Profesionales: Biólogo Marino.

Biología Marina: una profesión entre el ensueño y la realidad

El 1 de junio se tiene marcado como el día que se celebra a los biólogos marinos

Dr. Rafael Riosmena-Rodríguez
Dr. Rafael Riosmena-Rodríguez – UABCS

El 1 de junio se tiene marcado como el día que se celebra a los biólogos marinos. Se eligió un día alternativo a la celebración del día del Biólogo para darle una identidad distinta y a que este día no se celebra el mismo día en todos los países. Este día se ha ido asumiendo para la celebración todos los Biólogos Marinos y se ha mantenido sin cambios en por lo menos una década. Uno de los peros que tiene este día para celebrar a los profesionales de la biología marina es que es también el día en que se celebra a la Secretaria de Marina lo que hace que todos los reflectores se apunten en ese rumbo, es por ello que me tomó un poco la libertad de escribir este ensayo sobre lo que es esta profesión como testimonial de su relevancia y, por qué no, celebración de su ser en el acontecer de nuestro país.

El evento profesional más importante de mi vida ha sido mi paso por la carrera de Biología Marina de la Universidad Autónoma de Baja California Sur. Esta experiencia me dio la oportunidad de conocer una forma de trabajo extraordinariamente diferente y visiones de la vida que yo no había tenido la oportunidad al ser egresado de Colegios Maristas donde la impartición de la Ciencia fue más bien sesgada a las ciencias de la salud (interesantísimas clases del Dr. Gispert!). Pero ese gran amor a conocer todo lo que estaba cercano y relativo al mar me empujo y estímulo a conocer programas que comenzaban en la época como Oceanografía en Manzanillo, Biología Pesquera en Mazatlán o Ingeniería en Alimentos en Guaymas.

Mi decisión de estudiar aquí en La Paz se basó en un programa educativo organizado en materias que cumplían mi ilusión de conocer más sobre los organismos del Mar y sus relaciones con el entorno. Para mi poder estudiar esta carrera representaba una fantasía que acuñé desde los 4 años de edad y que representan el por qué considero una profesión de ensueño: el simple hecho de poder concretar mis estudios en el tema han traído gran satisfacción y felicidad a mi vida. En la vida es necesario saber desarrollar nuestras potencialidades pero bien relacionadas a ilusiones que alimenten una motivación que nos impulsen a lograr nuestros sueños.

Es por ello que considero que debemos celebrar el día del Biólogo Marino como el día en que muchos de nosotros nos permitimos soñar con lo que nos agrada, nos marcamos como una meta de vida y representa un verdadero privilegio en un mundo lleno de falta de oportunidades para formarse. Esta celebración, allende de la costumbre de una fiesta refrescante para los jóvenes, debe ser la ocasión para quienes portamos los galones académicos y las canas de la experiencia dar cabida a la reflexión sobre la formación de los nuevos cuadros de profesionales.

El gran reto de la Biología Marina para el siglo XXI representa establecerse como una profesión bien reconocida entre los diferentes campos profesionales y contribuir a resolver problemáticas ambientales que están ocurriendo lo que requiere de un profesional centrado en la realidad. Una de las zonas donde se desarrollará a futuro la mayor parte del crecimiento económico de los países será la zona costera por lo que se necesitarán profesionales que conozcan de este entorno, tengan experiencia en saber cómo está organizado, como funciona y que factores lo controlan o lo impactan. El profesional de la Biología Marina del siglo XXI tiene que tener el máximo de acreditación posible, para ejercer sus galones académicos usando su conocimiento de frontera y ofertar la mejor de las experiencias a los que demanden su conocimiento. Es fundamental que este profesional tenga bien claros los principios de la profesión y que NO ACEPTE arreglos que comprometan la integridad del ecosistema. Que en su acción se ajusten las políticas públicas para que se tenga una mejor cobertura legal para las comunidades marinas y sus servicios ecosistémicos.

Este profesional deberá ser un guía para las políticas públicas de protección a ecosistemas, tendrá la responsabilidad de actualizar el conocimiento sistemático de las especies conocidas, conocer nuevas y desarrollar proyectos que nos impulsen a conocer los taxa no conocidos/reconocidos en el país. Será un factor para conocer la distribución de las especies tanto en lo geográfico como en lo vertical y tendrá las bases formativas para comprender los patrones geográficos de la diversidad biológica en las costas y el mar. Adicionalmente, deberá aportar su información para desarrollar esquemas novedosos no sólo de Áreas Naturales Protegidas sino de Zonas Especiales de Conservación para lo cual deberá contar con las bases metodológicas para el monitoreo pero también la interpretaciones de patrones ecológicos y el desarrollo de técnicas de restauración. Otro aspecto de lo más relevante es su formación para comprender y manejar pesquerías buscando los rendimientos máximos sostenibles o desarrollar estrategias para el maricultivo o acuacultura sostenible. De una manera incluyente este profesional deberá ser una pieza fundamental en novedosos esquemas de evaluación de potenciales impactos por proyectos de desarrollo. Al mismo tiempo puede ser un profesional que genere información sobre usos alternativos y novedosos con los químicos que producen los organismos. Como vemos un sinfín de posibilidades, ahora es necesario que la sociedad logre entender estos aportes y se logre la conjugación de voluntades para que el BIOLOGO MARINO sea considerado en el tejido social con un papel de lo más relevante para la sustentabilidad y uso racional de los recursos. Es por ello que celebremos una profesión joven pero con un gran espíritu.