Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Uruguay: Investigadores reclaman!

22/11/2017

Investigadores reclaman a Vázquez recursos prometidos y la “urgencia” de una política científica.

El descontento de los científicos uruguayos por la “falta” de una política de ciencia y tecnología, así como con los “escasos recursos” que el país invierte en investigación y desarrollo (I+D), viene en aumento. En declaraciones a la diaria en octubre de este año, el presidente de la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay, Rafael Radi, había dicho que se está “transitando por un camino muy peligroso en el que puede llegar a haber un enfrentamiento importante de la comunidad científica con el gobierno”. Tal vez como forma de no llegar a ese enfrentamiento, un grupo de investigadores ha decidido enviar una carta abierta al presidente Tabaré Vázquez con el objetivo de “hacer visible las dificultades de la Investigación en Uruguay y la necesidad de construir una nueva institucionalidad que apuntale lo logrado y permita el diseño y concreción de nuevas metas”.

La carta dirigida al primer mandatario, que ya está en la bandeja de entrada de las casillas de correo de investigadores del país, busca hacer notar, tanto al presidente como a la población en general, “la complicada situación que atraviesa la Investigación Científica en nuestro País, producto de las decisiones presupuestales del Gobierno y de gestión de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación [ANII]”, una situación que “amenaza con hacer retroceder de forma importante los avances logrados en los últimos años”. Luego de repasar los esfuerzos que se han realizado para apuntalar el sistema científico en Uruguay, desde la Universidad de la República y del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas al principio, y luego como política de Estado con el “establecimiento del Sistema de Investigadores, la creación de la ANII y el Gabinete de la Innovación”, la carta señala que “la política nacional de Ciencia Tecnología e Innovación se volvió impredecible”, al tiempo que da cuenta de cosas que han empeorado, como “el congelamiento de los fondos en pesos corrientes y la división de esos fondos en un sinnúmero de instrumentos parcelados que imponen la fragmentación y multiplicación de los esfuerzos para conseguir financiamiento”. También denuncia que, pese al compromiso firmado en agosto de 2014 entre todos los candidatos presidenciables y la Academia Nacional de Ciencias de destinar a Ciencia y Tecnología (CyT) 1% del Producto Interno Bruto (PIB), “nada de eso ocurrió. Por el contrario y contra el acuerdo mencionado, la inversión en CyT no pasó de 0,4% del PIB”, al tiempo que en “los países que apuestan al desarrollo Científico-Tecnológico de tamaños comparables al Uruguay, invierten entre un 2% y un 4% de su PIB”.

La carta también denuncia que “sólo una pequeña parte de los proyectos de investigación es financiada” y que “estamos montados sobre una maquinaria perversa que impulsa a formar más investigadores pero no prevé ningún mecanismo de retención y financiación de su trabajo”, con la consecuente “exportación de investigadores en los que el país ha invertido una gran cantidad de recursos”. En la revisión del panorama de recursos e incentivos para la investigación, los autores de la carta abierta al presidente señalan que además del “estancamiento presupuestal, hay que sumarle la política de la ANII”. Al respecto, señalan que “su presidente, el Ingeniero [Fernando] Brum, ha sostenido repetidamente que la ANII no toma decisiones políticas”, pero aseguran que eso no es cierto. “A modo de ejemplo, el Fondo Clemente Estable, uno de los más importantes instrumentos de apoyo a la investigación fundamental, pasó de financiar proyectos por algo más de 56 millones de pesos corrientes en 2015 a algo menos de 37 millones en 2017”, lo que para los investigadores “implica definiciones políticas por parte del directorio de la Agencia, definiciones que quitan fondos a un programa exitoso y lo distribuyen entre otros de temáticas diversas”. Por eso, denuncian que “las decisiones políticas del directorio de la ANII implican desvestir un santo para vestir a otro”.

Finalmente, la misiva afirma que “Uruguay debe hacerse cargo de su política científica” e identifica que “parte de los problemas que evidenciamos son producto de que el diseño institucional, que comenzó con la creación de la ANII y el Gabinete de la Innovación, precisa hoy de una profunda revisión y actualización”. No obstante, se saluda “la constitución de la Secretaría de Ciencia y Tecnología” como parte de la nueva institucionalidad necesaria para que la ciencia avance en el país, al tiempo que se valora como relevante “que se haya designado a un destacado académico para su conducción”. Cabe recordar que el secretario, si bien no es oficial, ya está designado: se trata del ex decano de la Facultad de Química Eduardo Manta. Por otra parte, el 28 de junio, en un evento realizado por el Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología en el Palacio Legislativo, el prosecretario de presidencia, Juan Andrés Roballo, dijo públicamente que la Secretaría de Ciencia y Tecnología se definiría en 15 días. Sin embargo, aún no hay ni decreto rubricado ni presupuesto asignado para su funcionamiento. Ante lo desalentador del panorama, los investigadores concluyen que “como siempre” están “dispuestos a colaborar en la creación de un nuevo marco que asegure la sostenibilidad de las políticas y su impacto sobre el bienestar de todos los integrantes de la Nación”. Al momento de cierre, y con apenas unas pocas horas de circulación, la carta ya contaba con más de media centena de firmas de científicos de distintas instituciones del país. Fuente: La Diaria

Anuncios

“Si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando”.

08/11/2017

Conciencia Agropecuaria, Sin Ciencia


Pocas horas demoró la grabación de las palabras del Ministro Tabaré Aguerre en volverse viral entre los que nos dedicamos profesionalmente al estudio de ecosistemas acuáticos y contaminación por nutrientes. No es para menos.

El Ing. Agrónomo Tabaré Aguerre, Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca desde hace siete años y principal promotor de la nueva Ley de Riego, afirmó el pasado viernes “es tener falta de conciencia agropecuaria cuando se dice que una ley que promueve, facilita, estimula las construcciones que van a hacer más eficientes desde el punto de vista ecónomico, más saludable desde el punto de vista ambiental. Porque los 35 tambitos, cada uno hace su tajamarcito, en el pedacito de la cañadita que tiene más baja, y termina siendo, dijera el presidente Mujica, el expresidente Mujica, un revolcadero de chanchos. Porque esas son las que están verdes por cianobacterias. Porque tienen 2 metros de profundidad. Ahora, recorran las 1200 represas que tiene este país construidas para regar arroz básicamente y me avisan y yo voy a ver si hay alguna represa que esté verde por cianobacterias. No están. ¿Y saben porqué no están? Porque como la inversión es privada y tiene que tratar de garantizar la rentabilidad, porque es una inversión privada, hay un mínimo de eficiencia entre metro cúbico embalsado y metro cuadrado inundado. Porque la tierra vale, y porque la obra es una inversión. Y eso garantiza una profundidad mínima, que hace que los rayos del sol no estén permanentemente llegando al fondo, que es lo que origina entre otras cosas las floraciones algales. Ahora, si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando, o con una visión estereotipada, es difícil.”

Aunque lo desconozca el Sr. Ministro, los lagos y embalses profundos sufren problemas derivados de la contaminación por nutrientes tanto como los poco profundos, e inclusive como los ríos grandes y profundos, estuarios y algunas regiones marinas. Cada ecosistema a su manera, con particularidades. Los lagos llanos son más vulnerables que los lagos profundos, y los lagos y embalses son más vulnerables que los cursos de aguas corrientes. Esto quiere decir que con menos nutrientes, experimentan el mismo proceso de deterioro. Pero ningún ecosistema acuático se salva cuando el ingreso de nutrientes supera su límite de tolerancia. Eso no es un descubrimiento nuevo. Mencionaremos un ejemplo fácilmente verificable en una búsqueda rápida en internet. El Lago Erie se encuentra en el límite entre Estados Unidos y Canadá, es uno de los llamados “grandes lagos”. Mide 340 km de largo y alcanza profundidades de 64 metros (dentro de la disciplina científica que los estudia, con más de 5 metros un lago es considerado profundo). Desde hace aproximadamente 50 años las cianobacterias dominan el funcionamiento del lago, debido a la falta de eficiencia del uso de nutrientes en su cuenca. Su situación ambiental es desastrosa y su calidad de agua, pésima. Sin duda, la comunidad científica internacional aprendió mucho de la experiencia del Lago Erie, y de los muchísimos lagos y ríos del mundo que sufren eutrofización. Lamentablemente, la mayoría de los gestores y tomadores de decisión en nuestro país, no parecen haber aprendido de la experiencia internacional. Tampoco se ha logrado aprender al respecto mirando más cerca. No se ha aprendido mirando el profundo embalse de Salto Grande, los embalses del Río Negro, lagos de canteras en Ciudad de la Costa, o el mismo Río de la Plata, sistemas con altos niveles de nutrientes y floraciones recurrentes de microalgas y cianobacterias potencialmente tóxicas.

También se sabe desde hace décadas que muchas especies de cianobacterias controlan su flotación y pueden elegir la posición en la que se ubican en la columna de agua. Es por esto que, el hecho de que la luz llegue o no llegue al fondo, poco tiene que ver con que las cianobacterias puedan desarrollarse. Son otros los mecanismos que explican este proceso.

El problema ambiental que genera la actividad tambera, al igual que otras actividades agrícolas, no deriva de que los embalses sean poco profundos. Deriva de que los ecosistemas de agua dulce se encuentran entre los ecosistemas más frágiles del planeta y ya soportan décadas de modificaciones e impactos que han debilitado su resistencia natural a nuestras acciones. Deriva de que se usa más fertilizante del que se debería, de que éste se dispone sobre la superficie del suelo donde satura los primeros centímetros y es fácilmente transportado por el agua que escurre, de que el ganado accede a los cursos de agua y allí defeca y orina, y muchas otras razones, sobre las que abunda la literatura científica especializada. Y sobre todo, de que lo que es una pérdida de nutrientes casi despreciable para la actividad agropecuaria, es un problema serio para la calidad del agua.

Lamentablemente, las floraciones de cianobacterias no son la única consecuencia de la contaminación por nutrientes. En lagos eutrofizados también son frecuentes las mortandades masivas de peces. Por otra parte, la eutrofización es solo una de las consecuencias ambientales que genera la construcción de embalses. Tanto la fragmentación longitudinal de los cursos de aguas corrientes (es decir, de las nacientes a la desembocadura), como la desconexión del curso respecto de su zona de inundación, generan pérdidas muy significativas de biodiversidad. La fragmentación de estos ecosistemas, seguida por la eutrofización, son los mayores impactos a los ecosistemas de agua dulce a nivel mundial. Esta ley promoverá ambos.

Las consecuencias de la contaminación por nutrientes se expresan frecuentemente en otros sitios y otros momentos (ej. aguas abajo del sitio de origen de los nutrientes, y en ocasiones mucho más tarde). Los cambios que generan en el funcionamiento de los ecosistemas se retroalimentan positivamente, haciendo que revertir la problemática, o incluso sólo tratar sus consecuencias, sea mucho más costosa o hasta inviable, a medida que avanza la gravedad de la situación. Como sociedad deberíamos ser más exigentes con el conocimiento que manejan nuestras autoridades a la hora de tomar decisiones tan trascendentales como la aprobación de esta ley. En las decisiones políticas pueden primar otros criterios por sobre los criterios ambientales, pero no es válido que se usen argumentos técnicamente equivocados para justificar esas decisiones.

Es preocupante darse cuenta que los impulsores de la modificación de la Ley de Riego, minimizan y desconocen las consecuencias ambientales de esta actividad, y ver que se pretende sustentar un proyecto de intensificación productiva con costos ambientales tan altos, sobre la base de argumentos errados.

Aspiramos, desde nuestro rol como científicos, a aportar a la construcción de un modelo de desarrollo que se centre en la defensa del patrimonio colectivo de ésta y de las futuras generaciones. Una visión de largo alcance debe apostar fuertemente a la educación y a la ciencia, y lograr posicionar en la frontera del conocimiento a cada política que afecte la sustentabilidad de nuestro proyecto como país.
Estamos de acuerdo con la última afirmación del Sr Ministro: si discutimos estos temas sin saber de lo que estamos hablando, o con una visión estereotipada, es difícil.
• Dr. Guillermo Goyenola (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Franco Teixeira de Mello (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Carlos Iglesias (Doctor en Ciencias. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Mariana Meerhoff (Doctora en Ciencias. Máster en Biología. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Cecilia Alonso (Doctor en Ciencias Naturales. Master en Biotecnología. Licenciada en Ciencias Biológicas)
• Dra. Natalia Venturini (Doctora en Oceanografía Biológica. Master en Oceanografía Biológica. Licenciada en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Hugo Inda (Doctor en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciado en Antropología. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Jun Pablo Pacheco (Máster en Biología. Licenciado en Ciencias Biológicas).
• Dr. Danilo Calliari (Doctor en Oceanografía, Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Federico Quintans (Máster en Ciencias Ambientales. Licenciado en Ciencias Biológicas).
• MSc. Lucía Gaucher (Máster en Biología. Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Dr. Sylvia Bonilla (Doctora en Ciencias Biológicas, Máster en Biología, Licenciada en Ciencias Ambientales, Investigadora Asociada del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Dermot Antoniades (Doctor en Geología, Licenciado en Ciencias Ambientales, Investigador Asociado del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Daniel Conde (Doctor en Ciencias Bioloìgicas, Licenciado en Oceanografía Biológica, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Rafael Arocena (Doctor en Ciencias Naturales, Magister en Biología, Lic. en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Gissell Lacerot (Doctora en Ciencias, Master en Ciencias Ambientales, Licenciada en Ciencias biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores)
• Dra. Laura Rodríguez-Graña (Doctora en Oceanografía, Licenciada en Ciencias Biológicas, Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Anahí López (Master en Geociencias, Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Lic. Claudia Fosalba (Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Dra. Carolina Crisci (Doctora en Oceanografía, Licenciada en Ciencias Biológicas).
• Dr. Nicolás Vidal Carcavallo (Doctor en Ciencias. Maìster en Ecología. Licenciado en Ciencias Bioloìgicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• MSc. Juan Clemente. (Master en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas).
• Dr. Iván González. (Doctor en Ciencias, Master en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas. Investigador Activo del Sistema Nacional de Investigadores)
• Dra. Lorena Rodríguez Gallego (Doctora en Biología. Máster en Ciencias Ambientales. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dr. Luis Aubriot (Doctor en Ciencias Biológicas, Máster en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Carla Kruk. (Doctora en Ciencias de la Vida. Magister en Biología. Licenciada en Bioquímica. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores).
• Dra. Claudia Piccini. (Doctora en Ciencias Biológicas. Máster en Ciencias Biológicas. Licenciada en Ciencias Biológicas. Investigadora activa del Sistema Nacional de Investigadores)
• Dr. Javier García (Doctor en Ciencias Naturales, Máster en Biología, Licenciado en Ciencias Biológicas, Investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores).
Fuente: Guillermo Goyenola
Tel. (598) (0)95655636……………………………………………………………….
Ecología y Rehabilitación de Sistemas Acuáticos
Departamento de Ecología Teórica y Aplicada
Centro Universitario Regional Este-Facultad de Ciencias
Universidad de la República
tel. (+598) 42255326 ext.613<tel:+598%204225%205326>
Tacuarembó entre Saravia y Bvar. Artigas.
Maldonado. CP 20000
Uruguay, América del Sur

Playa Capurro-Montevideo: 170 toneladas de basura.

24/09/2017

El sábado 16 de setiembre el movimiento Limpieza de Costas (que integran las ONG Conservación de Especies Nativas del Uruguay, Karumbé y Sea Shepherd Uruguay) convocó a voluntarios para realizar otra jornada de limpieza en la playa de Capurro, considerada la más contaminada del Uruguay.
Cada algunos meses se realiza esta jornada de limpieza realizada exclusivamente por voluntarios. En marzo, por ejemplo, se levantaron 170 toneladas de basura.
El movimiento decidió encargarse de la limpieza de esta playa debido a que uno de sus integrantes trabaja cerca de la refinería y ve a diario la acumulación de la basura. Contó que en diez años sólo se limpió a fondo una vez, con motivo de un evento de Ancap. Sus miembros tuvieron ya dos reuniones con autoridades de la IM para solicitar que se solucione la situación endémica de esta playa, que hace no tantas décadas era usada aún como lugar de recreo.
Este sábado, un hecho llamó la atención a los voluntarios y participantes del evento, entre los que se encontraba el director de Sea Shepherd Brasil, con amplia experiencia en limpieza de playas. Se encontraron cerca de 3.000 bolsas de productos lácteos (en las fotos se aprecian las marcas Conaprole y Calcar). Si bien en comienzo parecían en su gran mayoría sin abrir, ante la trascendencia pública que tomó el tema miembros del movimiento Limpieza de Costas fueron hoy a chequear las bolsas y constataron que todas las revisadas, incluso las que parecían totalmente cerradas, tenían pequeños orificios en una de sus puntas.
Mauricio Álvarez, presidente de Coendú e integrante del movimiento, dijo a Montevideo Portal que presentarán una denuncia ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente ante la posibilidad de que se trate de residuos empresariales. Además, otro hecho llamó la atención de los ambientalistas. Enterrados en la arena había cerca de 80 metros cuadrados de plástico compactado, pronto para reciclar.
De todos modos, “no deja de llamar la atención encontrar miles de bolsas del mismo producto en un mismo lugar”, tal cual señaló personal de Sea Shepherd, indicó el conservacionista. Una de las teorías es que se trate sí de un volcado empresarial, pero en el que se vaciaron antes los envases.
Álvarez contó que en marzo, cuando se limpió la playa (aunque no exactamente esa zona) no se encontraron bolsas de leche en esta cantidad. Ahora volverán a inspeccionar los otros tramos para ver si también hay productos lácteos, lo que confirmaría que fueron arrojados o arrastrados por la corriente luego de ese mes. En total, este sábado fueron levantados 30.000 kilos de residuos .
El conservacionista contó que en la reunión que mantuvieron con el intendente Daniel Martínez, el jerarca contó que el sitio se convirtió en un lugar de disposición final naturalmente, ya que acumula mucha basura del Miguelete, que entra en la bahía y queda allí. Por lo tanto, señaló que es complicado usar recursos para limpiar un lugar que se ensucia rápidamente.
“Con ese criterio no se limpia un solo contenedor en Montevideo”, le respondió Álvarez. Explicó que uno de los problemas de no limpiar con frecuencia es el daño medioambiental que provoca la permanencia de los residuos, que terminan en el mar en forma de micro-partículas. “Eso complica la situación de la fauna en el mar”, dijo.
Fuente: http://www.montevideo.com.uy

Comprueban la toxicidad de un herbicida en ejemplares de sábalo

24/08/2017


Un grupo de investigadores de la facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste (Corrientes) demostró la genotoxicidad del herbicida glifosato en especímenes de sábalos (Prochilodus lineatus) en una ponencia presentada durante el III Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología Ambiental realizado hace pocos días en la ciudad de Santa Fe.
“Los agroquímicos utilizados en la producción agropecuaria liberan compuestos que constituyen una de las consecuencias más graves de su uso. Estos derivados son considerados responsables de afectar el medio ambiente no sólo alterando las reservas acuíferas, sino también introduciéndose en las cadenas alimentarias y generando una estrecha interacción entre los agentes xenobióticos y la biota” explica el trabajo de las investigadoras Cynthia Caramello y Lilian Jorge.

La investigación
Las autoras explicaron que el objetivo de su investigación fue evaluar el efecto genotóxico del Roundup Full II en ejemplares de Prochilodus lineatus a través del test de micronúcleos.
“Esta interacción entre herbicida y peces traería como resultando un perjuicio de estos últimos por favorecer la aparición de alteraciones genéticas, sobre todo en los organismos acuáticos que actuarían como centinelas del ecosistema” menciona la investigación.
Caramello y Jorge argumentaron que el Roundup es uno de los plaguicidas mas empleado en la agricultura y que se trata de una formulación comercial que además de su principio activo (el glifosato) presenta otros químicos conocidos como coadyuvantes que de acuerdo a la literatura científica “tienen un potencial tóxico diferente al observado en los componentes por separado. En la actualidad el sector agrícola incrementó el uso de herbicidas en los cultivos con el fin de controlar la expansión de plantas arvenses. Como consecuencia de este accionar el medio ambiente podría verse afectado”, estimaron las expertas.
Desde lo metodológico las especialistas explicaron que utilizaron en el ensayo ocho ejemplares juveniles de sábalo que fueron distribuidos aleatoriamente en dos tratamientos según la adición del herbicida Roundup Full II: un grupo denominado “Control” sin adición, y otro grupo llamado “T1” con una adición de 0,1 g/L de glifosato.

Setenta días
El ensayo tuvo una duración de 70 días, y al culminar ese período se procedió a la extracción de sangre periférica por punción de la vena caudal para la preparación de los frotis sanguíneos.
Los resultados indicaron un aumento en la frecuencia de MN y alteraciones nucleares como núcleos arriñonados, evaginados, lobulados, bilobulados, segmentados y vacuolados en el grupo T1 (el que resultó expuesto al herbicida) con respecto al grupo Control.
“El análisis estadístico de los datos (Test de Chi Cuadrado y Prueba no paramétrica de Mann Whitney) mostró diferencias significativas entre los grupos control y tratado. De esta manera, según los resultados se demostró la genotoxicidad del glifosato en especímenes de Prochilodus lineatus” concluyeron las científicas.

Pesticidas

En enero de este año un grupo de científicos argentinos de la Universidad de La Plata publicó el estudio “Presencia y destino de pesticidas en el tramo argentino de la cuenca de los ríos Paraguay-Paraná”, una investigación que fue publicada en inglés (su título original es “Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin”) en la revista científica internacional Environmental Monitoring and Assessment.
Allí constatan que la cuenca del río Paraná está contaminada con pesticidas cuyas concentraciones encontradas en sedimentos y cursos de agua están por encima de los niveles recomendados para la protección de los ambientes acuáticos.
Ese estudio era la segunda parte de una investigación cuya primera parte fue revelada en julio de 2016 y que dejó en evidencia la presencia del herbicida glifosato en aguas del Paraná, según denunció en ese momento Damián Marino, del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (Cima) y uno de los cinco expertos que llevaron adelante el trabajo.
Fuente: Jorgelina Hiba / La Capital

ETCHEGOYEN, M. A., et al. Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin. Environmental monitoring and assessment, 2017, vol. 189, no 2, p. 63.

The Argentine stretch of the del Plata basin crosses regions devoted to extensive and intensive agriculture mostly with chemical pest control. The utilization of pesticides in the region has increased 900% in the last two decades associated with the introduction of biotech crops and direct-seeding techniques. Our objective was to study the occurrence, concentration, and fate of pesticides in surface water and bottom sediments of the principal tributaries and main watercourse of the Paraguay-Paraná River. We sampled 22 sites in the distal positions of the main affluents and main watercourse of the Paraná and report here results from two monitoring campaigns (2010–2012). Surface water and bottom sediments were analyzed according to standardized methods by matrix-solid-phase dispersion and liquid-liquid extraction, respectively. Twenty-three pesticide compounds were analyzed by gas chromatography. The results from both campaigns indicated a generalized but variable distribution in the concentrations detected throughout the basin. The ranges of total measured pesticide concentrations in water and sediments were, respectively, 0.004–6.62 μg/l and 0.16–221.3 μg/kg dry weight. Endosulfans, cypermethrin, and chlorpyrifos were ubiquitous compounds in both environmental compartments and quantitatively the most relevant. All concentrations detected in water were over the recommended guidelines for the protection of aquatic biota. The partitioning indicated a higher affinity for the sediments. Agricultural activity is the source of pesticide-pollution loads, transported by tributaries that reach the main watercourse and alter the quality of the aquatic ecosystem.

Hallan microplásticos en varias especies del Río de La Plata.

24/07/2017

Pazos, R. S., Maiztegui, T., Colautti, D. C., Paracampo, A. H., & Gómez, N. (2017). Microplastics in gut contents of coastal freshwater fish from Río de la Plata estuary. Marine Pollution Bulletin.

Peces recogidos en zonas costeras del Río de la Plata, tales como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa, albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético que eventualmente podrían afectar su calidad para el consumo humano. Así lo alertaron científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y del CONICET, quienes revelaron que es la primera vez que se detecta ese material contaminante en la fauna ictícola de ese estuario.

Los llamados “microplásticos” tienen un tamaño menor a 5 mm y, en el caso de este estudio, la mayor parte se trata de fibras sintéticas cuyo origen más frecuente es el lavado de ropa y productos de higiene personal, como pañales y toallas higiénicas, indicó a la Agencia CyTA-Leloir la bióloga Rocío Pazos, quien becaria doctoral del CONICET en el Instituto de Limnología “Dr. Raúl A. Ringuelet”.
Aunque sería poco probable que los microplásticos hallados tengan un efecto tóxico directo sobre los consumidores, este riesgo no se puede descartar.

De acuerdo con los investigadores, sería poco probable que los microplásticos hallados tengan un efecto tóxico directo sobre los consumidores, dado que aparecen en el tubo digestivo de los peces, el cual usualmente se extrae antes de prepararlos. “Sin embargo, la literatura documenta que pueden absorber contaminantes orgánicos, por lo que podrían funcionar como vehículos para el ingreso de esas sustancias a los peces”, subrayó Pazos.

El trabajo fue publicado en la revista “Marine Pollution Bulletin”. Y confirma una asociación entre la cantidad de microplásticos presentes en los peces y la proximidad a una fuente de descarga cloacal, en este caso, de Berisso.

“Es necesario realizar un mejor tratamiento de los residuos urbanos tanto líquidos como sólidos, que impidan o disminuyan el ingreso de este contaminante”, puntualizó Pazos, quien también destacó la importancia de promover el adecuado reciclado de aquellos productos que desprendan este material.

Otros autores del trabajo fueron Nora Gómez, Tomás Maiztegui (becario postdoctoral del CONICET), Darío Colautti y Ariel Paracampo, todos investigadores del CONICET en el mismo instituto de La Plata. Fuente: ElDía.com