Atlas Mundial Manglares

El”Atlas Mundial de los Manglares” pone de relieve la importancia de y las amenazas a los manglares
La evaluación más completa del mundo sobre manglares revela drásticas pérdidas para la economía mundial y los medios de sustento, a pesar del positivo incremento en el esfuerzo de restauración

La primera evaluación mundial sobre manglares en más de una década revela que, a pesar de los positivos esfuerzos de restauración de algunos países, bosques de manglares raros y críticamente importantes siguen perdiéndose a un ritmo tres a cuatro veces mayor que los bosques terrestres del mundo.

Se estima que, a partir de 1980, se ha perdido alrededor de una quinta parte de los manglares. Aunque las pérdidas se están desacelerando a 0,7 por ciento al año, los autores advierten que cualquier destrucción adicional resultado de las granjas de camarón y del desarrollo costero ocasionará un deterioro económico y ecológico significativo.

Las evaluaciones económicas proporcionan algunos de los argumentos más poderosos a favor de la gestión, la protección o la restauración de los manglares. Los estudios estiman que los manglares generan entre 2000-9000 dólares EE.UU. por hectárea al año, considerablemente más que lo generado en usos alternativos, como la acuicultura, la agricultura o el turismo insensible.

El nuevo atlas también pone de relieve tendencias positivas. Actualmente, los esfuerzos de restauración abarcan alrededor de 400.000 hectáreas, ya que países previsores han establecido el vínculo entre estos bosques costeros y los servicios que ofrecen y que son de gran importancia económica, que van desde la defensa contra inundaciones y los criaderos de peces hasta el almacenamiento de carbono para combatir el cambio climático.

Achim Steiner, Subsecretario General y Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), dijo: “La Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad, que es hospedada por el PNUMA, está haciendo hincapié el valor multibillonario en dólares de los actinios basados en la naturaleza del mundo. Este atlas orienta nuestra atención hacia los manglares y los pone delante y en el centro de la misma, identificando y marcando su ubicación, describiendo dónde se han perdido, y subrayando los enormes costos que esas pérdidas han tenido para la gente y la naturaleza”.

“Juntos, la ciencia y la economía, pueden dirigir los cambios de políticas. Alrededor de 1,200 áreas protegidas salvaguardan alrededor de una cuarta parte de los manglares restantes y muchos países están realizando importantes restauraciones, una señal positiva sobre la cual debemos construir y acelerar una respuesta definitiva durante 2010, Año Internacional de la Biodiversidad “, agregó.

“Los manglares son la ilustración extrema de por qué los seres humanos necesitan la naturaleza”, dice el doctor Mark Spalding, autor principal del Atlas Mundial de los Manglares y científico marino principal de The Nature Conservancy. “A lo largo del libro se detalla la extraordinaria sinergia entre las personas y los bosques. Los árboles dan madera dura y resistente a la putrefacción, y se logra uno de los mejores carbones vegetales en el mundo. Las aguas alrededor de los manglares promueven una mayor productividad de peces y mariscos en todas las aguas costeras. Es más, los manglares ayudan a prevenir la erosión y mitigar los riesgos naturales desde ciclones hasta tsunamis – se trata de defensas costeras naturales cuya importancia crecerá a medida que el aumento en el nivel del mar se convierte en una realidad en todo el mundo. ”

“Teniendo en cuenta su valor, no puede haber ninguna justificación para incrementar la pérdida de manglares. Lo que se requiere, de manera urgente, es que todos aquellos que trabajan en la silvicultura, la pesca y el medio ambiente lo hagan de manera conjunta y lo comuniquen, tanto al público como a quienes tienen la capacidad de hacer la diferencia “, dijo Emmanuel Ze Meka, Director Ejecutivo de la Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT), que proporcionó una parte importante para la financiación del Atlas.

“The Nature Conservancy es una organización con sus pies firmemente sobre el terreno en 30 países”, dijo Mark Spalding. “Tenemos equipos que trabajan en la protección y restauración de manglares desde Florida a Indonesia, desde Palau a Granada. Este libro plantea los desafíos y genera un sentido de urgencia, pero también ofrece esperanza. Se trata de ecosistemas robustos y resistentes. Hacer las cosas bien dará rendimientos inmensos: la seguridad para la rica biodiversidad y una oportunidad de vida para muchas de las personas más vulnerables del mundo. ”

Principales conclusiones del Atlas

Pérdida y restauración
• La superficie mundial de manglares – 150 000 kilómetros cuadrados – es equivalente al territorio de Suriname, o al estado de Illinois, o a la mitad del territorio de Filipinas. Los manglares se extienden en tierra y mar y se encuentran en 123 países en las regiones tropicales y subtropicales.
• Los países con las mayores áreas de manglares son Indonesia con 21 por ciento de los manglares mundiales, Brasil con un 9 por ciento, Australia 7 por ciento, México el 5 por ciento y Nigeria, con un 5 por ciento.
• Las principales causas de la pérdida de bosques de manglares son la conversión directa a la acuicultura, la agricultura y los usos urbanos de la tierra. A menudo las zonas costeras están densamente pobladas y la presión por tierra es intensa. En los lugares en donde aún quedan manglares, a menudo éstos han sido degradados por la sobreexplotación.
• En el caso donde grandes extensiones de manglares han sido talados para la acuicultura del camarón, los beneficios rápidos generalmente dejan un legado de deudas a largo plazo y pobreza, difíciles de revertir.
• Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), las pérdidas de manglares han sido considerables y continúan. Cerca de 35.600 kilómetros cuadrados se perdieron entre 1980 y 2005.
• Si bien no hay estimaciones precisas de la cubierta original, existe un consenso general de que ésta hubiera sido de más de 200.000 kilómetros cuadrados y que mucho más de 50.000 kilómetros cuadrados, una cuarta parte de la cubierta original de manglares se ha perdido como resultado de la intervención humana.
• Manglares han sido plantados o se ha promovido activamente su crecimiento a través de actividades como las labores de saneamiento y la remoción de residuos. Algunos ejemplos son Australia, Bangladesh, Benin, Brasil, Cuba, India, Indonesia, Pakistán, Filipinas, Tailandia y Vietnam.

Uso y nicho ecológico

• Los manglares contribuyen a la subsistencia local y global al proporcionar recursos forestales como madera, leña y materiales, así como productos no madereros.
• También se reconocen como un importante cinturón verde y sumidero de carbono que protege las zonas costeras de los desastres naturales como los tsunamis, los ciclones y la erosión resultante del incremento del nivel del mar, sobre todo en los pequeños Estados insulares.
• Existe evidencia de que en algunas ubicaciones, los manglares incluso redujeron el impacto del tsunami del Océano Índico en 2004.
• También se ha almacenado una cantidad considerable de carbono orgánico en los suelos de manglares, lo que significa que podrían jugar un papel importante en el proceso de mitigación del cambio climático. Las estimaciones preliminares indican que la biomasa total (sobre el suelo) de los bosques de manglares del mundo puede ser mayor a 3700Tg de carbono, y que el secuestro de carbono directamente en sedimentos de manglares podría estar en el rango de 14-17Tg de carbono por año.
• Los manglares también se encuentran entre los más importantes hábitats inter-mareales para la pesca marina y costera. Se ha estimado que las especies relacionadas con los manglares soportan el 30% de la captura de peces y casi 100 % de la captura de camarón en laos países del Sureste asiático, mientras que los manglares y los hábitats asociados en Queensland, Australia, dan soporte al 75 por ciento de la pesca comercial.

Política y soluciones

• La destrucción de los manglares es a menudo causada por decisiones tomadas a nivel local, las fuerzas del mercado, la demanda industrial, el aumento de población, o la pobreza. Sin embargo, en muchos países, el destino de los manglares también está determinado por las decisiones de alto nivel político.
• En Filipinas, por ejemplo, el fomento de la acuicultura a nivel estatal, que se remonta a la década de 1950, llevó a pérdidas masivas. En Malasia, en contraste, prevalece la propiedad de los manglares a nivel del estado. Si bien ha habido pérdidas, grandes áreas se mantienen en las reservas forestales, gestionadas para la producción de madera y carbón, con beneficios también para la pesca.
• Las tendencias en el aumento o la pérdida de manglares se pueden revertir de manera rápida y dramática. Las leyes que imponen normas a la acuicultura o para la minimización de la contaminación del agua han modificado enormemente la estructura de nuevos avances en la acuicultura en muchos países.
• Las nuevas políticas y proyectos han dado lugar a las plantaciones de manglares de manera extendida a lo largo y ancho de Filipinas. Las políticas han dado lugar a la compensación por la pérdida de manglares a través de la replantación o restauración con ejemplos en Florida (EE.UU.) y Australia.
• Muchos países, como México, Belice, Tanzania y Mozambique, han establecido también una protección jurídica general para los manglares, controlando las actividades destructivas a través de sistemas estrictos de autorización.

El Atlas

• El atlas reúne una asociación entre organizaciones sin precedentes – de sectores forestales y de conservación y a través de las Naciones Unidas – e incluye un mapa nuevo e integral, y el balance de los bosques de manglar.


A %d blogueros les gusta esto: