GEF

Ayudemos a sanar un mundo que se desangra (Uruguay, 05.2010).

Por Monique Barbut
* La autora es directora ejecutiva del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF).

En nuestro moderno, estéril, confortable siglo XXI es fácil desconectarse del mundo natural, afirma en esta columna Monique Barbut, directora ejecutiva del Fondo para el Medio Ambiente Mundial.
Otro día, otro viaje de ida y vuelta al trabajo, otra visita al mercado, otra noche en casa. Seguimos la rutina cotidiana, ajenos a la devastación de la que es objeto nuestro planeta.

Estamos enterados del cambio climático y vemos en los informativos las imágenes de los derrames petroleros. Pero pocos sabemos que, llegado el año 2050, nuestras actividades pesqueras quizá hayan agotado las existencias de peces de nuestros océanos.

O que, por primera vez desde que los dinosaurios habitaban la Tierra, las especies de plantas y animales se extinguen a un ritmo más rápido que el de la aparición de nuevas especies.

En nuestro moderno, estéril, confortable siglo XXI es fácil desconectarse del mundo natural. Es fácil creer que “la diversidad biológica nada tiene que ver conmigo”, pero lo cierto es que tiene todo que ver con cada uno de nosotros.

Vivimos inmersos en la biodiversidad, esa vasta, rica y maravillosa variedad de vida en la Tierra, que afecta todos los aspectos de nuestra existencia: desde la ropa que vestimos hasta los alimentos que ingerimos o los puestos de trabajo que ocupamos.

Pero pese a lo mucho que la biodiversidad nos proporciona, no percibimos hasta qué punto está amenazada, tanto en América del Sur como en el resto del mundo. La pérdida de biodiversidad ha sido mayor y más acelerada en los últimos 50 años que en cualquier otro período de la historia humana.

Si perdemos biodiversidad, perderemos todos los atributos de la vida tal como la conocemos.

Las noticias no son buenas. Ciertas investigaciones demuestran que el mundo no ha alcanzado las metas de reducción de la tasa de pérdida de biodiversidad señaladas para 2010.

No obstante, hay esperanzas.

En todas partes, autoridades, dirigentes de empresas, organizaciones de la sociedad civil y líderes comunitarios esclarecidos trabajan para poner en marcha proyectos que satisfagan nuestras necesidades humanas de desarrollo y comercio, respetando y preservando la biodiversidad.

Podemos encontrar un ejemplo muy elocuente aquí mismo, en Uruguay, donde distintos actores aunaron esfuerzos para concebir una forma de uso de las pesquerías con el fin de que sean negocios sostenibles, promoviendo el respeto del ambiente y hallando la manera de trabajar en armonía con los ecosistemas locales.

Por esa vía se sigue obteniendo pescado para la alimentación en el corto plazo y se fortalecen las riquezas pesqueras a largo plazo. Se trata de un ejemplo sobresaliente de los programas que pueden y deben duplicarse en otras partes de América del Sur y del mundo.

Pero iniciativas como ésta no se dan espontáneamente. Requieren financiamiento y respaldo técnico. Las autoridades públicas deben saber que son inversiones de este tipo las que el mundo necesita y las que requieren las sociedades que representan.

Para contribuir a crear conciencia sobre el valor y la importancia de la variedad de la vida y su impacto en nuestra vida diaria, las Naciones Unidas declararon 2010 como Año Internacional de la Diversidad Biológica.

Que cada uno de nosotros, animado por ese espíritu, intensifique su sentido de conexión con la malla de vida que nos rodea, y se haga oír ante aquellos que tienen el poder de realizar cambios.

En materia de biodiversidad no somos meros espectadores. Tampoco carecemos de medios para contribuir a preservarla.

Como ciudadanos y votantes podemos y debemos asegurarnos de que las autoridades que elegimos sepan que la biodiversidad, en la misma medida que la pobreza, el hambre, el analfabetismo o la salud, constituye un problema que requiere nuestra inmediata atención.

Quizá no logramos percibirlo, pero el mundo se está desangrando. Preservar la biodiversidad es un primer paso decisivo para sanarlo. De ello dependen nuestras vidas y todas las formas de vida que nos rodean.
Artículo publicado en Tierramérica (www.tierramerica.info)

—————————————————————————————————————-

El proyecto que está desarrollando la DINARA tiene como objetivo implementar un Manejo Ecosistémico de Pesquerías (MEP) a efectos de promover esquemas de manejo sostenible en las  pesquerías costeras de Uruguay. Considera  también criterios para la conservación de la biodiversidad asociada a dichas pesquerías.
Debido a su relación con el ecosistema costero, los pescadores artesanales resultan actores clave para el diseño e implementación de MEP, así como en e monitoreo de los recursos pesqueros. El proyecto también incluye:

  1. el establecimiento de Áreas Marinas Protegidas y otras clausuras espaciales o temporales dirigidas a proteger áreas críticas de reproducción, desove y reclutamiento de especies de importancia comercial crítica para el país; y
  2. el  desarrollo de esquemas participativos de co-manejo de pesquerías.

Por mayor información:  Dr. Omar Defeo.
c.electr.:  odefeo@dinara.gub.uy

—————————————————————————————————————-
Más información.

Sommer M. (2002). AGONIA y RETO “Crisis Marina Global”. http://www.ecoportal.net/content/view/full/21525
Sommer M. (2002). Industria Pesquera responsable de los Ecosistemas Marinos.
http://www.ecoportal.net/content/view/full/21116
Sommer, M. (2005). Océanos “Alerta Roja”. 8 de junio Día Mundial de los Océanos.
www.ecoportal.net/contenido/temas_especiales/agua/oceanos
Sommer M. (2004). Mares y océanos esquildados.
http://waste.ideal.es/pescapirata2.htm
Sommer, M. (2004).  Océano Austral, “Sostenibilidad, Compromiso Etico”.
http://www.ecoportal.net/…/Oceano_Austral_Sostenibilidad_Compromiso_Etico
Sommer, M. (2005). Pesca en Europa al Borde de la Extinción – Ecoportal
http//:www.ecoportal.net/content/view/full/54105
Sommer, M. (2005). “Venas abiertas… Motores biológicos en agonía”. http://www.ecoportal.net/content/view/full/21293
Sommer M. (2005). Pesca de arrastre. Aniquilación silencionsa
Revista Electrónica de Veterinaria REDVET ®,. ISSN 1695-7504, Vol. VI, nº 04, Abril /2005. …
www.veterinaria.org/revistas/redvet/n040405/040514.pdf


A %d blogueros les gusta esto: