Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Playa Capurro-Montevideo: 170 toneladas de basura.

24/09/2017

El sábado 16 de setiembre el movimiento Limpieza de Costas (que integran las ONG Conservación de Especies Nativas del Uruguay, Karumbé y Sea Shepherd Uruguay) convocó a voluntarios para realizar otra jornada de limpieza en la playa de Capurro, considerada la más contaminada del Uruguay.
Cada algunos meses se realiza esta jornada de limpieza realizada exclusivamente por voluntarios. En marzo, por ejemplo, se levantaron 170 toneladas de basura.
El movimiento decidió encargarse de la limpieza de esta playa debido a que uno de sus integrantes trabaja cerca de la refinería y ve a diario la acumulación de la basura. Contó que en diez años sólo se limpió a fondo una vez, con motivo de un evento de Ancap. Sus miembros tuvieron ya dos reuniones con autoridades de la IM para solicitar que se solucione la situación endémica de esta playa, que hace no tantas décadas era usada aún como lugar de recreo.
Este sábado, un hecho llamó la atención a los voluntarios y participantes del evento, entre los que se encontraba el director de Sea Shepherd Brasil, con amplia experiencia en limpieza de playas. Se encontraron cerca de 3.000 bolsas de productos lácteos (en las fotos se aprecian las marcas Conaprole y Calcar). Si bien en comienzo parecían en su gran mayoría sin abrir, ante la trascendencia pública que tomó el tema miembros del movimiento Limpieza de Costas fueron hoy a chequear las bolsas y constataron que todas las revisadas, incluso las que parecían totalmente cerradas, tenían pequeños orificios en una de sus puntas.
Mauricio Álvarez, presidente de Coendú e integrante del movimiento, dijo a Montevideo Portal que presentarán una denuncia ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente ante la posibilidad de que se trate de residuos empresariales. Además, otro hecho llamó la atención de los ambientalistas. Enterrados en la arena había cerca de 80 metros cuadrados de plástico compactado, pronto para reciclar.
De todos modos, “no deja de llamar la atención encontrar miles de bolsas del mismo producto en un mismo lugar”, tal cual señaló personal de Sea Shepherd, indicó el conservacionista. Una de las teorías es que se trate sí de un volcado empresarial, pero en el que se vaciaron antes los envases.
Álvarez contó que en marzo, cuando se limpió la playa (aunque no exactamente esa zona) no se encontraron bolsas de leche en esta cantidad. Ahora volverán a inspeccionar los otros tramos para ver si también hay productos lácteos, lo que confirmaría que fueron arrojados o arrastrados por la corriente luego de ese mes. En total, este sábado fueron levantados 30.000 kilos de residuos .
El conservacionista contó que en la reunión que mantuvieron con el intendente Daniel Martínez, el jerarca contó que el sitio se convirtió en un lugar de disposición final naturalmente, ya que acumula mucha basura del Miguelete, que entra en la bahía y queda allí. Por lo tanto, señaló que es complicado usar recursos para limpiar un lugar que se ensucia rápidamente.
“Con ese criterio no se limpia un solo contenedor en Montevideo”, le respondió Álvarez. Explicó que uno de los problemas de no limpiar con frecuencia es el daño medioambiental que provoca la permanencia de los residuos, que terminan en el mar en forma de micro-partículas. “Eso complica la situación de la fauna en el mar”, dijo.
Fuente: http://www.montevideo.com.uy

Anuncios

Comprueban la toxicidad de un herbicida en ejemplares de sábalo

24/08/2017


Un grupo de investigadores de la facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste (Corrientes) demostró la genotoxicidad del herbicida glifosato en especímenes de sábalos (Prochilodus lineatus) en una ponencia presentada durante el III Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología Ambiental realizado hace pocos días en la ciudad de Santa Fe.
“Los agroquímicos utilizados en la producción agropecuaria liberan compuestos que constituyen una de las consecuencias más graves de su uso. Estos derivados son considerados responsables de afectar el medio ambiente no sólo alterando las reservas acuíferas, sino también introduciéndose en las cadenas alimentarias y generando una estrecha interacción entre los agentes xenobióticos y la biota” explica el trabajo de las investigadoras Cynthia Caramello y Lilian Jorge.

La investigación
Las autoras explicaron que el objetivo de su investigación fue evaluar el efecto genotóxico del Roundup Full II en ejemplares de Prochilodus lineatus a través del test de micronúcleos.
“Esta interacción entre herbicida y peces traería como resultando un perjuicio de estos últimos por favorecer la aparición de alteraciones genéticas, sobre todo en los organismos acuáticos que actuarían como centinelas del ecosistema” menciona la investigación.
Caramello y Jorge argumentaron que el Roundup es uno de los plaguicidas mas empleado en la agricultura y que se trata de una formulación comercial que además de su principio activo (el glifosato) presenta otros químicos conocidos como coadyuvantes que de acuerdo a la literatura científica “tienen un potencial tóxico diferente al observado en los componentes por separado. En la actualidad el sector agrícola incrementó el uso de herbicidas en los cultivos con el fin de controlar la expansión de plantas arvenses. Como consecuencia de este accionar el medio ambiente podría verse afectado”, estimaron las expertas.
Desde lo metodológico las especialistas explicaron que utilizaron en el ensayo ocho ejemplares juveniles de sábalo que fueron distribuidos aleatoriamente en dos tratamientos según la adición del herbicida Roundup Full II: un grupo denominado “Control” sin adición, y otro grupo llamado “T1” con una adición de 0,1 g/L de glifosato.

Setenta días
El ensayo tuvo una duración de 70 días, y al culminar ese período se procedió a la extracción de sangre periférica por punción de la vena caudal para la preparación de los frotis sanguíneos.
Los resultados indicaron un aumento en la frecuencia de MN y alteraciones nucleares como núcleos arriñonados, evaginados, lobulados, bilobulados, segmentados y vacuolados en el grupo T1 (el que resultó expuesto al herbicida) con respecto al grupo Control.
“El análisis estadístico de los datos (Test de Chi Cuadrado y Prueba no paramétrica de Mann Whitney) mostró diferencias significativas entre los grupos control y tratado. De esta manera, según los resultados se demostró la genotoxicidad del glifosato en especímenes de Prochilodus lineatus” concluyeron las científicas.

Pesticidas

En enero de este año un grupo de científicos argentinos de la Universidad de La Plata publicó el estudio “Presencia y destino de pesticidas en el tramo argentino de la cuenca de los ríos Paraguay-Paraná”, una investigación que fue publicada en inglés (su título original es “Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin”) en la revista científica internacional Environmental Monitoring and Assessment.
Allí constatan que la cuenca del río Paraná está contaminada con pesticidas cuyas concentraciones encontradas en sedimentos y cursos de agua están por encima de los niveles recomendados para la protección de los ambientes acuáticos.
Ese estudio era la segunda parte de una investigación cuya primera parte fue revelada en julio de 2016 y que dejó en evidencia la presencia del herbicida glifosato en aguas del Paraná, según denunció en ese momento Damián Marino, del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (Cima) y uno de los cinco expertos que llevaron adelante el trabajo.
Fuente: Jorgelina Hiba / La Capital

ETCHEGOYEN, M. A., et al. Occurrence and fate of pesticides in the Argentine stretch of the Paraguay-Paraná basin. Environmental monitoring and assessment, 2017, vol. 189, no 2, p. 63.

The Argentine stretch of the del Plata basin crosses regions devoted to extensive and intensive agriculture mostly with chemical pest control. The utilization of pesticides in the region has increased 900% in the last two decades associated with the introduction of biotech crops and direct-seeding techniques. Our objective was to study the occurrence, concentration, and fate of pesticides in surface water and bottom sediments of the principal tributaries and main watercourse of the Paraguay-Paraná River. We sampled 22 sites in the distal positions of the main affluents and main watercourse of the Paraná and report here results from two monitoring campaigns (2010–2012). Surface water and bottom sediments were analyzed according to standardized methods by matrix-solid-phase dispersion and liquid-liquid extraction, respectively. Twenty-three pesticide compounds were analyzed by gas chromatography. The results from both campaigns indicated a generalized but variable distribution in the concentrations detected throughout the basin. The ranges of total measured pesticide concentrations in water and sediments were, respectively, 0.004–6.62 μg/l and 0.16–221.3 μg/kg dry weight. Endosulfans, cypermethrin, and chlorpyrifos were ubiquitous compounds in both environmental compartments and quantitatively the most relevant. All concentrations detected in water were over the recommended guidelines for the protection of aquatic biota. The partitioning indicated a higher affinity for the sediments. Agricultural activity is the source of pesticide-pollution loads, transported by tributaries that reach the main watercourse and alter the quality of the aquatic ecosystem.

Hallan microplásticos en varias especies del Río de La Plata.

24/07/2017

Pazos, R. S., Maiztegui, T., Colautti, D. C., Paracampo, A. H., & Gómez, N. (2017). Microplastics in gut contents of coastal freshwater fish from Río de la Plata estuary. Marine Pollution Bulletin.

Peces recogidos en zonas costeras del Río de la Plata, tales como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa, albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético que eventualmente podrían afectar su calidad para el consumo humano. Así lo alertaron científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y del CONICET, quienes revelaron que es la primera vez que se detecta ese material contaminante en la fauna ictícola de ese estuario.

Los llamados “microplásticos” tienen un tamaño menor a 5 mm y, en el caso de este estudio, la mayor parte se trata de fibras sintéticas cuyo origen más frecuente es el lavado de ropa y productos de higiene personal, como pañales y toallas higiénicas, indicó a la Agencia CyTA-Leloir la bióloga Rocío Pazos, quien becaria doctoral del CONICET en el Instituto de Limnología “Dr. Raúl A. Ringuelet”.
Aunque sería poco probable que los microplásticos hallados tengan un efecto tóxico directo sobre los consumidores, este riesgo no se puede descartar.

De acuerdo con los investigadores, sería poco probable que los microplásticos hallados tengan un efecto tóxico directo sobre los consumidores, dado que aparecen en el tubo digestivo de los peces, el cual usualmente se extrae antes de prepararlos. “Sin embargo, la literatura documenta que pueden absorber contaminantes orgánicos, por lo que podrían funcionar como vehículos para el ingreso de esas sustancias a los peces”, subrayó Pazos.

El trabajo fue publicado en la revista “Marine Pollution Bulletin”. Y confirma una asociación entre la cantidad de microplásticos presentes en los peces y la proximidad a una fuente de descarga cloacal, en este caso, de Berisso.

“Es necesario realizar un mejor tratamiento de los residuos urbanos tanto líquidos como sólidos, que impidan o disminuyan el ingreso de este contaminante”, puntualizó Pazos, quien también destacó la importancia de promover el adecuado reciclado de aquellos productos que desprendan este material.

Otros autores del trabajo fueron Nora Gómez, Tomás Maiztegui (becario postdoctoral del CONICET), Darío Colautti y Ariel Paracampo, todos investigadores del CONICET en el mismo instituto de La Plata. Fuente: ElDía.com

“China tendría soberanía sobre el Río de la Plata” si construye su zona franca pesquera en Uruguay

03/07/2017

Un nuevo foco de conflicto parece vislumbrarse ante el desembarco en Uruguay de la empresa ShanDong BaoMa, la compañía más importante de China en la fabricación y almacenamiento de harinas de pescado, con el propósito de construir un puerto pesquero con una inversión de más de 200 millones de dólares.

Jiang Hongjun, gerente general de la firma, señaló al medio La República que el objetivo principal sería construir una base logística
para la “reparación, mantenimiento y suministro de recursos materiales para flotas pesqueras del Atlántico Sur”.

Sin embargo, además de despertar la alarma por los antecedentes del modus operandi
de muchas embarcaciones de ese país en Latinoamérica, las características particulares de este proyecto ya han despertado la atención de los analistas, dado que el gigante asiático contaría con una “zona franca” que le permitiría despachar barcos sin intromisión de parte del Estado uruguayo.

“China literalmente pasaría a tener soberanía en el Río de la Plata, una ventaja logística y comercial que se transformaría en un atractivo extra para las flotas pesqueras migratorias”, enfatiza el especialista en conservación marina Milko Schvartzman, en el portal Diálogo Chino.

Según detalla el periódico uruguayo, este descomunal proyecto incluye, entre otras cosas, un muelle de transporte para la producción acuática, un astillero de fabricación y reparación de barcos, una fábrica de hielos (para los productos marítimos congelados), un depósito de petróleo y edificios de oficinas y viviendas.

De hecho, las extraordinarias ventajas que obtienen los pesqueros de origen chino vienen siendo criticadas desde hace tiempo por el sector empresarial argentino,
quienes denuncian que mientras a la pesca de origen chino en Mar Argentino no se le aplica ningún arancel para entrar a China, a las exportaciones argentinas sí. “Pescar en las 200 millas es muy rentable para ellos”, señaló al respecto Guillermo De los Santos, presidente de la Cámara de Poteros Argentinos (CAPA). Las 200 millas delimitan la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Argentina sobre las aguas del Océano Atlántico.

“Hay una invasión (de barcos)”, afirmó a BBC Mundo Guillermo Caille, responsable de la ONG argentina Patagonia Natural y experto en pesca, con respecto a la creciente pesca de calamar por parte de navegaciones de origen asiático en Latinoamérica.

Cabe destacar que en los últimos meses esta problemática volvió a tomar repercusión mundial cuando un guardacostas argentino, mediante el uso legal de la fuerza, hundió un pesquero chino que estaba pescando calamar dentro de la ZEE. El buque chino estaba acompañado por otras dos embarcaciones que lograron escapar. Tras casi dos meses de esfuerzos coordinados por la Interpol y la colaboración de siete países, en cuatro continentes, las Fuerzas Armadas de Indonesia detuvieron a uno de los barcos pesqueros que se habían fugado, comunicó el portal especializado FIS.

Consecuencias inestimables

En base a los informes de la FAO-ONU, la mayoría de los océanos del mundo se encuentran en una situación crítica de sobre explotación, o al límite de ser colapsados. Los impactos en el ecosistema debido a la sobre explotación pesquera son inestimables y no abundan estudios científicos sobre el tema.

Ante la apremiante situación de la notoria escasez pesquera en el mar de China, y ante la negativa de nuevos acuerdos pesqueros con países de la región de Asia y Oceanía, para satisfacer la demanda de su enorme población, el gigante asiático ha buscado nuevas fronteras marítimas para hacerse del tan preciado recurso. Y ha puesto la mirada en el Atlántico Sur.

El Océano Atlántico Sur es una de las regiones con mayor biodiversidad marina del planeta. En un contexto en el cual se carece de control efectivo sobre esta vasta extensión marítima, donde sobresale por su ausencia un acuerdo regional y ante la falta de un organismo que regule y limite la explotación de los recursos ícticos, China se llevaría la parte del dragón.

Las consecuencias de instalar una zona franca portuaria pesquera china en Uruguay, y brindar logística a una ciudad flotante de barcos legales (e ilegales, estimados en más de 500 en el pico de la temporada en la ZEE), serían dramáticas. Estos “operan sin ningún control ambiental, laboral ni sanitario, utilizando mano de obra esclava, depredando el ecosistema marino y contaminando”, según afirma Schvartzman.

Aún más, no solo afectarían seriamente al ecosistema marítimo por la excesiva captura no regulada de los preciados y escasos recursos ícticos del Atlántico Sur, sino que golpearían fuertemente las economías vinculadas a la pesca de toda la región, incluso la de Uruguay, puesto que los pescadores locales no podrían competir con los bajos precios que ofrecen los pesqueros ilegales de origen chino en los puertos de destino. Fuente: La Gran Època

Uruguay, “Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada”.

17/06/2017


Fue de los primeros países en adherir al Programa de Estado de Puerto Rector de la FAO para luchar contra la Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada pero le brinda apoyo a los barcos que operan en el Atlántico Sur y se perfila como su más importante base logística.

En la Argentina no muchos hablan de esto, no lo hace ni lo hizo nunca el Gobierno Nacional, tampoco los grandes diarios. No hablan de Uruguay desde el altercado por las papeleras de Botnia aunque comparado con del impacto ambiental y económico que genera su rol en la Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada en el Atlántico Sur, ese problema resulta irrelevante. Tampoco se ha condenado su rol en ámbitos internacionales, pese a que Uruguay forma parte del Programa Estado Rector del Puerto (PSMA) de la FAO, cuyo funcionamiento es oficial y vinculante desde julio de 2016. Desde el año pasado y quizás como consecuencia de su adhesión al plan PSMA nuestros vecinos buscan dar un viso de legalidad al aprovisionamiento y reparación de los barcos que operan en la Milla 201, celebrando acuerdos con empresas chinas que, según denuncian los propios uruguayos, podrían tratarse de pantallas para la Pesca INDNR. Gracias a las denuncias de los pobladores del Departamento de Rocha, mañana deberá dar explicaciones al respecto el Ministro de Agricultura Ganadería y Pesca en la Legislatura oriental. Hablar de Uruguay cuando está concluyendo la semana de los Océanos resulta oportuno y necesario.

La Pesca INDNR genera pérdidas mundiales por 23.000 millones de dólares y unas 26 millones de toneladas, además de explotación laboral y violaciones a los Derechos Humanos como el abuso sexual y dudosas muertes en altamar. Situación que reconocieron funcionarios de la Unión Europea en 2015 en Vigo, durante el acto aniversario por los 20 años del Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO (Ver Pesca ilegal y esclavitud en los 20 años del Código de Conducta de la FAO).

El Atlántico Sur es uno de los lugares predilectos de los barcos piratas que llegan desde distintas partes del mundo, China, Taiwán, Corea, España y Rusia básicamente. El rescate de un marinero realizado el lunes pasado por la Prefectura Naval Argentina en un barco español con tripulación senegalesa es el más claro ejemplo de la diversidad en el Atlántico, aunque está claro que quienes dominan la zona son los asiáticos.

El rol de Uruguay es vital para la existencia y abrumador éxito que tiene la pesca ilegal en el Atlántico Sur; es un socio estratégico, fundamental para dar rentabilidad extraordinaria al negocio. Si no existiera como base de operaciones, los barcos piratas tendrían que recorrer miles de kilómetros para abastecerse de combustible, de alimentos y realizar reparaciones; pero de esta forma pueden pescar sin parar todo el año.

Esta es una realidad que nadie desconoce, los biólogos y empresarios argentinos que visitan el puerto de Montevideo hablan de barcos chinos en tercera y cuarta andana; los reportes de Océana y Observación de la Pesca Global (GFW) presentan miles de casos de transbordos pesqueros en alta mar o transshipping y las exportaciones uruguayas, que son mayormente de terceros países, esconden la venta de la captura ilegal, según denuncia el activista Milko Schvartzman (Ver Se hace evidente el rol de Uruguay en la pesca INDNR en el Atlántico Sur).

La pesca ilegal en el Atlántico Sur parece imposible de parar; la salud de los océanos es hasta el momento solo una promesa en la mesa de las naciones. La FAO se ha planteado como meta el año 2020 para erradicarla a partir de la puesta en marcha del Programa Estado Rector del Puerto –PSMA–, que generó convenios con la Unión Europea y 45 Estados entre los que se encuentra, irónicamente, Uruguay.

El Programa PSMA está vigente y con carácter vinculante desde 2016, pero los países no lo aplican y recién la semana pasada, en Noruega, la FAO se reunió con naciones miembro para debatir sobre cómo será el intercambio y divulgación de la información de los barcos que ingresen a puerto. Pese a ello, por el momento en el Atlántico Sur no se han tomado medidas que restrinjan drásticamente la Pesca INDNR.

La atención a estos barcos por parte de Uruguay ha sido legitimada hasta por el propio titular de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos –DINARA– Daniel Gilardoni. Ante la consulta del diario El País de Montevideo, dijo que “cuando uno ve la realidad, se da cuenta de que hay cosas que son difíciles de cambiar y también hay que ver qué beneficia al país”.

El funcionario explicó que estos barcos no son bienvenidos en la Argentina ni en Brasil, donde además deben pagar altos impuestos; y que si Uruguay no presta este servicio otro lo hará y que como opción se está “buscando dar vuelta la situación” con la aprobación del Acuerdo PSMA firmado con la FAO, el que dijo “será reglamentado a la brevedad”.

“A partir de ese momento cualquier barco de bandera extranjera, pesquero o de apoyo a la pesca, va a tener que presentar una solicitud al DINARA, 72 horas antes de su arribo”; y será esta institución la que apruebe o no el ingreso del buque.

Como bien dice Gilardoni, Uruguay deberá solicitar autorizaciones de pesca, controlar la captura y los mercados a los que ésta va dirigida, poniendo a disposición de la FAO y de los países de la región dicha información; pero eso no ocurrirá en el corto y lo que sospechan los propios uruguayos es que su país se está armando como base de operaciones de esta flota, especialmente la china, dándole el control del puerto.

A partir de las denuncias realizadas por un biólogo del Departamento de Rocha y la comunidad pesquera de ese lugar, se pudo saber que existen en carpeta al menos tres proyectos de construcción de plantas de procesamiento, abastecimiento y reparaciones de buques chinos sobre las que deberá dar explicaciones el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca ante la Legislatura.

El rol de Uruguay en la Pesca INDNR del Atlántico Sur es un tema que no puede pasarse por alto en la Semana de los Océanos si lo que se busca realmente es luchar por la sustentabilidad y la seguridad alimentaria. La Argentina, como su primera víctima, tampoco debería guardar silencio, dado que no solo es una amenaza para nuestros recursos sino para nuestra industria, que debe competir en los mercados del mundo con las capturas ilegales de la Milla 201.

Uruguayos denuncian a Uruguay

El diario El País de Montevideo publicó el sábado pasado una nota de Paula Barquet titulada “Uruguay en las redes chinas”, que analiza en profundidad la relación entre ambos países, las inversiones comprometidas, el rol del gobierno, del DINARA y la Pesca INDNR.

En el artículo, funcionarios reconocen la aprobación de un proyecto al Grupo empresario chino Helishen para explotar anchoíta y merluza negra dentro de la Zona Común de Pesca Argentino Uruguaya y en aguas internacionales, en sociedad con la firma uruguaya Goldenstar en el Departamento de Rocha. También reconocen la existencia de otro proyecto de capitales chinos para la creación de un Puerto con Zona Franca en Punta Sayago y el interés de empresarios de la provincia china de Shandong de financiar el traslado del puerto de Montenvideo a Capurro.

El intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, dijo al diario El País que “lo que existe por ahora es la ratificación de interés”, pero confirmó que buscan operar con seis barcos construidos en China y que invertirán unos 50 millones de dólares. A la vez señaló que el lugar ya fue visitado en cinco oportunidades por funcionarios chinos y hasta firmaron un acuerdo de hermanamiento con el municipio de La Paloma, que incluye la pesca.

El DINARA aprobó el proyecto y habilita a tres de los barcos a pescar no solo merluza negra sino también atún. Ahora resta que se otorguen los permisos: la condición interpuesta para el ingreso de las embarcaciones es que no tengan antecedentes de pesca ilegal y se ajusten a las normas nacionales e internacionales.

El biólogo Rodrigo García Pingaro, oriundo de Rocha, denunció que la planta que se pretende construir, a su entender, funcionará como pantalla para la Pesca Ilegal y busca frenarla a través de una petición de Change.org con la que convocó a la población titulada ” @TavareVazquez NO permitan que Empresas Chinas pesquen en nuestras Costas”, dirigida a la Intendencia de Rocha y al Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente, que ya consiguió 12.650 firmas.

Por otra parte, en noviembre pasado nos enteramos, a través del diario La República, de la inversión que realizaría el Grupo empresario chino Shandong BaoMa Fishery en Punta Sayago, una base de operaciones que incluye un muelle, astillero de fabricación y reparación de barcos, fábrica de hielo, depósito de petróleo, edificios de oficinas y viviendas para los operarios (Ver Uruguay mejorará la logística para los barcos piratas).

“El objetivo principal es construir una base logística para la reparación, mantenimiento y suministro de recursos materiales para flotas pesqueras del Atlántico Sur”, le había dicho el gerente General de la firma, Jiang Hongjun, al periódico uruguayo. Pero luego el director del DINARA aseguró que “manifestaron su interés, pero no pusieron un proyecto arriba de la mesa” y que no hay noticias de que el tema haya avanzado en otros ministerios.

Por el momento la inversión, que parecía un hecho, se encontraría frenada; pero en cambio sigue su curso el traslado del Puerto de Montevideo a Capurro y allí también existirían intereses chinos. Según denuncia El País, ya en 2013 empresas provenientes de la ciudad de Qingdao, provincia de Shandong, habían manifestado expresamente su interés en ser socios de Uruguay y financiar el puerto en Capurro.

Este viernes y con siete meses de demora el ministro de Agroindustria Tabaré Aguerre concurrirá a la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Legislatura uruguaya para dar explicaciones sobre los acuerdos que ya se han realizado y los que se piensa aprobar. Fuente: RevistaPuerto.com.ar