a Tanzania, para trabajar como científico expedicionario para Frontierw2 (una organización con base en el Reino Unido, dedicada a las expediciones de protección), y después a Filipinas y Fiji con otra organización llamada Coral Cay Conservationw3. Sus responsabilidades incluían el entrenamiento de los voluntarios, muchos de los cuales sabían bastante poco sobre biología marina. Sin embargo, aprendieron pronto a identificar más de 75 especies de peces y 40 de coral, así como muchos otros invertebrados que recopilaban durante sus reconocimientos submarinos.

“En un día típico, te levantabas a las seis de la mañana, organizabas la inmersión, te encontrabas con los voluntarios, les dabas una charla, atendías llagas y dolores de cabeza, realizabas la inmersión, recogías y registrabas los datos, comías arroz y alubias, rellenabas los tanques de aire, dabas clase a los voluntarios, realizabas una segunda inmersión, ibas a la ciudad a reponer combustible, comida y kits de reparación, y después seguías introduciendo datos”, dice Jean-Luc.

Aquellos fueron meses de días muy largos y trabajo duro, pero con un propósito muy importante: recomendar áreas que estaban necesitadas de protección, algo en lo que Jean-Luc fue implicándose de manera creciente. El éxito de esas recomendaciones, incluyendo la creación de la Reserva Marina de la Isla Danjugan (Danjugan Island Marine Reserve)w4, lo animó a zambullirse más profundamente en el trabajo de la conservación aplicada, organizando campañas de la Marine Conservation Societyw1 en favor de áreas marinas protegidas en el Reino Unido.

Los océanos albergan ecosistemas muy diversos y coexistentes, y han sido siempre una fuente segura de alimento para los humanos, pero la vulnerabilidad de estos ecosistemas está volviéndose cada vez más evidente. Como muestran datos recientes, “las reservas comerciales de pescado se han reducido, solamente en los últimos 100 años, en aproximadamente el 95% en aguas del Reino Unido [Thurstan et al., 2010]”, destaca Jean-Luc. Además, el 88% de las reservas de pescado europeas están sobreexplotadas o agotadas. Por esta razón, la Marine Conservation Society organiza campañas por todo el mundo con el fin de establecer áreas en las que la vida salvaje marina se pueda recuperar y florecer. Estas áreas pueden ser tanto áreas protegidas, en las que uno o más rasgos estén protegidos, como reservas marinas, que ostentan el mayor nivel de protección: en ellas no está permitida la pesca ni las capturas de ningún tipo, y no se pueden realizar vertidos, remover la tierra ni realizar ninguna otra modificación del medio.

“Sabemos por otros estudios que reducir la frecuencia de pesca puede permitir que el medio marino se recupere en cierta medida”, dice Jean-Luc. “Sin embargo, esto no es suficiente por sí mismo: también es esencial que tengamos reservas marinas, y que éstas sean suficientemente grandes”. Las cinco grandes reservas marinas Georges Bank, que cubren 17000 km2 en la costa noreste de los EEUU, son un buen ejemplo. Han permitido que el número de vieiras se incremente en un 2000% y el del jurel (un tipo de pez plano) en un 500%. El análisis de los efectos de 124 reservas marinas internacionales revela un aumento del 446% en la biomasa de las especies previamente explotadas y del 21% en su diversidad (Lester et al., 2009).

Las reservas marinas no solo benefician al ecosistema situado dentro de la reserva, sino que también afectan a lo que ocurre más allá de sus fronteras. “Debido a un efecto llamado “fishing the line” (literalmente, “pescando la línea”), el número de capturas es mayor en la zona cercana al límite de la reserva que en zonas más alejadas: el 73% del eglefino pescado en el Atlántico Noreste es capturado dentro de los 5 primeros kilómetros tras las fronteras de la reserva Georges Bank. Esto hace que los pescadores estén más seguros de conseguir una pesca exitosa, a la vez que reducen sus costes, ya que no tienen que perder tiempo y combustible buscando peces”, comenta Jean-Luc. Por lo tanto, hasta los pescadores se benefician de la reserva. Este efecto también se ha registrado en el caso de las capturas de peces y langostas alrededor de algunas pequeñas reservas marinas mediterráneas (Goñi et al., 2008).

“Las reservas marinas de pequeño tamaño han demostrado ser beneficiosas para especies relativamente sedentarias y peces que no recorren largas distancias durante su ciclo vital. Sin embargo, para beneficiar a especies más grandes y migratorias como el eglefino, se necesitan reservas marinas del tamaño de las reservas George Bank”

Para las especies que migran entre océanos, sin embargo, las reservas y las áreas marinas protegidas tienen un uso limitado. A raíz de eso, en los últimos seis años Jean-Luc ha participado en un proyecto para proteger al tiburón peregrino, que recorre enormes distancias en su migración y atraviesa diferentes océanos. “Los tiburones peregrinos son los segundos peces más grandes del mundo. Son filtradores de plancton, miden hasta 12 metros de largo, y están altamente amenazados debido a su baja fecundidad (aproximadamente 6 crías cada dos años) y su tardía edad de madurez (aproximadamente 18 años)

En 2007, el proyecto consiguió que se declarara ilegal la pesca y el comercio de tiburones peregrinos y sus partes en aguas de la Unión Europea. En nombre de la Marine Conservation Society, Jean-Luc registra y mapea avistamientos de tiburones peregrinos por parte del público general: desde 1987, la Marine Conservation Society ha recopilado más de 12000 informes sobre más de 25000 tiburonesw5. En parte debido a esta cantidad de datos recogidos, se ha desarrollado un gran interés en esta especie, haciendo posible que el gobierno del Reino Unido apoye la protección del tiburón peregrino en aguas internacionales. Por tanto, esta participación pública puede llevar a que se consiga más protección para las especies vulnerables”

Jean-Luc está también implicado en una gran variedad de proyectos que incluyen al público general, como el proyecto Seasearchw6, en el que buceadores voluntarios registran la vida en el lecho marino alrededor de Inglaterra e Irlanda, averiguando cuáles son los lugares más ricos para la vida marina y qué lugares necesitan protección. Él ayuda también a sacar adelante el proyecto “Your seas your voice”w7 (literalmente, “Tus mares tu voz”), proyecto en el que el público puede votar por las áreas marinas (incluyendo áreas fuera del Reino Unido) que deben protegerse.

Las personas que informan sobre avistamientos de tiburones peregrinos, que votan por un área marina protegida o que toman parte en exploraciones submarinas, están ya concienciadas sobre la condición de nuestros mares. Desgraciadamente, a la mayor parte de la gente le importa menos la salud de los mares que la de la tierra. Esta es una de las razones por las que Jean-Luc cree que la educación científica es vital, para demostrar que, con la ayuda de la ciencia de la conservación, podemos tener una industria pesquera más productiva y a la vez mares más sanos. Además, recalca, cada persona cuenta. “Para ayudar a salvaguardar nuestros océanos, puedes comer pescado proveniente de la pesca sosteniblew8, votar por una reserva marinaw7 o dar tu apoyo a organizaciones como la Marine Conservation Societyw1.” Karin Ranero Celius
Traducido por Maialen Ruiz Prada.

Referencias
Goñi R et al. (2008) Spillover from six western Mediterranean marine protected areas: evidence from artisanal fisheries. Marine Ecology Progress Series 366: 159-174. doi: 10.3354/meps07532
Este artículo se encuentra disponible de forma gratuita en la página web de Marine Ecology Progress Series: http://www.int-res.com/abstracts/meps
Lester SE et al. (2009) Biological effects within no-take marine reserves: a global synthesis. Marine Ecology Progress Series 384: 33-46. doi: 10.3354/meps08029
Este artículo se encuentra disponible para su descarga gratuita en la página web de the Partnership of Interdisciplinary Studies of Coastal Oceans (www.piscoweb.org) o desde el enlace directo: http://tinyurl.com/336rvm6
Thurstan RH et al. (2010) The effects of 118 years of industrial fishing on UK bottom trawl fisheries. Nature Communications 1: 15. doi: 10.1038/ncomms1013

Recursos en la red
w1 – La Sociedad para la Conservación del Medio Marino (The Marine Conservation Society) es una entidad benéfica dedicada a la protección del medio marino y su fauna. Ver: www.mcsuk.org
w2 – Para saber más sobre Frontier, la organización líder en Reino Unido en expediciones de protección, consulte: www.frontier.ac.uk
w3 – Coral Cay Conservation es una galardonada organización especialista en la protección de los arrecifes de coral y del bosque tropical. Ver: www.coralcay.org
w4 – Para saber más sobre la reserva marina de la Isla Danjugan, ver: http://www.prrcf.org
w5 –Basking Shark Watch, el informe de la Marine Conservation Society, puede descargarse desde la web de la sociedad (www.mcsuk.org) o a través del enlace directo: http://tinyurl.com/3yaxbaf
w6 – Si desea más información sobre Seasearch, consulte: www.seasearch.org.uk
w7 – Para obtener más información sobre el proyecto “Your seas your voice” de la Marine Conservation Society, consulte: www.yourseasyourvoice.com
Algunos científicos recomiendan que el 20-30% de los hábitats oceánicos se declaren reservas marinas. Actualmente, menos del 0,0005% de las aguas del Reino Unido pertenecen a reservas marinas. Sin embargo, como resultado de una campaña realizada por la Marine Conservation Society y otras organizaciones, la Ley de Acceso Costero y Marino (the Marine and Coastal Access Act) se aprobó en noviembre de 2009, asegurando que para 2012 se creará una red de áreas marinas protegidas alrededor de la costa inglesa. Para saber más, consulte la página web del UK Department for Environment, Food and Rural Affairs (www.defra.gov.uk) o utilice el enlace directo: http://tinyurl.com/3yugxxx
w8 – Para averiguar qué peces provienen de la pesca sostenible, consulte: www.fishonline.org

Magister en Ecología Marina 2016

13/10/2015

Facultad de ciencia 1

Facultad de ciencia 2

Preocupación por el Futuro de la Merluza

23/06/2014

Sebastian Lopez Klarin  Dr. Sebastián Lopez Klarian

CRECE LA PREOCUPACIÓN POR EL FUTURO DE LA MERLUZA

Desde el año 2003 la especie pelágica ha tenido un notable descenso en sus capturas, registrándose el mínimo histórico en el año 2005. Hoy en día la situación está lejos de mejorar y las cifras sugieren un agotamiento del stock pesquero.

Un investigador del Laboratorio de Biología Marina de la Universidad Andrés Bello (UNAB-Chile) alertó sobre el riesgo de que las reservas de merluza común (Merluccius gayi gayi) estén camino a su agotamiento a causa de una explotación excesiva.-“Una señal de esta situación es que cada vez es más usual encontrar en las pescaderías ejemplares más pequeños de merluzas”, dijo con preocupación el científico Sebastián López.

-“Hace 50 años, la gente podía comprar una merluza de un tamaño de 70 centímetros, luego, hace 20 años, podíamos comprar en el supermercado merluzas de 50 a 60 cm; y hoy podemos ver merluzas de 30 cm o menos”, precisó el investigador.-López explicó que esto se produce porque cada vez las pesqueras están capturando ejemplares más jóvenes, los cuales incluso no alcanzan a llegar a su madurez sexual, informó el diario La Nación.”Por este motivo, no alcanzan a dejar descendencia para sostener las poblaciones futuras”, advirtió. Según López, otra consecuencia indirecta de la captura excesiva del recurso es que está cambiando sus patrones de alimentación y esto repercute en la calidad de la producción de huevos, entre otras cosas.

-“Personalmente, podemos y deberíamos empezar hablar de un agotamiento del stock pesquero de merluza común”, aseveró.-La pesca industrial de merluza a gran escala tiene mucho que ver con esto, por sus métodos de pesca y la gran capacidad de almacenaje en las bodegas de los barcos. –López sostiene que se podría encarar el manejo de la merluza común desde una perspectiva ecosistémica, con el fin de evitar su desaparición.
— “Hace 10 o 20 años, los países desarrollados comenzaron programas de este tipo con mucho éxito y ya han recuperado varias de sus poblaciones explotadas”, observó.-Por otro lado, los pescadores artesanales de la región del Maule, en la zona central de Chile, han pedido al gobierno que les aumente su cuota de pesca y disminuya la de la flota industrial, para evitar una crisis socioeconómica y el colapso de la pesquería.-La fracción industrial recibió este año una cuota de 11.116 toneladas de merluza, un 60% más que la asignada al sector artesanal.-El representante de administración pesquera de Sernapesca, Manuel Ibarra, admitió que la depredación de la merluza común ha impedido su reproducción en el litoral centro-sur del país.-“Hay una preocupación respecto de la pesquería de la merluza común, claramente tiene un problema serio de sustentabilidad para toda la macrozona en que este recurso está presente”, señaló, según informó Cooperativa.cl.  Fuente: http://www.fis.com

Pesca de Arrastre. Aniquilación Silencionsa. Por el Dr. Marcos Sommer

Proteger la biodiversidad y conocer su entorno es como hacer una póliza de seguro. Cuanto mayor sea la diversidad, mayores son los medios con los que contamos para hacer frente a las evoluciones naturales a largo plazo, como el cambio climático, o a corto plazo, como las catástrofes. La captura excesiva de depredadores simplifica los ecosistemas. En la actualidad estamos comprobando que cada vez hay más invertebrados como los camarones y los calamares. La biodiversidad también es un bien común, ya que la mar pertenece a los ciudadanos, a los peces, a los aficionados a la navegación etc. Tenemos la obligación de protegerla para las generaciones futuras. La pesca tampoco puede aislarse del resto, ya que depende del clima y de los fondos marinos. La protección de la biodiversidad no exige un cambio radical, sino muchas pequeñas acciones en diversas direcciones.

Por último la ciudadania en general debe entender que tiene una gran función que desmpeñar en la protección de la biodiversidad, de la cual además él forma parte inegrante. Se trata de su actitud frente a la naturaleza, de sus preferencias a la hora de decidir su consumo, y de su modo de vida, que tienen una influencia importante en la evolución a largo plazo de los ecosistemas. En definitiva, son los actos de miles de millones de personas los que van a decidir si se logra conservar o no la biodiversidad.

El fondo del océano está lleno de cicatrices, algo muy preocupante, ya que es ahí donde muchas especies viven y se reproducen.
La humanidad saquea su futuro.

¿Sabías que el plástico transfiere toxinas al pescado de tu sushi?

24/04/2014

Rochmann   Dr.  Chelsea M. Rochman
Ingested plastic transfers hazardous chemicals to fish and induces hepatic stress. Chelsea M. Rochman, Eunha Hoh, Tomofumi Kurobe & Swee J. Teh (2013) Scientific Reports 3, Article number: 3263 doi:10.1038/srep03263

¿Sabías que el plástico transfiere toxinas al pescado de tu sushi?

  Chelsea Rochman de la Universidad de San Diego encabezó un estudio que tenía como propósito definir el impacto que la Isla de Basura del Pacífico tiene sobre el pescado que consumimos, los resultados fueron realmente impactantes.

En los últimos años ha surgido mucha evidencia que confirma que los animales marítimos consumen plástico, es casi inevitable pensar en los cadáveres de albatros cuyos estómagos están repletos de basura, pero, se le ha dado poco seguimiento a los peces que consumen basura y que después nosotros comemos.

Según Rochman, que estudió la Isla de Basura, hay muchos pedazos pequeños que los peces pueden confundir con alimentos, esto es particularmente preocupante ya que el plástico absorbe toxinas peligrosas del agua, por ejemplo policlorobifenilos (PCB) y polibromodifenil éteres (PBDE).
http://cen.acs.org/articles/90/web/2012/08/Ocean-Plastics-Soak-Pollutants.html

Para comprender exactamente cuanto afecta a los peces consumir plástico, Rochman y sus compañeros estudiaron al pez-arroz japonés. Los científicos dividieron a los peces en tres grupos: el primero fue alimentado con pequeños pedazos de plásticos que habían sido remojados en agua de la Bahía de San Diego por tres meses, el segundo con pedazos de plástico limpio, y el tercer grupo tuvo una dieta normal y libre de plástico.

Los resultados fueron muy claros: “Estamos completamente seguros de que el plástico funge como un vector que transfiere químicos nocivos a los peces y a nuestra cadena alimenticia”, explica Rochman.

Los peces que habían consumido el plástico remojado en agua contaminada desarrollaban problemas de salud, afectando principalmente el hígado, algunos de los peces incluso desarrollaron tumores. Los químicos de filtraban directamente al cuerpo de los peces.

El estudio es desconcertante porque estos pequeños peces son la base de la alimentación de muchos otros más grandes, por ejemplo del atún, uno de los pescados que más consumimos actualmente.

Rochman explica que “Si estos pequeños peces están comiendo el plástico y están siendo expuestos a estos químicos, y un pez más grande se come a cinco peces pequeños, está comiendo cinco veces la dosis, y luego el siguiente pez, digamos que un atún, se come cinco de esos peces, está consumiendo veinticinco veces esa dosis”.

Dada la enorme contaminación de los mares, es recomendable limitar nuestro consumo de peces grandes, en vez es recomendable consumir peces más pequeños como las sardinas. Fuente: Ecoosfera

cubo investigacionDiez tips para ayudar al océano desde tu casa

Aunque no vivas cerca del mar, te sorprendería saber cómo la mayoría de las cosas que haces y consumes lo afecta. Te ofrecemos diez tips para ayudar a su conservación y regeneración desde tu casa.
Tristemente, el océano es el mayor receptáculo de casi toda la basura del mundo. Es en gran medida por ello, además del calentamiento global y la pesca desmedida, que sus ciclos vitales están colapsando. Pero todos podemos ayudar, aunque no vivamos cerca del mar. A continuación algunos consejos para ayudar a su conservación y crecimiento.

1. Compra alimentos del mar sustentables
Asegúrate que los alimentos marinos que consumes sean sustentables. El programa Monterey Bay Aquarium Seafood es un gran recurso para saber qué especies son las mejores en cada temporada.

2. Minimiza tu basura
Desafortunadamente mucha basura termina en los océanos del mundo, donde potencialmente puede tomar millones de años en desintegrarse. En el Océano Pacífico hay unos bancos gigantes de bolsas de basura, y mientras la basura lentamente se desintegra, los animales se la comen y reducen su posibilidad de procrear, o simplemente mueren.

3. Reduce tu uso de electricidad
Investigadores aseguran que la demanda de energía es una de las partes responsables del cambio climático. Considera contactar a un electricista para instalar aparatos de eficiencia energética; deja tu auto en casa si puedes y busca renovaciones ecológicas para tu casa. Al reducir tu demanda de energía ayudaras a bajar tus gastos y ayudar al medioambiente.

4. Cuida de la playa
Si eres tan suertudo como para vivir cerca del mar, ¿por qué no regalarle algunos días del año? Participa en una limpieza grupal o en un programa de conservación de playas. También puedes simplemente recoger toda la basura que encuentres a tu paso y dejarla en un basurero para que no se la lleve el mar.

5. Compra cosméticos, joyas y demás accesorios que sean amigables con el mar
Aléjate del coral, productos hechos con conchas o caracoles u otros materiales que sean parte de la explotación del océano. En lugar de eso puedes explorar el mundo de opciones recicladas que existen. Ten cuidado con el escualeno, un compuesto orgánico comúnmente derivado de los tiburones, aunque también puede derivarse del aceite de olivo. Y ya que esta en eso, evita los empaques de plástico muy aparatosos: busca envolturas naturales o sustentables.

6. Cuidado con el fertilizante
Cuando cuides tu jardín ten cuidado con los fertilizantes. Si aplicas demasiado, no llegará a tus plantas; llegará a una escorrentía que eventualmente entrará al océano, causando un problema conocido como “contaminación de nutrientes”, que lleva a lo que se conoce como “zonas muertas” en el océano que son lugares repletos de brotes de alga que ahogan cualquier otra clase de vida marina.

7. Ya que estás en eso, considera volver orgánico tu jardín
Si estas usando pesticidas, herbicidas y otros químicos en el jardín, considera un cambio. Esos químicos son malos para el jardín, malos para el ambiente, malos para tus mascotas y malos para ti. Y al igual que los fertilizantes, cuando se van en el agua terminan contaminando los acueductos y llegando al océano. Comprométete a hacer el cambio e investiga todos los productos orgánicos que existen para los mismos efectos que los químicos.

8. Vuélvete no-tóxico en casa
Busca productos de limpieza que no tengan ingredientes tóxicos o ahorra dinero usando productos de cocina como el vinagre para limpiar. Estarás haciendo tu parte en evitar que los químicos se vayan al caño y a los sistemas de agua. Asegúrate que tu plomería esté en buenas condiciones también, especialmente si vives en la costa donde se drena directamente al mar.

9. Si vas de vacaciones al mar, demuéstrale un poco de amor
Trata de visitar los lugares respetuosamente. Y si tienes tiempo, trata de limpiar el océano de basura y monitorear el nacimiento de tortugas para que lleguen a salvo al agua.

10. Tira responsablemente toda la basura peligrosa
Quizá tengas un poco de pintura que te sobró de pintar un cuarto, o baterías viejas, o medicamentos caducos. Asegúrate de recolectarlos responsablemente y tirarlos en los lugares específicos para ellos. Recicla también tus teléfonos y computadoras viejas regalándolas a alguien o regresándolas a la tienda de dispositivos eléctrónicos.

Chile tanta costa como ignorancia sobre la importancia del mundo marino.

26/09/2013

Biólogo advirtió sobre el descuido del mar chileno: “Actuamos como un país que no tiene científicos”
2  Chile tanta costa como ignorancia sobre la importancia del mundo marino. Es la preocupación y el llamado de atención que quedó en el ambiente tras la conversación que tuvo el literato y comunicador Cristián Warnken con el biólogo marino Rodrigo Hucke, pionero en el estudio de las ballenas en Chile, en el ciclo Pensamiento Propio 2013.

Históricamente se habla de los gigantescos animales que rondan nuestras costas. Desde el siglo XIX que en Chile se cazan ballenas de manera indiscriminada ¿pero cuánto hemos aprendido sobre ellas? En la entrevista presentada por BHP Billiton y realizada ayer miércoles 25 de septiembre en Concepción (Región del Biobío), Rodrigo Hucke dio la lapidaria respuesta: solo hace escasos diez años se iniciaron estudios serios al respecto.

El experto explicó que recién el año 2003 se lograron los recursos necesarios para sobrevolar las costas y dar con grupos de ballenas en la denominada ecoregión marina chiloense, entre el canal de Chacao (Región de Los Lagos) hasta la península Taitao (Región de Aysén). Fueron avistamientos que captaron la atención de la comunidad científica mundial.

Hucke considera que no se está haciendo lo necesario para proteger la biodiversidad marina. Puso como ejemplo la caída de pesquerías, como el jurel, donde hoy se intenta revertir su depredación “cuando ya ha ocurrido la catástrofe”. Advirtió que “no podemos esperar a que llegue un momento en que los cambios sean tan grandes en el ecosistema marino, que ya no haya vuelta atrás”.

“Estamos actuando como un país que no tiene científicos, que no tiene capacidad y eso es absurdo, porque tenemos mucha capacidad y esfuerzo, pero hay algo que está impidiendo la toma de decisiones de ese nivel para conservar nuestro ecosistema marino y establecer áreas protegidas efectivas. Falta valentía para hacer esas cosas”, lamentó el biólogo.

Para Cristián Warnken, estamos destruyendo nuestro país por “la falta de visión, la falta de vocación del Estado por su propio territorio, por el ecosistema que describe Rodrigo”. Apuntó que Chile cuenta con un lugar privilegiado para el avistamiento de la ballena azul, pero “el descuido del ecosistema de Chiloé o El Corcovado, es impresionante”.

Al término de la actividad, Warnken valoró el interés de los penquistas que estuvieron siempre atentos a las cerca de dos horas de conversación, afirmando que “la gente quiere participar de conversaciones interesantes que nutran el espíritu, que amplíen nuestro conocimiento y nos permitan cuidar y conservar nuestro país”.

Por su parte, Rodrigo Hucke hizo un llamado al mundo político a darse cuenta que la conservación del mar y de nuestro ecosistema merece atención, porque de eso depende todo lo demás. “Si tenemos ecosistemas degradados y no podemos extraer los recursos y vivir de ellos, no van a importar temas como la educación o la pobreza, porque van a haber otras consecuencias”, concluyó.
Fuente y foto: Radio Bío-Bío
http://www.pescaaldia.cl/noticias/index.php?doc=62092

Soomer Marcos 90xDr. Marcos Sommer
Los investigadores oceanográfos dejaron hace mucho tiempo su torre de marfil. Y no obstante, aunque las relaciones entre la Ciencia y la Sociedad empiecen a desvelarse, el trabajo científico sigue sin conocerse bien, a veces se ve engorroso, o es considerado por los jóvenes con talento como carreras de ascetas mal pagados.
Debemos interesar a los jóvenes, suscitar vocaciones, convencer a quienes dudan, dar a conocer esta profesión que, para muchos, tiene numerosas zonas oscuras, mostrar la forma en la que la investigación marina se inscribe en la sociedad y como le sirve. Este es uno de los objetivos de Oceanógrafos Sin Fronteras, que hace un llamamiento generalizado al mundo de la Ciencia Marina, los proyectos, deben “simplemente” abrir una ventana sobre la ciencia para el público en general y captar el interés del mismo.
La comunicación pública a través de los medios de prensa viene jugando un rol clave en la construcción de nuevas tendencias de gestión ambiental marina, particularmente por su rol de generador de opinión pública. Así el concepto de uso racional de humedales se hace algo accesible y entendible, y permite acercarnos paulatina y crecientemente a una sociedad informada, motivada y comprometida.

La burbuja del salmón

25/09/2013

Piojo salmon ciclo

¿Pueden los salmones acabar con grandes fortunas financieras o hacer tambalear bancos y fondos de inversión? ¿Pueden estos peces migradores y valientes ser responsables del hundimiento de grandes negocios agroalimentarios? Ciertamente si uno los observa desparramados sobre el hielo de la pescadería no se puede imaginar todo lo que hay detrás de ellos, en mi modesto entender, la demostración de la fragilidad del capitalismo en paralelo a los límites ecológicos del Planeta. Veamos.

Detrás de ellos, decía, ya no hay una pesca artesanal que convivía con los caprichos del tiempo, de buenos años de pesca, del manejo de las artes de pesca o incluso del azar, sino que desde hace unas décadas lo que tenemos son multinacionales engordando estos salmones en granjas especializadas. La cría de salmones en cautividad, en jaulas flotantes, es una práctica industrial e intensiva que se ha extendido fundamentalmente por las costas de Noruega y Chile. Sólo en los fiordos del Sur de Chile, se contabilizan más de 700 centros de cría, con una producción total de 100 millones de salmones, con 200.000 salmones en cada una de esas estructuras carcelarias esperando su alimento antes de volar hacia Europa o Japón. Porque ese es el origen del salmón que hoy comemos en nuestras mesas, con un frecuencia imposible de pensar hace unos años y a unos precios imbatibles que se consiguen al no contabilizar muchos de los impactos negativos de esta acuacultura que hay que denunciar. Leer el artículo, pincha aquí

Acuicultura Insostenible en Chile.
El salmón, por el mismo camino que el salitre y el carbón.
Por Dr. Marcos Sommer. Ecoportal

En la actualidad, el desarrollo tecnológico mundial ha facilitado una explotación del mar hasta tal punto que se ha superado la capacidad de regeneración de los “stocks” pesqueros. Casi el 75 por ciento de las reservas pesqueras de los océanos experimentan sobrepesca o están siendo extraídas hasta su límite biológico (FAO 2006). Debe señalarse que, dentro de los exámenes subregionales incluidos en el informe, los autores han indicado que las situaciones de determinadas especies son más graves de lo que se describía en el ámbito estadístico más amplio utilizado en el informe.
Como consecuencia, cada vez se necesitan más inversiones en tecnología y un mayor gasto para mantener el nivel de explotación de unos recursos en continuo receso.
El negocio salmonero en Chile, durante muchos años ha sido demasiado bueno para ser real.
En este milenio la acuicultura sólo será alternativa a la pesca si se consigue llevar su producción a parámetros de Sostenibilidad, no solamente económica sino, fundamentalmente, ambiental. Con un esfuerzo dirigido hacia medidas legislativas y de control, e investigación aplicada, podríamos acercarnos a una acuicultura ambientalmente sostenible.
Leer la totalidad de la publicación, pincha aqui

PECES DE AGUA DULCE DEL URUGUAY

10/07/2013

 

PECES DE AGUA DULCE DEL URUGUAY

Nuevamente nos es grato difundir más de la rica producción uruguaya que viene sumando al conocimiento de nuestra fauna y flora y, en éste caso, te acercamos a la fauna ictícola de agua dulce a través del siguiente link que te dirigirá a la versión en PDF del libro “PECES DE AGUA DULCE DEL URUGUAY” de Franco Texeira, Iván González-Bergonzoni y Marcelo Laureiro. Asimismo y para aquellos interesados en obtener la publicación impresa, las copias en papel estarán disponibles para mediados de éste mes y no serán comercializas. Se prevé su distribución gratuita a bibliotecas de escuelas, liceos y universidad, entre otras instituciones u organizaciones. Para aquellos interesados en solicitar la publicación les informamos que la distribución estará a cargo del Programa de Producción Responsable del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (Sede Central: Dr. Carlos Ma. De Pena 4894 esq. Garzón. Montevideo, Uruguay. Tel.: 2306 07 47 ó 2308 92 44. Correo electrónico: presponsable@mgap.gub.uy)

 

Pesca de arrastre. Aniquilación silenciosa.

10/07/2013

Sustentabilidad de las pesquerías de aguas profundas.
Norse et al.  (2012). Marine Policy 36,  307–32

Pesca de arrastre. Aniquilación silenciosa.
Sommer M. (2005). RedVet, Vol.VI, N.4.


Cómo desaprovechamos un gran recurso natural.

09/05/2011


View this document on Scribd

————————————————————————————————————-

Crisis de la Pesca -Uruguay

View this document on Scribd

————————————————————————————————————-

“Salvar los juveniles hoy, es salvar la pesca de mañana”.

“O dejamos de sostener la pesca con juveniles o nos quedamos sin negocio”

Bajo el lema “Salvar los juveniles hoy, es salvar la pesca de mañana”, la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) llama a realizar acciones públicas y privadas para proteger la merluza de menos de 35 cm, equivalente a un filete de menos de 25 cm.

Sostienen que no dejar que el recurso crezca es “un mal negocio”, que genera pérdidas de 74 millones de dólares. Instan al gobierno a implementar y controlar el uso de dispositivos de selectividad y a los consumidores a consumir especies alternativas.

Según un informe de Vida Silvestre basado en los últimos datos públicos disponibles, en 2008, el 61% de los ejemplares de merluza desembarcados en puertos correspondió a juveniles. El dato no resulta extraño si se observa que de los 1,2 millones de toneladas de adultos, pasamos a solo 200 mil, en 20 años. “Los juveniles están sosteniendo los que podrían ser los últimos años del negocio de la merluza“, explicó Guillermo Cañete, coordinador del Programa Marino de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

“El sistema pesquero, como todo sistema, tiene una lógica. Dejar crecer los peces, hasta su primera reproducción, antes de retirarlos del agua, debería ser la premisa de cualquier política pesquera sustentable y rentable”, concluyó Cañete.

Pescar juveniles representa un “mal negocio”, es un riesgo para la pesca en el corto plazo y una pérdida de millones de dólares en el presente. Según datos del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), un ejemplar juvenil de merluza puede pesar, en promedio, 145 gramos, mientras que el peso de un adulto comienza en los 315 gramos, más del doble. Si se pesca merluza sin utilizar dispositivos de selectividad, solo sobrevive el 48 % al cabo de un año. Pero si se implementan estos recursos para evitar su captura, sobreviviría el 74 %, que podrían duplicar su peso en ese mismo plazo.

Pese al análisis anterior, la protección del “futuro de la pesca”, no parece ser la prioridad de las autoridades del Consejo Federal Pesquero (CFP), quienes, en 2009, dispusieron la suspensión del uso del dispositivo de selectividad que evita la captura de juveniles. A la fecha, la medida continúa suspendida, y estaría prorrogada hasta mayo de este año, momento en el que se cumplirían 450 días sin protección de juveniles. La Fundación Vida Silvestre Argentina presentó un pedido ante el CFP solicitando que se revierta la medida pero, hasta la fecha, no hay respuesta por parte de las autoridades.

Según los últimos datos disponibles del INIDEP, la cantidad de merluza iniciando su vida adulta en 2009 fue de solo 106.837 toneladas, ya que, el año anterior no se aplicaron dispositivos de selectividad. Pero, podría haber sido de 164.895 toneladas, si se hubieran utilizado los dispositivos mencionados. Si traducimos el peso en términos de valor de exportación de filetes, la cantidad de merluza equivaldría a 134 millones de dólares aproximadamente, mientras que si los juveniles se hubieran convertido a adultos, al año siguiente hubiera equivalido a 208 millones de dólares. Esto indica el desperdicio de una gran producción biológica y un valor económico de 74 millones de dólares.

En los próximos dos años, el sector pesquero podría enfrentar un colapso pesquero, advierte la Fundación Vida Silvestre Argentina. “Si continúa la pesca indiscriminada de merluza juvenil, y las condiciones ambientales no favorecen la reproducción de la especie, el negocio pesquero dejaría de ser rentable y enfrentaría el riesgo de extinción”, afirmó Cañete.

“Además de implementar el dispositivo de selectividad en forma inmediata, resulta indispensable reforzar los controles para verificar su utilización efectiva”, enfatiza Diego Moreno, el Director General de Vida Silvestre. El DEJUPA, nombre del dispositivo de selectividad utilizado en la pesca de merluza, fue de aplicación obligatoria desde 2000, pero su uso no fue efectivo por falta de controles durante más de 8 años. “Los controles eficientes son indispensables. Y la información sobre sus resultados debe ser transparente y accesible para todos los ciudadanos, titulares legítimos de los recursos pesqueros”, agregó Moreno.

Consumo Responsable

La Fundación Vida Silvestre Argentina presentó un llamado a los consumidores de pescado en vísperas de Semana Santa, período de mayor consumo de pescado en la Argentina; aunque se espera que el consumo responsable se prolongue todo el año. Proponen evitar el consumo de filetes de merluza de menos de 25 cm, e invitan a optar por especies alternativas, como el mero, el gatuzo, el pez palo, la palometa y el pargo.
Fuente: Fundación Vida Silvestre. (En Globalports)

¿Dónde está el límite? ¿Dónde está la ética? Dr. Marcos Sommer

————————————————————————————————————-

Argentina: ONG advierte sobre posible pérdida de mercado pesquero

La Argentina podría llegar a perder el 40% de sus mercados pesqueros si la captura de merluza común (Merluccius hubbsi) no cumple con los nuevos requisitos impuestos por la Unión Europea (UE) para importar pescados y mariscos, advirtió la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA).

La entidad reclama la “implementación inmediata de dispositivos que eviten la pesca de juveniles y la reducción de un 30% de las capturas permitidas para 2010”.

De acuerdo con los datos que maneja la FVSA, el 80% de la merluza adulta desapareció del mar argentino como consecuencia de la sobrepesca y la captura de juveniles, según detalla en su informe ‘Año 10, Merluza 0’.

En opinión de esta organización ambientalista, existen dos medidas dispuestas para este año que agravarían el estado del principal recurso pesquero argentino.

Por un lado, recuerda que el Consejo Federal Pesquero (CFP) aprobó la posibilidad de pescar un 30% más de lo recomendado para recuperar el recurso. Además, en febrero de 2009 dispuso la suspensión del uso del dispositivo de selectividad que evita la pesca de juveniles (Dejupa).

“A principios de 2010, Vida Silvestre presentó un pedido de informes ante el CFP y solicitó por nota la corrección de ambas medidas. Sin embargo, pese a haberse cumplido los plazos correspondientes, aún no recibió respuesta a su pedido por parte de las autoridades”, añadió la entidad en un comunicado de prensa.

“La merluza, por sus características, no va extinguirse, pero alcanzará cantidades tan bajas que no resultará rentable salir a pescarla”, agregó.

Para el director de FVSA, Diego Moreno, “lo primero que va a extinguirse es el sector pesquero, las empresas y los pescadores”.

Además, recordó que la actividad genera más de USD 1.000 millones por año por exportaciones y emplea a unas 20.000 personas en forma directa.

“La Argentina necesita un modelo pesquero equilibrado y sustentable, que entienda que las dimensiones económica, social, política y ambiental, van de la mano. Los peces, la pesca y los pescadores deben ser protegidos en conjunto”, explicó Moreno.

Y agregó: “No resulta sustentable pescar más merluza de la que se renueva cada año, como está ocurriendo actualmente. Tampoco es racional permitir la captura indiscriminada de peces que aún no han logrado su primera reproducción. La propia Constitución Nacional, la Ley General del Ambiente y el Régimen Federal Pesquero, determinan que la explotación de los recursos naturales debe ser racional y compatible con su conservación. Por eso, consideramos que la pesca de merluza, bajo las condiciones actuales, podría no estar respetando la ley”.

“Esto pone a la actividad pesquera en una situación de alto riesgo frente a mercados como el de la UE, cada vez más exigente en cuanto a la sustentabilidad de los productos que importan”, aseguró Moreno.

El CFP dispuso para este año una captura máxima permisible (CMP) de merluza común en 338.000 toneladas. Este nivel supera por 72.000 toneladas, o el 27%, a la CMP de 2009.

Según estadísticas de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, entre el 1 de enero y el 18 de marzo de 2010 se desembarcaron en los puertos argentinos 34.372,8 toneladas de merluza, un 4,1% menos que entre el primer día de 2009 y el 28 de febrero de ese año, cuando se descargaron 35.829,9 toneladas.

Del total descargado este año, 34.003,2 toneladas se pescaron al sur del paralelo 41º y el resto, 369,6 toneladas, al norte del mismo. Tuesday, March 23, 2010, 01:50 (GMT + 9)
Fuente: Por Analia Murias   http://www.fis.com
Fecha: 30/03/10

Pesca

20/02/2010

Brasil traba exportación de pesca  uruguaya  en plena zafra

Las nuevas disposiciones sanitarias que dispuso Brasil para con Uruguay no sólo retrasan los permisos para el ingreso de ganado, sino que también afectan las ventas de pescado fresco en plena zafra. La industria láctea, la pesquera y la ganadería, apelan a la buena “sintonía” que tiene el presidente electo, José Mujica, con sus pares de Venezuela y Brasil para solucionar algunas trabas comerciales que se desataron en este último tiempo.
A las demoras que se están dando para la exportación de ganado en pie para el mercado brasileño, ahora se sumó la venta de pescado fresco ya que los permisos para ingresar esta mercadería demoran hasta 15 días, hecho que lleva a que el “negocio corra riesgo”, revelaron fuentes oficiales . Desde que Brasil decidió trasladar todos los permisos hacia su capital, Brasilia, no sólo se retrasaron los embarques de ganado en pie sino también la exportaciones de pescado fresco “donde existe un riesgo importante” porque la mercadería puede perder su estatus sanitario. A nivel oficial se hacen gestiones para solucionar este tema porque hasta mediados de marzo es cuando se concretan las mayores ventas de pescado fresco a Brasil producto de la mayor demanda que se genera por la práctica cristiana de la Cuaresma (donde no se come carne roja en los viernes de los 40 días previos a la Pascua).
Este será otro de los temas que estará sobre la mesa en la reunión bilateral que mantendrán en breve los ministerios de Ganadería de ambos países. Mientras tanto, las gestiones se hacen a través de la Cancillería y desde la embajada de Uruguay en Brasil.  Fuentes: UVM y Prensa Digital
Fecha: 11/02/10

Pesca rochense: Una riqueza amenazada

La pesca pirata realizada en la costa rochense por embarcaciones de bandera extranjera nos está demostrando que existe una riqueza inagotable que se está perdiendo por falta de una política seria y planificada que contribuya a mejorar la explotación marítima del país.
El primitivo instinto de subsistencia le ha indicado al hombre que su proximidad a  los cursos de agua, le proporcionaría mediante la pesca uno de los renglones principales de su alimentación.
La situación que vive actualmente la pesca uruguaya nos está demostrando que nuestros antepasados no estaban equivocados  cuando preferían la cercanía de los ríos y arroyos  para construir sus viviendas.
También los estudios  científicos estarían apuntando a los mares como fuente inagotable de proteínas, capaz de satisfacer las necesidades de una población en constante crecimiento.  Mientras los países más avanzados  organizan sus flotas pesqueras en procura de una verdadera integración marítima, es evidente que los organismos oficiales de nuestro país, no están en condiciones de aprovechar esa riqueza ni de impedir la pesca pirata que se viene verificando en el atlántico rochense desde hace muchos años, por parte fundamentalmente de  embarcaciones brasileñas.  La presencia de estas embarcaciones frente a La Barra, Coronilla y otros balnearios de Rocha está demostrando en forma elocuente la existencia de una gran riqueza  que estamos perdiendo.
Cabe señalar además que los pescadores artesanales de la costa rochense  han denunciado en varias oportunidades  que la pesca pirata se ve facilitada por la falta de controles que deben realizar las autoridades correspondientes.
Informes anteriores publicados por Informe Uruguay  señalaban que las embarcaciones brasileñas que operan en el área utilizan redes de arrastre, lo que está prohibido dentro del mar territorial uruguayo, por el impacto predatorio que genera en el ecosistema marino.
Fuente: Julio Dornel – Informe Uruguay
Fecha: 28/01/10

CARU MODIFICÓ REGLAMENTO DE PESCA

Resolución 46/2009 COMISIÓN ADMINISTRADORA DEL RÍO URUGUAY
PESCA – REGLAMENTO DE PESCA – MODIFICACIÓN
Modificación del Reglamento de Pesca aprobado por la Resolución Nº 27/04.
Paysandú, 17/12/2009
VISTO: Lo resuelto por la Comisión en la Sesión Ordinaria de fecha 30 de octubre de 2009, y
CONSIDERANDO: Que resulta necesario modificar el Reglamento de Pesca y Devolución aprobado por Resolución Nº 27/04 y el Digesto sobre el Uso y Aprovechamiento del “Río Uruguay” a los efectos de habilitar la realización de concursos de pesca, ya sea variada o de especie distinta a la del dorado; proteger los cuencos para los pasos de peces y cambiar los días de la semana habilitados para la actividad.
ATENTO: A las funciones conferidas estatutariamente a la Comisión.
LA COMISION ADMINISTRADORA DEL RIO URUGUAY
RESUELVE:
Artículo 1º — Modifíquense los siguientes numerales del Reglamento de Pesca aprobado por Resolución de CARU Nº 27/04, que pasará a denominarse “Reglamento de Pesca y Devolución en la Zona de Seguridad Aguas Abajo de la Represa de Salto Grande” —cuyo texto final se adjunta como ANEXO A) y forma parte de la presente Resolución—, los que quedarán redactados de la siguiente manera:
“5. Concursos y especies autorizadas para la pesca deportiva.
5.1.- Especies autorizadas para la pesca deportiva. Se autorizará la pesca deportiva de la especie dorado, salvo en los Concursos de Pesca donde excepcionalmente podrán capturarse otras especies”.
5.2 Concursos de Pesca. En los últimos 500 metros, más alejados aguas abajo de la presa, podrán realizarse hasta dos concursos de pesca con devolución de cualquier especie por temporada organizado en cada una de las márgenes, debiendo comunicarse fehacientemente su realización a las Autoridades de Aplicación y Control con una antelación no menor de sesenta (60) días corridos, quedando supeditados a la autorización de la Autoridad de Aplicación, en las condiciones que éstas determinen y con ajuste a la presente Reglamentación en todo lo que resulte aplicable.
Los concursos se realizarán en una sola jornada que no excederá las ocho horas diarias.”
“7.2. La pesca se realizará de viernes a lunes inclusive, exclusivamente con luz diurna”.
“14.5. Protección en el área de los Cuencos para Peces.- Queda vedada cualquier actividad de pesca, como asimismo la navegación y el fondeo de embarcaciones en el área del entorno de cada cuenco para peces. Cada una de dichas áreas estará delimitada por la unión de las siguientes figuras:
a) Un semicírculo de 50 m de radio con centro en las entradas a los cuencos de acumulación y diámetro paralelo al eje de la represa.
b) Un paralelogramo delimitado por el eje de la represa, el lado opuesto coincidente con el diámetro del semicírculo descripto anteriormente y los dos lados restantes paralelos a los muros de separación entre las áreas de turbinas y vertedero, lo que grafica el plano que se anexa (Anexo I) e integra este Reglamento.”
Art. 2º — Incorpórase al “Reglamento de Pesca y Devolución en la Zona de Seguridad Aguas Abajo de la Represa de Salto Grande” el siguiente numeral:
“18. Lo establecido en el artículo 7.2 del presente reglamento entrará en vigencia a partir del 15 de febrero de 2010.”
Art. 3º — Modifíquese el Artículo 2, Sección II, Capítulo 5, Título 1, Tema E 1 del Digesto sobre el Uso y Aprovechamiento del “Río Uruguay” que quedará redactado de la siguiente manera:
“Artículo 2: Prohibición. Dentro de la zona establecida en el artículo anterior se prohíbe la navegación y la natación, exceptuándose la navegación propia de la actividad de Pesca con devolución que tiene reglamentada la Comisión Administradora del Río Uruguay, para esta zona.”
Art. 4º — Publíquese en el Boletín Oficial de la República Argentina y en el Diario Oficial de la República Oriental del Uruguay.
Artículo 5º — Comuníquese a la DIRECCION NACIONAL DE RECURSOS ACUATICOS (ROU) y a la DIRECCION GENERAL DE RECURSOS NATURALES de la Provincia de Entre Ríos (RA), dése a las Secretarías Administrativa y Técnica y archívese. — Hernán D. Orduna. — Eugenio Lorenzo. — Miguel A. Vulliez.
Fecha: 26/01/10

Almeja amarilla: un modelo de co-manejo de pesquerías

Articulo especial para Visión Marítima por Sebastián Lattanzio
Entre todas las riquezas naturales que posee Uruguay, hay que resaltar las paisajísticas, minerales y bióticas que posee el departamento de Rocha. En este Departamento, además de existir las playas mas hermosas del país, se encuentra la única pesquería de almeja amarilla Mesodesma mactroides del territorio nacional.
Los bancos almejeros se encuentran en el reducido espacio comprendido entre “Barra del Chuy”  y “La Coronilla”. Esta actividad es y fue realizada por pescadores artesanales que durante décadas explotaron ese recurso.
Un poco de historia
Los habitantes más viejos de la zona recuerdan los tiempos donde muchísimas familias se dedicaban a la extracción de este molusco; y en buena medida se lo entregaban a acopiadores nacionales y extranjeros.
Este tipo de explotación casi sin control, aunado a eventos de mortalidades masivas por causas aún desconocidas, prácticamente terminó con el recurso. Esto causó doble perjuicio: 1) la  casi extinción de estos bivalvos en la costa uruguaya; y 2) el agotamiento de una fuente de ingresos a personas de bajos recursos económicos.
En la actualidad
Este proceso se ha revertido. En esfuerzo conjunto, los lugareños y el equipo de la DINARA liderado por el Dr. Omar Defeo  y  M. Sc. Gastón Martínez han logrado superar el punto crítico. Es más, en esta temporada breve de solo dos meses, se ha aumentado en un 25 % la cantidad autorizada de extracción, esperándose en un futuro próximo la apertura de una temporada de  otoño/invierno, dependiendo de las evaluaciones a ser realizadas en este período.
Es de destacar el alto grado de compromiso e información que poseen “los almejeros”, siendo estos los principales guardianes de las vedas y del cumplimiento de las normas.
Existe una importante coordinación entre los organismos públicos, lo cual permite una eficaz tarea de control y apoyo a estos verdaderos artesanos de la extracción de la almeja. Es de destacar la participación de DINARA (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos), PNN (Prefectura Nacional Naval) y DNA (Dirección Nacional de Aduanas) en las reuniones de coordinación de esta temporada.
Para finalizar, queremos reiterar que la extracción de almejas en la faja costera está habilitada para los 28 permisarios de esta zona; y que bajo ningún motivo se podrá extraer almejas por parte de otras personas que no tengan estos permisos.  Es por eso que solicitamos que ante cualquier duda se acerquen a la PNN o a los propios “almejeros” quienes brindaran la información necesaria.
Asimismo solicitamos a los aficionados a la pesca deportiva que extraigan almejas para carnada, que respeten el medio ambiente, no extrayendo ejemplares menores a 6 cm (aproximadamente) y que su extracción se haga en forma manual y no con el uso de palas.  Fecha: 15/01/10

Se busca: Vivo o Muerto.

15/02/2010

Una de las causas más importantes de pérdida de biodiversidad en el planeta junto con la destrucción de hábitat es la invasión de especies exóticas (EE).

Se busca: Vivo o Muerto. (more…)

Redes poco selectivas.

09/02/2010

Redes poco selectivas.

Hay que pensar dos veces antes de embarcarse”, dice Víctor, mirando de reojo. Hay un riesgo alto de no conseguir pesca. Salir es un “gastadero de plata”, por el consumo de combustible. Víctor y Roberto sostienen que el pescado no llega “a entrar” a la costa, y lo atribuyen al uso de redes de arrastre que hace el 79% de la industria pesquera nacional. “Las parejas de barcos abren una red gigante y, como en un embudo, atrapan todo el pescado que entra: chico, mediano y grande. El chico, que todavía no desovó, queda aplastado en las redes y luego lo devuelven al mar sin vida. Las redes aran el piso y rompen los comederos”, explica, resignado, Roberto. La doctora Graciela Fabiano, grado 3 del Departamento de Ciencias del Mar del Instituto de Investigaciones Pesqueras, concuerda en que la red de arrastre es una de las razones por las que disminuyen las poblaciones de peces. “Estas redes modifican el fondo, y a las especies que no se capturan se les quita el alimento (que está en el fondo) por lo que se perturba el equilibrio trófico de las distintas especies”. Vestida con túnica blanca y rodeada de frascos con formol, esqueletos, libros y carteles indicadores de distintos tipos de peces, afirma que esta forma de pesca afecta el ecosistema. “Es poco selectiva: captura la especie que se busca pero también las del entorno. Tiene dificultades en la selección del tamaño, y el descarte es casi un 50% de lo que se retiene en bodegas”. Las redes de arrastre, la contaminación y el cambio climático intervienen en el difícil equilibrio entre lo que recomienda la investigación biológica y lo que demanda la realidad económica.

Peces para hoy y para mañana.

En el fondo de una larga habitación, el director general de la DINARA, Daniel Montiel, opina, sentado en su escritorio cubierto de papeles, que la sustitución de las redes de arrastre por otras tecnologías más amigables con el medio ambiente debe ser un cambio paulatino y sistemático. “Por el impacto social y económico que provocaría, no se decreta”. Es que la industria pesquera nacional proporciona trabajo directo a más de 3.000 personas. Para cuidar los recursos pesqueros, la DINARA implementó una serie de medidas de conservación y preservación, como establecer zonas de veda por un período determinado, para asegurar la reproducción y alimentación de las especies. El año pasado se extendió la franja de contención de cinco a siete millas de la costa. Allí la flota industrial no puede ingresar, y se realiza un monitoreo satelital de los barcos pesqueros para vigilar y controlar las zonas de pesca. La DINARA, además, estudia el impacto de la pesca en el entorno a través de los Fondos Globales para la Conservación del Medio Ambiente. Entre los cometidos que tiene está el de investigar, para la explotación, las condiciones de los lobos marinos que, como también reconoce Montiel, “deben ser el enemigo número uno de los pescadores artesanales”. Para ello se seleccionaron tres áreas geográficas: Punta del Diablo, Santa Lucía y Pajas Blancas, y se intentará establecer los parámetros de explotación de los recursos pesqueros desde una visión ecosistémica, junto con los pescadores y las instituciones locales. “Con los resultados científicos y técnicos, Uruguay debería ir a los organismos internacionales correspondientes para exigir una devolución del impacto, ya que si está establecido que los lobos marinos deben ser motivo de conservación para la humanidad, entonces se debería resarcir tecnológica o económicamente a quienes se ven afectados. ¿Quién repara la red que rompe el lobo? ¿Quién devuelve el pescado que se come?”, cuestiona enérgico el director de la DINARA.

Los lobos marinos dañan las artes de pesca y comen las capturas, mientras los recursos pesqueros de los mares están sobreexplotados; los peces emigran de una frontera a otra y “las medidas de conservación de un país no repercuten en beneficio del recurso, porque el Estado vecino no implementa conductas responsables”, asevera Montiel, sentado delante del clásico cuadro de Artigas con el uniforme de blandengue. Uruguay comparte la explotación de los recursos pesqueros con Argentina y, en menor proporción, con Brasil.

La sobreexplotación desequilibró la relación entre la pesca y el medio ambiente. “No soy ecologista, creo que la naturaleza está para que el hombre la utilice de forma razonable. Creo que hay que seguir pescando con responsabilidad. La avaricia del sistema capitalista es depredadora, no sólo con la pesca sino también con los mecanismos de comercialización”, sentencia el director de la DINARA mientras sacude el termo para comprobar si queda agua.

Lobos de mar banqueanos.

Los trasmallos cuelgan de ganchos en un galpón del puerto del Buceo. Roberto y Víctor los preparan para llevarlos a la zafra de corvina en Punta Colorada. Esperan capturar más pescado; este invierno consiguieron muy poco en la zafra de pescadilla del Buceo. En esa época invernal, los pescadores que navegan de puerto en puerto en busca del pescado, embarcados en las chalanas y armados con palangre y trasmallos, vuelven a ocupar los ranchos de adoquín pintado de blanco con techo de chapa del puertito. En el año, sólo tres familias viven de la pesca en los 10 ranchos ocupados, y únicamente Roberto, alias “el Negro”, abastece el mercado de enfrente, que en las últimas décadas disminuyó sus ventas por la competencia del supermercado y el escaso consumo de pescado en el país. El Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que el consumo anual es de 6,74 kilos per cápita, y a nivel mundial, el consumo promedio es de 13 kilos; en España, de 30 kilos y en Japón, de 50.

A pesar de lo poco que los uruguayos se alimentan de las riquezas del mar, las 675 chalanas del país siguen embarcándose y recorriendo la costa. Sólo el estado del tiempo y del mar las condicionan; para los pescadores no existen feriados ni licencias.

Roberto, que empezó a pescar a los 12 años en una barca de su hermano mayor, se lamenta de la contaminación de las costas, “llenas de bolsas y botellas”, al igual que se queja de los lobos de mar. “No se puede dejar las redes caladas porque los lobos comen los peces. Cuando salimos del puerto nos están esperando para acompañarnos. Ya te “junan”, son baqueanos; al levantar una red rompen la otra y comen los pescados. Si la chalana va sola puede estar rodeada de 10 lobos”, sostiene Roberto, ya sin esperanzas de cambiar de oficio, porque en sus casi 60 años, afirma: “Es lo que sé hacer”. Nelson es uno de los pescadores tradicionales del Buceo. Creció en el puertito, en una familia de pescadores, y luego de vivir “afuera” -en la ciudad- por un tiempo, volvió a instalarse en los ranchos, hace ya más de 25 años. Sentado en una silla de plástico a la entrada de su casa -una habitación con una cama, televisor y radio- cuenta que los lobos son una “plaga” que comen la captura y rompen las redes. “A veces estoy en la proa y se me caen las lágrimas porque yo, y los que trabajan conmigo, vivimos de la pesca. No me da vergüenza decir que se me caen las lágrimas, porque estoy indefenso. Para reponer las redes tengo que pedir fiado y pagarlas de a poco”. Tres de sus cinco hijos viven de la pesca. El mayor ya partió con las dos barcas a la zafra en Costa Azul. Nelson viaja en estos días, y ambos se quedan hasta mediados de febrero. “Allá hay que pagar alquiler y es más caro el tractor para meter las barcas en el agua, pero acá no hay con qué subsistir”. La disputa entre el lobo marino y el pescador artesanal es directa. Hay pescadores que los lastiman, arponean y balean para ahuyentarlos de las áreas donde calan sus artes de pesca, y los lobos se surten del alimento de las redes como si fuera un restaurante. “Hay más competencia porque cada vez hay menos disponibilidad de alimento”, afirma el Jefe del Departamento de Mamíferos Marinos de la Dinara, Alberto De León. Existen dos especies de lobos marinos en el país: el lobo fino o lobo de dos pelos y el león marino o lobo de un pelo. “El león marino es el que interactúa en la costa con los pescadores artesanales y se alimenta de corvina, pescadilla, brótola y pequeños tiburones. Su población, que disminuye cada año un 3% aproximadamente, oscila entre los 10.000 los 12.000 ejemplares”, sostiene De León. Hay 400.000 lobos finos; comen en aguas más profundas y se alimentan de especies distintas a las que procuran los pescadores artesanales. En Uruguay se faenaron sólo lobos finos hasta 1991, cuando se cerró el servicio descentralizado de ILPE (Industria Lobera y Pesquera del Estado), estipulado en la Ley de Reformas de Empresas del Estado.

Las cifras en Uruguay y en el mundo

La merluza común, la corvina, el calamar y la pescadilla de calada, representan en los últimos seis años alrededor del 70% del total de toneladas desembarcadas por la industria pesquera uruguaya. En la pesca artesanal, la corvina es la principal especie desembarcada, aunque desde 2003 disminuye significativamente en toneladas capturadas.

Según el Anuario 2007 de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), la industria desembarcó entre 96% y 98,5% del total de toneladas durante entre 2002 y 2007.

En los últimos cuatro años, las exportaciones de productos del mar crecieron un 69%. Desde la década de 1970 esa cifra viene aumentando con pequeñas oscilaciones, según el Anuario 2007 de la DINARA. El año pasado se exportaron 113.622 toneladas de productos del mar, y los destinos principales fueron Brasil, Italia, Nigeria, España y China.

Casi una tercera parte de las reservas de peces del mundo están sobreexplotadas, y el Océano Atlántico es el más afectado. En el Pacífico del sur el atún rojo casi ha desaparecido y en el noroeste, que es el área pesquera más productiva del mundo, disminuyeron las capturas un 3% desde 1998. El atún rojo, el pez espada y 12 especies de tiburones están entre las especies en peligro de extinción. Sobreexplotación. Es una de las principales causas de la disminución de la pesca, aunque ahora hay más control.  Fuente: Mariana Scasso- EL PAÍS

“Con la Red Vacía”.

03/02/2010

“Con la Red Vacía: El Drama de los Pescadores Artesanales Uruguayos”.

La sobreexplotación de los recursos pesqueros es una realidad en la que Uruguay no está ajeno al mundo.
– Salir a pescar en Uruguay no representa demasiados beneficios.
El tiempo, el mar, la escasez de peces, los lobos marinos, las redes, los costos, los reglamentos. Todos son problemas que los pescadores artesanales deben sortear. Roberto y Víctor no salieron “a la mar”. A pesar del clima soleado, hace tres semanas que no se embarcan en las chalanas del puerto del Buceo para buscar los peces que les dan su subsistencia.  “No hay pescado”, afirma parcamente Víctor, conocido como “Quesito”, mientras desvía al suelo la mirada. Roberto, alias “Puchero”, más ligero de palabra pero con rostro surcado y curtido como su compañero, cuenta que hace 10 años salía con seis redes y cargaba veinticinco cajas de 23 kilos cada una. Ahora, se embarca con 20 redes y apenas logra completar tres cajas. Esa abrupta caída de la pesca se repite en toda la costa uruguaya. Según el informe de la Dirección Nacional de los Recursos Acuáticos (Dinara) en el Anuario 2007 de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), se debe a la sobreexplotación de las principales especies de merluza, corvina y pescadilla desde la década de 1980, cuando se alcanzó el máximo histórico de 147.000 toneladas desembarcadas en el país. Esto provocó que en la siguiente década se diversificaran las capturas hacia el calamar, la raya, el pargo blanco, el cangrejo rojo, entre otras especies antes descartadas. Algunos de estos pescados también alcanzaron el máximo de explotación permisible. Hoy, apenas se sobrepasan las 100.000 toneladas. La sobreexplotación de los recursos pesqueros es una realidad en la que Uruguay no está ajeno al mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), el 75% de las especies del planeta están sobreexplotadas. Y para la quinta parte de la población del mundo, el pescado constituye la principal fuente de proteína.