Nobel de la Paz uruguayo

Dr. Gustavo Nagy (Foto: http://www.larepublica.com.uy)

Fuente:  http://www.larepublica.com.uy

Nobel de la Paz uruguayo, compartido con el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore.

El Prof. Dr.  Gustavo Nagy forma parte de un panel de las Naciones Unidas sobre cambio climático. En el 2008, este panel que integran otros 600 científicos ganó el Nobel de la Paz, compartido con el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore.

Gustavo Nagy ganó el Nobel de la Paz pero gana 10.000 pesos en la Universidad de la República, de la cual dice “no espera nada”. Decir que tenemos un Oscar en alguna repisa familiar de algún músico uruguayo talentoso ya es mucha pomposidad para un país que hace años que no sabe de grandes festejos. Claro que también tenemos dos campeonatos del mundo de fútbol, muchas Libertadores y copas Américas, aunque hoy de tarde nos vamos a comer las uñas con una poca laureada Bolivia.

Ahora, decir que un uruguayo puede poner en su currículum con orgullo que es Nobel de la Paz, parece demasiado para esta tierra. No hablamos del ex vicepresidente de Estados Unidos felicitado por el actual presidente de su país que se dijo “feliz” por el reconocimiento, aunque la paz no sea precisamente su fuerte. Aquí hablamos de un docente que gana 10.000 pesos por mes, es divorciado, no tiene hijos y dedicó su vida al estudio de los estuarios y las costas. El décimo piso de la Facultad de Ciencias recibe cada día a Gustavo Nagy, un uruguayo que hasta esta mañana era desconocido por los medios. El programa “Asuntos Pendientes” de CX 14 El Espectador lo entrevistó, y enseguida el teléfono de su laboratorio no dejó de sonar. “Tenía muchas cosas pactadas para hacer hoy, pero tuve que suspenderlas”, dijo.

El uruguayo no es el único que compartió el premio con el ex vicepresidente norteamericano Al Gore, sino que otros 600 científicos de todo el mundo fueron reconocidos con el importante e histórico reconocimiento. Los científicos integran el Panel de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático. “Participé no en representación del país, sino en la mía”, aclaró Nagy. Si bien tuvo que mediar una autorización del Uruguay para que el científico participara del Panel, Nagy se sumó a la iniciativa al enterarse de un llamado público realizado hace algunos años. “Nosotros hacemos un informe sobre la situación del cambio climático, pero nos basamos en las investigaciones ya existentes, recopilamos la información y la divulgamos”, explicó. Los informes se basan en la vulnerabilidad ante los impactos de los cambios climáticos. “El premio es del panel”, expresó en reiteradas oportunidades.

CAMBIOS CLIMÁTICOS
Los cambios climáticos son tal como explica el científico uruguayo “eventos severos tales como el temporal de agosto de 2005, o las inundaciones de mayo de este año, o una epidemia de dengue en febrero”. Para Nagy el premio Nobel de la Paz no es solamente “el evitar la guerra o generar acciones de paz, sino un término muy genérico, como por ejemplo la mejora de la calidad de vida”. El panel se reúne en pleno por lo menos cada un año. “Presentamos la información que apareció desde enero hasta ahora sobre las consecuencias de los cambios climáticos”.

El Dr. Gustavo Nagy es oceanógrafo. “Soy especialista de la zona costera, pero me identifico con el estudio de los estuarios”, dijo. Comenzó a estudiar en la Facultad de Ciencias en el año 1978, y egresó aún en dictadura, en 1983. En esa época eliminaron la carrera de la cual se recibió, llamada Licenciatura de Oceanografía Biológica. El motivo de la eliminación de la carrera por parte de las autoridades de la época fue, según Nagy, que “eran unos burros”. El hoy laureado científico retiró su diploma dos años después de egresar y en el año 1989 viajó a Francia para realizar su PhD. en la ciudad de Burdeos. “ME TOCARÍAN COMO 1.000 DÓLARES DE PREMIO” El Nobel de la Paz uruguayo tiene 51 años, nació en Montevideo, está divorciado y no tiene hijos. Es docente grado 3 de la Facultad de Ciencias, profesor adjunto de Ciencias Ambientales, vive en el Complejo Mesa 1 de Camino Carrasco y actualmente escribe artículos basándose en viejas investigaciones. “Acá no hay fondos para investigar”, dice con algo de resignación. “No espero nada de la Universidad de la República, ya que el 99% del trabajo que hice fue gracias a fondos extranjeros”. Sobre la distinción que recibió dijo que la tiene “por más que le pese a muchos”, aunque no quiso dar mayores detalles. Gana 10.000 pesos por mes en su función docente, lo cual indica casi en forma de denuncia. “La pasión que tengo por esto actualmente es la pasión por la necesidad de sobrevivir. A la pasión te la matan en Uruguay”, dijo. Como no tiene hijos que alimentar dice que se mantiene bien con su trabajo. Ahora se pregunta qué pasará con el premio, que es de un millón de dólares. “Según mis cálculos, como hay que dividirlo entre tanta gente, me tocarían unos 1.000 dólares, pero voy a ver si me llega un cheque, aunque no sé qué van a hacer. Igual no es un dinero que cambie la vida”, finalizó.

Dr. Gustavo Nagy
Fac. de Ciencia
Iguá 4225 Esq. Mataojo
C.P. 11400 Montevideo Uruguay
C.electr.:  gunab()fcien.edu.uy


A %d blogueros les gusta esto: